La Palabra manifestada en carne

Contenido

La verdad interna de la obra de conquista (1)

La humanidad, muy profundamente corrompida por Satanás, no sabe que hay un Dios y ha dejado de adorarlo. En el principio, cuando Adán y Eva fueron creados, la gloria de Jehová y Su testimonio siempre estaban presentes. Pero después de corromperse, el hombre perdió la gloria y el testimonio porque todos se rebelaron contra Dios y dejaron de venerarlo totalmente. La obra de conquista de hoy es para recuperar todo el testimonio y toda la gloria, y que todos los hombres adoren a Dios, de forma que haya testimonio entre los creados. Esto es lo que se debe hacer en esta etapa de la obra. ¿Cómo debe conquistarse exactamente la humanidad? Se hará usando esta obra de palabras para convencer totalmente al hombre; usando la revelación, el juicio, el castigo, y la maldición inmisericorde para someterlo totalmente; y revelando la rebeldía del hombre y juzgando su resistencia de forma que pueda conocer la injusticia y la inmundicia de la humanidad, que se usarán para destacar el carácter justo de Dios. Principalmente, será el uso de estas palabras lo que conquiste al hombre y lo convenza totalmente. Las palabras son los medios para la conquista definitiva de la humanidad, y todos los que aceptan la conquista deben aceptar los golpes y el juicio de las palabras. El proceso actual de hablar es el de conquistar. ¿Cómo deberían cooperar exactamente las personas? Comiendo y bebiendo estas palabras eficazmente y entendiéndolas. Las personas no pueden conquistarse por sí mismas. Deben, a partir de comer y beber estas palabras, llegar a conocer su corrupción e inmundicia, su rebeldía e injusticia, y postrarse delante de Dios. Si puedes entender la voluntad de Dios y ponerla en práctica después, y además tener la visión, y si puedes obedecer completamente estas palabras y no ejercer ninguna de tus propias elecciones, en ese momento habrás sido conquistado. Y serán estas palabras las que te habrán conquistado. ¿Por qué perdió la humanidad el testimonio? Porque nadie tiene ya fe en Dios ni tiene a Dios en su corazón en lo absoluto. Conquistar a la humanidad significa hacer que las personas restauren esta fe. Las personas tienden siempre al mundo, albergando demasiadas esperanzas, queriendo demasiado para su futuro, y teniendo demasiadas exigencias extravagantes. Siempre están pensando en su carne y planificando para ella, y nunca están interesados en buscar el camino de la creencia en Dios. Satanás ha capturado sus corazones, han perdido su reverencia por Dios, y están dedicando su corazón a Satanás. Pero Dios creó al hombre. Por tanto, este ha perdido el testimonio, lo que significa que ha perdido la gloria de Dios. El propósito de conquistar a la humanidad es tener de nuevo la gloria de la reverencia del hombre a Dios. Puede expresarse de esta forma: hay muchas personas que no buscan la vida; aunque haya algunas, pueden contarse con los dedos de la mano. Las personas están muy preocupadas por su futuro y no están prestando en absoluto atención a la vida. Algunas personas se rebelan contra Dios y le resisten, lo juzgan a Sus espaldas y no practican la verdad. Yo ignoro a estas personas por ahora, y evito gestionar a esta clase de hijos de rebelión por ahora. En el futuro vivirás en tinieblas, llorarás y crujirás los dientes. No sientes la preciosidad de la luz cuando estás viviendo en ella, pero serás consciente de la misma cuando lo hagas en la noche oscura. Te arrepentirás entonces. Te sientes bien ahora, pero llegará el día en que te arrepentirás. Cuando llegue ese día y las tinieblas desciendan y la luz no exista más, tus pesares llegarán demasiado tarde. Eres incapaz de apreciar tu tiempo ahora porque sigues sin entender la obra presente. Una vez que comience la obra de todo el universo, es decir cuando todo lo que estoy diciendo hoy se haya hecho realidad, muchas personas se cubrirán la cara de vergüenza y llorarán con amargura. ¿No es esto caer en las tinieblas con lloro y crujir de dientes? Todas las personas que busquen verdaderamente la vida y sean hechas completas serán utilizables, mientras todos los hijos de rebelión que no son aptos para ser usados caerán en las tinieblas, no recibirán en absoluto la obra del Espíritu Santo y seguirán siendo incapaces de entender nada. Así pues, acabarán en el castigo para lamentarse y llorar. Si estás bien equipado en esta fase de la obra y tu vida ha madurado, eres una persona apta para ser usada. Si estás equipado de forma deficiente, aunque seas seleccionado para la siguiente fase de la obra no serás apto. En ese punto, aunque quieras equiparte por ti mismo, la oportunidad habrá pasado. Dios se habrá marchado; ¿dónde irías entonces para encontrar la clase de oportunidad que tienes ahora ante ti, y dónde irías entonces a recibir ejercicio provisto personalmente por Dios? En ese punto, Dios no estará hablando o emitiendo Su voz personalmente. Sólo podrás leer lo que se está diciendo hoy; ¿cómo podrías entender fácilmente? ¿Cómo se podría igualar la vida posterior a la de hoy? En ese punto, ¿no será tu lloro y crujir de dientes sufrir una muerte en vida? Se te está concediendo bendición ahora pero no sabes cómo disfrutar de ella; estás viviendo en un estado de bendición, pero no eres consciente de ello. ¡Esto demuestra que estás condenado a sufrir! En el presente algunas personas se resisten, otras se rebelan, otras hacen esto o aquello. Yo simplemente te ignoro; no pienses que no soy consciente de esas actividades vuestras. ¿Acaso no entiendo vuestra esencia? ¿Por qué seguir yendo contra Mí? ¿Acaso no estás buscando vida y bendición por tu propio bien? ¿Acaso no es por tu propio bien que tengas fe? Justo ahora estoy haciendo obra de conquista con Mis palabras. Una vez que acabe esta, tu final será obvio. ¿Hace falta que Yo sea más claro?

La obra de conquista presente es una obra cuyo propósito es hacer obvio cuál será el final del hombre. ¿Por qué digo que el castigo y el juicio de hoy son el juicio delante del gran trono blanco de los últimos días? ¿No ves esto? ¿Por qué es la obra de conquista la última etapa? ¿No lo es precisamente para hacer manifiesto cómo terminará cada clase de hombre? ¿No lo es para permitir a todos, en el transcurso de la obra conquistadora de castigo y juicio, mostrar su verdadera naturaleza y ser clasificados después según su tipo? En lugar de decir que esto es conquistar a la humanidad, podría ser mejor decir que es mostrar cómo acabará cada clase de hombre. Esto es, juzgar sus pecados y mostrar después los diversos tipos de hombre, decidiendo de esta forma si son malvados o justos. Después de la obra conquistadora llega la de recompensar el bien y castigar el mal: las personas que obedecen completamente, los totalmente conquistados, serán colocados en el siguiente paso de la difusión de la obra a todo el universo; los no conquistados serán puestos en las tinieblas y encontrarán calamidad. Así, el hombre se clasificará según su tipo, los hacedores de maldad agrupados con el mal, para nunca más ver la luz del sol, y los justos agrupados con el bien, para recibir luz y vivir eternamente en la luz. El fin está cerca para todas las cosas, el final del hombre se ha mostrado claramente a sus ojos, y todas las cosas se clasificarán según su tipo. ¿Cómo pueden las personas escapar de sufrir esta clasificación? La revelación del final para cada clase de hombre se hace cuando el final está cerca para todas las cosas, y se hace durante la obra de conquista de todo el universo (incluyendo toda la obra de conquista que comienza con la obra presente). Esta revelación del final de toda la humanidad se hace ante el trono del juicio, en el transcurso del castigo, y de la obra conquistadora de los últimos días. Clasificar a las personas según el tipo no es devolver a las personas a sus clases originales. Esto se debe a que cuando se creó el mundo, sólo existía un tipo de humano, concretamente el varón y la mujer. No había muchos tipos diferentes. Tras varios miles de años de corrupción han surgido diferentes clases de humanos, algunos sometidos al dominio de diablos inmundos, otros al de diablos malignos, y otros, que buscan el camino de la vida, al dominio del Todopoderoso. Esta es la única manera en que las clases tienen lugar gradualmente entre las personas y en que estas se separan en clases en la gran familia del hombre. Todas las personas llegan a tener diferentes “padres”; no se da el caso de que todos estén completamente bajo el dominio del Todopoderoso, porque la rebeldía de las personas es demasiada. El juicio justo revela el verdadero ser de cada tipo de persona, y no deja nada oculto. Cada uno muestra su verdadero rostro en la luz. En este punto, el hombre ya no es de la forma que era originalmente y la semejanza original de sus antepasados hace mucho que desapareció, porque hace mucho que Satanás capturó a innumerables descendientes de Adán y Eva, para que nunca más conocieran al solcielo, y porque toda clase de veneno de Satanás ha llenado a las personas. Así pues, las personas tienen sus destinos apropiados. Además, se las clasifica según el tipo sobre la base de sus diferentes venenos, lo que significa que se las clasifica por el grado en el que son conquistadas hoy. El final del hombre no es algo que ha sido predestinado desde la creación del mundo. Eso se debe a que en el principio sólo había una clase, llamada colectivamente “humanidad”, y porque el hombre no estaba corrompido por Satanás al principio, y todos vivían en la luz de Dios, sin la oscuridad sobre ellos. Pero después de que Satanás corrompiera al hombre, todo tipo y clase de personas se extendieron por toda la tierra, todo tipo y clase de personas que venían de la familia colectivamente llamada “humanidad”, formada del varón y la mujer. Sus ancestros los guiaron a apartarse de sus antepasados más antiguos, la humanidad que consistía de varón y mujer (esto es, los originales Adán y Eva, sus antepasados más antiguos). En ese momento, las únicas personas guiadas por Jehová para vivir en la tierra fueron los israelitas. Los diversos tipos de personas que emergieron de todo Israel (desde el clan familiar original) perdieron entonces el liderazgo de Jehová. Estos primeros pueblos, completamente ignorantes de los asuntos del mundo humano, se marcharon junto a sus ancestros a vivir en los territorios que reclamaban, desde entonces hasta hoy. Por tanto, siguen sin saber cómo se apartaron de Jehová y cómo han sido corrompidos hasta hoy por toda clase de demonios inmundos y espíritus malignos. Los que han sido más profundamente corrompidos y envenenados hasta ahora, concretamente los que no pueden ser rescatados en última instancia, no tendrán elección sino ir con sus ancestros, los demonios inmundos que los corrompieron. Los que puedan ser rescatados finalmente irán al destino apropiado para la humanidad, al final reservado para los salvados y conquistados. Todo se hará para salvar a todos aquellos que pueden salvarse, pero para esas personas insensibles, incurables, su única elección será seguir a sus antepasados hasta el pozo sin fondo del castigo. No pienses que tu final estaba predestinado en el principio y sólo se ha revelado ahora. Si piensas de esa forma, ¿has olvidado que durante la creación inicial de la humanidad no fue creada ninguna clase satánica independiente? ¿Has olvidado que se creó una sola humanidad formada por Adán y Eva (lo que significa que sólo varón y mujer fueron creados)? ¿Si hubieras sido descendiente de Satanás en el principio, no habría significado eso que cuando Jehová creó al hombre incluyó a un grupo satánico? ¿Podría haber hecho algo así? Él creó al hombre por causa de Su testimonio; lo creó por causa de Su gloria. ¿Por qué habría creado intencionadamente una clase de la posteridad de Satanás para que lo resistiera deliberadamente? ¿Podría haber hecho esto Jehová? Si la respuesta es sí, ¿quién sería capaz de decir que Él es un Dios justo? Cuando digo ahora que algunos de vosotros iréis con Satanás al final, no significa que estuvieras desde el principio con él; más bien, significa que te has hundido tanto que incluso cuando Dios ha tratado de salvarte, has sido incapaz de obtener esa salvación. No hay elección sino clasificarte con Satanás. Esto sólo es así porque eres imposible de rescatar, no porque Dios sea injusto contigo, porque Él fijara intencionadamente tu destino como personificación de Satanás y te clasifique después con este y quiera, a propósito, que sufras. Esa no es la verdad interna de la obra de conquista. Si eso es lo que crees, ¡tu entendimiento es muy parcial! La etapa final de la conquista tiene el propósito de salvar a las personas y también de revelar los finales de las personas. Es revelar la degeneración de ellas por medio del juicio y de esta forma hacer que se arrepientan, se levanten, y busquen la vida y la senda correcta de la vida humana. Es despertar los corazones de las personas adormecidas y obtusas y mostrar, a través del juicio, su rebeldía interior. Sin embargo, si las personas siguen siendo incapaces de arrepentirse, de buscar el camino correcto de la vida humana y de abandonar estas corrupciones, entonces pasarán a ser objetos imposibles de rescatar que Satanás se tragará. Este es el sentido de la conquista, salvar a las personas y también mostrar sus finales. Buenos finales, malos finales, la obra de conquista los revela todos. Si las personas se salvarán o serán malditas, se revela todo durante la obra de conquista.

Los últimos días son aquellos en los que se clasificarán todas las cosas de acuerdo a su tipo por medio de la conquista. La conquista es la obra de los últimos días; en otras palabras, juzgar los pecados de cada persona es la obra de los últimos días. De lo contrario, ¿cómo podrían clasificarse las personas? La obra de clasificación que se está haciendo entre vosotros es el comienzo de esa obra en todo el universo. Después de esto, personas de todas las nacionalidades, en todas partes, también estarán sujetas a la obra de conquista. Esto significa que cada persona de la creación será clasificada según su tipo, compareciendo ante el trono de juicio para ser juzgada. Ninguna persona o cosa puede escapar del sufrimiento de este castigo y juicio ni puede eludir esta clasificación según el tipo; Todos los hombres estarán organizados por clases. Esto se debe a que el final está cerca para todas las cosas, y los cielos y la tierra llegan a su conclusión. ¿Cómo puede el hombre escapar del final de su existencia? Así, ¿cuánto tiempo más podéis continuar con vuestros actos de desobediencia? ¿No veis que vuestros últimos días son inminentes? ¿Cómo puede ser que los que veneran a Dios y anhelan que aparezca no vean el día de la justa aparición de Dios? ¿Cómo es posible que no reciban la recompensa final por la bondad? ¿Eres alguien que hace el bien, o alguien que hace el mal? ¿Eres alguien que acepta el juicio justo y después obedece, o que después es maldito? ¿Has estado viviendo en la luz ante el tribunal del juicio, o en las tinieblas en el inframundo? ¿No eres tú mismo quien sabe con más claridad si tu final será de recompensa o de castigo? ¿No eres tú quien conoce más claramente y entiende más profundamente que Dios es justo? Por tanto, realmente, ¿cómo es tu conducta y dónde está tu corazón? Cuando procedo a conquistarte hoy, ¿necesitas realmente que te explique si tu comportamiento es el del mal o el del bien? ¿Cuánto has abandonado por Mí? ¿Cuán profundamente me adoras? Tú mismo sabes muy claramente cómo eres hacia Mí, ¿no es eso cierto? ¡Deberías saber mejor que nadie cómo acabarás finalmente! Te lo estoy diciendo sinceramente, Yo sólo creé a la humanidad, y te creé a ti, pero no os entregué a Satanás; tampoco hice intencionadamente que os rebelarais contra Mí u os resistierais a Mí y que por tanto Yo os castigara. ¿No os habéis ganado estas calamidades porque vuestro corazón ha sido totalmente duro y vuestra conducta totalmente despreciable? ¿No es verdad entonces que podéis determinar vuestro propio final? ¿No es verdad que sabéis en vuestro corazón, mejor que nadie, cómo acabaréis? La razón por la que estoy conquistando personas es la de revelarlas, y también garantizar mejor tu salvación. No es hacer que hagas el mal o hacer deliberadamente que entres en el infierno de la destrucción. Cuando llegue el tiempo, todo tu gran sufrimiento, tu lloro y crujir de dientes, ¿no se deberá todo eso a tus pecados? Así pues, ¿no es tu propia bondad o tu propia maldad tu mejor juicio? ¿No es la mejor prueba de cuál será tu final?

Justo ahora estoy usando la obra en estas personas en China para revelar todo su carácter rebelde y desenmascarar su fealdad. Este es el trasfondo para decir todo lo que debo decir. Después llevaré a cabo el siguiente paso de la obra de conquistar todo el universo. Usaré Mi juicio sobre vosotros para juzgar la injusticia de todos en todo el universo, porque vosotros sois los representantes de los rebeldes en medio de la humanidad. Los que no puedan dar un paso adelante pasarán a ser simplemente contrastes y objetos para servir, mientras los que puedan darlo serán usados. ¿Por qué digo que los que no pueden dar un paso adelante sólo servirán como contrastes? Porque Mis palabras y Mi obra presente apuntan a vuestro trasfondo, y porque os habéis convertido en los representantes y el epítome de los rebeldes en medio de toda la humanidad. Más adelante llevaré estas palabras que os conquistan a países extranjeros y las usaré para conquistar a las personas allí; pero tú no las habrás ganado. ¿No haría eso de ti un contraste? El carácter corrupto de toda la humanidad, los actos rebeldes del hombre, las imágenes y los rostros feos del hombre, todo ello se registra hoy en las palabras usadas para conquistaros. Usaré después estas palabras para conquistar a las personas de toda nación y denominación, porque vosotros sois el modelo, el precedente. Sin embargo, no me dispuse a abandonaros intencionadamente; si eres incapaz de hacerlo bien en tu búsqueda y demuestras por tanto que eres incurable, ¿no serías simplemente un objeto de servicio y un contraste? Una vez dije que Mi sabiduría se ejerce en base a los ardides de Satanás. ¿Por qué dije eso? ¿No es esa la verdad detrás de lo que estoy diciendo y haciendo ahora? Si no puedes dar un paso adelante, si no eres perfeccionado sino castigado, ¿no te convertirías en un contraste? Quizás hayas sufrido mucho en tu tiempo, pero ahora sigues sin entender nada; lo ignoras todo acerca de la vida. Aunque has sido castigado y juzgado, no has cambiado en absoluto y en lo profundo de ti no has obtenido vida. Cuando llegue el tiempo de poner a prueba tu obra, experimentarás una prueba tan ardiente como el fuego y una tribulación incluso mayor. Este fuego convertirá en cenizas todo tu ser. Como alguien que no posee vida, alguien sin una onza de oro puro en su interior, atascado aún en el antiguo carácter corrupto, y que ni siquiera puede hacer un buen trabajo siendo un contraste, ¿cómo puedes no ser eliminado? ¿Qué utilidad tiene la obra de conquista para alguien que vale menos que un penique y no tiene vida? Cuando llegue ese tiempo, ¡vuestros días serán más duros que los de Noé y Sodoma! Tus oraciones no te harán ningún bien entonces. Una vez que ha finalizado la obra de salvación, ¿cómo puedes empezar de nuevo a arrepentirte? Una vez se haya hecho toda la obra de salvación, ya no habrá más de esta. Lo que habrá será el comienzo de la obra de castigo del mal. Tú te resistes, te rebelas, y haces cosas que sabes que son malas. ¿No eres el objetivo del duro castigo? Yo te estoy explicando esto hoy. Si eliges no escuchar, de forma que el desastre te sobrevenga más adelante, ¿no será demasiado tarde si sólo entonces empiezas a sentir compunción y a creer? Te estoy dando una oportunidad de arrepentirte hoy, pero no estás dispuesto a hacerlo. ¿Cuánto quieres esperar? ¿Hasta el día del castigo? Yo no recuerdo tus transgresiones pasadas hoy; te perdono una y otra vez, me aparto de tu lado negativo para mirar únicamente al positivo, porque todas Mis palabras y obra presentes tienen el propósito de salvarte y Yo no tengo malas intenciones hacia ti. Sin embargo tú te niegas a entrar; no puedes distinguir el bien del mal y no sabes cómo apreciar la bondad. ¿No se empeña esta clase de persona simplemente en esperar ese castigo y esa retribución justa?

Cuando Moisés golpeó la roca y brotó de ella el agua que Jehová había conferido, fue gracias a su fe. Cuando David tocaba música para alabarme, a Mí Jehová, con su corazón lleno de alegría, fue gracias a su fe. Cuando Job perdió su ganado por todos los montes, perdió posesiones invaluables de familia, y su cuerpo se cubrió de llagas, fue gracias a su fe. Cuando él pudo escuchar Mi voz, la voz de Jehová, y ver Mi gloria, la gloria de Jehová, fue gracias a su fe. Que Pedro hubiese podido seguir a Jesucristo, fue gracias a su fe. Que hubiese sido clavado en la cruz por Mí y dar testimonio glorioso de Mí, también fue gracias a su fe. Cuando Juan vio la imagen gloriosa del Hijo del Hombre, fue gracias a su fe. Cuando vio la visión de los últimos días, fue, aún más, gracias a su fe. Cuando los así llamados pueblos de la nación de los gentiles reciben Mi revelación, enterándose de que Yo he regresado en la carne, llevando a cabo Mi obra entre los hombres, también ha sido gracias a su fe. ¿Acaso todos los que han sido heridos por Mi severa palabra y salvados no lo han hecho por causa de su fe? Las personas han recibido muchas cosas por medio de la fe. Lo que reciben no es siempre bendición, sentir la clase de felicidad y gozo que David sintió, o que Jehová conceda agua como hizo con Moisés. Por ejemplo, en el caso de Job, este recibió la bendición de Jehová así como un azote por medio de la fe. Tanto si recibes una bendición como si sufres un azote, ambas cosas son acontecimientos benditos. Sin fe, no serías capaz de recibir esta obra de conquista, mucho menos ver los hechos de Jehová manifestados ante tus ojos hoy. No serías capaz de ver, e incluso menos de recibir. Estos azotes, estas calamidades, y todos los juicios, si no te sobrevinieran, ¿serías capaz de ver hoy los hechos de Jehová? Hoy la fe es la que te permite ser conquistado, y es el que seas conquistado lo que te permite creer en cada hecho de Jehová. Sólo por fe recibes este tipo de castigo y juicio. Por medio de estos, eres conquistado y perfeccionado. Sin la clase de castigo y juicio que estás recibiendo hoy, tu fe sería en vano; como no conoces a Dios, no importa lo mucho que creas en Él, tu fe seguirá siendo sólo una expresión vacía sin base en la realidad. Sólo después de recibir este tipo de obra conquistadora, que te hace completamente obediente, tu fe se volverá sincera y fiable y tu corazón se volverá hacia Dios. Aunque seas muy juzgado o maldecido debido a esta palabra “fe”, tienes una fe sincera, y recibes la cosa más verdadera, real y preciosa. Esto se debe a que sólo en el transcurso del juicio ves el destino final de las creaciones de Dios; en este juicio es donde ves que el Creador ha de ser amado; en una obra así de conquista es donde ves el brazo de Dios; en esta conquista es donde llegas a entender totalmente la vida humana; en esta conquista es donde consigues la senda correcta de la vida humana y llegas a entender el verdadero significado de “hombre”; en esta conquista es donde únicamente ves el carácter justo del Todopoderoso y Su hermoso y glorioso rostro; en esta obra de conquista es donde aprendes sobre el origen del hombre y entiendes la “historia inmortal” de toda la humanidad; en esta conquista es donde llegas a comprender a los antepasados de la humanidad y el origen de la corrupción de esta; en esta conquista es donde recibes gozo y consuelo así como castigo, disciplina y palabras interminables de reprensión del Creador a la humanidad que Él creó; en esta obra de conquista es donde recibes bendiciones, así como las calamidades que el hombre debería recibir… ¿No se debe todo esto a ese poquito de fe que tienes? ¿No ha crecido tu fe después de obtener estas cosas? ¿No has ganado una tremenda cantidad? No sólo has oído la palabra de Dios y visto Su sabiduría, sino que también has experimentado personalmente cada paso de la obra. Quizás dirías que si no tuvieras fe no sufrirías este tipo de castigo o juicio. Pero deberías saber que sin fe, no sólo serías incapaz de recibir esta clase de castigo o de cuidado del Todopoderoso, sino que perderías para siempre la oportunidad de ver al Creador. No conocerías nunca el origen de la humanidad y nunca comprenderías el sentido de la vida humana. Incluso si tu cuerpo muriera y tu alma partiera, seguirías sin entender todos los hechos del Creador. Y mucho menos llegarías a saber que Él hizo tan gran obra en la tierra después de hacer a la humanidad. Como miembro de esta humanidad que Él hizo, ¿estás dispuesto a caer incomprensiblemente así en las tinieblas y sufrir el castigo eterno? Si te separas del castigo y del juicio de hoy, ¿con qué te encontrarás? ¿Piensas que una vez separado del juicio presente serás capaz de escapar de esta vida difícil? ¿No es cierto que si dejas “este lugar”, lo que encontrarás es tormento doloroso o heridas crueles infligidas por el diablo? ¿Podrías encontrar días y noches insoportables? ¿Piensas que sólo porque escapas de este juicio hoy puedes evitar para siempre esa tortura futura? ¿Qué será lo que venga por tu camino? ¿Puede ser realmente el Shangri-La que esperas? ¿Piensas que puedes escapar de ese castigo eterno posterior simplemente huyendo de la realidad de la forma en que lo haces? Después de hoy, ¿serás capaz de volver a encontrar alguna vez este tipo de oportunidad y de bendición? ¿Serás capaz de encontrarlas cuando te sobrevenga el desastre? ¿Serás capaz de encontrarlas cuando toda la humanidad entre en el reposo? Tu feliz vida presente y tu armoniosa pequeña familia, ¿pueden sustituir tu destino eterno futuro? Si tienes fe verdadera, y si obtienes mucho gracias a tu fe, todo eso es lo que tú —un ser creado— deberías ganar y también lo que deberías haber tenido. Esta clase de conquista es la más beneficiosa para tu fe y para tu vida.

Actualmente debes entender qué está pidiendo Dios de los que están siendo conquistados, cuál es Su actitud hacia los que están siendo perfeccionados, y en qué deberías entrar inmediatamente. Algunas cosas sólo necesitas entenderlas un poco. No necesitas molestarte en descifrar algunos discursos sobre misterios. No son de mucha ayuda para la vida, y es suficiente con echarles una ojeada. Por ejemplo, es necesario que eches un vistazo a misterios como los relativos a Adán y Eva. Cuál era la razón de ser de Adán y Eva entonces y qué obra debe hacerse hoy, necesitas saber de estas cosas.[a] Necesitas entender que al conquistar y perfeccionar al hombre, Dios está queriendo devolverlo a la forma de Adán y Eva. Cuán perfeccionado debe estar uno para cumplir el estándar de Dios, deberías tener un buen sentido de ello y querer luchar por alcanzarlo. Es relativo a tu práctica y es algo que deberías entender. Simplemente debes buscar entrar según las palabras acerca de estos asuntos. Cuando lees que “la historia del desarrollo de la humanidad se remonta a decenas de miles de años”, te entra la curiosidad, y entonces tratas de descifrarla con los hermanos y hermanas. “Dios dice que el desarrollo de la humanidad se remonta a seis mil años, ¿verdad? ¿Qué es esto de decenas de miles de años?”. ¿Qué utilidad tiene descifrar esto? Si Dios ha estado obrando durante decenas de miles de años o cientos de millones de años, ¿necesita Él que tú lo descifres? Esto no es algo de lo que tú tengas que saber como ser creado. Simplemente puedes echar una ojeada a esta clase de discurso; no intentes entenderlo como una visión. Lo que necesitas saber es en qué deberías entrar y obtener claridad ahora. Medita en estas cosas y tenlas claras. Sólo entonces llegarás a ser conquistado. Tras leer lo anterior, puedes tener una reacción normal: Dios está encendido en ansiedad. Quiere conquistarnos y obtener gloria y testimonio. ¿Cómo deberíamos cooperar con Él? ¿Qué debemos hacer para que Él nos conquiste totalmente y nos convirtamos en Su testimonio? ¿Qué debemos hacer para facilitar que Dios obtenga gloria? ¿Qué debemos hacer para permitirnos vivir bajo el dominio de Dios y no bajo el de Satanás? Las personas deberían pensar en estas cosas. Cada uno de vosotros debería tener claro el significado de conquistar. Esa es vuestra responsabilidad. Sólo después de obtener esta claridad tendréis entrada, conoceréis esta etapa de la obra, y os volveréis completamente obedientes. De lo contrario, no conseguiréis la verdadera obediencia.

Notas a pie:

a. El texto original omite “necesitas saber de estas cosas”.