App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 99

Como el ritmo de Mi obra está acelerándose, nadie puede mantener Mis pasos ni entender Mi mente, pero este es el único camino que debe recorrerse. Esto es “muerto” como cuando Yo hablo de resucitar de los muertos (se refiere a ser incapaz de comprender Mi voluntad, de entender lo que quiero decir con Mis palabras. Esta es otra explicación de “muerto” y no significa abandonado por Mi Espíritu). Cuando vosotros y Yo hayamos hecho la transición desde esta fase hasta el cuerpo, entonces el significado original de resucitar de los muertos se cumplirá (es decir, este es el significado original de la resurrección de los muertos). Ahora, esta es vuestra condición: no podéis comprender Mi voluntad ni encontrar Mis huellas. Además, no podéis estar tranquilos en vuestro espíritu, así que os sentís inquietos en vuestra mente. Esta clase de condición es exactamente la “amargura” que Yo mencioné y las personas no pueden soportarla. Por un lado estáis pensando en vuestro propio futuro y, por el otro, estáis aceptando Mi quema y Mi juicio, que os disparan desde todas direcciones. Además, en el tono y la manera en los cuales hablo, no podéis comprender ninguna regla, y en un día de declaración existen varios tipos de tono, de forma que sufrís en gran manera. Estos son los pasos de Mi obra. Esta es Mi sabiduría. En el futuro experimentaréis una mayor amargura a este respecto, todo lo cual tiene el fin de revelar a todas las personas hipócritas; ¡esto debería estar claro ahora! Esta es la forma en la que Yo obro. Bajo la motivación de esta clase de amargura, después de esta equivalencia con el dolor de la muerte, entraréis en otro ámbito. Entraréis en el cuerpo y reinaréis conmigo sobre todas las naciones y pueblos.

¿Por qué he estado hablando recientemente en un tono severo? ¿Por qué ha cambiado Mi tono con tanta frecuencia y por qué ha cambiado también con tanta frecuencia Mi forma de obrar? Mi sabiduría ha estado en estas cosas. Mis palabras se dirigen a todos los que han aceptado este nombre (crean o no que Mis palabras pueden cumplirse), así que todos deberían oír y ver Mis palabras, y no deben suprimirse porque Yo tengo Mi forma de obrar y tengo Mi sabiduría. Yo uso Mis palabras para juzgar a las personas, revelarlas y exponer la naturaleza humana. Así, Yo selecciono a los que escojo y de este modo elimino a los que no he predestinado ni escogido. Todo esto es Mi sabiduría y la maravilla de Mi obra. Este es exactamente Mi método en esta fase de Mi obra. Entre las personas, ¿hay alguien que pueda comprender Mi voluntad? ¿Hay alguien que pueda ser considerado con Mi carga? El Único que lleva a cabo la obra soy Yo, Dios mismo. Habrá un día en el que vosotros entenderéis totalmente el significado de estas palabras mías y tendréis completamente claro por qué quiero hablarlas. Mi sabiduría no tiene fin, es infinita e inconmensurable, y es completamente impenetrable para los humanos. Ellos sólo pueden ver una parte de ella a partir de las cosas que Yo hago, pero lo que ven sigue siendo deficiente y estando incompleto. Cuando hayáis hecho la transición completa desde esta fase a la siguiente, entonces podréis verlo claramente. ¡Recordad! Ahora es la era más valiosa; es la última fase en la que estáis en la carne. Vuestra vida ahora mismo es la última de vuestra vida física. Cuando entréis en el mundo espiritual desde la carne, en ese momento todo el dolor os abandonará. Vosotros os regocijaréis y estaréis exultantes en gran manera, y saltaréis de alegría sin cesar. Pero debéis tener claro que estas palabras que Yo hablo son sólo para los hijos primogénitos, porque sólo ellos son dignos de esta bendición. La entrada en el mundo espiritual es la bendición más grande, la más elevada y el placer más valioso. Ahora lo que conseguís para comer y vestir no es nada más que los placeres de la carne y es una gracia, por la cual simplemente no tengo consideración. El foco de Mi obra está en la siguiente fase (entrar en el mundo espiritual y enfrentarse al mundo-universo).

Yo he dicho que el gran dragón rojo ya ha sido arrojado por Mí y aplastado. ¿Cómo es que no podéis creer Mis palabras? ¿Por qué seguís deseando sufrir persecución y adversidad por Mí? ¿Acaso no es este el coste adicional? Yo os he recordado muchas veces que sólo necesitáis disfrutar, mientras Yo llevo a cabo la obra personalmente: ¿por qué estáis ansiosos de entrar en acción? ¡Realmente no sabéis cómo disfrutar! Yo lo he preparado todo completamente para vosotros: ¿por qué ninguno de vosotros ha venido a Mí para tomarlo? ¡Seguís sin estar seguros sobre lo que Yo he dicho! ¡No me entendéis! ¡Pensáis que estoy diciendo cumplidos vanos y estáis realmente confundidos! (Los preparativos completos de los que hablo significan que debéis admirarme más y orar más ante Mí, mientras Yo obraré personalmente para maldecir a todos lo que me resisten y para castigar a todos los que os persiguen). ¡No sabéis nada sobre Mis palabras! Yo os revelo todos Mis misterios, ¿y cuántos de vosotros los entendéis realmente? ¿Cuántos de vosotros los entendéis profundamente? ¿Qué es Mi trono? ¿Qué es Mi vara de hierro? ¿Quién entre vosotros lo sabe? Cuando Mi trono se menciona, la mayoría de las personas piensan que es donde Yo me siento, que se refiere a Mi morada o a Mí, a Mí mismo. Todos estos entendimientos son erróneos; ¡son simplemente un lío confuso! Ninguno de ellos es correcto, ¿no es así? Esta es la forma en la que todos vosotros lo entendéis y comprendéis; ¡lo cual es simplemente erróneo hasta cierto grado! ¿Qué es autoridad? ¿Cuál es la relación entre la autoridad y el trono? El trono es Mi autoridad. Cuando Mis hijos primogénitos tengan en alta estima Mi trono, ese será el momento en el que ellos recibirán de Mí la autoridad. Sólo Yo tengo autoridad, así que sólo Yo tengo el trono. En otras palabras, después de que Mis hijos primogénitos hayan sufrido de la misma forma que Yo, ellos aceptarán lo que Yo soy y lo que tengo, lo recibirán todo de Mí, y este es el proceso por el cual alcanzarán el estatus de hijo primogénito. Ese será el momento en el que tengan en alta estima Mi trono y en el que acepten la autoridad de Mí. ¡Ahora debéis entender esto! Todo lo que Yo digo está claro y es totalmente inequívoco para que todo el mundo entienda. ¡Dejad a un lado vuestros propios conceptos y esperad a aceptar los misterios que Yo os revelo! Por tanto, ¿qué es la vara de hierro? En la fase anterior significaba Mis duras palabras, pero ahora es diferente del pasado: ahora la vara de hierro se refiere a Mis hechos, los cuales son grandes desastres que conllevan autoridad. Así que la mención de la vara de hierro va en conjunto con la autoridad. El significado original de la vara de hierro se refiere a los grandes desastres; es parte de la autoridad. Todas las personas deben ver esto claramente y sólo así pueden comprender Mi voluntad y recibir la revelación de Mis palabras. Quienquiera que tenga la obra del Espíritu Santo sostiene la vara de hierro en su mano y él es quien tiene la autoridad y el derecho de ejecutar cualquiera de los grandes desastres. Esta es una cláusula de Mis decretos administrativos.

Todas las cosas están abiertas a vosotros (en referencia a la parte que se ha señalado claramente) y todo está oculto para vosotros (en referencia a la parte secreta de Mis palabras). Yo hablo con sabiduría: Yo sólo os permito entender el significado literal de algunas de Mis palabras, mientras que os permito comprender el significado de otras (pero la mayoría de las personas no pueden entender), porque este es un paso de Mi obra. Yo sólo puedo deciros el verdadero significado de Mis palabras cuando alcanzáis cierta estatura. Esta es Mi sabiduría y estos son Mis maravillosos hechos (para perfeccionaros y con el fin de derrotar totalmente a Satanás y humillar a los diablos). No es hasta que entréis en otro ámbito que seréis capaces de entender plenamente. Yo tengo que hacerlo de esta manera porque en los conceptos humanos hay muchas cosas que las personas simplemente no pueden descifrar y aunque Yo os hable claramente seguiréis sin entender. La mente de las personas es, después de todo, limitada, y hay muchas cosas que sólo puedo transmitiros después de que hayáis entrado en el mundo espiritual; de lo contrario la carne humana no está a la altura de la tarea y esto sólo puede interferir en Mi gestión. Este es el verdadero significado de “los pasos en Mi obra” de los que hablo. ¿Cuánto me entendéis en vuestros conceptos? ¿Es perfecto vuestro entendimiento? ¿Es ese el conocimiento que tenéis en el espíritu? Por tanto, debo permitiros hacer la transición a otro ámbito con el fin de que completéis Mi obra y hagáis Mi voluntad. Entonces, ¿qué es exactamente este otro ámbito? ¿Es realmente, como las personas piensan, una clase de visión trascendente? ¿Es realmente algo como el aire que no puede verse ni sentirse, pero aún así existe? Como Yo he dicho, la condición en el cuerpo es una de carne y hueso, es tangible. Esto es absolutamente cierto e indudable, y todo el mundo debe creerlo. Este es el estado real en el cuerpo. Además, en el cuerpo no hay asuntos que las personas odien. ¿Pero qué es exactamente este estado? Cuando las personas pasen de la carne al cuerpo, un gran grupo debe aparecer. Es decir, ellas se alejarán de su hogar carnal y puede decirse que cada una de ellas seguirá a su propia clase: la carne se reúne con la carne y el cuerpo lo hace con el cuerpo. Ahora los que se marchan de su hogar, sus padres, esposa, marido, hijos e hijas, empiezan a entrar en el mundo espiritual. Al final, es de esta manera: la situación en el mundo espiritual es que los hijos primogénitos se reúnen juntos, cantando y bailando, alabando y vitoreando Mi santo nombre. Y esta es una escena hermosa y siempre nueva. Todos son Mis hijos amados, que me alaban por siempre sin cesar, que por siempre tienen en alta estima Mi santo nombre. Esta es la situación después de la entrada en el mundo espiritual, es también la obra después de la entrada en el mundo espiritual y también es la situación sobre la que he hablado, de pastorear la iglesia en el mundo espiritual. Además, es que Mi persona se aparece en cada nación del universo y entre todas las naciones y pueblos, llevando Mi autoridad, Mi ira y Mi juicio, y aún más, llevando Mi vara de hierro para gobernar todas las naciones y pueblos. Esto, entre todos los pueblos y todo el universo, da un testimonio de Mí que sacude el cielo y la tierra, causando que todos los pueblos y todas las cosas en las montañas, los ríos, los lagos y los confines de la tierra me alaben y glorifiquen, y me conozcan, al único Dios mismo, que es el Creador de todas las cosas y que es quien lo guía todo, lo maneja todo, lo juzga todo, lo cumple todo, lo castiga todo y lo destruye todo. Esta, pues, es la aparición de Mi persona.

Anterior:Capítulo 98

Siguiente:Capítulo 100

Contenido relacionado