La Palabra manifestada en carne

Contenido

Los malvados deben ser castigados

Revisar si practicas la justicia en todo lo que haces y si todas tus acciones Dios las observa, son los principios conductuales de los que creen en Dios. Seréis llamados justos porque podéis satisfacer a Dios y porque aceptáis el cuidado y la protección de Dios. A los ojos de Dios, todos los que aceptan el cuidado, la protección y la perfección de Dios y que Él gana, son justos y Dios los ve con estima. Entre más aceptéis las palabras de Dios en el aquí y el ahora, más seréis capaces de recibir y entender la voluntad de Dios y así podréis vivir más las palabras de Dios y satisfacer Sus exigencias. Esta es la comisión que Dios tiene para vosotros y lo que debéis lograr. Si usáis concepciones para medir y delinear a Dios, como si Dios fuera una estatua de barro inmutable, y si delimitáis a Dios dentro de la Biblia y lo encerráis dentro de un limitado campo dónde obrar, entonces esto prueba que habéis condenado a Dios. Porque, en sus corazones, los judíos de la época del Antiguo Testamento fundieron a Dios en el molde de un ídolo, como si a Dios solo se le pudiera llamar Mesías y solo aquel que fuera llamado el Mesías fuera Dios, y porque ellos sirvieron y adoraron a Dios como si Él fuera una estatua de barro (sin vida), clavaron al Jesús de ese tiempo en la cruz, sentenciándolo a muerte, condenando a muerte al Jesús inocente. Dios no había cometido ningún crimen, sin embargo, el hombre no perdonó a Dios y resueltamente lo sentenció a muerte. Así Jesús fue crucificado. El hombre siempre cree que Dios es inmutable y lo define de acuerdo a la Biblia, como si el hombre hubiera penetrado la gestión de Dios, como si todo lo que Dios hace estuviera en las manos del hombre. Las personas son ridículas al extremo, las posee una arrogancia extrema y todas tienen un gusto por la elocuencia rimbombante. Independientemente de qué tan grande sea el conocimiento que tienes de Dios, todavía digo que no conoces a Dios, que no hay nadie que se le oponga más a Dios, y que condenas a Dios porque eres totalmente incapaz de obedecer la obra de Dios y caminar el camino para que Dios te perfeccione. ¿Por qué Dios nunca está satisfecho con las acciones del hombre? Porque el hombre no conoce a Dios, porque tiene tantas ideas y porque, en vez de cumplir con la realidad, todo su conocimiento de Dios está cortado de la misma tela y es rígido e inflexible. Así, habiendo venido a la tierra en la actualidad, una vez más el hombre ha clavado a Dios en la cruz. ¡Humanidad cruel y brutal! La confabulación y la intriga, los empujones entre ellos, la lucha por la reputación y la fortuna, la masacre mutua, ¿cuándo se van a terminar? Dios ha hablado cientos de miles de palabras pero nadie ha entrado en razón. Actúan por el bien de sus familias, hijos e hijas, por sus carreras, porvenires, estatus, vanidad y dinero, por la ropa, la comida y la carne, ¿las acciones de quién son verdaderamente por el bien de Dios? Incluso entre aquellos cuyas acciones son por el bien de Dios, solo hay unos cuantos que conocen a Dios. ¿Cuántos no actúan por el bien de sus propios intereses? ¿Cuántos no oprimen y discriminan a los demás con el propósito de mantener su propio estatus? Así, de manera contundente, Dios ha sido condenado a muerte en innumerables ocasiones; innumerables jueces bárbaros han condenado a Dios y una vez más lo han clavado en la cruz. ¿Cuántos se pueden llamar justos porque en verdad actúan para la gloria de Dios?

Ante Dios, ¿es tan fácil ser perfeccionado en un santo o en una persona justa? Una frase trillada es que “no hay justos sobre esta tierra, los justos no están en este mundo”. Cuando venís delante de Dios, considerad lo que lleváis puesto, considerad cada una de vuestras palabras y acciones, todos vuestros pensamientos e ideas e incluso los sueños que soñáis cada día, todo es para vuestro propio bien. ¿No es este el verdadero estado de las cosas? “Justicia” no quiere decir dar limosna, no quiere decir amar a tu prójimo como a ti mismo y no quiere decir no pelear, discutir, hurtar o robar. Justicia quiere decir tomar la comisión de Dios como tu deber y obedecer las orquestaciones y arreglos de Dios como una vocación enviada del cielo, independientemente del tiempo o el lugar, igual que todo lo que hizo el Señor Jesús. Esta es la verdadera justicia de la que habló Dios. Que a Lot se le pudiera llamar un hombre justo fue porque salvó a dos ángeles que Dios envió sin importarle lo que ganara o perdiera; lo que hizo en ese momento se puede llamar justo, pero a él no se le puede llamar un hombre justo. Fue solo porque Lot había visto a Dios que dio a sus dos hijas a cambio de los ángeles. Pero no todo su comportamiento en el pasado representa la justicia y por eso digo que “no hay justos sobre esta tierra”. Incluso entre aquellos que están en la corriente de la recuperación, ninguno se puede llamar justo. No importa qué tan buenas sean tus acciones, no importa cómo parezcas glorificar el nombre de Dios, si no les pegas a los demás o si no los maldices, o si no los hurtas y los robas, todavía no puedes ser llamado justo porque tales cosas las puede poseer cualquier persona normal. En la actualidad, lo que es clave es que no conoces a Dios. Solo se puede decir que hoy tienes una pequeña humanidad normal, pero estás desprovisto de la justicia de la que Dios habla y por eso nada de lo que hagas es prueba de tu conocimiento de Dios.

Antes, cuando Dios estaba en el cielo, el hombre trató de engañar a Dios con sus acciones; hoy, Dios ha venido entre los hombres, por cuánto tiempo, nadie lo sabe, pero el hombre sigue actuando como siempre ante Dios y trata de burlarse de Él. ¿No es el hombre extremadamente retrasado en su pensamiento? Fue lo mismo con Judas: Antes de que Jesús viniera, Judas les decía mentiras a sus hermanos y hermanas, y después de que Jesús vino no cambió; no tenía el más mínimo conocimiento de Jesús y al final lo traicionó. ¿No fue porque no conocía a Dios? Si hoy todavía no conocéis a Dios, entonces os volveréis un Judas y la tragedia de la crucifixión de Jesús durante la Era de la Gracia, hace miles de años, se volverá a desarrollar. ¿No lo creéis? ¡Es un hecho! En la actualidad, la mayoría de las personas existen en esas circunstancias, puedo estar diciendo esto un poco temprano, y esas personas juegan el papel de Judas. No estoy hablando ligeramente sino de acuerdo a los hechos, y debes creer. Aunque muchas personas pretenden ser humildes, en sus corazones no hay nada sino agua estancada y hedionda. Ahora bien, muchos en la iglesia están así. Pensáis que no sé nada; en la actualidad, Mi Espíritu me guía y da testimonio de Mí. ¿Crees que no sé nada? ¿Crees que no entiendo nada de los pensamientos retorcidos que hay dentro de vuestros corazones ni de las cosas guardadas dentro de vuestros corazones? ¿Se engaña tan fácilmente a Dios? ¿Crees que lo puedes tratar como quieras? En el pasado me preocupaba que estuvierais encadenados y así os seguí dando rienda suelta, pero nadie se dio cuenta que estaba siendo bueno con ellos. Les di una pulgada y tomaron una milla. Pregúntense entre vosotros: No he tratado con casi nadie, y no he sido rápido para reprender a ninguno, pero estoy seguro de los motivos y las concepciones del hombre. ¿Crees que el mismo Dios de quien Dios da testimonio es un necio? Si así es, entonces digo que eres muy ciego. No te voy a censurar y veamos qué tan depravado te vuelves. Veamos si tus trucos te pueden salvar o si hacer tu mejor esfuerzo por amar a Dios te puede salvar. No te voy a condenar hoy; esperemos hasta el tiempo de Dios para ver cómo toma represalias en tu contra. No tengo tiempo para tener una charla ociosa contigo ahora, ni estoy dispuesto a retrasar Mi mayor obra por causa tuya; un gusano como tú no es digno de que Dios ocupe Su tiempo en tratar contigo, así que veamos a qué lugar puedes llegar viviendo disolutamente. Tales personas no buscan tener el menor conocimiento de Dios y no tienen ningún amor por Dios; sin embargo, todavía quieren que Dios los llame justos, ¿no es esto un chiste? Ya que en realidad hay un pequeño número de personas que son honestas, no me ocupo de brindarle al hombre nada sino la vida. Solo voy a completar eso que se debe hacer hoy y después la retribución vendrá sobre cada uno de acuerdo con su comportamiento. He dicho lo que me corresponde decir porque esta es la obra que hago. Hago eso que debo hacer y no hago eso que no debo hacer y aun así espero que paséis más tiempo en reflexión: ¿Exactamente cuánto de tu conocimiento de Dios es verdadero? ¿Eres uno de esos que una vez más han clavado a Dios en la cruz? Por último, digo esto: Ay de aquellos que crucifican a Dios.