La Palabra manifestada en carne

Contenido

La verdad interna de la obra de conquista (2)

Vosotros solíais perseguir el reinar como reyes y, hoy, aún tenéis que dejar eso atrás por completo; seguís deseando hacerlo, sostener los cielos y sustentar la tierra. Ahora, pensad en ello: ¿poseéis tales cualificaciones? ¿No estáis siendo absurdos? ¿Es realista aquello que buscáis y a lo que dedicáis vuestra atención? Ni siquiera poseéis una humanidad normal; ¿no es patético? Así pues, hoy sólo hablo de ser conquistados, de dar testimonio, de mejorar nuestro nivel, y de entrar en la senda del perfeccionamiento, y no hablar de nada más. Algunas personas están cansadas de la sana verdad, y cuando ven toda esta charla sobre la humanidad normal y sobre mejorar el nivel de la gente, son reticentes. Los que no aman la verdad no resultan fáciles de perfeccionar. Si entráis hoy, y actuáis de acuerdo con la voluntad de Dios, paso a paso, ¿podríais ser eliminados? Después de tanta obra realizada en la China continental —una obra a tan gran escala— y después de que se hayan hablado tantas palabras, ¿podría Dios abandonar a mitad de camino? ¿Podría guiar a las personas al pozo sin fondo? Lo fundamental hoy es que debéis conocer la esencia del hombre, y aquello en lo que deberíais entrar; tenéis que hablar de la entrada en la vida, y de cambios en el carácter, de cómo ser conquistados realmente, y cómo obedecer por completo a Dios, dar un testimonio final de Él, y conseguir la obediencia hasta la muerte. Debes centrarte en estas cosas, y lo que no es realista o importante debe dejarse de lado primero y no considerarse. Hoy debes saber cómo ser conquistado, y cómo se comportan las personas después de haberlo sido. Puedes decir que has sido conquistado, pero ¿puedes obedecer hasta la muerte? Debes ser capaz de seguir hasta el mismo final independientemente de si hay algunas perspectivas, y no debes perder la fe en Dios independientemente del entorno. En última instancia, debes lograr dos aspectos del testimonio: el testimonio de Job —la obediencia hasta la muerte— y el de Pedro —el amor supremo de Dios—. En un aspecto, debes ser como Job: no tenía posesiones materiales, y estaba agobiado por el dolor de la carne, pero no abandonó el nombre de Jehová. Este fue el testimonio de Job. Pedro fue capaz de amar a Dios hasta la muerte. Cuando murió —cuando lo pusieron en la cruz— seguía amando a Dios; no pensó en sus propias perspectivas de futuro ni buscó esperanzas gloriosas o pensamientos extravagantes, y sólo buscó amar a Dios y obedecer todas Sus disposiciones. Así es el estándar que debes lograr antes de que se pueda considerar que has dado testimonio, antes de pasar a ser alguien que ha sido perfeccionado tras haber sido conquistado. Hoy, si las personas conociesen verdaderamente su propia esencia y estatus, ¿seguirían buscando perspectivas y esperanzas? Lo que deberías saber es esto: independientemente de si Dios me hace perfecto, debo seguirlo; todo lo que Él hace ahora es bueno, y por nuestro bien, y para que nuestro carácter pueda cambiar y podamos librarnos de la influencia de Satanás, para permitirnos vivir en la tierra de la inmundicia y aun así librarnos de la impureza, sacudirnos la inmundicia y la influencia de Satanás, para permitirnos dejar atrás esta última. Por supuesto, esto es lo que se exige de ti, pero para Dios es simplemente conquista, de forma que las personas tomen la determinación de obedecer, y puedan someterse a todas las orquestaciones de Dios, que es todo lo necesario. Hoy, la mayoría de las personas ya han sido conquistadas, pero dentro de ellas sigue habiendo mucha rebeldía y desobediencia. El estatus real de las personas sigue siendo demasiado pequeño, y sólo se levantan si hay esperanzas y perspectivas; si no las hay, se vuelven negativas, e incluso piensan en abandonar a Dios. Y las personas no tienen un gran deseo de buscar de procurar vivir la humanidad normal. ¡Eso no servirá! Por tanto, debo seguir hablando de conquista. De hecho, el perfeccionamiento tiene lugar al mismo tiempo que la conquista: cuando eres conquistado, también se logran los primeros efectos de ser perfeccionado. Donde existe una diferencia entre ser conquistado y ser perfeccionado, es de acuerdo al grado de cambio en las personas. Ser conquistado es el primer paso de ser perfeccionado, y no significa que esto último se haya conseguido completamente, ni demuestra que Dios haya ganado totalmente a la persona. Después de que alguien haya sido conquistado, se producen algunos cambios en su carácter, pero no llegan a ser como los que tienen lugar en aquellos ganados completamente por Dios. Hoy, lo que se hace es la obra inicial de perfeccionar a las personas —conquistarlas— y si no consigues ser conquistado, entonces no hay forma de poder ser perfeccionado y ganado completamente por Dios. Sólo obtendrás unas pocas palabras de castigo y juicio, pero estas no podrán cambiar del todo tu corazón. Así pues, serás uno de esos que son eliminados; no será diferente de contemplar un suntuoso banquete sobre la mesa, pero no comerlo. ¿No es esto trágico? Así pues, debes buscar cambios: tanto si es ser conquistado como perfeccionado, ambos aspectos tienen relación con si se producen cambios en ti, y si eres o no obediente; y esto determina si Dios puede o no ganarte. Que sepas que “ser conquistado” y “ser hecho perfecto” se basan simplemente en la magnitud del cambio y la obediencia, así como en cuán puro es tu amor a Dios. Lo que se requiere hoy es que puedas ser completamente perfeccionado, pero al principio debes ser conquistado; debes tener un conocimiento suficiente del castigo y el juicio de Dios, debes tener la fe de seguir, y ser alguien que busca cambios y que se produzcan efectos. Sólo entonces serás alguien que busque ser hecho perfecto. Deberíais entender que en el transcurso del perfeccionamiento seréis conquistados, y en el transcurso de ser conquistados, seréis perfeccionados. Hoy puedes buscar ser perfeccionado o buscar cambios en tu humanidad externa y mejoras en tu nivel; pero es de principal importancia que puedas entender que todo lo que Dios hace hoy tiene significado y es beneficioso: te permite vivir en una tierra de inmundicia para escapar de esta y sacudirte de ella, te permite superar la influencia de Satanás, y dejar atrás su oscura influencia; centrándote en estas cosas estás protegido en esta tierra de inmundicia. En última instancia, ¿qué testimonio se te pedirá que des? Vives en una tierra de inmundicia, pero eres capaz de volverte santo, y no ser más inmundo e impuro; vives bajo el dominio de Satanás, pero te despojas de su influencia, y él no te posee ni hostiga, y vives en las manos del Todopoderoso. Este es el testimonio y la prueba de la victoria en la batalla con Satanás. Eres capaz de abandonar a Satanás, lo que pones en práctica no le revela a este, sino que es lo que Dios exigió que el hombre alcanzara cuando lo creó: humanidad, racionalidad, perspectivas normales, determinación normal de amar a Dios y lealtad a Él. Tal es el testimonio dado por una criatura de Dios. Dices: “Vivimos en una tierra de inmundicia, pero gracias a la protección de Dios, a Su liderazgo, a que nos ha conquistado, nos hemos librado de la influencia de Satanás. Que podamos obedecer hoy es también el efecto de ser conquistados por Dios, y no porque seamos buenos, o porque le amamos de forma natural. Porque Él nos escogió y nos predestinó, hemos sido conquistados hoy, somos capaces de dar testimonio de Él, y podemos servirle; así también, gracias a que Él nos escogió y nos protegió, hemos sido salvados y liberados del dominio de Satanás, y podemos dejar atrás la inmundicia y ser purificados en la nación del gran dragón rojo”. Además, lo que pones en práctica externamente mostrará que posees una humanidad normal, que hay racionalidad en lo que dices, y que pareces una persona normal. Cuando otros os vean no deberían decir: ¿no es esta la imagen del gran dragón rojo? La conducta de las hermanas es impropia de una hermana, la conducta de los hermanos es impropia de un hermano, y no tienen nada del decoro de los santos. No deberían decir: no es de extrañar que Dios dijera que son los descendientes de Moab, ¡Dios estaba totalmente en lo cierto! Si las personas os miran y dicen: “Aunque Dios dijo que sois los descendientes de Moab, lo que ponéis en práctica ha demostrado que habéis dejado atrás la influencia de Satanás; aunque esas cosas siguen estando dentro de vosotros, sois capaz de darles la espalda”, eso demuestra que habéis sido conquistados completamente. Tú que has sido conquistado y salvado dirás: “Es cierto que somos los descendientes de Moab, pero Dios nos ha salvado, y aunque el pueblo de Israel solía abandonar y maldecir, así como exiliar entre los gentiles a los descendientes de Moab, hoy Dios nos ha salvado. Es cierto que somos el más corrupto de todos los pueblos —Dios decretó esto—, es una realidad, innegable para todos. Pero hoy hemos escapado de esa influencia. Detestamos a nuestro antepasado, estamos dispuestos a darle la espalda, a abandonarlo totalmente y obedecer todas las disposiciones de Dios, actuando según Su voluntad y logrando Sus exigencias a nosotros, alcanzando la satisfacción de la voluntad de Dios. Moab traicionó a Dios, no actuó según Su voluntad, y fue aborrecido por Dios. Pero deberíamos preocuparnos por el corazón de Dios, y hoy, como entendemos Su voluntad, no podemos traicionarlo, ¡y debemos renunciar a nuestro antiguo antepasado!”. Anteriormente hablé de renunciar al gran dragón rojo, y hoy, eso es principalmente la renuncia al antiguo ancestro de las personas. Este es un testimonio de la conquista de las personas, e independientemente de cómo entres hoy, tu testimonio en esta área no debe ser deficiente.

El calibre de las personas es demasiado pobre, carecen demasiado de una humanidad normal, sus reacciones son lentas, demasiado indolentes, la corrupción de Satanás las ha dejado adormecidas y torpes, y aunque no pueden cambiar completamente en uno o dos años, deben tener la determinación de cooperar. Puede decirse que esto es también un testimonio delante de Satanás. El testimonio de hoy es el efecto logrado por la presente obra de conquista, así como una muestra y un modelo para los seguidores del futuro. En el futuro, se expandirá a todas las naciones; lo que se ha hecho en China se extenderá a todas las naciones. Los descendientes de Moab son los más inferiores de todos los pueblos de la tierra. Algunas personas preguntan: ¿no son los descendientes de Cam los más inferiores de todos? La progenie del gran dragón rojo y los descendientes de Cam representan diferentes cosas, y estos últimos son un asunto diferente: independientemente de cómo se les haya maldecido, siguen siendo los descendientes de Noé; mientras tanto, los orígenes de Moab no fueron puros; vino del libertinaje, y en esto reside la diferencia. Aunque ambos fueron malditos, sus estatus no eran los mismos, y por tanto los descendientes de Moab eran los más inferiores de todos los pueblos, y ninguna realidad es más convincente que la conquista de los más inferiores de todas las personas. La obra de los últimos días rompe con todas las reglas, e independientemente de si eres maldito o castigado, mientras ayudes a Mi obra, y seas beneficioso para la obra de conquista de hoy, e independientemente de que seas un descendiente de Moab o la progenie del gran dragón rojo, mientras cumplas la obligación de una criatura de Dios en esta etapa de la obra, y lo hagas lo mejor que puedas, el efecto debido se conseguirá. Tú eres la progenie del gran dragón rojo, y eres un descendiente de Moab; en resumen, todos los que son de carne y hueso son las criaturas de Dios, y el Creador los hizo. Tú eres una criatura de Dios, no deberías tener elección alguna, y esta es tu obligación. Por supuesto, hoy la obra del Creador va dirigida a todo el universo. Independientemente de quién sea tu antepasado, sobre todas las cosas sois una de las criaturas de Dios, vosotros —los descendientes de Moab— sois una parte de las criaturas de Dios, solo que sois de un valor inferior. Dado que hoy la obra de Dios se lleva a cabo entre todas las criaturas, y Su objetivo es todo el universo, el Creador es libre de seleccionar a cualquier persona, asunto, o cosa con el fin de hacer Su obra. No le preocupa de quién desciendas; mientras seas una de Sus criaturas, y mientras seas beneficioso para Su obra —la obra de conquista y testimonio— Él llevará a cabo Su obra en ti sin ningún escrúpulo. Esto destroza los conceptos tradicionales de las personas, que son que Dios nunca obrará entre los gentiles, especialmente entre los que han sido malditos y son inferiores; porque en el caso de los malditos, sus generaciones posteriores también serán malditas para siempre, y nunca tendrán la oportunidad de salvarse; Dios nunca descenderá y obrará en una tierra gentil, y nunca pondrá el pie en una tierra de inmundicia, porque Él es santo. Que sepas que Dios es el Dios de todas las criaturas, Él tiene el dominio sobre los cielos, la tierra y todas las cosas, y no solo es el Dios del pueblo de Israel. Así pues, esta obra en China es de la mayor importancia, ¿y no se extenderá entre todas las naciones? El gran testimonio del futuro no se limitará a China; si Dios os conquistara solo a vosotros, ¿podrían ser convencidos los demonios? Estos no entienden el ser conquistados, o el gran poder de Dios, y solo cuando el pueblo escogido de Dios a lo largo de todo el universo vea los efectos definitivos de esta obra, serán conquistadas todas las criaturas. Nadie es más retrógrado o corrupto que los descendientes de Moab. Solo si estas personas pueden ser conquistadas, ellas que son las más corruptas, que no reconocieron a Dios ni creyeron que existe un Dios han sido conquistadas, y reconocen a Dios en sus bocas, lo alaban, y son capaces de amarlo, será este el testimonio de la conquista. Aunque no sois Pedro, ponéis en práctica su imagen, sois capaces de poseer su testimonio, y el de Job, y este es el mayor testimonio. Finalmente diréis: no somos israelitas, sino los descendientes abandonados de Moab, no somos Pedro, cuyo nivel somos incapaces de tener, ni Job, y ni siquiera podemos compararnos con la determinación de Pablo de sufrir por Dios y dedicarse a Él, y somos muy retrógrados, y, por tanto, no estamos cualificados para disfrutar de las bendiciones de Dios. Él ha seguido levantándonos hoy; así que debemos satisfacerle, y aunque somos de un nivel o una cualificación insuficientes, estamos dispuestos a satisfacer a Dios —tenemos esta determinación—. Somos los descendientes de Moab, y estábamos malditos. Dios lo decretó, y somos incapaces de cambiarlo, pero nuestra práctica y nuestro conocimiento pueden cambiar, y estamos decididos a satisfacer a Dios. Cuando tomes esta determinación, se demostrará que has testificado de haber sido conquistado.