La Palabra manifestada en carne

Contenido

Práctica (8)

Hay demasiadas cosas anormales y erróneas en las personas; nunca pueden lidiar consigo mismas y, por tanto, sigue siendo necesario guiarlas hacia el camino correcto; en otras palabras, son capaces de regular su vida humana y espiritual, de poner ambos aspectos en práctica, y no tienen necesidad de ser sustentados y guiados con frecuencia. Sólo entonces poseerán una verdadera estatura. Esto significará que, en el futuro, cuando no haya nadie para guiarte, seguirás siendo capaz de experimentar por ti mismo. Hoy, si te has familiarizado con lo que es crucial y con lo que no lo es, en el futuro serás capaz de entrar en la realidad. Hoy, se os está conduciendo hacia el camino correcto, se os permite entender muchas verdades, y en el futuro seréis capaces de ir a mayor profundidad. Puede decirse que lo que ahora se les hace entender a las personas es el camino más puro. Hoy se te está llevando al camino correcto y, cuando un día no haya nadie para guiarte, practicarás y avanzarás más profundamente, conforme a éste que es el más puro de todos los caminos. Ahora, se hace que las personas entiendan lo que es correcto, lo que es desviado, y después de entender estas cosas, en el futuro sus experiencias irán a una mayor profundidad. Hoy, las cosas que no entendéis se están revirtiendo, y la senda de la entrada positiva os está siendo revelada, tras lo cual esta etapa de la obra terminará, y empezaréis a andar por la senda que vosotros los seres humanos deberíais. En ese momento, Mi obra terminará, y desde ese punto en adelante no os encontraréis más conmigo. Hoy, vuestra estatura sigue siendo demasiado escasa. Existen muchas dificultades que son cosas de la esencia y de la naturaleza humanas; así, también hay algunas cosas profundamente arraigadas que aún deben desenterrarse. Las personas no entienden los detalles más sutiles de su esencia y su naturaleza, y siguen necesitando que Yo se los señale; si no, no sabríais. Cuando esto ha llegado a un determinado punto, y las cosas en vuestros huesos y sangre quedan al descubierto, esto es lo que se conoce como castigo y juicio. Yo sólo concluiré Mi obra cuando ésta se haya llevado a cabo exhaustiva y totalmente. Cuanto más profundamente quedéis al descubierto, más conocimiento poseeréis, y esto tendrá una gran importancia para vuestro testimonio y perfección futuros. Sólo cuando la obra de castigo y juicio se haya llevado a cabo exhaustivamente, será la totalidad de Mi obra, y os permitirá a todos conocerme a partir de Mi castigo y Mi juicio. No sólo conoceréis Mi carácter y Mi justicia, sino que, más importante, conoceréis Mi castigo y Mi juicio. Muchos entre vosotros tenéis grandes ideas acerca de la “novedad” y la “minuciosidad” que caracterizan Mi obra. De todas formas, deberíais ver que Mi obra es nueva y minuciosa, y que Yo os enseño a practicar cara a cara, mano a mano. Sólo esto es beneficioso para vuestra práctica y para que os mantengáis firmes en el futuro; de lo contrario, seríais como hojas de otoño marchitas, amarillentas y secas, sin una pizca de valor. Deberíais saber que Yo lo sé todo de vuestro corazón y vuestro espíritu; y así, también la obra que realizo y las palabras que hablo son de gran sutileza. En base a vuestro carácter y calibre, deberíais ser manejados así. Sólo de esta forma se clarificará vuestro conocimiento de Mi castigo y Mi juicio, y aunque no lo sepas hoy, quizás mañana sí. Cualquier ser creado caerá entre Mis palabras de castigo y juicio, porque Yo no tolero la oposición de ninguna persona contra Mí.

Todos debéis controlar vuestra vida. Podéis organizar cada día como deseéis, sois libres de hacer lo que os plazca, podéis leer, escuchar y escribir, y si os interesa podéis escribir himnos. ¿No constituye todo esto una vida adecuada? Una vida humana debería contener todas estas cosas. Las personas deberían hacer lo que viene de forma natural; sólo cuando han cosechado fruto en su humanidad, y en su vida espiritual se puede considerar que han entrado en una vida normal. Hoy, no sólo careces de comprensión y estás desprovisto de racionalidad, cuando se trata de la humanidad. Hay muchas visiones, con las que deberían estar equipadas las personas, que deberían conocerse, y cualquiera que sea la lección que te encuentres, es la que deberías aprender; debes ser capaz de mirar al entorno, y adaptarte a él. La mejora de tu nivel de educación y alfabetización debe llevarse a cabo a largo plazo. Sólo entonces recogerás una cosecha. Con respecto a vivir en humanidad normal, sigue habiendo cosas con las que debes equiparte, y también debes entender la entrada de tu propia vida. Una vez llegados tan lejos como hoy, muchas de las palabras que se pronunciaron antes no las entendiste; sin embargo, al leerlas hoy de nuevo, entiendes, y te vuelves mucho más firme en tu corazón. Esto también es recoger una cosecha. El día en que comes y bebes las palabras de Dios, y hay un poco de conocimiento en ti, puedes estar libremente en comunión con tus hermanos y hermanas. ¿No es esta la vida que deberías tener? En ocasiones, formulas algunas preguntas o reflexionas en un tema, y ello te hace mejor para diferenciar, y te da más comprensión y sabiduría, lo que te permite entender algunas verdades; ¿y no es esto lo que contiene la vida espiritual de la que se habla hoy? No es aceptable poner solamente en práctica un aspecto de la vida espiritual; comer y beber las palabras de Dios, orar y cantar himnos, todo ello constituye la vida espiritual, y cuando tienes la vida espiritual, también debes tener una vida de humanidad normal. Hoy, mucho de lo que se dice tiene el fin de dar a las personas racionalidad y comprensión, de permitirles poseer una vida de humanidad normal. Qué significa tener comprensión, qué significa tener relaciones interpersonales normales, cómo deberías interactuar con las personas, éstas son cosas con las que deberías equiparte comiendo y bebiendo las palabras de Dios, y lo que se te exige es alcanzable por la humanidad normal. Deberías equiparte con las cosas que deberías hacer, pero no vayas demasiado lejos; algunas personas usan toda clase de palabras y vocabulario, y en esto son presumidos. También hay otros que leen toda clase de libros, lo cual es dar rienda suelta a los deseos de la carne. Incluso estudian y emulan las biografías y las citas de “grandes figuras del mundo”, y leen libros pornográficos; ¡esto es aun más ridículo! Las personas así no sólo no conocen la senda para entrar en la vida, sino que tampoco conocen la obra de Dios hoy, y no saben cómo pasar cada día. ¡Sus vidas están tan vacías! Ignoran totalmente en qué deberían entrar. Lo único que hacen es hablar, y comunicar con otros, como si hablar ocupara el lugar de su propia entrada. ¿Es que no tienen vergüenza alguna? Estas personas no saben cómo vivir, ni entienden la vida humana; gastan todo el día atracándose comida y haciendo cosas sin importancia, ¿y cuál es el sentido de vivir de esta forma? He visto que para muchas personas, además de hacer sus tareas, de comer y de vestirse, a lo largo del día su valioso tiempo está ocupado por cosas sin sentido, juguetean y corretean, se reúnen con amigos y chismorrean, o duermen profundamente. ¿Es esa una vida de santos? ¿Es ésta la vida de personas normales? ¿Podrías ser hecho perfecto cuando tu vida es inferior, retrógrada y desaprensiva? ¿Estás dispuesto a perderte por Satanás para nada? Cuando las vidas de las personas son fáciles, y no hay sufrimiento en su entorno, son incapaces de experimentar. En entornos cómodos, es fácil que las personas se vuelvan depravadas, pero los entornos adversos te hacen orar con mayor urgencia, y hacen que no te atrevas a dejar a Dios. Cuanto más fáciles e insípidas son sus vidas, más sienten las personas que no hay sentido en vivir, y que estarían mejor muertas. Así es la carne corrupta de las personas; ellas sólo pueden recibir beneficios si experimentan pruebas.

La etapa de la obra de Jesús se llevó a cabo en Judea y Galilea, y los gentiles no supieron de la misma. La obra que Él realizó era altamente secreta, y ninguna nación aparte de Israel supo de ella. Sólo cuando Jesús completó Su obra, y provocó revuelo, las personas fueron conscientes de ella y, en ese momento, Él había partido. Jesús vino a llevar a cabo una etapa de la obra, ganó a un grupo de personas, y completó una etapa de la obra. En cualquier etapa de la obra que Dios realiza, hay muchos que sirven como contrapunto. Si sólo Dios mismo la llevara a cabo, no tendría sentido; debe haber personas que sigan a Dios y lleven a cabo esta etapa de la obra hasta el final. Sólo cuando la obra de Dios mismo se ha completado, las personas empiezan a llevar a cabo la obra comisionada por Dios, y sólo entonces comienza a difundirse la obra de Dios. Dios sólo realiza la obra de dar entrada a una nueva era, y el trabajo de llevarla a cabo lo hacen las personas. Así pues, la obra de hoy no durará mucho; Mi vida con el hombre no continuará durante mucho tiempo. Yo sólo completo Mi obra, y hago que llevéis a cabo la obligación que deberíais, de forma que esta obra y este evangelio puedan difundirse lo más rápido posible entre los gentiles y otras naciones; sólo en ese momento se completará la obligación de vosotros, los seres humanos. El tiempo de hoy es el más valioso de todos. Si lo ignoras, eres uno de esos necios; si, en este entorno, comes y bebes estas palabras, experimentas esta obra, y aun así no tienes ningún propósito de búsqueda ni carga alguna, ¿de qué perspectivas tienes que hablar? ¿No serán eliminadas tales personas?