La Palabra manifestada en carne

Contenido

Práctica (7)

Vuestra humanidad es demasiado deficiente, vuestro estilo de vida es demasiado bajo y degradante, no tenéis ninguna humanidad y os falta discernimiento. Por esto es que tenéis que equiparos con las cosas de la humanidad. Tener conciencia, racionalidad y discernimiento, saber cómo hablar y ver las cosas, poner atención a la limpieza, actuar como un ser humano normal, todo esto es el conocimiento de la humanidad normal. Cuando hagáis estos correctamente, vuestra humanidad estará a la altura del estándar. El otro aspecto es equiparos para la vida espiritual. Debéis conocer la totalidad de la obra de Dios en la tierra y debéis experimentar Sus palabras. Debes saber cómo obedecer Sus arreglos y cómo cumplir el deber de un ser creado. Estos son los dos aspectos en los que debes entrar hoy. Un aspecto es equiparte para la vida de la humanidad y el otro aspecto es practicar con respecto a la vida espiritual, y ambos son indispensables. Algunas personas son absurdas y saben sólo equiparse con lo que concierne a la humanidad. Usan ropas bonitas y su pelo siempre está limpio: no se puede encontrar ningún defecto en su apariencia. Las cosas que dicen y su manera de hablar son apropiadas y su vestido es muy digno y correcto. Pero no tienen nada dentro de ellas; su humanidad normal sólo es externa. Sólo se enfocan en qué comer, qué ponerse y qué decir. Incluso hay los que se enfocan exclusivamente en barrer el piso, apilar la ropa de cama y limpiar. Son muy experimentados en todas estas cosas pero cuando les pides que hablen acerca de su conocimiento de la obra de Dios de los últimos días y del castigo, el refinamiento, las pruebas y el juicio, entonces ni siquiera tienen la más mínima experiencia de esas cosas. Les preguntas: ¿Entiendes la obra principal que Dios hace en la tierra? ¿Cuál es la obra realizada por Dios hecho carne? ¿Cómo es diferente de la obra de Jesús? ¿Y cómo es diferente de la obra de Jehová? ¿Son un Dios? ¿Ha venido a poner fin a la era o a salvar a la humanidad? ¿Cuál es la obra que Él hace?” No tendrán nada que decir a esto. En lo superficial, están bellamente adornados: las hermanas se han hecho hermosas como una flor y los hermanos se ven como príncipes o algún dandi rico y joven. Sólo se preocupan por las cosas que comen y se ponen externamente; por dentro, están destituidos y no tienen el más mínimo conocimiento de Dios. ¿Cuál es el punto? ¡Otros están vestidos desaliñadamente, como mendigos, y se ven como esclavos orientales! ¿Realmente no entendéis lo que pido de vosotros? Estad en comunión entre vosotros; ¿Qué habéis ganado? Habéis estado buscando durante todos estos años y esto es todo lo que habéis cosechado, ¿no os sentís apenados? ¿No estáis avergonzados? Habéis buscado el camino verdadero durante todos estos años y el día de hoy vuestra estatura es aún más pequeña que la de un gorrión. Observad a las jóvenes entre vosotros, hechas hermosas como las flores, comparándoos la una con la otra. ¿Qué estáis usando para comparaos los unos con los otros? ¿No es acaso el placer? ¿Y las demandas que hacéis? ¿Creéis que he venido a reclutar modelos? ¡No tenéis vergüenza! ¿Dónde está vuestra vida? ¿No perseguís deseos extravagantes? Piensas que eres tan hermosa. Puedes ser preciosa, pero, ¿no eres un gusano que se retuerce, que nació en el montón de estiércol? Hoy, que eres afortunada de disfrutar estas bendiciones celestiales, es porque Dios está haciendo una excepción al elevarte y no por tu “linda cara”; ¿todavía no tienes claro de dónde viniste? A la mención de la vida te callas la boca y no dices nada, eres como los pollos de madera, aun así, ¿todavía tienes el descaro de ponerte maquillaje? ¿Todavía piensas en polvearte la cara? Y ved a los playboys entre vosotros, son tan caprichosos, pasan todo el día estando por ahí, una expresión despreocupada en sus caras. Son mal portados a donde quiera que van, ¿hay algo humano en ellos? ¿A qué es lo que cada uno de vosotros, seáis hombres o mujeres, dedicáis vuestra atención todo el día? ¿Sabéis de quién dependéis para comer? Mira tu ropa, mira lo que has cosechado en tus manos, frota tu vientre, ¿cuál es el fruto del precio de la sangre y el sudor que has pagado? Todavía piensas en ir de paseo, todavía piensas en adornar tu hedionda carne, ¡cuál es el valor en esto! Se te pide que seas normal, pero hoy no sólo no eres normal, eres lo contrario. ¿Cómo se atreve tal persona a venir delante de Mí? Con una humanidad como esta, pavoneándote y revelando tu carne, viviendo siempre entre la lujuria de la carne, ¿no eres el descendiente de los demonios inmundos y los malos espíritus? ¡No le permitiré a un demonio tan inmundo permanecer por mucho tiempo! Y no pienses que no sé lo que piensas en tu corazón. Puedes mantener a raya tu lujuria y tu carne, pero, ¿no podría Yo saber los pensamientos en tu corazón y todo lo que tus ojos desean? ¿Vosotras jóvenes damas no os hacéis hermosas como una flor con el fin de hacer ostentación de vuestra carne? ¿Qué beneficio son los hombres para vosotras? ¿Pueden verdaderamente salvaros del mar de aflicción? Y todos vosotros playboys os vestís para que parezcáis caballerosos y distinguidos, ¿no es con el fin de presumir vuestros aspectos? ¿Y para quién estáis haciendo esto? ¿Qué beneficio son las mujeres para vosotros? ¿No son el origen de vuestro pecado? Vosotros hombres y mujeres, os he dicho muchas palabras, sin embargo habéis cumplido con sólo unas pocas de ellas. Vuestros oídos están pesados, vuestros ojos se han ido apagando y vuestros corazones están duros, tal que no hay nada sino lujuria en vuestros cuerpos; estáis atrapados en ello, incapaces de escapar. ¿Quién quiere ir a cualquier parte cerca de vosotros gusanos, retorciéndoos en la inmundicia? No olvidéis que no sois nada más que aquellos a los que he levantado del montón de estiércol, que originalmente no poseíais la humanidad normal. Lo que pido de vosotros es la humanidad normal que originalmente no poseíais; no pido que pavoneéis vuestra lujuria o que deis rienda suelta a vuestra carne rancia, que ha sido entrenada por el diablo por tantos años. Cuando os vestís así, ¿no tenéis miedo de que cada vez quedéis más profundamente atrapados? ¿No sabéis que originalmente erais de pecado? ¿No sabéis que vuestros cuerpos están llenos de lujuria? Es tal que vuestra lujuria incluso se filtra por vuestra ropa, revelando vuestro estado como un demonio insoportablemente horrible e inmundo. ¿No es esto lo que es lo más claro de todo para vosotros? Vuestros corazones, vuestros ojos, vuestros labios, ¿no han sido todos contaminados por los demonios inmundos? ¿No están inmundos? Piensas que en tanto que no hagas nada inmoral,[a] eres el más santo; piensas que vestirte de forma encantadora puede cubrir vuestras sórdidas almas, ¡no hay posibilidad de eso! Os aconsejo ser más realistas: No seáis fraudulentos y falsos y no os pavoneéis. ¡Presumís vuestra lujuria el uno al otro, pero todo lo que conseguiréis es sufrimiento eterno y castigo despiadado! ¿Qué necesidad tienes de coquetear el uno con el otro y de estar enamorado? ¿Es esta vuestra rectitud? ¿Os hace esto honrados? Detesto a aquellos entre vosotros que practicáis la medicina de brujería y os involucráis en la hechicería, detesto a los hombres y mujeres jóvenes entre vosotros que aman su propia carne. Mejor os deberíais refrenar porque hoy pido que poseas la humanidad normal, no que hagas alarde de tu lujuria. ¡Siempre aprovecháis cualquier oportunidad que podáis porque vuestra carne es demasiado abundante y vuestra lujuria demasiado grande!

Externamente, has arreglado tu vida de humanidad muy bien, pero cuando se te pide que hables del conocimiento de vida, no tienes nada que decir, y en esto estás empobrecido. ¡Te debes equipar con la verdad! Tu vida de humanidad ha cambiado para bien y la vida dentro de ti también lo hará, cambiando tus pensamientos y transformando tus opiniones en la creencia en Dios, cambiando el conocimiento y el pensamiento dentro de ti y cambiando el conocimiento de Dios dentro de tus concepciones. Mediante el trato, la revelación y la provisión, poco a poco cambias tu conocimiento de ti mismo, tu existencia y la creencia en Dios, permitiéndole a tu conocimiento ser puro. De esta manera, los pensamientos dentro del hombre cambiarán, la manera en la que ve las cosas cambiará y su panorama mental cambiará. Sólo entonces habrá cambiado su carácter de vida. No se te pide que pases todo el día leyendo libros o aseando tu cuarto o lavando ropa y limpiando. Naturalmente, no debe haber problemas con tu humanidad normal, esto es lo mínimo que se requiere. Cuando salgas, todavía debes tener algo de discernimiento y racionalidad pero lo que es más importante es que estés equipado con la verdad de la vida. Cuando se habla de las cosas que tienen que ver con el espíritu, eres susceptible de ignorar los asuntos de la humanidad; eso está mal. Cuando te equipes con relación a la vida, debes ser capaz de hablar del conocimiento de Dios, de tus opiniones sobre la existencia y, en particular, de tu conocimiento de la obra hecha por Dios durante los últimos días. Ya que buscas la vida, te debes equipar con estas cosas. Cuando comas y bebas las palabras de Dios, las debes medir contra tu propio estado real. Es decir, después de que descubras las deficiencias en ti mismo durante tus experiencias reales, debes ser capaz de encontrar una senda para practicar y dar la espalda a tus motivaciones y concepciones que están mal. Si siempre te esfuerzas en esto, y tu corazón siempre está enfocado en estas cosas, tendrás una senda para seguir, no te sentirás vacío y así podrás mantener un estado normal. Sólo entonces serás alguien que está agobiado por tu propia vida y sólo entonces serás alguien que tiene fe. ¿Por qué, después de leer las palabras de Dios, las personas no las pueden poner en práctica? ¿No es porque no pueden captar lo que es clave? ¿No es porque están jugueteando con la vida? Que no puedan captar lo que es clave, y que no tengan ninguna senda para practicar, se debe a que son incapaces de medirlas contra su propio estado y son incapaces de dominar su propio estado. Algunas personas dicen: Las he medido contra mi estado, sé que soy corrupto y de un pobre calibre, pero soy incapaz de satisfacer la voluntad de Dios. En esto, sólo has visto la superficie; cómo hacer a un lado los disfrutes de la carne, cómo hacer a un lado la justicia propia, cómo cambiarte, cómo entrar en estas cosas, cómo mejorar tu calibre, desde qué aspecto empezar, esto es todo lo que es real. Sólo captas unas cuantas cosas externas, sólo sabes que eres realmente muy corrupto. Cuando te encuentras con tus hermanos y hermanas, hablas acerca de qué corrupto eres, y parece que sabes esto y que estás agobiado por tu vida. De hecho, no has cambiado, lo que prueba que no has encontrado la senda para practicar. Si estás liderando una iglesia, cuando señales el estado de los hermanos y hermanas en la iglesia, puedes decir: “En ninguna parte está más atrasado que aquí; ¡vosotras las personas sois desobedientes!” En cuanto a en qué son desobedientes y atrasados, debes hablar de sus manifestaciones, de su estado desobediente y comportamiento desobediente, y convencerlos totalmente. Debes hablar de hechos y dar ejemplos para explicar el problema y también debes ser capaz de hablar de cómo realmente separarse de este comportamiento rebelde y debes señalar la senda para practicar. ¡Sólo entonces lograrás convencerlos! Si sólo dices, “No quiero visitar este lugar; nadie está más atrasado que vosotros, sois demasiado rebeldes,” entonces, cuando hables de esta manera, después de escuchar ninguno de ellos tendrá una senda, y así, ¿cómo guiarás a las personas? Debes hablar de su estado real y de sus manifestaciones reales; sólo entonces tendrás una senda para practicar y sólo entonces tendrás realidad.

Hasta el día de hoy, muchas verdades se han difundido. Pero tienes que unir los puntos; Debes ser capaz de concluir cuántas verdades hay. Qué aspectos de la humanidad normal debe uno poseer, los aspectos principales de los cambios a la disposición de la propia vida, la profundización de las visiones, cuáles de los medios erróneos de conocer y experimentar de las personas a través de las eras has llegado a entender, sólo habrás entrado al camino correcto cuando seas capaz de diferenciar y saber estas cosas. Las personas de la religión adoran la Biblia como si fuera Dios. En particular, consideran los Cuatro Evangelios del Nuevo Testamento como las cuatro caras de Jesús. También, hay la charla de la Trinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Estas son las más absurdas de todas. Todos vosotros debéis verlas claramente y, además, debéis conocer la esencia de Dios hecho carne y la obra de los últimos días. También están aquellos viejos métodos de práctica: vivir en el espíritu, ser llenos con el Espíritu Santo, estar resignados frente a la adversidad, someterse a la autoridad, también debes conocer estas falacias y desviaciones relacionadas con la práctica; debes saber[b] cómo practicaban antes las personas y cómo deben practicar las personas hoy. Cómo los obreros deben cooperar los unos con los otros en las iglesias, cómo hacer a un lado la justicia propia y no confiar en el estatus, cómo los hermanos y hermanas se deben llevar con los demás, cómo establecer relaciones normales con otras personas y con Dios, cómo lograr la normalidad en la vida humana, qué deben poseer las personas en su vida espiritual, cómo deben comer y beber las palabras de Dios, qué se relaciona con el conocimiento y qué concierne a las visiones, cuál es la senda para practicar, ¿no se ha hablado de todas estas cosas? Estas palabras están abiertas a los que buscan y a nadie se le da un trato preferencial. Hoy, debéis cultivar la habilidad para vivir independientemente. Si siempre posees la mentalidad de dependencia, entonces en el futuro, cuando no haya nadie que te guíe, pensarás en estas palabras Mías. En tiempos de tribulación, no es posible llevar la vida de la iglesia: Los hermanos y hermanas son incapaces de reunirse, la mayoría de ellos están por su cuenta y sólo pueden tener comunión con las personas de un lugar y así tu estatura presente no es suficiente. En medio de la tribulación, a muchos les será difícil permanecer firmes. Sólo aquellos que conocen el camino de la vida y están equipados con la verdad son capaces de seguir progresando y alcanzar la santidad. No es fácil para ti experimentar tribulación; si piensas que sólo toma unos cuantos días superar la tribulación, ¡entonces eres demasiado simple en tu pensamiento! Crees que por comer y beber ciegamente las palabras de Dios, cuando llegue el momento, podrás permanecer firme, ¡ese no es el caso! Si no sabes estas cosas de fondo, eres incapaz de captar lo que es clave y no tienes ninguna senda para practicar, entonces cuando llegue el tiempo y algo te suceda, estarás confundido, no superarás la tentación de Satanás ni el comienzo del refinamiento. Si no hay verdad en ti y te hacen falta visiones, entonces cuando el tiempo llegue no te podrás detener de colapsar; en ese momento renunciarás a toda esperanza y dirás, “¡Bueno, de cualquier manera voy a morir, bien podría ser castigado hasta el final! No me importa, sea castigo o ir al lago de fuego, ambos los acepto, ¡tomaré las cosas como vengan!” Es como durante el tiempo de los hacedores de servicio: Las personas pensaban que[c] ya que eran hacedores de servicios, ya no tenían que buscar la vida y que estaba bien fumar y tomar. Ver televisión, ver películas, todo lo hacían. Cuando el ambiente es hostil, si no puedes vencerlo, abandonarás toda esperanza tan pronto como te dejes llevar un poco. De esta manera, sin que te des cuenta, serás tomado cautivo por Satanás. Si no puedes vencer la influencia de Satanás, serás tomado cautivo por Satanás y otra vez serás consignado a la destrucción. En consecuencia, hoy te debes equipar, debes ser capaz de vivir independientemente y cuando leas las palabras de Dios debes ser capaz de buscar una senda para practicar. Si nadie viene a la iglesia a trabajar, todavía tienes una senda que seguir, debes poder encontrar tus deficiencias y encontrar las verdades que debes poner en práctica y con las que te debes equipar. Después de venir a la tierra, ¿acompañará Dios para siempre al hombre? En sus concepciones, algunas personas creen esto: Si no nos haces hasta cierto punto, Tu trabajo no se puede considerar terminado porque Satanás Te acusa. Te digo, cuando haya terminado de hablar Mis palabras es cuando he completado con éxito Mi obra. Siempre y cuando Mis declaraciones hayan terminado, Mi obra habrá sido terminada. El final de Mi obra es prueba de la derrota de Satanás y como tal se puede decir que ha sido lograda con éxito, sin ninguna de las acusaciones de Satanás. Pero cuando Mi obra haya terminado, si todavía no ha habido ningún cambio en vosotros, entonces personas como vosotros estáis más allá de la salvación y seréis eliminadas; no hago más obra de la que se necesita. No es el caso que terminaré Mi obra en la tierra cuando hayas sido conquistado hasta cierto punto, cuando todos vosotros tengáis un conocimiento claro, tu calibre haya mejorado y des testimonio tanto dentro como fuera. ¡Eso sería imposible! Hoy, la obra que hago en vosotros es con el fin de guiaros a una vida normal y con el fin de introducir una nueva era y dirigir una nueva obra. Esta obra, que se hace paso a paso, se lleva a cabo entre vosotros directamente: Sois enseñados cara a cara, tomados de la mano; os digo cualquier cosa que no entendáis, otorgándoos todo lo que os falta. Se puede decir que, para vosotros, toda esta obra es la provisión de vida para vosotros y os guía a una vida de humanidad normal; es exclusivamente para proporcionar la vida de un grupo de personas durante los últimos días. Para Mí, toda esta obra es con el fin de terminar la era e introducir una nueva era; cuando se trata de Satanás, Dios se hizo carne con el fin de derrotarlo. La obra que yo hago entre vosotros ahora es la provisión de hoy y la salvación oportuna, pero durante estos pocos años cortos, os diré todas las verdades, el camino de vida e incluso la obra del futuro y será suficiente para vosotros experimentar normalmente en el futuro. Todas las palabras que hablo son Mi única exhortación para vosotros. No hago ninguna otra exhortación: hoy, todas las palabras que os hablo son Mi exhortación para vosotros porque hoy no tenéis ninguna experiencia de muchas de las palabras que hablo y no entendéis el significado interno de estas palabras. Un día, vuestras experiencias fructificarán tal como lo he dicho hoy. Estas palabras son vuestras visiones de hoy y son de lo que dependeréis en el futuro, son la provisión de vida hoy y la exhortación del futuro y no hay mejor exhortación. Esto es porque el tiempo que tengo para obrar en la tierra no es tan largo como el tiempo que vosotros tenéis para experimentar Mis palabras; Yo solamente completo Mi obra, mientras que vosotros buscáis la vida, lo que implica un largo viaje de vida. Sólo después de experimentar muchas cosas podréis obtener completamente el camino de vida, sólo entonces podréis llegar a comprender el significado interno de las palabras que hablo hoy. En vuestras manos, vosotros tenéis Mis palabras, habéis recibido todas Mis comisiones, habéis sido comisionados de todo lo que debíais. Independientemente de qué tan grande se logre un efecto, cuando la obra de la palabra haya llegado a su fin, la voluntad de Dios se ha llevado a cabo. No es como imaginas que debes ser cambiado hasta cierto punto; Dios no actúa de acuerdo con tus concepciones.

Las vidas de las personas no crecen en sólo un par de días. Pueden tener muchas cosas que comer y beber cada día, pero eso no es suficiente, deben experimentar un periodo de crecimiento en sus vidas, este es un proceso necesario. Con el calibre que las personas tienen hoy, ¿cuánto pueden crecer sus vidas? Dios obra de acuerdo con las necesidades de las personas, haciendo demandas adecuadas basadas en su calibre inherente. Supón que esta obra se llevara a cabo entre un grupo de personas de un calibre más alto: Sus declaraciones serían más altas que aquellas entre vosotros, las visiones serían más altas y las verdades incluso más altas. Las palabras de Dios tendrían que ser más severas y más capaces de proveerle al hombre y revelar los misterios. Al hablar entre ellos, Dios les proveería de acuerdo a sus necesidades. Hoy, las demandas que se hacen de vosotros se puede decir que son las demandas más altas posibles de vosotros; si esta obra se llevara a cabo en aquellos de un calibre más alto, entonces las demandas serían todavía más altas. Toda la obra de Dios se lleva a cabo basada en el calibre inherente de las personas. Hoy, no hay nada más alto que la medida en la que Dios ha cambiado y conquistado a las personas. No uséis vuestras propias concepciones para medir los efectos de esta etapa de la obra. Debéis ser claros acerca de lo que inherentemente poseéis y no debéis mirar a vosotras las personas como demasiado altas; originalmente, ninguno de vosotros buscabais la vida, erais mendigos que vagabais por las calles. Para que Dios os moldee en la medida que imagináis, donde todos vosotros os postréis en el suelo completamente convencidos, como si hubierais visto una gran visión, ¡eso sería imposible! Esto es porque nadie que no haya visto señales puede creer totalmente las palabras que digo. Las podríais examinar de cerca, pero todavía no las creeríais completamente; ¡esta es la naturaleza del hombre! En los que buscan, habrá algunos cambios, mientras que la fe de aquellos que no, disminuirá e incluso podría desaparecer. El gran problema con vosotros es que no podéis creer completamente sin haber visto el cumplimiento de las palabras de Dios y no sois reconciliados sin haber visto las señales. Antes de tales cosas, ¿quién podría ser infaliblemente leal a Dios? En consecuencia, digo que no creéis en Dios, sino en las señales. Hasta el día de hoy, he hablado claramente de varios aspectos, preparando todos los aspectos de la verdad y estas verdades también se pueden servir entre ellas. Así, debes ponerlas ahora en práctica: Hoy te muestro la senda, y en el futuro, las debes poner en práctica tú mismo. Hoy, las palabras que hablo hacen demandas de las personas basadas en sus circunstancias reales y Yo obro basado en sus necesidades y las cosas dentro de ellas. El Dios práctico ha venido a la tierra a hacer la obra práctica, obrar de acuerdo con las circunstancias y necesidades reales de las personas; Él no es irrazonable. Y cuando Dios actúa, Él no coacciona a las personas. Por ejemplo, si te casas debe ser de acuerdo a tu propia situación real; la verdad se te ha hablado claramente y Yo no te reprimo. Algunas familias oprimen a las personas al punto que son incapaces de creer en Dios a menos que se casen, así que el matrimonio, por el contrario, es para su ventaja. Para algunas personas, el matrimonio no sólo no aporta ningún beneficio, sino que les cuesta lo que originalmente tenían. Esto debe depender de tus circunstancias reales y tu propia determinación. No vengo con reglas por las cuales hacer demandas de vosotros. Muchas personas siempre dicen, “Dios es real, Su obra se basa en la realidad y se lleva a cabo de acuerdo a nuestras circunstancias reales”, pero, ¿sabes lo que lo hace real? ¡No hables palabras vacías todo el día! La obra de Dios es real, y basada en la realidad, no involucra ninguna doctrina, se libera en su totalidad y toda está abierta y sin disfraz. ¿Qué cubren estos principios? ¿Puedes decir a cuál de la obra de Dios se aplica esto? Debes hablar de los detalles y debes tener experiencia y debes dar testimonio en varios aspectos. Sólo cuando este aspecto te es particularmente claro y lo conoces estarás calificado para hablar estas palabras. Si alguien te pregunta: ¿Qué obra en la tierra tiene que hacer el Dios práctico hecho carne? ¿Por qué lo llamáis el Dios práctico? ¿Qué implica “práctico”? ¿Puedes hablar de Su obra práctica, de qué incluye específicamente? Jesús fue Dios hecho carne y el Dios práctico también es Dios hecho carne, ¿cuál es la diferencia entre Ellos? ¿Y cuáles son las similitudes? ¿Qué obra han hecho? ¿Puedes decir? ¡Todo esto es dar testimonio! No te confundas con estas cosas. Hay otros que dicen: “La obra del Dios práctico es real, Él nunca muestra señales y maravillas”. ¿Realmente no muestra señales y maravillas? ¿Realmente sabes esto? ¿Sabes cuál es Mi obra? Se dijo que las señales y maravillas no se mostrarían pero, ¿no son señales la obra que Él hace y las palabras que Él habla? Se dijo que las señales y maravillas no se mostrarían pero eso depende, depende de a quién fueron dichas estas palabras. Sin ir a la iglesia, Él ha puesto al descubierto los estados de las personas, y sin llevar a cabo ninguna otra obra, sólo hablando, Él ha estimulado a las personas hacia adelante, ¿no son estas señales? Con sólo hablar palabras, Él ha conquistado a las personas, y sin perspectivas ni esperanzas, las personas todavía siguen felizmente, ¿no son estas señales? Cuando Él habla, Sus palabras ponen a las personas de cierto humor, uno en el que se pueden sentir ya sea gozosas o melancólicas, refinadas o castigadas. Con sólo unas cuantas palabras hirientes, Él trae castigo sobre las personas, ¿no es esto sobrenatural? ¿Podría una persona hacer tal cosa? Leíste la Biblia por todos esos años, pero no entendiste nada, no viste nada y fuiste incapaz de separarte de aquellos métodos de creencia anticuados y tradicionales y no pudiste llegar a entender la Biblia. Sin embargo, Él puede ver a través de la Biblia, ¿no es esto algo sobrenatural? Si no hubiera nada sobrenatural acerca de Dios cuando Él vino a la tierra, ¿podría Él ser capaz de conquistaros? Sin Su extraordinaria obra divina, ¿quién entre vosotros sería convencido? A tus ojos, parece como si una persona normal estuviera obrando y viviendo con vosotros, Él parece tener el exterior de una persona ordinaria y normal. Lo que ves es un exterior de una humanidad normal, pero de hecho, el que obra es divino. El que obra no es de una humanidad normal, sino divino; este es Dios mismo, es sólo que Él emplea la humanidad normal para obrar, como resultado de lo cual Su obra es tanto normal como sobrenatural. La obra que Él hace no puede ser hecha por el hombre. La obra que es imposible para las personas normales es hecha por un ser extraordinario. Sin embargo, lo extraordinario es divino; no es que la humanidad sea extraordinaria, sino que la divinidad es diferente de la humanidad. El que es usado por el Espíritu Santo también es de humanidad normal y ordinaria, pero es incapaz de hacer esta obra. Aquí radica la diferencia. Podrías decir: “Dios no es un Dios sobrenatural, Él no hace nada sobrenatural. Nuestro Dios habla palabras que son prácticas y reales, ha ido real y verdaderamente a la iglesia a obrar, cada día Él nos habla cara a cara y, cara a cara, señala nuestros estados, ¡nuestro Dios es realmente real! Él vive con nosotros, todo es tan normal, no hay, simplemente, nada que muestre que Él es Dios. Incluso hay momentos en que se enoja y nosotros contemplamos la majestad de Su ira, y cuando Él sonríe, vemos Su comportamiento sonriente. Él es el Dios mismo que tiene una forma tangible, que es hecho de carne y sangre, que es real y verdadero”. Cuando das testimonio de esta manera, tu testimonio no está completo. ¿De qué ayuda sería a los demás? Si no puedes dar testimonio de la historia interior y de la sustancia de la obra de Dios mismo, ¡entonces no estás dando testimonio!

