La Palabra manifestada en carne

Contenido

La cuadragésima novena declaración

Para servir coordinadamente, uno debe unirse correctamente, y también ser alegre y animado. Además, uno debe tener vitalidad, energía y estar rebosando de confianza, a fin de proporcionarles a otros lo necesario y satisfacerlos. Para servirme, debéis servir como Yo quiero y no sólo cumplir lo que tengo en Mi corazón, sino también satisfacer Mis intenciones para que me sienta satisfecho por lo que logro en ti. Llena tu vida con Mi palabra, llena tu hablar con Mi poder, esto es lo que te pido. ¿Revelas Mi semejanza cuando sigues tus propios deseos? ¿Satisfará eso Mi corazón? ¿Eres alguien que ha seguido sinceramente Mis intenciones? ¿Eres alguien que ha tratado verdaderamente de entender Mi corazón? ¿Te has ofrecido realmente a Mí? ¿Realmente te has esforzado por Mí? ¿Has reflexionado sobre Mis palabras?

Uno debe usar sabiduría en cada aspecto y usar sabiduría para caminar en Mi camino perfecto. Los que se conducen por Mi palabra son los más sabios de todos y los que se conducen de acuerdo con Mi palabra son los más obedientes. Lo que digo va y no necesitas discutir conmigo ni intentar razonar conmigo. Todo lo que digo, lo digo pensando en ti (no importa si soy estricto o manso); si te enfocas en ser obediente, estará bien, y este es el camino de la verdadera sabiduría (y es la manera[a] de evitar que el juicio de Dios caiga sobre ti). Hoy, en Mi casa, no seas cortés frente a Mí y digas otras cosas a Mis espaldas; quiero que seas práctico; no necesitas usar una retórica florida. Todo está disponible para aquellos que son prácticos. No hay nada para aquellos que no lo son. Incluso su cuerpo también volverá a la inexistencia, porque sin sentido práctico, sólo hay vacío; no hay otra explicación.

En vuestra fe en Dios quiero que seáis fervientes y que no hagáis las cosas [b] por vuestras propias ganancias y pérdidas o por vosotros mismos; debéis buscar poner vuestros pies sólo en el camino verdadero, y no vacilar por nadie ni ser controlado por nadie. Esto es lo que se conoce como una columna de la iglesia, un vencedor del reino, pero hacer lo contrario significa que no sois dignos de vivir en Mi presencia.

Las situaciones pueden diferir, al igual que las maneras de estar cerca de Mí. A algunas personas les encanta decir palabras que suenan agradables y actuar con devoción ante Mi rostro. Sin embargo, entre bambalinas son un total desorden y no entienden ni una sola palabra de lo que digo. Son repugnantes y molestos; no se puede decir en absoluto que podrían traer edificación a alguien o que tienen algo que ofrecer. No sois capaces de tener en cuenta Mi corazón y eso sólo ocurre porque no podéis tener más cercanía o compañerismo conmigo; siempre hacéis que me preocupe y que trabaje duro por vosotros.

Notas a pie de página:

a. El texto original omite "y es la manera".

b. El texto original omite "hacer las cosas".