592 Al ser descuidado, no estás llevando a cabo tu deber

1 Hacer las cosas por inercia al llevar a cabo tu deber es un tabú importante. Si sigues actuando de este modo, no podrás llevar a cabo tu deber adecuadamente. ¡Debes dedicarte en cuerpo y alma! ¡Ha sido muy difícil que la gente se topara con esta oportunidad! Cuando Dios les da una oportunidad ellos no la aprovechan, y entonces esa oportunidad se pierde. Incluso si desean buscarla más tarde, puede que no vuelva a presentarse. La obra de Dios no espera a nadie, como tampoco esperan las oportunidades para cumplir con el propio deber. No se presentan muchas oportunidades, así que debes aprovecharlas.

2 Algunas personas no son muy esmeradas en el cumplimiento de su deber y todo lo que hacen, lo hacen sin cuidado, con un ojo abierto. No son nada diligentes en su trabajo. Si se les obliga a hacer algo, se esfuerzan un poco y su trabajo es un tanto mejor cuando alguien está mirando, y un poco peor cuando nadie mira. Dan por hecho que nadie se dará cuenta. Con el paso del tiempo, los demás serán capaces de distinguirlos y calar sus intenciones. Han desechado completamente toda dignidad e integridad. Si nadie puede confiar en estas personas, ¿cómo va a hacerlo Dios? Las personas así no son dignas de confianza.

3. Si alguien siempre hace las cosas por inercia al desempeñar su deber, si siempre es engañoso ante Dios, ¡corre un grave peligro! ¿Cuáles son las consecuencias de ser deshonesto a sabiendas? A corto plazo, tendrás un carácter corrupto, cometerás transgresiones frecuentes sin arrepentirte y no sabrás cómo poner en práctica la verdad ni la pondrás en práctica. A largo plazo, siempre harás cosas como estas; es posible que no cometas errores graves, pero nunca dejarás de cometer pequeños. Al final, las consecuencias serán irreversibles. ¡Desaparecerá el resultado que deseas!

Adaptado de ‘La entrada en la vida debe comenzar con la experiencia de desempeñar el deber propio’ en “Registros de las pláticas de Cristo de los últimos días”

Anterior: 591 Ofrece tu lealtad en la casa de Dios

Siguiente: 593 El estándar de Dios para medir el bien y el mal

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro