App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

La cuadragésima tercera declaración

¿Acaso no os lo he recordado? No seáis aprensivos; simplemente no me habéis escuchado, ¡qué gente tan irreflexiva! ¿Cuándo seréis capaces de entender Mi corazón? Cada día hay un nuevo esclarecimiento, cada día hay una nueva luz. ¿Cuántas veces lo habéis comprendido por vosotros mismos? ¿Acaso no os lo he dicho Yo mismo? Seguís siendo pasivos como insectos que sólo se moverán cuando los pinchen; pero sois incapaces de tomar la iniciativa para cooperar conmigo, para mostrar consideración por Mi carga. Me gustaría ver vuestras alegres y agradables sonrisas, ver la actitud activa y animada de Mis hijos, pero no puedo. En su lugar, sois mentalmente débiles, necios e insensatos. Debéis tomar la iniciativa para buscar. ¡Buscad con valentía! Simplemente abrid vuestros corazones y dejadme vivir dentro de vosotros. ¡Sed cautos y mantened los ojos abiertos! En la iglesia, algunas personas son embusteras y debéis hacer siempre mucho hincapié en estas palabras, para que vuestras vidas no se vean afectadas ni sufran pérdida alguna. ¡Quédate tranquilo, siempre que tengas la valentía de levantarte y hablar por Mí, Yo llevaré la carga de todo y te empoderaré! En tanto satisfagas Mi corazón, siempre te mostraré Mi sonrisa y Mi voluntad. En tanto tengas agallas y vivas el carácter del hijo varón, Yo te sustentaré y pondré en una posición importante. Cuando vengas ante Mí, sólo acércate a Mí. No temas si no puedes hablar. En tanto tengas un corazón que busca, Yo te daré las palabras. Yo no necesito palabras que suenen bien ni tu adulación; Yo aborrezco al máximo esta clase de cosas. Desapruebo al máximo a ese tipo de personas. Son como una astilla en Mi ojo o una espina en Mi carne que debe ser sacada. De lo contrario Mis hijos no pueden blandir el poder por Mí y serán sometidos a un control agobiante. ¿Por qué he venido? ¡Para sustentar y animar a Mis hijos, de forma que sus días de resistir la presión, el acoso, la insensibilidad y el abuso desaparezcan para siempre!

Sé valiente. Yo siempre caminaré contigo, viviré contigo, hablaré contigo y actuaré contigo. No tengas miedo. No dudes en hablar. Vosotros siempre sois emocionales, tímidos y tenéis miedo. Quienes no sean de beneficio alguno para la construcción de la iglesia deben ser eliminados. Esto incluye a los que están en la iglesia cuyas condiciones no son buenas, así como a los que no actúan según Mis palabras, por no mencionar a tu madre y tu padre incrédulos. Yo no quiero esas cosas. Deben erradicarse sin que quede ninguna. Simplemente libera las ataduras de tus manos y pies. En tanto examines tus propias intenciones y estas no tengan que ver con ganancias y pérdidas ni con fama y riqueza, ni con relaciones personales, entonces Yo te acompañaré, te señalaré las cosas y te daré una guía clara en todo momento.

¡Hijos! ¡Qué debería Yo decir! Aunque digo estas cosas, seguís sin ser considerados con Mi corazón y siendo demasiado tímidos. ¿De qué tenéis miedo? ¿Por qué seguís atados por leyes y reglas? Yo os he liberado, pero seguís sin tener libertad. ¿Por qué es esto? Comunícate más conmigo y te lo diré. No me pongas a prueba. Yo soy real. ¡En Mí no hay fingimiento y todo es real! Lo que Yo digo es verdad y nunca me retracto de Mi palabra.

Anterior:La cuadragésima segunda declaración

Siguiente:La cuadragésima quinta declaración

También podría gustarte