La Palabra manifestada en carne

Contenido

Los que serán hechos perfectos deben someterse al refinamiento

Si crees en Dios, debes obedecerle, poner la verdad en práctica y cumplir con tus deberes. Adicionalmente, debes entender las cosas que deberías experimentar. Si sólo experimentas el tratamiento, la disciplina y el juicio, si sólo disfrutas a Dios, pero eres incapaz de sentir cuándo te está disciplinando o tratando, esto es inaceptable. Quizás en este caso de refinamiento te mantengas firme donde estás. Esto es aún insuficiente; debes seguir adelante. La lección de amar a Dios es infinita, y nunca tiene final. Las personas consideran que creer en Dios es demasiado simple, pero una vez que ganan alguna experiencia práctica, son conscientes de que la creencia en Dios no es tan simple como las personas imaginan. Cuando Dios obra para refinar al hombre, el hombre sufre, su amor por Dios se vuelve más grande y más del poder de Dios se hace evidente en él. Cuanto menos refinamiento tiene el hombre, tiene menos amor por Dios y menos del poder de Dios se hace evidente en él. Cuanto mayor su refinamiento y dolor y más su tormento, más profundo su amor verdadero y su fe real hacia Dios, y más profundo su conocimiento de Dios. En tus experiencias verás que los que sufren gran refinamiento y dolor, y mucho trato y disciplina, tienen un profundo amor por Dios y un conocimiento de Dios más profundo y perceptivo. Los que no han experimentado ningún trato solo tienen un conocimiento superficial y solo pueden decir: “Dios es tan bueno, les da a las personas gracia para que lo puedan gozar a Él.” Si las personas han experimentado el trato y la disciplina, entonces podrán hablar del verdadero conocimiento de Dios. Por tanto, cuanto más maravillosa es la obra de Dios en el hombre, más valiosa e importante es; cuanto más impenetrable te sea y cuanto más incompatible sea con tus concepciones, más puede la obra de Dios conquistarte, ganarte y perfeccionarte. ¡El significado de la obra de Dios es tan grandioso! Si Él no refinara al hombre de esta manera, si Él no obrara por este medio, entonces la obra de Dios sería ineficaz y no tendría significado. Esta es la razón que hay detrás del extraordinario significado de Su selección de un grupo de personas durante los últimos días. Antes se dijo que Dios escogería y ganaría a este grupo. Cuanto mayor la obra que Él lleva a cabo dentro de vosotros, más profundo y más puro vuestro amor, y cuanto mayor la obra de Dios, más puede el hombre valorar Su sabiduría y más profundo es el conocimiento que el hombre tiene de Él. Durante los últimos días, seis mil años del plan de gestión de Dios llegarán a su fin. ¿Es posible que pueda acabar justo así, tan fácilmente? Una vez que Él conquiste a la humanidad, ¿habrá terminado Su obra? ¿Puede ser tan simple? Las personas imaginan que es así de sencillo, pero lo que Dios hace no es tan simple. No importa qué parte de la obra de Dios sea, todo es insondable para el hombre. Si la pudieras desentrañar, entonces la obra de Dios no tendría relevancia ni valor. La obra hecha por Dios es insondable; también está en conflicto con tus concepciones y entre más irreconciliable es con tus concepciones, más demuestra que la obra de Dios es significativa; si fuera compatible con tus concepciones, entonces no tendría significado. En la actualidad, crees que la obra de Dios es demasiado maravillosa y cuanto más maravillosa es, más crees que Dios es insondable y ves qué grandes son las obras de Dios. Si solo se necesitara un poco de trabajo superficial para conquistar al hombre, después de lo cual esta obra se terminara, entonces el hombre no podría contemplar la importancia de la obra de Dios. Aunque has recibido un poco de refinamiento hoy, es muy benéfico para el crecimiento de tu vida—y así esa aflicción es de suma necesidad para vosotros. Hoy has recibido un poco de refinamiento, pero después podrás verdaderamente contemplar las obras de Dios y finalmente dirás: “¡Las obras de Dios son tan maravillosas!” Esas serán las palabras en tu corazón. Después de haber experimentado el refinamiento de Dios por un tiempo (los hacedores de servicio y los tiempos del castigo), algunas personas finalmente dijeron: “¡Creer en Dios es realmente difícil!” Esta “dificultad” muestra que las obras de Dios son insondables, que la obra de Dios posee un gran significado y valor y que es muy digna para que el hombre la atesore. Si, después de que he hecho mucha obra, no tienes el más mínimo conocimiento, entonces, ¿podría Mi obra todavía tener valor? Haré que digas: ¡El servicio para Dios es realmente difícil, las obras de Dios son tan maravillosas, Dios es verdaderamente sabio! ¡Él es tan precioso! Si, después de experimentar por un tiempo, puedes decir esas palabras, entonces eso prueba que has ganado la obra de Dios en ti. Un día, cuando estés fuera para difundir el evangelio y alguien te pregunte: “¿Cómo es tu fe en Dios?”, podrás responder: “¡Las acciones de Dios son tan maravillosas!”. Tan pronto como te vea que dices esto, sentirá que hay algo dentro de ti y que las acciones de Dios son verdaderamente insondables. Esto es dar testimonio de verdad. Dirás que la obra de Dios está llena de sabiduría, Su obra en ti te ha convencido realmente y ha conquistado tu corazón. ¡Tú siempre lo amarás, porque Él es más que digno del amor de la humanidad! Si puedes decir estas cosas, puedes conmover los corazones de las personas. Todo esto es dar testimonio. Si eres capaz de ser un testigo grandísono, de conmover a las personas hasta las lágrimas, eso muestra que eres verdaderamente alguien que ama a Dios. Esto se debe a que eres capaz de actuar como un testigo del amor hacia Dios y Sus acciones pueden expresarse a través de ti. A través de tu expresión, otras personas pueden buscar las acciones de Dios, experimentarle a Él, y serán capaces de estar firmes en cualquier entorno en el que se encuentren. Dar testimonio de esta forma es dar un testimonio genuino, y esto es exactamente lo que se te exige ahora. Deberías decir que las acciones de Dios son extremadamente valiosas y dignas de ser valoradas por las personas, que Dios es tan valioso y abundante; Él no sólo puede hablar sino que, además, puede refinar el corazón de las personas, proporcionarles disfrute, y puede ganarlos, conquistarlos, y perfeccionarlos. A partir de tu experiencia verás que Dios es adorable. Entonces, ¿cuánto amas a Dios ahora? ¿De verdad puedes decir estas cosas desde tu corazón? Cuando seas capaz de expresar estas palabras desde el fondo de tu corazón serás capaz de dar testimonio. Una vez que tu experiencia haya alcanzado este nivel serás capaz de ser un testigo para Dios, y estarás cualificado para ello. Si no alcanzas este nivel en tu experiencia, seguirás estando demasiado alejado. Es normal que tengan debilidades las personas en el refinamiento, pero después de éste deberías ser capaz de decir: “¡Dios es tan sabio en Su obra!”. Si eres verdaderamente capaz de asimilar un reconocimiento práctico de esto, es de gran valor, y tu experiencia es valiosa.

¿Qué estás buscando ahora? Deberías estar buscando si eres capaz o no de expresar los hechos de Dios, si puedes convertirte en una voz y una manifestación de Dios y si eres o no adecuado para que Él te use. ¿Cuánta obra ha hecho Dios realmente en ti? ¿Cuánto has visto, cuánto has tocado? ¿Cuánto has experimentado y probado? Si Dios te ha probado o no, si te ha tratado o no, o si te ha disciplinado o no—independientemente de todo ello, Sus acciones y Su obra se han llevado a cabo en ti. Sin embargo, como creyente en Dios, como persona que está dispuesta a buscar el ser perfeccionada por Él, ¿eres capaz de expresar las acciones de Dios a través de tu propia experiencia práctica? ¿Puedes vivir a Dios a través de esto? ¿Eres capaz de proveer para los demás a través de tu propia experiencia práctica, y erogarte por causa de la obra de Dios? Para poder dar testimonio de las acciones de Dios debes ser capaz de expresar cuáles son, y esto se hace confiando en tu experiencia, en tu conocimiento y en el sufrimiento que has soportado. ¿Eres alguien que da testimonio de las acciones de Dios? ¿Tienes esta aspiración? Si eres capaz de dar testimonio de Su nombre, e incluso de Sus acciones, así como de vivir la imagen que Él exige de Su pueblo, eres un testigo para Dios. ¿Cómo das realmente testimonio para Dios? Buscas y anhelas vivir a Dios, expresas Sus acciones con tus palabras, permites que las personas conozcan y vean Sus acciones. Si de verdad procuras todo esto, Dios te perfeccionará. Si todo lo que buscas es que Dios te perfeccione y que te bendiga al final, entonces la perspectiva de tu fe en Dios no es pura. Debes estar buscando cómo ver las obras de Dios en la vida real, cómo complacerlo cuando Él manifieste Su voluntad en ti; debes buscar cómo dar testimonio de lo maravilloso que Él es y de Su sabiduría, cómo demostrar Su disciplina y Sus tratos en ti. Todas éstas son cosas que debes estar tratando de comprender ahora. Si tu amor por Dios es sólo para que puedas compartir la gloria de Dios después de que Él te perfeccione, todavía no es suficiente para alcanzar las exigencias de Dios. Tienes que poder dar testimonio de una manera práctica de las acciones de Dios, satisfacer Sus demandas y experimentar la obra que Él ha hecho en las personas. Ya sea dolor, lágrimas o tristeza, todo lo debes experimentar de manera práctica. Esto es todo lo que necesitas para ser un testigo de Dios. ¿Bajo el dominio de qué exactamente estás ahora sufriendo y buscando la perfección? ¿Es para dar testimonio de Dios? ¿Es por las bendiciones de la carne o por las perspectivas futuras? Todas tus intenciones, motivos y metas personales que persigues deben ser rectificados y no los puede guiar tu propia voluntad. Si una persona busca