Sobre todo, dar testimonio exige que hables de tu conocimiento de la obra de Dios, de cómo Dios conquista a las personas, de cómo salva a las personas, de cómo cambia a las personas, y cómo guía a las personas para que entren, permitiéndoles ser conquistadas, ser hechas perfectas y ser salvas. Dar testimonio quiere decir hablar de Su obra y de todo lo que has experimentado. Sólo Su obra lo representa a Él y sólo Su obra puede revelar públicamente Su totalidad; Su obra da testimonio de Él. Su obra y Sus declaraciones representan directamente al Espíritu, la obra que Él hace es llevada a cabo por el Espíritu y las palabras que Él habla son habladas por el Espíritu. Estas cosas se expresan simplemente por medio de la carne encarnada de Dios; a decir verdad, son la expresión del Espíritu. La obra que Él hace y las palabras que Él habla representan Su esencia. Si, después de vestirse de carne entre el hombre, Dios no habló u obró, y después os pidió que conocieseis Su realidad, Su normalidad y Su omnipotencia ¿podrías hacerlo? ¿Podrías saber cuál es la esencia del Espíritu? ¿Serías capaz de saber cuál es Su atributo? Es sólo porque habéis experimentado cada paso de Su obra que Él os pide que deis testimonio de Él, y si no habéis experimentado esto, entonces Él no haría tales demandas de vosotros. Así, cuando des testimonio de Dios, no es dar testimonio de Su exterior de humanidad normal, sino de la obra que Él hace y la senda que Él guía, es dar testimonio de cómo has sido conquistado por Él y en qué aspectos has sido hecho perfecto. Esta es la clase de testimonio que debes dar. Si, donde quiera que vayas, clamas: ¡Nuestro Dios ha venido a obrar, Él es verdaderamente práctico! ¡Nos ha ganado sin nada sobrenatural ni ningunas señales y maravillas! Otros preguntarán: ¿Qué quieres decir cuando dices que Él no muestra señales y maravillas? ¿Te puede conquistar sin mostrar señales y maravillas? Y tú dices: Lo que Él hace es hablar. Él nos ha conquistado sin mostrar ningunas señales ni maravillas, Su obra nos ha conquistado. Al fin de cuentas, si eres incapaz de decir algo de esencia, y no puedes hablar de detalles, entonces, ¿estás dando testimonio? Cuando el Dios práctico conquista personas, son Sus palabras divinas las que conquistan a las personas. La humanidad no puede lograr esto, no es algo que cualquier simple mortal pueda lograr, e incluso aquellos entre las personas normales con el calibre más alto son incapaces de esto, porque Su divinidad es más alta que cualquier ser creado. Para las personas, esto es extraordinario; el Creador, después de todo, es más alto que cualquier ser creado. Se ha dicho que los estudiantes no pueden ser mayores que sus maestros. Los seres creados no pueden ser más altos que el Creador; si fueras más alto que Él, Él no podría conquistarte, Él puede conquistarte porque Él es más alto que tú. El que puede conquistar toda la humanidad es el Creador y nadie sino Él puede hacer esta obra. Esto es testimonio; esta es la clase de testimonio que debes dar. Has experimentado cada paso del castigo, juicio, refinamiento, pruebas, contratiempos y tribulaciones y has alcanzado la conquista y has hecho a un lado las perspectivas de la carne, tus motivaciones personales y los intereses personales de la carne, en otras palabras, los corazones de todas las personas han sido conquistados por las palabras de Dios. Aunque tu vida no ha crecido hasta el punto que Él pidió, sabes estas cosas y estás completamente convencido por lo que Él hace, ¡entonces esto es testimonio y este testimonio es real! La obra que Dios ha venido a hacer —juicio y castigo— es con el fin de conquistar al hombre, pero Él también concluye Su obra, termina la era, lleva a cabo el capítulo final de Su obra. Él termina toda la era, salva a toda la raza humana, rescata totalmente a la raza humana del pecado y gana completamente a la raza humana que Él creó. Esto es todo de lo que debes dar testimonio.

Has experimentado tanto de la obra de Dios, la has visto con tus propios ojos y la has experimentado personalmente y qué pena sería si, al final, ni siquiera puedes desempeñar la función que debes. En el futuro, cuando el evangelio sea esparcido, debes poder hablar de tu propio conocimiento, dar testimonio de todo lo que has ganado en tu corazón y no escatimar esfuerzos. Esto es lo que debe ser alcanzado por un ser creado. ¿Cuál es la importancia de esta etapa de la obra de Dios? ¿Cuál es su efecto? ¿Y qué tanto de ella se lleva a cabo en el hombre? ¿Qué deben hacer las personas? Cuando podáis hablar claramente de toda la obra hecha por Dios encarnado después de venir a la tierra, entonces vuestro testimonio estará completo. Cuando puedas hablar claramente de estas cinco cosas, la importancia, contenido, sustancia de Su obra, Su carácter representado por ella y Sus principios de la obra, entonces esto probará que eres capaz de atestiguar y que verdaderamente posees el conocimiento. Lo que pido de vosotros no es mucho y es alcanzable por todos aquellos que verdaderamente buscan. Si estás resuelto a ser uno de los testigos de Dios, debes entender lo que Dios detesta y lo que Dios ama. Has experimentado mucho de Su obra y por medio de esta obra, debes llegar a conocer Su carácter y lo que Él detesta y ama, y entender Su voluntad y Sus requerimientos para la humanidad y usar esto para dar testimonio de Él y desempeñar tu deber. Puedes decir sólo esto: “Conocemos a Dios, Su juicio y castigo son tan severos, Sus palabras son tan severas, son justas y majestuosas y son inviolables por cualquier hombre”. Pero, en última instancia, ¿proveen para el hombre? ¿Cuál es su efecto en las personas? ¿Verdaderamente sabes que esta obra es buena? ¿Pueden el juicio y el castigo de Dios revelar tu carácter? ¿Pueden revelar tu desobediencia? ¿Son capaces de expulsar esas cosas dentro de ti? ¿En qué te convertirías sin el juicio y el castigo de Dios? ¿Verdaderamente sabes qué tan corrompido has sido por Satanás? Con todo esto es con lo que deberíais equiparos y conoced hoy.

Ahora no es el tiempo para la clase de fe en Dios que existe en vuestra imaginación: No es el caso que sólo necesitéis leer las palabras de Dios, orar, cantar, bailar, desempeñar vuestro deber y llevar una vida de humanidad normal… ¿podrían las cosas ser tan simples? Lo que es clave es el efecto, no cuántas cosas haces, sino ¿cómo puedes realmente lograr el mejor efecto? Puedes ser capaz de hablar de un poco de conocimiento mientras sostienes un libro, pero cuando lo dejas, no tienes ningún conocimiento; sólo eres capaz de hablar palabras y doctrinas y no tienes el conocimiento de la experiencia. Hoy, debes captar lo que es clave, ¡esta es una parte crucial de la entrada a la realidad! Antes de cualquier otra cosa, haz el siguiente entrenamiento: Primero lee las palabras de Dios, enfréntate con los términos espirituales dentro de ellas, encuentra las visiones clave dentro de ellas, identifica las partes de la senda de práctica y ponlos todos juntos. Busca todos y cada uno de ellos y entra en ellos durante tus experiencias. Estas son las cosas clave que debes captar. Una de las prácticas más cruciales al comer y beber las palabras de Dios es, después de leer una de las declaraciones de Dios, ser capaz de ubicar las partes clave concernientes a las visiones y también ser capaz de ubicar las partes clave con relación a la práctica, usar las visiones como la base y la práctica como la guía en tu vida. Esto es todo lo que os falta más que nada y también es el gran problema con vosotros, en vuestros corazones rara vez ponéis atención a esto. Todos vosotros tenéis el siguiente estado: flojos, desmotivados, no dispuestos a pagar un precio o esperar pasivamente. Algunas personas incluso hacen quejas; no entienden las metas y la importancia de la obra de Dios y les es difícil buscar la verdad. Tales personas detestan la verdad y, al fin de cuentas, serán eliminadas. Ninguna de entre ellas puede ser hecha perfecta y ninguna será salvada. Si las personas no tienen un poco de resolución para resistir la influencia de Satanás, ¡no hay nada que se pueda hacer por ellas!

Si vuestra búsqueda ha sido eficaz se mide basada en vuestra búsqueda hoy y en lo que poseéis en el presente. Esto es lo que se usa para determinar vuestro fin, lo que quiere decir, vuestro fin se muestra en el precio que habéis pagado y en las cosas que habéis hecho. Vuestro fin será revelado por vuestra búsqueda, vuestra fe y lo que habéis hecho. Entre vosotros, hay muchos que ya están más allá de la salvación, porque hoy es el tiempo de revelar el fin de las personas y no haré la obra neciamente, guiando a los que no pueden ser salvos a la siguiente era. Habrá un tiempo cuando Mi obra termine. No obraré en aquellos cadáveres hediondos y sin espíritu que no pueden ser salvos; hoy es el tiempo de los últimos días de la salvación del hombre y no haré ninguna obra que no tenga utilidad. No protestes airadamente contra el cielo y la tierra, el fin del mundo viene y es inevitable; las cosas han llegado hasta este punto y no hay nada que tú como un hombre puedas hacer para detenerlas, no las puedes cambiar a voluntad. Ayer, no pagaste un precio ni buscaste ni fuiste leal. Hoy, el tiempo ha llegado, estás más allá de la salvación y mañana serás eliminado. No hay margen para que seas salvo. Aunque Mi corazón es suave y hago Mi mejor esfuerzo para salvarte, si no luchas y si no piensas por ti mismo, ¿qué tiene esto que ver Conmigo? Aquellos que sólo piensan en su carne y les gusta la comodidad, aquellos cuya fe es ambigua, aquellos que se involucran en la medicina de brujería y la hechicería, aquellos que son promiscuos y andrajosos y harapientos, aquellos que le roban los sacrificios a Jehová y las posesiones de Él, aquellos que aman los sobornos, aquellos que ociosamente sueñan con ir al cielo, aquellos que son arrogantes y engreídos y sólo luchan por la fama personal y la fortuna, aquellos que esparcen palabras impertinentes, aquellos que blasfeman contra Dios mismo, aquellos que no hacen nada sino hacer juicios contra Dios mismo y lo vilipendian, aquellos que se agrupan con otros y tratan de volverse independientes, aquellos que se exaltan más alto que Dios, aquellos hombres y mujer jóvenes frívolos y hombres y mujeres de edad media y avanzada que son atrapados en el vicio, aquellos hombres y mujeres que disfrutan de la fama personal y la fortuna y buscan el estatus personal entre los demás, aquellas personas impenitentes que están atrapadas en el pecado, ¿no están todos más allá de la salvación? Libertinaje, pecaminosidad, medicina de brujería, hechicería, obscenidad y palabras impertinentes, todos desenfrenados entre vosotros, las palabras de verdad y vida son pisoteadas entre vosotros y el lenguaje santo es profanado entre vosotros. ¡Vosotros prole de gentiles, hinchados de inmundicia y desobediencia! ¿En dónde terminaréis? ¿Cómo se atreven a seguir viviendo aquellos que aman la carne, que cometen actos malvados de la carne y están atrapados en libertinajes? ¿No sabes que tales personas como vosotros sois gusanos que estáis más allá de la salvación? ¿Qué os califica para demandar esto y aquello? A la fecha no ha habido el menor cambio en aquellos que no aman la verdad y sólo aman la carne, así que, ¿cómo pueden tales personas ser salvas? Incluso hoy, aquellos que no aman el camino de vida, que no exaltan a Dios y no dan testimonio de Él, que planean por el bien de su propio estatus, que se ensalzan, ¿no siguen siendo los mismos? ¿Dónde está la valía en salvarlos? Si el hombre puede ser salvo no depende de qué tan bien calificado estés o cuántos años has estado trabajando, mucho menos en cuántas credenciales tienes. Depende de si ha habido algún efecto en tu búsqueda. Debes saber que los que son salvados son los árboles que dan fruto, no los árboles que tienen un follaje exuberante y abundantes flores pero no dan fruto. Incluso si has pasado muchos años vagando por las calles, ¿entonces qué? ¿Dónde está tu testimonio? Tu reverencia por Dios es mucho más baja que tu amor por ti mismo y tus deseos lujuriosos, ¿no es alguien así un degenerado? ¿Cómo podrías ser un espécimen y modelo de salvación? ¡Tu naturaleza es inalterable, eres demasiado rebelde, no puedes ser salvo! ¿Tales personas no serán eliminadas? ¿El tiempo cuando Mi obra termine no es el tiempo cuando llegará tu último día? He hecho tanta obra y he hablado tantas palabras entre vosotros, ¿qué tanto de esto ha entrado en vuestros oídos? ¿Qué tanto de esto habéis alguna vez obedecido? Cuando Mi obra termine también será cuando dejes de oponerte a Mí y de estar contra Mí. Durante el tiempo de Mi obra, siempre actuáis contra Mí, nunca cumplís con Mis palabras. Hago Mi obra y tú haces tu propia obra, haces tu propio reinito, vosotros jauría de zorras y perros, ¡todo lo que hacéis es contra Mí! Siempre estáis tratando de traer a vuestro abrazo a aquellos que sólo os aman, ¿dónde está vuestra reverencia? ¡Todo lo que hacéis es engañoso! ¡No tenéis obediencia ni reverencia, todo lo que hacéis es engañoso y blasfemo! ¿Pueden tales personas ser salvadas? Los hombres sexualmente inmorales y lascivos siempre quieren atraer hacia ellos, para su propio “placer”, a esas rameras coquetas. No salvaré a tales demonios sexualmente inmorales, os odio demonios inmundos, vuestra lascivia y coquetería os han sumergido en el infierno, ¿qué tenéis que decir por vosotros mismos? ¡Vosotros demonios inmundos y espíritus malvados sois tan atroces! ¡Sois repugnantes! ¿Cómo puede ser salva esa basura? ¿Podrían ser salvos aquellos todavía atrapados en el pecado? Estas verdades, este camino y esta vida no tienen ningún atractivo para vosotros; sois atraídos a la pecaminosidad, al dinero, a la posición, a la fama y la ganancia, a los disfrutes de la carne, a la guapura de los hombres y a la coquetería de las mujeres. ¿Qué os califica para entrar a Mi reino? Vuestra imagen es incluso mayor que Dios, vuestro estatus es mayor que Dios, por no decir nada de vuestro prestigio entre los hombres, os habéis convertido en un ídolo que las personas adoran. ¿No te has convertido en el arcángel? Cuando se revele el fin de las personas, que es también cuando la obra de salvación se acerque a su fin, muchos de vosotros seréis cadáveres que estáis más allá de la salvación y debéis ser eliminados. Durante la obra de salvación, soy benigno y bueno hacia todas las personas. Cuando la obra termine, se revelará el final de los diferentes tipos de personas y en ese momento no seré benigno ni bueno, porque el final de las personas habrá sido revelado, cada una habrá sido clasificada de acuerdo a la especia y no tendrá sentido hacer más obra de salvación. Es simplemente porque la era de salvación habrá pasado; ya que habrá pasado, no regresará otra vez.

Notas al pie:

a. El texto original omite “inmoral”.

b. El texto original omite “debes saber”.

c. El texto original omite “Las personas pensaban que”.