La Palabra manifestada en carne

Contenido

La senda… (3)

En Mi propia vida, siempre estoy dispuesto a rendirme completamente a Dios, en cuerpo y mente. De esta manera, no hay culpa en Mi conciencia y puedo obtener un poco de paz. Una persona que busca la vida primero debe rendir completamente su corazón a Dios. Ésta es una condición previa. Me gustaría que Mis hermanos y hermanas oraran conmigo a Dios: “¡Oh Dios! Que Tu Espíritu en el cielo conceda gracia sobre las personas en la tierra para que Mi corazón se pueda volver por completo a Ti, que Mi Espíritu pueda ser conmovido por Ti y que pueda ver Tu hermosura en Mi corazón y Mi Espíritu, para que aquellos en la tierra sean bendecidos para ver Tu belleza. ¡Dios! ¡Que Tu Espíritu una vez más mueva nuestros espíritus para que nuestro amor sea duradero y nunca cambie!”. Lo que Dios hace primero en todos nosotros es probar nuestros corazones y cuando derramamos nuestros corazones en Él, es entonces que Él comienza a mover nuestros espíritus. Es sólo en el espíritu que uno puede ver la hermosura, supremacía y grandeza de Dios. Ésta es la senda del Espíritu Santo en los seres humanos. ¿Tienes esta clase de vida? ¿Has experimentado una vida del Espíritu Santo? ¿Ha sido conmovido tu espíritu por Dios? ¿Has visto cómo el Espíritu Santo obra en las personas? ¿Has rendido por completo tu corazón a Dios? Cuando le entregas totalmente tu corazón a Dios, eres capaz de experimentar directamente la vida del Espíritu Santo y Su obra te puede ser revelada continuamente. En ese momento, te puedes convertir en alguien que es usado por el Espíritu Santo. ¿Estás dispuesto a convertirte en esa clase de persona? En Mi memoria, cuando fui conmovido por el Espíritu Santo y le di por primera vez Mi corazón a Dios, me postré ante Él y clamé: “¡Oh Dios! Eres Tú quien has abierto Mis ojos para que pueda reconocer Tu salvación. Estoy dispuesto a darte Mi corazón completamente y todo lo que pido es que Tu voluntad sea hecha. Todo lo que deseo es que Mi corazón obtenga Tu aprobación en Tu presencia y llevar a cabo Tu voluntad”. Esa oración es muy inolvidable para Mí; fui profundamente conmovido y lloré amargamente delante de Dios. Esa fue Mi primera oración exitosa en la presencia de Dios como una persona que ha sido salvada y fue Mi primera aspiración. Después de eso, con frecuencia he sido conmovido por el Espíritu Santo. ¿Has tenido esta clase de experiencia? ¿Cómo ha obrado el Espíritu Santo en ti? Creo que las personas que buscan amar a Dios, todas tendrán esta clase de experiencia en mayor o menor grado, pero las personas las olvidan. Si alguien dice que no ha tenido esta clase de experiencia, eso prueba que todavía no ha sido salvado y todavía se encuentra bajo el dominio de Satanás. La obra que el Espíritu Santo lleva a cabo en todos es la senda del Espíritu Santo y también es la senda de alguien que cree en Dios y lo busca. El primer paso de la obra que el Espíritu Santo realiza en las personas es el de conmover sus espíritus. Después de eso, comenzarán a amar a Dios y a buscar la vida; todos aquellos que están en esta senda están dentro de la corriente del Espíritu Santo. Éstas no sólo son las dinámicas de la obra de Dios en China continental sino también en todo el universo. Él hace esto en toda la humanidad. Si alguien no ha sido conmovido ni una sola vez, esto muestra que está fuera de esta corriente de recuperación. Incesantemente oro a Dios en Mi corazón que Él pueda conmover a todas las personas, que todos bajo el sol puedan ser conmovidos por Él y caminen esta senda. Tal vez ésta sea una minúscula petición que tengo de Dios, pero creo que Él hará esto. Espero que todos Mis hermanos y hermanas orarán por esto, que la voluntad de Dios se haga y que Su obra pueda concluir pronto para que Su Espíritu en el cielo pueda descansar. Ésta es Mi propia pequeña esperanza.

Creo que ya que Dios puede llevar a cabo Su obra en una ciudad de demonios, entonces Él, con toda certeza, es capaz de llevar a cabo Su obra en incontables ciudades de demonios en todo el universo. Aquellos de nosotros de la era final ciertamente veremos el día de la gloria de Dios. Esto se llama “seguir hasta el final resultará en la salvación”. Nadie puede reemplazar esta etapa de la obra de Dios, sólo Dios mismo puede hacerlo. Esto se debe a que es extraordinaria; es una etapa de la obra de conquista y los seres humanos no pueden conquistar a otros humanos. Sólo son las palabras de la propia boca de Dios y las cosas que Él hace personalmente lo que puede conquistar a la humanidad. De entre todo el universo, Dios está usando al país del gran dragón rojo como un campo de prueba. Después de esto, Él comenzará esta obra en todas las demás naciones. Eso quiere decir que Dios llevará a cabo una obra aún mayor en todo el universo y todas las personas del universo recibirán la obra de conquista de Dios. Personas de toda denominación y de toda secta deben aceptar esta etapa de la obra. Ésta es una senda que se debe tomar, nadie puede escapar de ella. ¿Estás dispuesto a aceptar esto que Dios te encomienda? Siempre siento que aceptar algo encomendado por el Espíritu Santo es algo glorioso. La manera en que lo veo, ésta es el mayor encomendamiento que Dios pone en la humanidad. Espero que Mis hermanos y hermanas trabajen duro a Mi lado y acepten esto de Dios, para que Dios pueda ser glorificado en todo el universo y nuestras vidas no serán en vano. Debemos hacer algo para Dios o debemos hacer un juramento. Si alguien cree en Dios pero no tiene un objeto de búsqueda, entonces su vida se reduce a nada y cuando les llegue el momento de morir, sólo tienen el cielo azul y la tierra polvorienta para contemplar. ¿Es eso una vida significativa? Si eres capaz de cumplir los requisitos de Dios mientras estás vivo, ¿no es esto algo hermoso? ¿Por qué siempre estás buscando problemas y estás cabizbajo? De esa manera, ¿obtienes algo de Dios? ¿Y puede Dios obtener algo de ti? Dentro de la promesa que he hecho con Dios, simplemente le doy Mi corazón a Él y no lo engaño con Mis palabras. No haría algo como eso, sólo estoy dispuesto a consolar al Dios a quien amo con Mi corazón para que Su Espíritu en el cielo pueda ser consolado. El corazón puede ser valioso pero el amor es más precioso. Estoy dispuesto a darle a Dios el más precioso amor en Mi corazón para que lo que Él disfrute sea lo más hermoso que tengo y que Él pueda ser colmado por el amor que le ofrezco. ¿Estás dispuesto a darle tu amor a Dios para que Él lo disfrute? ¿Estás dispuesto a hacer de esto tu propio principio de supervivencia? Lo que veo de Mi experiencia es que cuanto más amor le doy a Dios, más siento que estoy viviendo con alegría y que tengo fuerza ilimitada, que estoy dispuesto a sacrificar todo Mi cuerpo y mente y que siempre siento que no puedo amar a Dios lo suficiente. Así que, ¿es tu amor un amor insignificante o es infinito, inmensurable? Si tú realmente quieres amar a Dios, siempre tendrás más amor que devolverle. Si ése es el caso, ¿qué persona y qué cosa pueden posiblemente obstaculizar tu amor por Dios?

