Capítulo 7

El surgimiento de ambientes a nuestro alrededor apresura nuestro retiro hacia el espíritu. No actúes con un corazón endurecido, no ignores si el Espíritu Santo está o no preocupado, y no trates de ser listo. No seas complaciente ni satisfecho de ti mismo ni des demasiada importancia a tus propias dificultades. Lo único que hay que hacer es adorar a Dios en espíritu y en verdad. No se pueden dejar atrás las palabras de Dios ni hacer oídos sordos a ellas; debes entenderlas cuidadosamente, repetir tus oracioneslecturas, y entender la vida dentro de las palabras. No te dediques a la futilidad engulléndolas sin darte el tiempo de digerirlas. ¿Confías en las palabras de Dios en todo lo que haces? No fanfarronees como un niño para luego confundirte cada vez que surja un problema. Debes ejercitar el espíritu cada hora de cada día; no relajarte ni siquiera por un momento. Debes tener un espíritu agudo. No importa con quién o con qué puedas toparte, si vienes ante Dios, tendrás un camino para seguir. Debes comer y beber las palabras de Dios todos los días, comprender su significado sin ser negligente, hacer más esfuerzo, hacer las cosas bien hasta el último detalle y equiparte con la verdad completa para evitar entender mal la voluntad de Dios. Debes ampliar tu esfera de experiencia y enfocarte en experimentar las palabras de Dios. A través de la experiencia lograrás estar más seguro de Dios; sin experiencia, el afirmar que se está seguro de Él no es más que un montón de palabras vacías. ¡Debemos estar lúcidos! ¡Despertemos! Ya no hay que ser flojos; si haces las cosas de manera descuidada sin esforzarte por progresar, entonces realmente eres muy ciego. Debes concentrarte en la obra del Espíritu Santo, escuchar atentamente la voz del Espíritu Santo, abrir los oídos a las palabras de Dios, atesorar el tiempo que te queda y pagar el precio, sea cual sea. Cuando tienes acero, úsalo para lo que sirve, para hacer una fuerte hoja; agarra bien lo crucial y céntrate en practicar las palabras de Dios. Si has abandonado las palabras de Dios, no importa qué tan bien vivas exteriormente, todo será inútil. Practicar meramente con palabrerías es inaceptable para Dios, el cambio debe venir a través de tu comportamiento, tu carácter, tu fe, tu coraje y tu intuición.

¡El tiempo está tan cerca! ¡Incluso las mejores cosas del mundo deben ser desechadas! Ninguna dificultad ni peligro nos puede amedrentar ni abrumarnos, aunque el cielo cayera sobre nosotros. Sin este tipo de determinación, será simplemente demasiado difícil que te conviertas en alguien transcendente. Aquellos que son débiles de corazón y que se aferran a la vida no son dignos de estar delante de Dios.

Dios Todopoderoso es un Dios práctico. No importa cuán ignorantes podamos ser, Él aún tendrá piedad de nosotros, Sus manos de seguro nos salvarán y Él igual nos completará. Mientras tengamos un corazón que realmente anhele a Dios, mientras que sigamos de cerca y no nos desanimemos, y busquemos con un sentido de urgencia, entonces Él de seguro no tratará a ninguno de nosotros injustamente; Él definitivamente nos dará todo aquello que nos falta y Él nos satisfará. Todo esto es la bondad de Dios Todopoderoso.

Si alguien es glotón y perezoso, lleva una vida de tener siempre el estómago lleno y es indiferente a todo, le resultará difícil evitar sufrir la pérdida. ¡Dios Todopoderoso domina todas las cosas e incidentes! Mientras lo admiremos de corazón en todo momento y entremos en el espíritu y nos comuniquemos con Él, entonces nos mostrará todas las cosas que buscamos, y de seguro Su voluntad nos será revelada. Nuestros corazones entonces estarán alegres y en paz, firmes con perfecta claridad. Es crucial poder actuar según Sus palabras; sólo ser capaz de captar Su voluntad y vivir en dependencia de Sus palabras cuenta como experiencia verdadera.

Sólo si comprendemos las palabras de Dios podrá la verdad de las palabras de Dios entrar en nosotros y convertirse en nuestra vida. Sin ninguna experiencia práctica, ¿cómo puedes entrar en la realidad de las palabras de Dios? Si no puedes recibir las palabras de Dios como tu vida, tu carácter no podrá cambiar.

¡La obra del Espíritu Santo avanza ahora aceleradamente! Si no la sigues de cerca y recibes entrenamiento, será difícil mantenerte al ritmo del Espíritu Santo a medida que avanza con determinación. Apresúrate a hacer un cambio radical para no ser pisoteado por Satanás y entrar en el lago de fuego y azufre del cual no hay escapatoria. Ve ahora y busca lo mejor que puedas, para no ser dejado de lado.

Anterior: Capítulo 6

Siguiente: Capítulo 8

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 28

Cuando vine de Sion, todas las cosas me esperaban y, cuando regresé a Sion, todos los hombres me recibieron. Conforme iba y venía, Mis...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro