La Palabra manifestada en carne

Contenido

La sexagésima cuarta declaración

No debéis recibir Mis palabras de manera absurda; debéis recibir Mis palabras desde todos los aspectos y debéis tratar de entenderlas más y reflexionar en ellas repetidamente, no solo por un día o una noche. No sabéis dónde está Mi voluntad o en qué aspecto pago Mi penoso precio; ¿cómo podéis mostrar consideración hacia Mi voluntad? Todos vosotros sois así; sois incapaces de ser cuidadosos, solamente os enfocáis en la superficie y sólo sois capaces de imitar. ¿Cómo se puede llamar a esto espiritualidad? Es meramente el entusiasmo del hombre, es lo que no elogio y, más aún, es lo que detesto. Te digo, todas las cosas que detesto se deben eliminar, deben languidecer en el desastre y deben experimentar Mi ardor y Mi juicio. De otra manera las personas no sabrán lo que significa el “temor” y serán tan depravadas, al verme siempre con ojos humanos, ¡son tan ignorantes! Acercarse a Mí y tener comunión conmigo es la mejor manera de quitar las ideas de Satanás. Deseo que todos vosotros actuéis de acuerdo con esta regla para evitar ser juzgados y sufrir pérdida en vuestra vida.

El hombre es tan difícil de tratar, siempre bajo el control de gente, eventos y cosas externas y bajo el control de sus propias concepciones, por lo que son incapaces de dar buen testimonio de Mí e incapaces de cooperar bien conmigo. Constantemente os sustento y os alimento, sin embargo, simplemente no sois capaces de hacer vuestro mejor esfuerzo para cooperar conmigo. Todas estas cosas ampliamente expresan vuestra falta de comprensión hacia Mí. Cuando llegue el tiempo en que ya no tengas para nada ninguna duda acerca de Mí, entonces nadie puede impedir que camines por el camino verdadero y ninguna concepción humana te puede retener. ¿Por qué digo esto? ¿Realmente entiendes el significado de Mis palabras? Sólo cuando aclaro palabras como éstas, tenéis un poco de entendimiento. Las personas son así de estúpidas y son tan tontas. Sólo cuando la aguja golpea el hueso comienzan a sentir un poco de dolor. Es decir, sólo cuando Mis palabras señalan el origen de tu enfermedad estás completamente convencido. Aunque éste es el caso, a veces todavía no estáis dispuestos a poner en práctica Mis palabras y no estáis dispuestos a conoceros. Ahora en este punto, ¿por qué todavía no habéis percibido cuán difícil es tratar con el hombre? ¿Es que Mis palabras no se hablan evidente o perfectamente claro? Lo que Yo quiero es que vosotros cooperéis conmigo de una manera ferviente y sincera; independientemente de si hablas palabras que suenen agradables o no, en tanto que estés dispuesto a cooperar conmigo y puedas adorarme con tu corazón sincero, entonces vendrás bajo Mi protección. Incluso si esta clase de personas son muy ignorantes, las alumbraré para que puedan deshacerse de su ignorancia. Esto se debe a que Mis acciones se deben conformar a lo que digo; Yo soy el Dios Todopoderoso que nunca hace una promesa que no pueda cumplir.

Mi voluntad será revelada de inmediato a todas las iglesias y a todos los primogénitos, nunca más habrá nada oculto, ya que ha llegado el día en que todo se revele. Esto quiere decir que la palabra “oculto” de ahora en adelante no se usará, mucho menos existirá nada oculto. Todas las personas, eventos y cosas ocultas se deben exponer una por una. Yo soy el Dios sabio quien ejerzo la autoridad completa. Todos los eventos, todas las cosas y cada persona están en Mis manos. Tomo Mis propios pasos para descubrirlos y los descubriré todos uno por uno, de una manera ordenada. Cualquiera que se atreva a hacer trampa o trate de esconder cualquier cosa de Mí, me aseguraré de que nunca se levante de nuevo. Tomaré acción de esta manera para que todos vosotros podáis ver eso. ¡Ver claramente! El penoso precio que he pagado no es en vano sino que dará fruto. Quien no preste atención ni obedezca de inmediato encontrará Mi juicio. ¿Quién se atreve todavía a ir contra Mí? Todos deben actuar de acuerdo con Mi voluntad. Te digo, todo lo que digo y hago, cada movimiento, cada idea, pensamiento y diseño que tengo hoy son correctos y no le dan cabida al hombre para que los considere. ¿Por qué os digo una y otra vez que sólo tenéis que seguir y que no hay necesidad de pensar más en esto? Es por esta razón; ¿todavía necesitáis que os lo aclare?

Vuestras concepciones os retienen, sin embargo, no pensáis que se debe a que vosotros mismos no habéis hecho ningún esfuerzo, en vez habéis acudido a Mí por las causas diciendo que no os he alumbrado; ¿qué clase de conversación es esta? Vosotros mismos no asumís ninguna responsabilidad, siempre quejándote conmigo. ¡Te estoy advirtiendo! Si sigues de esta manera, sin pagar ningún precio, ¡entonces vas a ser desechado! No fanfarroneo todo el día para intimidaros; ciertamente estos son los hechos: Yo hago lo que digo. Tan pronto como las palabras salen de Mi boca, de inmediato comienzan a cumplirse. Antes, las palabras que hablé se cumplieron lentamente. Pero ahora las cosas son diferentes y ahora las cosas suceden más aprisa. Dejadme explicar que ya no empujo ni persuado, sino que os aliento y os fuerzo. Para decirlo aún más claro, los que pueden perseverar lo hacen; los que no pueden perseverar y que no pueden seguir serán eliminados. En el pasado, os hablé pacientemente por todos los medios, pero simplemente no escuchasteis. Ahora que la obra ha continuado hasta esta etapa, ¿qué haréis? ¿Todavía os estáis complaciendo? ¡Este tipo de personas no puede ser perfeccionado, sino que seguramente se convertirá en un objeto para Mi eliminación!