App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 15

La aparición de Dios ya ha surgido en todas las iglesias. Es el Espíritu quien habla, Él es un fuego abrasador, Él lleva majestad y está juzgando; Él es el Hijo del Hombre, vestido con una túnica que llega hasta Sus pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y Sus cabellos son blancos como la lana, y Sus ojos son como llamas de fuego; y Sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgentes como en un horno; y Su voz como el sonido de muchas aguas. ¡Tiene en Su diestra siete estrellas, una espada de dos filos en Su boca y Su rostro es como el sol cuando resplandece en su fuerza!

El Hijo del hombre ha sido testificado, Dios mismo ha sido revelado abiertamente, la gloria de Dios se ha emitido, ¡como el sol cuando resplandece en su fuerza! El rostro glorioso de Dios brilla resplandecientemente; ¿los ojos de quién osan tratarlo con desafío? ¡El desafío significa muerte! No existe la más mínima pizca de misericordia en nada de lo que pensáis en vuestro corazón, en ninguna palabra que pronunciáis ni en nada de lo que hacéis. Todos llegaréis a entender y a ver lo que habéis obtenido: ¡nada excepto Mi juicio! ¿Acaso puedo tolerar cuando no ponéis vuestro esfuerzo en comer y beber Mis palabras, sino que interrumpís arbitrariamente y destruís Mi construcción? ¡Yo no seré paciente con esta clase de persona! ¡Cualquier cosa más grave y te consumirás en llamas! El Dios todopoderoso se manifiesta en un cuerpo espiritual, sin la menor pizca de carne o sangre que conecte la cabeza con los dedos de los pies. ¡Él trasciende el mundo-universo, sentado sobre el glorioso trono en el tercer cielo, administrando todas las cosas! Todas las cosas en el universo están en Mis manos. Si Yo hablo, será. Si Yo lo ordeno, así se hará. Satanás está bajo Mis pies, ¡está en el abismo sin fondo! Cuando emita Mi voz, el cielo y la tierra pasarán, y quedarán en nada. Todas las cosas serán renovadas, y esto es una verdad inmutable que sólo es del todo cierta. Yo he vencido al mundo, a todos los malos. Yo me siento aquí y os hablo; todos los que tienen oídos deberían escuchar y todos los que viven deberían aceptar.

Los días llegarán a su fin; todas las cosas del mundo quedarán en nada y todas las cosas nacerán de nuevo. ¡Recordad esto! ¡Recordadlo! ¡No puede haber ambigüedad! ¡El cielo y la tierra pasarán, pero Mis palabras no pasarán! Permitidme exhortaros una vez más: ¡No corráis en vano! ¡Despertad! ¡Arrepentíos y la salvación está cerca! Yo ya he aparecido entre vosotros y he alzado Mi voz. Mi voz ha surgido ante vosotros, cara a cara con vosotros cada día, fresca y nueva cada día. Tú me ves y Yo te veo. Te hablo continuamente, cara a cara contigo. Pero tú me rechazas, no me conoces; ¡Mis ovejas pueden oír Mi voz pero vosotros seguís dudando! ¡Vosotros dudáis! Vuestro corazón se ha engrosado, vuestros ojos están cegados por Satanás, y no podéis ver Mi rostro glorioso; ¡qué lamentable! ¡Qué lamentable!

Los siete Espíritus ante Mi trono son enviados a todos los rincones de la tierra y Yo enviaré a Mi Mensajero para hablar a las iglesias. Yo soy justo y fiel; Yo soy el Dios que examina las partes más profundas del corazón humano. El Espíritu habla a las iglesias y son Mis palabras las que fluyen desde dentro de Mi Hijo; ¡todos los que tengan oídos deben escuchar! ¡Todos los que vivan deben aceptar! Cómelas y bébelas sencillamente y no tengas dudas. ¡Todos los que obedecen y prestan atención a Mis palabras recibirán grandes bendiciones! Todos los que buscan Mi rostro con sinceridad tendrán sin duda nueva luz, nuevo esclarecimiento y nuevas perspectivas; todo será fresco y nuevo. Mis palabras se te aparecerán en cualquier momento y abrirán los ojos de tu espíritu de forma que puedas ver todos los misterios del mundo espiritual y que el reino está entre los hombres. Entra en el refugio y toda la gracia y las bendiciones estarán sobre ti, el hambre y las plagas no podrán tocarte, lobos, serpientes, tigres y leopardos no podrán hacerte daño. ¡Tú estarás conmigo y entrarás junto a Mí a la gloria!

