Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Testimonios de experiencia del juicio de Cristo

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

44. Estoy dispuesta a aceptar la supervisión de todos

Xianshang    Ciudad de Jinzhong, provincia de Shanxi

Hace poco tiempo, cada vez que escuchaba que los predicadores del distrito estaban viniendo a nuestra iglesia, me sentía un poco cohibida. Yo no revelaba mis sentimientos externamente, pero mi corazón estaba lleno de secreta oposición. Pensé: “Sería mejor si todos vosotros no vinierais. Si venís, al menos no trabajéis en la iglesia conmigo; de otro modo, estaré limitado y seré incapaz de estar en comunión”. Después, la condición empeoró tanto que realmente odié su venida. Incluso como tal, no pensé que hubiera algo malo conmigo y ciertamente no traté de conocerme en el contexto de esta condición.

Hasta que un día leí el siguiente pasaje de la palabra de Dios. “La enseñanza del código de ética feudal y la transmisión del conocimiento de la antigua cultura han infectado al ser humano desde hace mucho, y lo han convertido en diablos grandes y pequeños. […] El rostro del hombre está lleno de asesinato y, en todas partes, se respira un aire de muerte. Buscan expulsar a Dios de esta tierra; […] Desea borrar de un plumazo todo lo que es de Dios, insultarlo y asesinarlo de nuevo, e intenta derribar e interrumpir Su obra. ¿Cómo podría permitir que Dios fuera de un estatus igual? ¿Cómo puede tolerar que Dios ‘interfiera’ en su obra entre los hombres sobre la tierra? ¿Cómo puede dejar que Dios desenmascare su odioso rostro? ¿Cómo puede consentir que Dios interrumpa su obra? ¿Cómo podría este diablo, que echa humo de rabia, acceder a que Dios gobierne su corte de poder en la tierra? ¿Cómo podría reconocer de buen grado la derrota? Su odioso rostro se ha revelado tal como es; de ahí que uno no sepa si reír o llorar, y resulta verdaderamente difícil hablar de ello. ¿Acaso no es esta su esencia? […] han bloqueado la voluntad y el meticuloso esfuerzo de Dios, y los hace impenetrables. ¡Qué pecado mortal! ¿Cómo podría Dios no sentirse angustiado? ¿Cómo no airarse? Causan un doloroso obstáculo y oposición a la obra de Dios. ¡Demasiado rebeldes!” (‘Obra y entrada (7) en “La Palabra manifestada en carne”). Contemplé el significado de este pasaje mientras reflexionaba sobre mi reciente condición: ¿Por qué era que me desagradaba tanto que los colaboradores de distrito vinieran a nuestra iglesia? ¿Por qué no estaba dispuesta a dejarlos trabajar a mi lado en la iglesia? ¿Acaso no era porque estaba preocupada que si venían a la iglesia se darían cuenta de que yo no estaba trabajando de acuerdo al principio o a la voluntad de Dios y me tratarían con relación a este problema? Lo que es más, ¿no tenía miedo de que su venida echara por tierra mis planes de trabajo? ¿No tenía miedo de que se comunicaran mejor que yo y que hicieran que perdiera mi estatus privilegiado en los corazones de mis hermanos y hermanas? Si ellos no venían, podía emprender mis planes de trabajo tal como quería. Incluso si mis métodos no estaban de acuerdo con el principio o la voluntad de Dios, nadie lo sabría y ciertamente nadie me trataría o me criticaría. De esta manera, mi posición en los corazones de mis hermanos y hermanas sólo se haría mayor, más privilegiada y más estable. Todos los hermanos y hermanas de la iglesia me respetarían, me admirarían y obedecerían mis órdenes. Toda la iglesia giraría en torno a mí. ¿No era este mi verdadero propósito? ¿No estaba tramando sacar a Dios de los corazones de mis hermanos y hermanas para que yo pudiera ganar estatus en sus corazones? ¿No era yo un ejemplo genuino de esos venenos del gran dragón rojo: “El emperador está tan lejos como el cielo”, “No hay rey sino yo”? Con el fin de controlar y reclamar dominio sobre la humanidad, el gran dragón rojo combatió la venida de Dios con toda fuerza, no permitiéndole a Dios intervenir en los asuntos de los hombres, exponer su cara macabra, interferir en sus planes o gobernar en su dominio. Así, se opuso salvajemente, interrumpió, derribó y diezmó la obra de Dios. Fantaseaba que, algún día, podría arrancar a Dios de los corazones de la humanidad y cumplir su objetivo despreciable de convertirse en el árbitro eterno del hombre y de obligar a la humanidad a adorarlo. ¿Qué diferencia había entre mis propios pensamientos y las acciones del gran dragón rojo? Porque quería mantener mi propio estatus y asegurarme de que podía ir por mi propio camino y no ser limitada en mi trabajo, no quería dejar que otros líderes o colaboradores supervisaran o inspeccionaran mi trabajo. No quería que nadie más se entrometiera en el trabajo de mi iglesia o que regara a mis hermanos y hermanas. ¿Por qué yo no quería esto? ¿No era sólo porque quería controlar y reclamar dominio sobre los demás? ¿No era mi última ambición proclamarme rey y gobernante terrenal sobre mis hermanos y hermanas? Vi que el veneno del gran dragón rojo —esa arrogancia sin control y megalomanía— ya había penetrado al centro de mi ser. La influencia del gran dragón rojo hacía mucho que se había apoderado de mí: me había convertido en un demonio tan malévolo como el dragón mismo. En la superficie, estaba trabajando para cumplir mi deber, pero mi corazón tenía motivos ocultos. En realidad, quería socavar el trono, establecer el caos en las filas y erigir mi propio imperio en oposición a Dios y en obstrucción a la ejecución de la voluntad de Dios. ¡Mi naturaleza era malignidad pura y tan aterradora! Si no hubiera sido por la dura revelación y el juicio de la palabra de Dios, nunca hubiera sabido a qué grado había sido yo corrompida por Satanás y me había opuesto a Dios. Nunca hubiera llegado a darme cuenta de que, en lo profundo de mi alma, una conspiración ruin se había tramado y que mi verdadera naturaleza estaba tan profundamente afligida por el mal.

Gracias a Dios por Tus revelaciones y esclarecimiento que me permitieron darme cuenta de mi naturaleza satánica de arrogancia y vileza. Veo que soy, de hecho, un hijo del gran dragón rojo y del arcángel. Dios, prometo buscar la verdad con diligencia y llegar a un entendimiento más profundo de cómo el veneno del gran dragón rojo aflige mi naturaleza. Prometo, aún más, aceptar la inspección y supervisión de los otros colaboradores y líderes. Aceptaré el trato y poda de todos. Me colocaré bajo la inspección de toda la congregación para que pueda cumplir mis deberes conscientemente para consolar Tu corazón.

Anterior:Las personas ingenuas no necesariamente son personas honestas

Siguiente:Mis principios de vida me dejaron maltrecha

También podría gustarte