La Palabra manifestada en carne

Contenido

La duodécima declaración

Si tienes un carácter inestable, temperamental como el viento o la lluvia, si no puedes seguir avanzando, entonces Mi vara no estará lejos de ti. Cuando se está tratando contigo, entre más adverso sea el entorno y más perseguido seas, más aumenta tu amor por Dios y dejas de aferrarte al mundo. Sin otro camino, vienes a Mí y vuelves a ganar tu fuerza y confianza. Sin embargo, en ambientes fáciles te las arreglarías de alguna manera. Debes entrar de una manera positiva, ser activo y no pasivo. No te dejarás amedrentar por nada ni nadie en ninguna situación, ni te pueden influenciar las palabras de nadie. Debes tener un carácter estable, lo que sea que las personas pudieran decir, practicarás enseguida lo que sabes que es verdad. Siempre debes tener Mis palabras obrando dentro de ti, independientemente de a quién te estés enfrentando; debes poder permanecer firme en tu testimonio de Mí y mostrar consideración por Mis cargas. No te puedes confundir, acordando a ciegas con la gente sin tener tus propias ideas, sino que debes tener el valor para ponerte de pie y objetar las cosas que no provienen de Mí. Si claramente sabes que algo está mal, pero no expresas tus preocupaciones, entonces no eres alguien que practique la verdad. Si sabes que algo está mal y después tuerces el tema, pero entonces Satanás bloquea tu camino y hablas así sin ningún efecto y no puedes perseverar hasta el final, entonces todavía llevas miedo en tu corazón y, ¿no está tu corazón todavía lleno de los pensamientos de Satanás?

¿Qué es un vencedor? Los buenos soldados de Cristo deben ser valientes y depender de Mí para ser espiritualmente fuertes; deben pelear para volverse guerreros y combatir hasta la muerte a Satanás. Siempre debes permanecer despierto y por esto te dejo cooperar activamente conmigo en cada momento y aprender a acercarte a Mí. Si, en cualquier momento y en cualquier situación, eres capaz de permanecer en silencio ante Mí, escuchando Mi discurso y poniendo atención a Mis palabras y acciones, entonces no serás influenciado y no perderás terreno. Cualquier cosa que recibas de Mí se puede practicar. Cada una de Mis palabras está dirigida a tu situación. Traspasan tu corazón, e incluso si las niegas con tu boca, no las puedes negar con tu corazón, y si estudias Mis palabras serás juzgado. En otras palabras, Mis palabras son la verdad, la vida, el camino y una espada de dos filos que puede derrotar a Satanás. Los que entienden y tienen un camino para practicar son bendecidos y los que no practican sin lugar a dudas serán juzgados; esto es muy real. Ahora bien, la gama de aquellos a los que juzgo se ha ampliado. No sólo juzgaré delante de Mí a los que me conocen, los que no creen en Mí y los que hacen todo lo que pueden para resistir e impedir la obra del Espíritu Santo también serán juzgados. ¡Todos los que siguen Mis pisadas delante de Mí verán que Dios es fuego consumidor! ¡Dios es majestuosidad! Él está ejecutando Sus juicios y los está sentenciando a muerte. Aquellos que en la iglesia no ponen atención para seguir la obra del Espíritu Santo, que interrumpen la obra del Espíritu Santo, que hacen alarde de ellos mismos, que tienen intenciones y metas injustas, que no ponen su esfuerzo en comer y beber las palabras de Dios, que son recelosos o están confundidos, que estudian la obra del Espíritu Santo; las palabras de juicio pueden venir a ellos en cualquier momento. Todas las acciones de las personas serán reveladas. El Espíritu Santo inspecciona los corazones de las personas, así que no te distraigas; sé cuidadoso y cauteloso, no actúes a ciegas por ti mismo. Si tus acciones no siguen Mis palabras, entonces serás juzgado. No servirá imitar, ser especioso o no entender verdaderamente; debes venir ante Mí y comunicarte Conmigo con frecuencia.

Lo que tomes de Mí, te dará un camino para practicar y Mis poderes te acompañarán, tendrás Mi presencia y siempre caminarás en Mis palabras, puedes trascender todo en el mundo y poseer el poder de la resurrección. Si tus palabras, tu comportamiento y tus acciones no tienen Mis palabras y Mi presencia, si te distancias de Mí y vives dentro de ti mismo, vives en las concepciones de la mente, vives en las doctrinas y reglas, entonces eso es prueba de que te importan los pecados. En otras palabras, sigues aferrándote a tu antiguo yo y no dejas que los demás lastimen un poco tu yo o dañen tu alma; tal persona tiene un nivel muy pobre y es muy absurda y no puede ver la gracia de Dios o reconocer las bendiciones de Dios. ¡Cuándo podrás dejarme obrar dentro de ti si sigues evitándolo! Cuando termino de hablar, escuchas pero no recuerdas y permaneces especialmente débil cuando tus problemas realmente se señalan; ¡qué clase de estatura es esa! ¡Cuándo puedo perfeccionarte si siempre tienes que ser persuadido! Si tienes miedo de los golpes y los rasguños, entonces debes apresurarte a advertirles a los demás: “No dejaré que nadie trate conmigo, me puedo deshacer de mi antiguo carácter natural por mí mismo”. Así que nadie te criticará ni te tocará y eres libre para creer de cualquier forma que desees sin que nadie te cuide, ¿puedes seguir así Mis pisadas? Son palabras vacías decir que estás seguro de que Yo soy tu Dios y tu Señor. Si en verdad no tienes duda, estas cosas no serán un problema y creerás que son el amor de Dios y las bendiciones de Dios sobre ti. Cuando Yo hablo, es a Mis hijos, y se debe recibir con agradecimiento y alabanzas.