276 Presten atención al destino de la humanidad

Dios apremia a la gente de toda etnia,

de toda nación e industria:

A escuchar la voz de Dios y Su obra ver;

y atiendan el destino de la humanidad;

hagan a Dios el más santo y honorable,

supremo y único objeto de adoración;

permitan a toda la humanidad vivir bajo la bendición de Dios,

como los descendientes de Abraham

vivieron el compromiso de Jehová,

como creaturas de Dios,

Eva y Adán vivieron en el jardín del Edén.

La obra de Dios, ola que crece con poder;

nada lo detiene a Él o a Sus pies.

Sólo escuchando Su palabra y buscándolo,

y Su promesa recibir, Sus pasos seguir.

Los demás encararán el exterminio

y obtendrán la merecida expiación.

Dios apremia a la gente de toda etnia,

de toda nación e industria:

A escuchar la voz de Dios y Su obra ver;

y atiendan el destino de la humanidad,

y atiendan el destino de la humanidad.

Adaptado de ‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 275 Dios controla el destino de cada pueblo y nación

Siguiente: 277 Quienes provocan el carácter de Dios deben ser castigados

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro