App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 108

Dentro de Mí, todos pueden encontrar reposo y todos pueden ser libres. Aquellos que están fuera de Mí no pueden recibir libertad ni felicidad porque Mi Espíritu no está con estas personas. A estas personas se les llama los muertos sin espíritu. Y Yo llamo a aquellos que están dentro de Mí personas vivientes con espíritus. Me pertenecen y regresarán a Mi trono. Aquellos que prestan servicio y los que pertenecen al diablo son los muertos sin espíritu y deben ser destruidos a la nada. Este es un misterio de Mi plan de gestión y algo que la humanidad no puede desentrañar de Mi plan de gestión, pero también he hecho esto público para todos. Aquellos que no me pertenecen están contra Mí; aquellos que me pertenecen son los que son compatibles conmigo. Esto no tiene ninguna discusión y este es el precepto de Mi juicio de Satanás. Este precepto debe ser conocido por todos para que puedan ver Mi justicia y equidad; todos aquellos que proceden de Satanás serán juzgados y quemados y convertidos en cenizas. Esta también es Mi ira y eso deja ver más a fondo Mi carácter. De ahora en adelante, Mi carácter se anunciará abiertamente, se revelará poco a poco a todos los pueblos y a todas las naciones, a todas las religiones, a todas las denominaciones y a todas las clases sociales. Nada será ocultado. Todo se revelará. Es debido a que Mi carácter y el precepto de Mi acción son los misterios más ocultos para la humanidad, que debo hacer esto (para que los hijos primogénitos no ofendan Mis decretos administrativos y también para usar Mi carácter revelado para juzgar a todos los pueblos y todas las naciones). Este es Mi plan de gestión y estos son los pasos de Mi obra. Nadie cambiará eso a la ligera. Ya he vivido el carácter total de Mi divinidad en Mi humanidad, así que no permito que nadie ofenda Mi humanidad. (Todo lo que vivo es el carácter divino; es por esto que antes he dicho, Yo soy Dios mismo quien ha trascendido la humanidad normal). ¡Definitivamente no perdonaré a quien sea que me ofenda y dejaré que perezca para siempre! ¡Recordad! Esto es lo que he definido; en otras palabras, esta es una parte indispensable de Mis decretos administrativos. Todos deben ver esto: la persona que Yo soy es Dios y, además, Dios mismo. ¡Esto debe quedar claro ahora! No hablo descuidadamente. Digo y señalo todo claramente hasta que entiendas completamente.

La situación es muy tensa, no sólo en Mi casa, sino aún más fuera de Mi casa. Os pido que seáis testigos de Mi nombre, que me viváis y que seáis Mis testigos en todos los aspectos. Ya que, actualmente, estos son los tiempos finales, todo está listo ahora y todo retiene su apariencia original y nunca cambiará. Aquellos que deban ser desechados serán desechados, y aquellos que deban ser conservados serán conservados. No intentéis aferraros o apartaros a la fuerza. No interrumpáis Mi gestión ni destruyáis Mi plan. Para las personas, siempre soy amoroso y compasivo hacia la humanidad, pero para Mí, Mi carácter se diferencia de acuerdo a las etapas de Mi obra, ¡porque Yo soy el Dios vivo mismo y soy el único Dios mismo! Soy tanto inmutable como siempre cambiante. Esto es algo que nadie puede desentrañar. Sólo cuando os lo diga y cuando os lo explique os quedará claro, lo entenderéis. Para Mis hijos, soy amoroso, compasivo, justo y el que disciplina, pero no juicio (con eso quiero decir que no destruyo a los hijos primogénitos). Para aquellos aparte de Mis hijos, cambio en cualquier momento dependiendo del cambio de las eras: amoroso, compasivo, justo, majestuoso, juicio, iracundo, el que maldice, el que quema y, finalmente, el que destruye su carne. Aquellos que son destruidos perecerán junto con sus espíritus y almas. Pero para aquellos que prestan servicio, sólo sus espíritus y almas serán retenidos (en cuanto a cómo específicamente se pondrá esto en práctica, os lo diré después, para que podáis entender). Sin embargo, ellos nunca tendrán libertad ni serán liberados, porque están debajo de Mi pueblo y están bajo el control de Mi pueblo. La razón por la que aborrecí tanto a los hacedores de servicio es porque todos ellos son descendientes del gran dragón rojo y los que no son hacedores de servicio también son descendientes del gran dragón rojo. En otras palabras, todos los que no son hijos primogénitos son descendientes del gran dragón rojo. Cuando digo que aquellos en la perdición me ofrecen alabanza perpetua, quiero decir que me prestarán servicio por toda la eternidad. Esto está predeterminado. Esas personas siempre serán esclavas, ganado y caballos. Los puedo matar en cualquier momento y los puedo dominar como quiera, porque son descendientes del gran dragón rojo y no tienen Mi carácter. Ya que son los descendientes del gran dragón rojo, tienen su carácter; es decir, tienen el carácter de las bestias. ¡Esto es absolutamente cierto y eternamente inmutable! Porque todo esto ha sido predestinado por Mí, nadie lo cambiará (quiero decir que no permitiré que nadie actúe contra esta regla), ¡de lo contrario te derribaré!

Debéis ver de los misterios que revelo, a la etapa que Mi plan de gestión y Mi obra han procedido, ver lo que hago en Mis manos, ver sobre quiénes caen Mis juicios y Mi ira. Esta es Mi justicia. Basado en los misterios que he revelado, dispongo Mi obra y gestiono Mi plan. Nadie puede cambiar esto; se debe hacer paso a paso de acuerdo a Mi plan.[a] Los misterios son la senda de la operación de Mi obra y son señales para los pasos en Mi plan de gestión. Nadie añadirá o restará nada de Mis misterios porque si el misterio está equivocado, la senda está equivocada. ¿Por qué ahora os revelo Mis misterios? ¿Cuál es la razón? ¿Quién de vosotros puede decirlo claramente? Y he dicho que los misterios son la senda, así que ¿a qué se refiere esta senda? Es el proceso por el que atravesáis de la carne al cuerpo y esta es una etapa importante. Después de que revele Mis misterios, los conceptos de las personas se sacarán poco a poco y sus pensamientos se debilitarán gradualmente. Este es el proceso de entrada al reino espiritual. Por eso digo que Mi obra tiene lugar en pasos y no es vaga; esta es la realidad y esta es Mi manera de obrar. ¡Nadie puede cambiar esto ni nadie puede hacerlo porque Yo soy el único Dios mismo! Mi obra es completada por Mí personalmente. Todo el mundo-universo está controlado por Mí solo y arreglado por Mí solo. ¿Quién se atreva a no escucharme? (Por “Mí solo” quiero decir Dios mismo, porque la persona que Yo soy es Dios mismo, así que no os aferréis con fuerza a vuestros propios conceptos). ¿Quién se atreve a ir contra Mí? ¡Serán severamente castigados! ¡Habéis visto el resultado del gran dragón rojo! Ese es su fin, pero también es una inevitabilidad. ¡La obra debe ser hecha por Mí mismo para que sea avergonzado, para que no se pueda levantar nunca y sea destruido por toda la eternidad! Ahora comienzo a revelar misterios. (¡Recordad! La mayoría de los misterios que se revelan son cosas que a menudo decís con vuestras bocas pero que nadie entiende). He dicho que todas las cosas que las personas ven como no terminadas ya han sido completadas a Mis ojos, y las cosas que veo apenas comenzando, a las personas les parecen ya completadas. ¿Esto es paradójico? No lo es. Las personas piensan de esa manera porque tienen sus propias nociones y pensamientos. Las cosas que planifico se completan por medio de Mis palabras (se establecen cuando así lo diga Yo y se completan cuando así lo diga Yo), pero no me parece que las cosas que he dicho han sido completadas. Esto se debe a que hay un tiempo límite para las cosas que hago, así que veo estas cosas como incompletas, pero a los ojos carnales de las personas (debido a las diferencias en el concepto del tiempo) estas ya han sido completadas. Ahora la mayoría de las personas recelan de Mí a causa de Mis misterios revelados. Debido al comienzo de la realidad y a que Mis intenciones no coinciden con las nociones de las personas, ellas son resistentes a Mí y me niegan. Este es Satanás entrampándose a sí mismo en sus propias maquinaciones. (Ellas quieren recibir las bendiciones, pero no pensaron que Dios estaría desalineado con las propias nociones de ellas a este grado, por lo que se retiran). Esto también es un efecto de Mi obra. Todas las personas deben alabarme, aclamarme y darme gloria. Absolutamente todo está en Mis manos y todo está dentro de Mi juicio. Cuando todos los pueblos fluyan a Mi monte, cuando los hijos primogénitos regresen victoriosos, ese es el punto final de Mi plan de gestión. Es el tiempo de la terminación de Mis seis mil años de plan de gestión. Todo está arreglado por Mí personalmente. Ya he dicho esto muchas veces. Ya que todavía vivís dentro de vuestras nociones enfatizo esto repetidamente para que no cometáis errores aquí ni interrumpáis Mi plan. Las personas no me pueden ayudar ni tampoco pueden tomar parte en Mi gestión, debido a que ahora todavía sois de carne y sangre (aunque me pertenecéis, todavía vivís en la carne). Por lo tanto Yo digo: aquellos que son de carne y sangre no pueden recibir Mi herencia. Esta también es la razón principal para que entréis en el reino espiritual.

En el mundo, los terremotos son el principio del desastre. Primero, hago que el mundo, es decir la tierra, cambie. A eso le siguen plagas y hambrunas. Este es Mi plan, estos son Mis pasos y movilizaré todo para que me sirva, para completar Mi plan de gestión. Por lo tanto, todo el mundo-universo será destruido, incluso sin Mi intervención directa. Cuando me hice carne por primera vez y fui clavado en la cruz, la tierra tembló tremendamente; será igual al final. Terremotos comenzarán en el mismo momento en que Yo entre al reino espiritual desde la carne. Así que digo: los hijos primogénitos de ninguna manera sufrirán por el desastre. Las personas que no son hijos primogénitos serán dejadas en el desastre y sufrirán. Así que, para la humanidad, todos están dispuestos a ser un hijo primogénito. En los presentimientos de las personas, no es para disfrutar bendiciones, sino para escapar del sufrimiento del desastre. Esta es la maquinación del gran dragón rojo. Pero nunca lo dejaré escapar. Lo haré sufrir Mi castigo severo y, después, todavía levantarse y rendirme servicio (esto se refiere a hacer a Mis hijos y Mi pueblo completos), dejaré que para siempre sea engañado por sus propias conspiraciones, que para siempre acepte Mi juicio y que para siempre acepte Mi quema. Este es el verdadero significado de hacer que los hacedores de servicio me alaben (usándolos para revelar Mi gran poder). ¡No le permitiré al gran dragón rojo entrar a escondidas a Mi reino ni le concederé al gran dragón rojo el derecho de alabarme! (¡Porque él no es digno, nunca digno!) ¡Sólo lo haré prestarme servicio en la eternidad! Sólo lo dejaré que se postre ante Mí. (Aquellos que sean destruidos estarán mejor que los que estén en la perdición. La destrucción sólo es un fuerte castigo temporal, pero los que se encuentran en la perdición sufrirán severos castigos para siempre, por eso uso la frase “que se postre”. Debido a que estas personas entran a escondidas a Mi casa y disfrutan mucha de Mi gracia y tienen algo de conocimiento de Mí, uso castigos severos. En cuanto a aquellos fuera de Mi casa, se puede decir que los ignorantes no sufrirán). De acuerdo con sus nociones, las personas piensan que aquellos que son destruidos son peores que aquellos que se encuentran en la perdición, pero por el contrario, aquellos que están en la perdición tienen que ser severamente castigados para siempre y los que son destruidos regresarán a la nada para siempre.

Nota al pie:

a.En el texto original se lee “de acuerdo a lo mío”.

Anterior:Capítulo 107

Siguiente:Capítulo 109

Contenido relacionado