La Palabra manifestada en carne

Contenido

Himno del Reino

El pueblo me aclama, el pueblo me alaba; todas las bocas nombran al único Dios verdadero, toda la gente alza sus ojos para observar Mis obras. El reino desciende entre los hombres, Mi persona es rica y abundante. ¿Quién no celebraría por esto? ¿Quién no danzaría con alegría por esto? ¡Oh, Sion! ¡Levanta tu triunfante bandera para celebrarme! ¡Canta tu triunfante canción de victoria y esparce Mi santo nombre! ¡Todas las cosas en la tierra! ¡Ahora purificaos en sacrifico para Mí! ¡Estrellas en el cielo! ¡Ahora regresad a vuestros lugares y mostrad Mi grandeza en el firmamento! ¡Atiendo a las voces de la gente en la tierra, que derrama amor y reverencia infinitos por Mí en canción! En este día, mientras todas las cosas rejuvenecen, vengo a caminar por la tierra. ¡En este momento, las flores florecen, los pájaros cantan, toda la vida está llena de júbilo! En el sonido del saludo del reino, el reino de Satanás se colapsa, destruido en el coro resonante del himno del reino. ¡Y nunca más se levantará!

¿Quién en la tierra se atreve a levantarse y resistirse? Al descender a la tierra traigo ardor, traigo ira, traigo todos los desastres. ¡Los reinos terrenales ahora son Mi reino! Arriba en el cielo, las nubes dan vueltas y se hinchan; bajo el cielo, lagos y ríos surgen y producen una melodía en movimiento. Animales en reposo salen de sus guaridas y todos los pueblos que duermen son despertadas por Mí. ¡El día que todos los pueblos han esperado finalmente ha llegado! ¡Me ofrecen las canciones más hermosas!

En este momento hermoso, en este tiempo emocionante,

Los cielos arriba y todo bajo el cielo alaba ahora. ¿Quién no se emocionaría por esto?

¿Quién no se regocijaría por esto? ¿Quién no lloraría en esta ocasión?

El cielo no es el mismo cielo, ahora es el cielo del reino.

La tierra no es la tierra que era, sino que ahora es tierra santa.

Después de que ha pasado una fuerte lluvia, el asqueroso viejo mundo es completamente transformado.

Las montañas cambiando… las aguas cambiando…

La gente también cambiando… todas las cosas cambiando…

¡Montañas tranquilas! ¡Bailad para Mí!

¡Aguas estancadas! ¡Fluid libremente!

¡Hombres dormilones! ¡Levantaos en sus búsquedas!

He venido… Y reino…

Todos verán con sus propios ojos Mi rostro, todos oirán con sus propios oídos Mi voz,

Experimentarán por ellos mismos la vida en el reino…

Tan dulce… Tan hermosa…

Inolvidable… Inolvidable…

En el ardor de Mi ira, el gran dragón rojo lucha;

En Mi majestuoso juicio, los demonios muestran sus verdaderas formas;

A Mis palabras severas, todos sienten vergüenza,

Sin atreverse a mostrar sus caras.

Recordando el pasado, cómo se burlaron de Mí,

Siempre exponiéndose, siempre desafiándome.

Hoy, ¿quién no llorará? ¿Quién no siente remordimiento?

Todo el mundo-universo está lleno de lágrimas…

Lleno de los sonidos de regocijo… lleno de risas…

Alegría incomparable… Alegría incomparable…

Lluvia ligera golpeteando… pesada nieve ondeando al caer…

La gente mezclando tristeza y alegría… algunas riendo…

algunas sollozando… y algunas celebrando…

Como si la gente hubiera olvidado… si es una primavera nublada y lluviosa,

un verano de flores florecientes, un otoño de cosecha abundante,

un invierno frío como el hielo y la escarcha, nadie sabe…

En el cielo las nubes flotan suavemente, en la tierra los mares hierven.

Los hijos agitan sus brazos… Los pueblos mueven sus pies en una danza…

Los ángeles están trabajando… los ángeles están pastoreando…

La gente de la tierra se apresura, la vida en la tierra se multiplica.