la perfección para recibir bendiciones y para reinar con poder, mientras que la otra busca la perfección para complacer a Dios, para ser verdaderamente un testigo de las obras de Dios, ¿cuál de los dos medios de búsqueda escogerías? Si escoges el primero, entonces sigues estando demasiado lejos de los estándares de Dios. Ya lo dije antes para que Mis acciones se conocieran abiertamente en todo el universo y que Yo reinaría supremo en el universo. Por otro lado, lo que se os ha confiado es que vayáis y deis testimonio de las obras de Dios, no para que seáis reyes y presumáis a todo el universo. Deja que todo el cosmos se llene con las obras de Dios. Deja que todos las vean y las reconozcan. De esto se habla con relación a Dios mismo y lo que los seres humanos deben hacer es dar testimonio de Dios. ¿Qué tanto de Dios sabes ahora? ¿De cuánto de Dios puedes dar testimonio? ¿Cuál es el propósito de que Dios perfeccione al hombre? Una vez que entiendes la voluntad de Dios, ¿cómo debes mostrar consideración hacia Su voluntad? Si estás dispuesto a ser perfeccionado y estás dispuesto a usar tu vivir para dar testimonio de las obras de Dios, si tienes esta fuerza impulsora, entonces nada es demasiado difícil. Lo que la gente necesita hoy es confianza. Si tú tienes esta fuerza impulsora, entonces es fácil soltar cualquier negatividad, pasividad, flojera y concepciones de la carne, filosofías de vida, carácter rebelde, emociones, etc.

Cuando las personas atraviesan pruebas, es normal que sean débiles, internamente negativas o que carezcan de claridad sobre la voluntad de Dios o sobre la senda en la que practicar. Pero en cualquier caso, como Job, debes tener fe en la obra de Dios, y no negarlo. Aunque Job era débil y maldijo el día de su propio nacimiento, no negó que Jehová le concedió todas las cosas en la vida humana, y que también es Él quien las quita. Independientemente de cómo fue probado, él mantuvo esta creencia. Cualquiera que sea el tipo de refinamiento al que te sometas en tus experiencias de las palabras de Dios, Él exige la fe de las personas. De esta forma, lo que perfecciona es la fe de las personas y sus aspiraciones. Cuando no puedes tocarlo ni verlo, en esas circunstancias se exige tu fe. Se exige la fe de las personas cuando algo no puede verse a simple vista, cuando no puedes abandonar tus propias nociones. Cuando no tienes clara la obra de Dios, lo que se requiere es tu fe y que adoptes una posición firme y que seas testigo. Cuando Job alcanzó este punto, Dios se le apareció y le habló. Es decir, sólo podrás ver a Dios desde el interior de tu fe. Cuando tengas fe, Dios te perfeccionará. Sin fe, Él no puede hacerlo. Dios te concederá cualquier cosa que esperes obtener. Si no tienes fe, Dios no puede perfeccionarte y serás incapaz de ver Sus acciones, y menos aún Su omnipotencia. Cuando tengas fe y puedas tocar Sus acciones en tu experiencia práctica, Dios se te aparecerá, te esclarecerá y te guiará desde dentro. Sin esa fe, Dios no podrá hacer esto. Si has perdido la esperanza en Dios, ¿cómo podrás experimentarlo? Por tanto, sólo cuando tengas fe y no albergues dudas hacia Dios, cuando tu fe en Él sea verdadera, haga lo que haga, Él te esclarecerá e iluminará en tus experiencias, y sólo entonces podrás ver Sus acciones. Estas cosas se consiguen todas por medio de la fe, y sólo a través del refinamiento: la fe no puede desarrollarse en la ausencia del refinamiento. ¿A qué se refiere la fe? La fe es la creencia genuina y el corazón sincero que los humanos deberían poseer cuando no pueden ver ni tocar algo, cuando la obra de Dios no está en línea con las nociones humanas, cuando está más allá del alcance humano. Esta es la fe de la que hablo. Las personas necesitan fe durante los momentos de dificultad y de refinamiento, y junto a la fe viene el refinamiento. Esto es inextricable. Independientemente de cómo obre Dios o de la clase de entorno en el que estés, serás capaz de buscar vida, el desarrollo de la obra de Dios en ti y buscar la verdad. Tendrás un entendimiento de las acciones de Dios y serás capaz de actuar según la verdad. Esta es tu fe genuina y esto muestra que no has perdido la esperanza en Dios. Seguirás buscando la verdad en el refinamiento, serás capaz de amar verdaderamente a Dios y no desarrollarás dudas sobre Él. Independientemente de lo que Él haga, seguirás practicando la verdad para satisfacerlo, y serás capaz de buscar profundamente Su voluntad y tenerla en cuenta. Sólo esto es fe verdadera en Dios. Antes, cuando Dios dijo que reinarías como un rey, lo amabas, y cuando Él se mostró abiertamente a ti, lo buscaste. Pero, ahora, Dios está oculto; no puedes verlo, y los sufrimientos han venido sobre ti. En este momento, ¿pierdes la esperanza en Dios? Así pues, debes buscar la vida en todo momento y satisfacer la voluntad de Dios. Esto se llama fe genuina, y es el tipo de amor más verdadero y hermoso.

Solía ocurrir que las personas tomaban todas sus determinaciones delante de Dios y decían: “No importa quién no ama a Dios; yo debo amarlo”. Pero ahora, te enfrentas al refinamiento. No está en línea con tus nociones, por lo que pierdes la fe en Dios. ¿Es esto amor genuino? Has leído muchas veces sobre los hechos de Job; ¿te has olvidado de ellos? El amor verdadero sólo puede tomar forma desde el interior de la fe. Desarrollas un amor real por Dios a través de tus refinamientos, en tus experiencias reales tienes en cuenta la voluntad de Dios a través de tu fe, y por medio de ella, abandonas tu propia carne y buscas la vida; esto es lo que deberían hacer las personas. Si haces esto serás capaz de ver las acciones de Dios, pero si careces de fe no serás capaz de hacerlo ni de experimentar Su obra. Si quieres que Dios te use y te perfeccione, debes poseerlo todo: la voluntad de sufrir, la fe, la paciencia, la obediencia, así como la capacidad de experimentar la obra de Dios, de ganar una comprensión de Su voluntad y de ser considerado con Su pesar. Perfeccionar a una persona no es fácil, y cada refinamiento que experimentas requiere de tu fe y de tu amor. Si quieres ser perfeccionado por Dios, no basta con patear las calles, y erogarte por Dios únicamente tampoco lo es. Debes poseer muchas cosas para ser capaz de convertirte en alguien perfeccionado por Dios. Cuando te enfrentes a sufrimientos debes ser capaz de no considerar la carne ni quejarte contra Dios. Cuando Él se esconde de ti, debes ser capaz de tener la fe para seguirlo, para mantener tu amor anterior sin permitir que flaquee o desaparezca. Independientemente de lo que Dios haga, debes respetar Su designio, y estar más dispuesto a maldecir tu propia carne que a quejarte contra Él. Cuando te enfrentas a pruebas debes satisfacer a Dios, a pesar de cualquier reticencia a deshacerte de algo que amas o del llanto amargo. Sólo esto puede llamarse amor y fe verdaderos. Independientemente de cuál sea tu estatura real, debes poseer primero la voluntad de sufrir dificultades, una fe verdadera y tener la voluntad de abandonar la carne. Deberías estar dispuesto a soportar personalmente las dificultades y sufrir pérdidas en tus intereses personales con el fin de satisfacer la voluntad de Dios. Debes tener también un corazón arrepentido por no haber sido capaz de satisfacer a Dios en el pasado, y de arrepentirte ahora. Ni una sola de estas cosas puede faltar y Dios te perfeccionará a través de ellas. Si careces de estas condiciones, no puedes ser perfeccionado.

Ahora, todas las personas han visto que alguien que sirve a Dios no debería saber tan sólo cómo sufrir por Su causa, sino que, además, debería entender que creer en Dios es para procurar amarlo. El uso que Dios hace de ti no es sólo para refinarte ni para hacerte sufrir, sino para que conozcas Sus acciones, el verdadero sentido de la vida humana y, de forma particular, para que sepas que servir a Dios no es tarea fácil. Experimentar a Dios no se trata de disfrutar Su gracia, sino más bien de sufrir por tu amor por Él. Ya que disfrutas la gracia de Dios, también debes disfrutar el castigo de Dios—debes experimentar todas estas cosas. Puedes experimentar el esclarecimiento de Dios en ti y también puedes experimentar Sus tratos y Su juicio. De esa manera, experimentas todos los lados. Dios ha hecho la obra de juicio en ti y Él también ha hecho la obra de castigo en ti. La palabra de Dios ha tratado contigo, pero Él también te ha esclarecido y te ha iluminado. Cuando quieres escapar, la mano de Dios te sigue sosteniendo. Toda esta obra es para que sepas que todo acerca del hombre está a merced de Dios. Puedes pensar que creer en Dios se trata de sufrir o de hacer muchas cosas para Él, o por la paz de tu carne, o para que todo te salga bien, para que todo sea cómodo, pero ninguno de estos son los propósitos que las personas deben tener para creer en Dios. Si eso es lo que tú crees, entonces tu perspectiva es incorrecta y simplemente no puedes ser perfeccionado. Las acciones de Dios, el carácter justo de Dios, Su sabiduría, Su palabra, y lo maravilloso e insondable que Él es, todas son cosas que las personas deben tratar de entender. Usa esta comprensión para deshacerte de las peticiones personales así como de las esperanzas y concepciones individuales que hay en tu corazón. Sólo cuando eliminas éstas, puedes poseer las condiciones que Dios demanda. Sólo a través de esto puedes tener vida y complacer a Dios. Creer en Dios es para complacer a Dios, para vivir el carácter que Él exige, para dejar que Sus acciones y Su gloria se manifiesten a través de este grupo de personas indignas. Esa es la perspectiva correcta de creer en Dios y también la meta que debes buscar. Debes tener el punto de vista correcto de creer en Dios y buscar obtener la palabra de Dios. Tienes que comer y beber la palabra de Dios y poder vivir la verdad y, sobre todo, ver las obras prácticas de Dios, sus maravillosas obras por todo el universo, así como la obra práctica que Él hace en la carne. A través de sus experiencias prácticas, las personas pueden comprender cómo Dios hace Su obra en ellas, cuál es Su voluntad para ellas. Todo esto es para eliminar su corrupto carácter satánico. Deshazte de lo impuro y de lo injusto que hay dentro de ti, quítate las intenciones equivocadas para que puedas desarrollar la verdadera fe en Dios. Sólo teniendo fe verdadera puedes realmente amar a Dios. Puedes amar genuinamente a Dios sobre los cimientos de tu creencia en Él. ¿Puedes lograr amar a Dios sin creer en Él? Ya que crees en Dios, no puedes estar confundido al respecto. Algunas personas se llenan de vigor tan pronto como ven que la fe en Dios les traerá bendiciones, pero pierden toda la energía tan pronto como ven que tienen que enfrentarse a los refinamientos. ¿Eso es creer en Dios? Al final, la fe en Dios se trata de la obediencia total ante Él. Crees en Dios pero todavía le exiges mucho, tienes muchas concepciones religiosas que no puedes abandonar, intereses personales que no puedes soltar, o todavía buscas las bendiciones de la carne y quieres que Dios rescate tu carne, que salve tu alma, todas éstas son representaciones de las personas que tienen la perspectiva equivocada. Aunque las personas que tienen creencias religiosas tienen fe en Dios, no buscan el cambio en su carácter, no buscan el conocimiento de Dios y sólo van tras los intereses de su carne. Muchos entre vosotros tenéis fe que pertenecen a la categoría de creencias religiosas. Esa no es la fe verdadera en Dios. Para creer en Dios las personas deben poseer un corazón que sufra por Él y la determinación de entregarse a Dios. A menos que cumplan con estas dos condiciones, no se considera como fe en Dios ni se podrá lograr el cambio en el carácter. Sólo las personas que genuinamente buscan la verdad, que tratan de conocer a Dios y que buscan la vida son las que verdaderamente creen en Dios.

Cuando las pruebas vengan sobre ti, ¿cómo integrarás la obra de Dios para enfrentarte a ellas? ¿Serás negativo o entenderás el refinamiento de la humanidad por parte de Dios desde un aspecto positivo? ¿Qué ganarás a través de tus refinamientos? ¿Crecerá tu amor por Dios? Cuando seas sometido al refinamiento, ¿serás capaz de asimilar las pruebas de Job y tratar la obra de Dios en ti con seriedad? ¿Serás capaz de ver cómo prueba Dios a la humanidad a través de las pruebas de Job? ¿Qué clase de inspiración pueden traerte las pruebas de Job? ¿Estarás dispuesto a ser un testigo de Dios en medio de tus refinamientos, o querrás satisfacer la carne en un entorno cómodo? ¿Cuál es realmente tu perspectiva sobre la fe en Dios? ¿Es verdaderamente por Él, y no por la carne? ¿Tienes en realidad un objetivo en tu búsqueda? ¿Estás dispuesto a pasar por refinamientos para que Dios te perfeccione, o preferirías que Él te castigara y te maldijera? ¿Cómo ves realmente el asunto de dar testimonio de Dios? ¿Qué deberían hacer las personas y en qué entornos para ser de verdad un testigo de Dios? El Dios práctico ha mostrado mucha obra real en ti, ¿por qué tienes siempre el pensamiento de marcharte? ¿Tu creencia en Dios es por Él? Para la mayoría de vosotros, está relacionada con planes individuales y con la búsqueda del beneficio personal. Muy pocas personas creen en Dios por Él mismo. ¿No es esto rebeldía?

La obra de refinamiento tiene lugar, principalmente, para perfeccionar la fe de las personas y alcanzar por fin un estado en el que quieres marcharte, pero no puedes; en el que algunas personas carecen de una pizca de esperanza, pero siguen teniendo su fe; es un estado en el que ya no se tiene esperanza en el propio futuro y es sólo en este momento cuando concluirá el refinamiento de Dios. La humanidad sigue sin haber alcanzado la etapa de rondar entre la vida y la muerte, no ha probado la muerte, por lo que el refinamiento no ha terminado. Incluso aquellos que se encontraban en la etapa de los hacedores de servicio no han sido refinados por completo, pero Job completó su refinamiento, sin nada en lo que apoyarse. Las personas deben pasar por refinamientos hasta el punto de no tener esperanza ni nada en lo que apoyarse; sólo entonces son verdaderos estos refinamientos. Durante el tiempo de los hacedores de servicio, tu corazón siempre estaba tranquilo delante de Dios. Independientemente de lo que Él hiciera y de cuál fuera Su voluntad para ti, siempre obedeciste Sus disposiciones, y al final del camino lo entendiste todo. Pasar por las pruebas de Job es pasar también por las pruebas de Pedro. Cuando Job fue probado, fue testigo, y al final Jehová se reveló a él. Sólo después de ser testigo fue digno de ver el rostro de Dios. ¿Por qué se dice: “Me oculto de la tierra de inmundicia, pero Me muestro al reino santo”? Eso significa que sólo cuando eres santo y eres un testigo, puedes ser digno de ver el rostro de Dios. Si no puedes ser testigo de Él, no eres digno de ver Su rostro. Si te retiras o te quejas contra Dios frente a los refinamientos fallas en ser testigo de Él y eres el hazmerreír de Satanás, no obtendrás la aparición de Dios. Si eres como Job, quien en medio de las pruebas maldijo su propia carne, no se quejó contra Dios y fue capaz de detestar su propia carne sin quejarse ni pecar por medio de sus palabras, eso es ser testigo. Cuando pasas por refinamientos hasta un cierto grado y puedes seguir siendo como Job, totalmente obediente delante de Dios y sin otras exigencias de Él y sin tus propias nociones, Dios se te aparecerá. Ahora Él no se te aparece porque tienes muchas nociones propias, prejuicios personales, pensamientos egoístas, exigencias individuales e intereses carnales, y no eres digno de ver Su rostro. Si ves a Dios, lo medirás mediante tus propios conceptos; entonces, lo estarás clavando a la cruz. Si te sobrevienen muchas cosas no alineadas con tus nociones, pero eres capaz de dejarlas a un lado y de conocer las acciones de Dios a partir ellas, y si en medio de los refinamientos revelas tu corazón de amor por Dios, eso es ser testigo. Si tu hogar es apacible, si disfrutas de las comodidades de la carne, si nadie te persigue, y tus hermanos y hermanas en la iglesia te obedecen, ¿puedes exhibir tu corazón de amor por Dios? ¿Puede esto refinarte? Tu amor por Dios sólo puede mostrarse mediante el refinamiento, y sólo puedes ser perfeccionado por medio de las cosas que ocurren y que no están en línea con tus conceptos. Dios te perfecciona por medio de muchas cosas negativas, de muchas adversidades. Dios permite que adquieras conocimiento, y que te perfeccione por medio de muchas de las acciones, de las acusaciones de Satanás, y de su expresión en muchas personas.

Si tocas las acciones de Dios en tu experiencia real, Él se te aparecerá, te esclarecerá y te guiará desde dentro. Si no eres capaz de obedecer Sus palabras, Él no podrá hacerlo. Si te falta fe, si has perdido la esperanza en Dios, ¿cómo experimentarás? Si tienes verdadera fe en Él y no tienes dudas, si le abres tu corazón, Él te perfeccionará. Él te esclarecerá en tu experiencia práctica y en tu vida. En su vida práctica, las personas tienen muchas dificultades personales, y encima de todo, no pueden ver claramente la extensión de la obra de Dios, por lo que esto requiere fe. La fe sólo viene a través de los refinamientos; ‒no puede desarrollarse sin ser refinado. Si tienes nociones a las que no puedes renunciar y desarrollas dudas hacia Dios, te hundirás en los refinamientos, y en esos momentos lo que más necesitas es fe.

Se podría decir que tus muchas experiencias de fracaso, de debilidad, y los momentos de negatividad son pruebas de Dios para ti. Esto se debe a que todo procede de Dios, todas las cosas y todos los seres están en Sus manos. Si fracasas, eres débil y tropiezas, todo se sustenta en Dios y Él lo tiene agarrado. Desde el lado de Dios, esto es una prueba para ti, y si no lo puedes reconocer, esto se convertirá en tentación. Existen dos clases de estados que las personas deberían reconocer: uno procede del Espíritu Santo, y el otro probablemente de Satanás. En un estado, el Espíritu Santo te ilumina y te permite conocerte, detestarte y arrepentirte así como ser capaz de tener amor genuino por Dios, y de disponer tu corazón para satisfacerlo. El otro estado es que te conoces, pero eres negativo y débil. Podría decirse que esto es el refinamiento de Dios. Podría decirse también que es la tentación de Satanás. Si reconoces que esto es tu salvación de parte de Dios, que ahora estás increíblemente en deuda con Él, y si desde ahora intentas compensarlo y no caes ya más en tal depravación; si pones tu esfuerzo en comer y beber Sus palabras, si siempre consideras que eres deficiente y que tienes un corazón que anhela, ésta es la prueba de Dios. Después de que el sufrimiento haya terminado y una vez que avances de nuevo, Dios seguirá dirigiéndote, iluminándote, esclareciéndote, y nutriéndote. Pero si no lo reconoces y eres negativo, si te limitas a abandonarte hasta la desesperación, si piensas de esta forma, la tentación de Satanás ha caído sobre ti. Cuando Job pasó por pruebas, Dios y Satanás estaban apostando entre sí y Dios permitió que Satanás afligiera a Job y lo pusiera a prueba. Aunque era Dios quien probaba a Job, fue realmente Satanás quien cayó sobre él. Para Satanás, él estaba tentando a Job, pero éste estaba del lado de Dios; de no haber sido éste el caso, Job habría caído en tentación. Tan pronto como las personas caen en la tentación, caen en el peligro. Se puede decir que pasar por el refinamiento es una prueba de Dios, pero si no estás en buen estado puede decirse que es una tentación de Satanás. Si no tienes clara la visión, Satanás te acusará y te confundirá. Antes de saberlo, caerás en la tentación.

Si no experimentas la obra de Dios nunca podrás ser perfeccionado. En tu experiencia, también debes entrar en los pequeños detalles: ¿cómo desarrollas tus nociones y tantos motivos? ¿Qué clase de prácticas adecuadas tienes para estos? Si puedes experimentar la obra de Dios, significa que tienes estatura. Si sólo se aparenta tener vigor, esto no es verdadera estatura y no se será en absoluto capaz de luchar. Sólo cuando sois capaces de experimentar y de meditar en la obra de Dios en cualquier momento, en cualquier lugar, podéis abandonar al pastor, vivir de forma independiente confiando en Dios, y podéis ver Sus acciones reales, sólo entonces se cumplirá la voluntad de Dios. Ahora la mayoría de las personas no sabe cómo experimentarla. Cuando se encuentran un problema no saben cómo ocuparse del mismo, no pueden experimentar la obra de Dios ni pueden llevar una vida espiritual. Debes adoptar las palabras y la obra de Dios en tu vida práctica.

En ocasiones, Él te da un determinado tipo de sentimiento: pierdes el disfrute interior, la presencia de Dios, y estás en tinieblas. Esto es un tipo de refinamiento. Siempre que haces una cosa, algo sale mal o se estrella contra una pared. Esta es la disciplina de Dios. Puedes hacer algo, no tener ningún sentimiento particular sobre ello y los demás tampoco lo saben; pero Dios sabe. Él no te dejará ir y te disciplinará. La obra del Espíritu Santo es muy detallada. Él observa con mucho detenimiento cada palabra y cada acción de las personas, cada uno de sus actos y de sus movimientos, cada uno de sus pensamientos y de sus ideas, de forma que las personas puedan ganar una conciencia interna de estas cosas. Haces algo una vez y sale mal, lo haces de nuevo y sigue saliendo mal, y gradualmente llegarás a entender la obra del Espíritu Santo. Después de haber sido disciplinado muchas veces, sabrás qué hacer para estar en línea con la voluntad de Dios y saber lo que no está en línea con Su voluntad. Al final, tendrás respuestas precisas a la dirección del Espíritu Santo desde tu interior. En ocasiones serás rebelde y Dios te reprenderá desde dentro. Todo esto procede de la disciplina de Dios. Si no valoras a Dios, si menosprecias Su obra, Él no te prestará atención. Cuanto más en serio te tomes a Dios, más te esclarecerá Él. Justo ahora, algunas personas en la iglesia tienen una fe atolondrada y confusa, y hacen muchas cosas inapropiadas sin disciplina; por tanto, la obra del Espíritu Santo no puede verse claramente en ellas. Algunas personas luchan, ganan dinero y dirigen un negocio sin disciplina, y esa clase de persona está en un peligro aun mayor. No sólo no tienen en la actualidad la obra del Espíritu Santo, sino que en el futuro serán difíciles de perfeccionar. Existen muchas personas en las que no puede verse la obra del Espíritu Santo y en quienes no puede verse la disciplina de Dios. Están aquellas que no tienen clara la voluntad de Dios y que no conocen Su obra. Los que se mantienen firmes en medio de los refinamientos, que siguen a Dios haga lo que haga y, como mínimo, son capaces de no abandonar y de lograr el 0.1% de lo que Pedro logró, lo están haciendo bien, pero no sirven para ser usadas. Muchas personas entienden las cosas con rapidez, sienten un amor verdadero por Dios y pueden superar el nivel de Pedro. Dios hace esta clase de obra y este tipo de persona puede ganar Su disciplina, Su esclarecimiento y desechar cualquier cosa que no esté en línea con la voluntad de Dios. Esta clase de persona es como el oro, ¡sólo estas personas son verdaderamente valiosas! Si Dios ha hecho muchas clases de obra, pero tú sigues siendo como la arena, como una piedra, ¡entonces no vales nada!

La obra de Dios en el país del gran dragón rojo es maravillosa e insondable. Él eliminará a algunas personas, porque hay todo tipo de personas en la iglesia: están las que gastan el dinero de la iglesia, las que estafan a los demás y más. Si no conoces claramente la obra de Dios serás negativo; esto se debe a que la obra de Dios sólo puede verse en una minoría de personas. En ese momento quedará claro quién ama de verdad a Dios y quién no. Aquellas personas que aman verdaderamente a Dios tienen la obra del Espíritu Santo y las que no lo aman de verdad serán reveladas a través de Su obra, paso a paso; se convertirán en los objetos de la eliminación. Estas personas serán reveladas en el transcurso de la obra de conquista, no tienen valor para ser perfeccionadas. Y aquellas que han sido perfeccionadas han sido ganadas por Dios en su totalidad, y son capaces de amar a Dios como Pedro. Las conquistadas no tienen un amor espontáneo, sino sólo pasivo y se sienten obligadas a amar a Dios. El amor espontáneo se desarrolla por medio del entendimiento obtenido a través de la experiencia práctica. Este amor ocupa el corazón de una persona y hace que le sea fiel voluntariamente a Dios; Sus palabras se convierten en su fundamento y es capaz de sufrir por Él. Por supuesto, éstas son cosas que alguien posee porque ha sido perfeccionada por Dios. Si sólo buscas ser conquistado, no puedes dar testimonio de Dios; si Él sólo logra Su meta de salvación por medio de la conquista de las personas, entonces el paso de los hacedores de servicio sería adecuado. Sin embargo, conquistar personas no es la meta final de Dios, Su meta final es perfeccionar a las personas. Por tanto, en lugar de decir que esta etapa es la obra de conquista, di que es la obra de perfeccionar y eliminar. Algunas personas no han sido conquistadas del todo y, en el transcurso de su conquista, un grupo de personas será perfeccionado. Estas dos partes de la obra se llevan a cabo al unísono. Las personas no se han marchado durante un largo período de obra; esto demuestra que la meta de conquistar se ha logrado, es la realidad de ser conquistado. Los refinamientos no se producen en aras de ser conquistados, sino de ser perfeccionados. Sin refinamientos, las personas no podían ser perfeccionadas. Así pues, ¡los refinamientos son demasiado valiosos! Hoy un grupo de personas está siendo perfeccionado, un grupo de personas está siendo ganado. Las diez bendiciones mencionadas anteriormente iban todas dirigidas a aquellos que han sido perfeccionados. Todo lo relativo a cambiar su imagen en la tierra va dirigido a los que han sido perfeccionados. Los que no lo han sido no pueden lograrlo.