¡Dios Todopoderoso! ¡Su cuerpo glorioso aparece abiertamente, el cuerpo santo espiritual surge y Él es el Dios mismo, totalmente completo! El mundo y la carne son transformados y Su transfiguración en el monte es la persona de Dios. Él lleva la corona de oro sobre Su cabeza; Su ropa es de un blanco puro, está ceñido por el pecho con un cinto de oro y todas las cosas del mundo son el estrado de Sus pies. Sus ojos son como llamas de fuego, la espada de dos filos está en Su boca y tiene las siete estrellas en Su diestra. El camino al reino es ilimitadamente resplandeciente y Su gloria surge y brilla; las montañas están alegres y las aguas ríen; el sol, la luna y las estrellas giran en su disposición ordenada, ¡dando la bienvenida al único Dios verdadero cuyo retorno triunfante anuncia la conclusión de Su plan de gestión de seis mil años! ¡Todos saltad y danzad con gozo! ¡Vitoread! ¡El Dios todopoderoso se sienta en Su trono glorioso! ¡Cantad! ¡El estandarte victorioso del Todopoderoso se alza bien alto sobre el majestuoso y magnífico monte Sion! ¡Todas las naciones vitorean, todos los pueblos cantan, el monte Sion ríe con alegría, la gloria de Dios ha surgido! Ni siquiera en sueños he pensado nunca que vería el rostro de Dios, pero hoy lo he visto. Cara a cara con Él cada día, le pongo al descubierto mi corazón. Él provee con abundancia todo lo que se come y se bebe. La vida, las palabras, las acciones, los pensamientos, las ideas; Su gloriosa luz los ilumina a todos. Él guía cada paso del camino y si cualquier corazón es rebelde, Su juicio sobrevendrá de inmediato.

Comer junto a Dios, permanecer juntos, vivir juntos, estar junto a Él, caminar juntos, disfrutar juntos, obtener gloria y bendiciones juntos, compartir el reinado con Dios y estar juntos en el reino; ¡oh qué placer! ¡Oh cuán dulce! Cara a cara cada día, hablando cada día, conversando constantemente, teniendo un nuevo esclarecimiento y nuevas perspectivas cada día. Nuestros ojos espirituales se abren y lo vemos todo, todos los misterios del espíritu nos son revelados. La vida santa es muy tranquila. Corre rápido y no te detengas, sigue adelante continuamente, hay una vida más maravillosa por delante. No te sientas satisfecho con tan sólo probar algo dulce, sino busca siempre entrar en Dios. Él lo abarca todo y es abundante, y Él tiene todas las cosas de las que carecemos. Coopera proactivamente, entra en Él y nada será lo mismo de nuevo. Nuestra vida trascenderá y ninguna persona, problema, o cosa puede perturbarnos.

¡Transcendencia! ¡Transcendencia! ¡Verdadera trascendencia! ¡La vida trascendente de Dios está en el interior y todas las cosas se vuelven realmente relajadas! Trascendemos el mundo y las cosas mundanas, no sentimos apego alguno a esposos o hijos. Trascendemos el control de la enfermedad y de los entornos. Satanás no se atreve a molestarnos. Trascender completamente todos los desastres, ¡esto es permitir que Dios tome posesión del reinado! Pisoteamos a Satanás bajo nuestros pies, somos testigos por la iglesia y exponemos totalmente el feo rostro de Satanás. La construcción de la iglesia está en Cristo, el cuerpo glorioso ha surgido; ¡esto es vivir en el rapto!

Anterior:Capítulo 14

Siguiente:Capítulo 17

Contenido relacionado

  • Obra y entrada (10)

    Que la humanidad haya progresado hasta aquí es una situación sin precedente. La obra de Dios y la entrada del hombre avanzan hombro con hombre y, así,…

  • Los mandamientos de la nueva era

    Os han dicho que debéis equiparos con las palabras de Dios, que independientemente de lo que haya sido dispuesto para vosotros, todo está orquestado p…

  • La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III

    Estas diversas enseñanzas han tenido gran impacto en todas las personas. Hasta ahora, ellas podrán por fin sentir realmente la verdadera existencia de…

  • La visión de la obra de Dios (1)

    Juan trabajó siete años para Jesús, y había allanado el camino cuando este llegó. Antes de ello, el evangelio del reino de los cielos predicado por Ju…