Dios ve todo el amor de la humanidad como precioso; Él colma aún más de Sus bendiciones a todos aquellos que lo aman. Esto se debe a que el amor del hombre es demasiado difícil de conseguir; hay tan poco de él y casi no se puede encontrar. En todo el universo, Dios ha intentado exigir que las personas le regresen amor, pero a través de todas las eras hasta ahora, son pocos los que le han devuelto a Dios un genuino amor, son pocos en número. Hasta donde recuerdo, Pedro fue uno de ellos, pero él fue personalmente guiado por Jesús y sólo fue en el momento de su muerte que le dio todo su amor a Dios, terminando esa vida suya. Por lo tanto, es bajo estos tipos de condiciones desfavorables que Dios ha reducido el alcance de Su obra en el universo, usando al país del gran dragón rojo como una demostración. Él está enfocando toda Su energía y Sus esfuerzos en un lugar. Esto tendrá resultados más favorables y será más beneficioso para Su testimonio. Es bajo estas dos condiciones que Dios movió Su obra de todo el universo a estas personas del calibre más pobre en China continental y comenzó Su amorosa obra de conquista para que, después que estas personas sean capaces de amarlo, Él pueda llevar a cabo el siguiente paso de Su obra. Éste es el plan de Dios. El fruto de Su obra será mayor de esta manera. El alcance de Su obra está tanto centrado como contenido. Es claro cuán grande es el precio que Dios ha pagado y qué tanto esfuerzo Él ha gastado al llevar a cabo Su obra en nosotros, para que nuestro día haya llegado. Esta es nuestra bendición. Así que, lo que no concuerda con las nociones humanas es que los occidentales nos envidian por haber nacido en un lugar agradable, pero todos nosotros nos vemos como humildes. ¿No es esto Dios elevándonos? Los descendientes del gran dragón rojo que siempre han sido pisoteados, son admirados por los occidentales; ésta es verdaderamente nuestra bendición. Cuando pienso en esto, me siento abrumado por la amabilidad de Dios y por Su aprecio y cercanía. De esto se puede ver que lo que Dios hace, todo es incompatible con las nociones humanas y aunque todas estas personas están malditas, Él no está obligado por las restricciones de la ley y de manera intencional Él ha centrado Su obra alrededor de este pedazo de la tierra. Ésta es la razón por la que me regocijo, por la que me siento inmensamente feliz. Como alguien que juega un papel protagónico en la obra, así como los principales sacerdotes entre los israelitas, soy capaz de llevar a cabo directamente la obra del Espíritu y de servir directamente al Espíritu de Dios; esta es Mi bendición. ¿Quién se atrevería a pensar en algo como esto? Pero hoy, esto ha venido sobre nosotros de manera inesperada. Realmente es una enorme alegría que merece nuestra celebración. Espero que Dios nos siga bendiciendo y levantando para que aquellos de nosotros en el estercolero podamos ser grandemente utilizados por Dios, permitiéndonos así retribuirle Su amor.

Retribuir al amor de Dios es la senda que ahora estoy tomando, pero creo que ésta no es la voluntad de Dios, ni tampoco que sea la senda que yo deba estar caminando. La voluntad de Dios es que Yo sea enormemente utilizado por Él, ésta es la senda del Espíritu Santo. Tal vez estoy equivocado. Creo que ésta es la senda que estoy tomando desde que establecí Mi resolución con Dios hace mucho tiempo. Estoy dispuesto a que Dios me guíe para que Yo entre en la senda en la que debo estar tan pronto como sea posible y satisfacer la voluntad de Dios tan pronto como sea posible. No importa lo que otros puedan pensar, Yo creo que llevar a cabo la voluntad de Dios es de suma importancia y es el asunto más importante de Mi vida. No hay nadie que me pueda privar de este derecho; ésta es Mi opinión personal y quizá haya algunos que no la puedan entender, pero creo que no necesito justificarle esto a nadie. Tomaré la senda que debo tomar; una vez que reconozca la senda en la que debo estar, la tomaré y no me retiraré. Así que vuelvo a estas palabras: dispongo Mi corazón para llevar a cabo la voluntad de Dios. ¡Espero que Mis hermanos y hermanas no me critiquen! En general, como Yo personalmente lo veo es que otras personas pueden decir lo que quieran, pero creo que llevar a cabo la voluntad de Dios es crucial y no debo estar sujeto a restricciones en torno a esto. ¡No puedo equivocarme cuando llevo a cabo Su voluntad y hacer esto no se puede planear basado en Mis propios intereses! ¡Creo que Dios ha visto dentro de Mi corazón! Así que, ¿cómo debes entender esto? ¿Estás dispuesto a entregarte a Dios? ¿Estás dispuesto a ser usado por Dios? ¿Es tu única decisión llevar a cabo la voluntad de Dios? Espero que Mis hermanos y hermanas sean capaces de obtener cierta cantidad de ayuda de Mis palabras. Aunque Mi propia opinión es demasiado superficial, todavía digo lo que puedo para que todos podamos tener una charla franca libre de cualquier barrera, para que Dios pueda permanecer entre nosotros para siempre. Éstas son palabras desde Mi corazón. ¡De acuerdo! Por hoy, eso es todo en cuanto a Mis palabras sinceras. Espero que Mis hermanos y hermanas sigan trabajando duro y ¡espero que el Espíritu de Dios siempre nos cuide!