Pregunta 1: La Biblia dice: “porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación” (Romanos 10:10). Ya hemos sido salvados por nuestra fe en Jesús. Una vez hemos sido salvados, ya estamos salvados eternamente. Cuando el Señor llegue, sin duda entraremos en el reino de los cielos.

Respuesta: Eso de “una vez salvados, lo estamos para siempre” sólo es una concepción y una imaginación del hombre. No se corresponde en absoluto con las palabras de Dios. El Señor Jesús nunca dijo que la gente pudiera entrar en el reino de los cielos sólo por estar salvados a través de la fe. El Señor Jesús dijo que sólo aquellos que hacen la voluntad del Padre celestial podrán entrar en el reino de los cielos. Sólo las palabras del Señor Jesús tienen autoridad y son la verdad. Las concepciones e imaginaciones del hombre no son la verdad. No son las reglas para entrar en el reino de los cielos. Respecto a la “salvación a través de la fe” de la que hablamos, esta “salvación” sólo se refiere a que nos perdonen los pecados, que la ley no nos detenga o nos condene a muerte. No significa que la persona que ha sido “salvada” pueda caminar por la senda de Dios, esté libre de pecado y se haya convertido en santa. Desde luego, no significa que pueda entrar en el reino de los cielos. Aunque nuestros pecados son perdonados por la fe, estos pecados siguen existiendo. Podemos todavía seguir pecando y resistirnos a Dios. Vivimos en un constante ciclo de pecado y confesión de nuestros pecados. ¿Cómo puede gente como esa entrar en el reino de los cielos? La Biblia dice: “la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14). Si dices que los pecadores habituales pueden entrar en el reino de los cielos, eso no se corresponde con los hechos. ¿Te atreves a decir que los hombres impuros y corruptos, los pecadores habituales, viven en el reino de los cielos? ¿Alguna vez has visto a una persona impura y malvada en el reino de los cielos? El Señor es justo y santo. ¿Permitiría el Señor que entrara en el reino de los cielos un pecador habitual? El Señor Jesús dijo: “En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre” (Juan 8:34-35). Por tanto, vemos que aquellos que no se han liberado de su pecado y han obtenido la santidad no serán capaces de entrar en el reino de los cielos. Si lo que dices es verdad y los que obtienen la salvación a través de la fe pueden entrar en el reino de los cielos, ¿entonces por qué el Señor Jesús dice esto: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”? ¿Por qué dijo que separaría a las cabras de las ovejas y al trigo de la cizaña? Entones, “aquellos que son salvados a través de la fe podrá entrar en el reino de los cielos” no puede ser verdad. Esta creencia es contradicha directamente por las palabras del Señor Jesús.

Extracto del guion de la película de “Recuerdos que escuecen”

Anterior: Pregunta 7: Ahora nosotros creemos en el Señor Jesús, nos sacrificamos para difundir el nombre del Señor, renunciamos a todo lo demás. Estamos haciendo la voluntad del Padre celestial. Eso significa que ya hemos sido santificados. Cuando llegue el Señor, sin duda nos arrebatará al reino celestial.

Siguiente: Pregunta 2: Se dice en la Biblia, “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condena?” (Romanos 8:33-34). Esto prueba que la crucifixión del Señor Jesús nos perdona de todo pecado. El Señor ya no nos ve como pecadores. ¿Quién puede acusarnos ahora?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

4. Las diferencias esenciales entre el Dios encarnado y aquellos que son usados por Dios

El Dios encarnado se llama Cristo y Cristo es la carne que se viste con el Espíritu de Dios. Esta carne es diferente de cualquier hombre que es de la carne. La diferencia es porque Cristo no es de carne y sangre, sino que es la personificación del Espíritu. Tiene tanto una humanidad normal como una divinidad completa. Su divinidad no la posee ningún hombre. Su humanidad normal sustenta todas Sus actividades normales en la carne mientras que Su divinidad lleva a cabo la obra de Dios mismo.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro