La Palabra manifestada en carne

Contenido

La senda… (4)

Que las personas sean capaces de descubrir la hermosura de Dios, de buscar el camino de amar a Dios en esta era y que estén dispuestas a aceptar el entrenamiento del reino de hoy, todo esto es la gracia de Dios y, aún más, es Él levantando a la humanidad. Siempre que pienso en esto, siento con fuerza la hermosura de Dios. Es de verdad que Dios nos ama. De lo contrario, ¿quién podría descubrir Su hermosura? Es sólo de esto que veo que toda esta obra es hecha personalmente por Dios mismo y que las personas son guiadas y dirigidas por Dios. Le doy gracias a Dios por esto y me gustaría que Mis hermanos y hermanas se me unieran en alabar a Dios: “¡Toda la gloria sea para Ti, el supremo Dios mismo! Que Tu gloria se multiplique y sea revelada en aquellos de nosotros que hemos sido seleccionados y obtenidos por Ti”. He obtenido esclarecimiento de Dios; antes de las eras Dios ya nos había predestinado y nos quería ganar en los últimos días, permitiendo así que todas las cosas en el universo vean la gloria de Dios en su totalidad a través de nosotros. De este modo, somos la cristalización de seis mil años del plan de gestión de Dios; somos los modelos, los especímenes de la obra de Dios en todo el universo. No es sino hasta ahora que he descubierto cuánto amor Dios verdaderamente tiene por nosotros y que la obra que Él hace en nosotros y las cosas que Él dice, todo supera lo de las eras pasadas un millón de veces. Incluso en Israel y en Pedro, Dios nunca hizo personalmente tanta obra ni habló tanto. Esto muestra que nosotros, este grupo de personas, en verdad estamos increíblemente bendecidas; incomparablemente más bendecidas que los santos de tiempos pasados. Ésta es la razón por la que Dios siempre ha dicho que las personas de la era final están bendecidas. No importa lo que otros digan, creo que nosotros somos los que somos más bendecidos por Dios. Debemos aceptar las bendiciones otorgadas a nosotros por Dios; tal vez haya algunos que se quejarán con Dios, pero creo que las bendiciones vienen de Dios y eso prueba que eso es lo que merecemos. Incluso si los demás se quejan o no están felices con nosotros, siempre creo que nadie puede aceptar o quitar las bendiciones que Dios nos ha dado. Ya que la obra de Dios se lleva a cabo en nosotros y Él nos está hablando cara a cara, a nosotros, no a otros, Dios hace lo que Él quiere hacer y si las personas no están convencidas, ¿no es eso sólo buscarse problemas? ¿No es eso buscarse la humillación? ¿Por qué digo esto? Porque tengo una profunda experiencia en esto. Al igual que la obra que Dios hace en Mí que sólo yo puedo aceptar, ¿puede alguien más hacerla? Soy afortunado de que Dios me confíe esto, ¿podría alguien más simplemente hacer eso indiscriminadamente? Pero espero que Mis hermanos y hermanas puedan entender Mi corazón. No es para sostener en alto Mis propias credenciales para presumirles a las personas, sino para explicarles un problema. Estoy dispuesto a darle toda la gloria a Dios y hacer que Él observe todos y cada uno de nuestros corazones para que nuestros corazones sean todos purificados ante de Dios. Me gustaría hacer un deseo desde el fondo de Mi corazón: espero ser completamente adquirido por Dios, convertirme en una virgen pura quien es sacrificada sobre el altar y, aún más, tener la obediencia de un cordero, apareciendo entre toda la humanidad como un cuerpo espiritual santo. Ésta es Mi promesa, el juramento que he expuesto delante de Dios. Estoy dispuesto a cumplirlo y a retribuir el amor de Dios por medio de ésta. ¿Estás dispuesto a hacer esto? Creo que esta promesa mía vigorizará más a los hermanos y hermanas más jóvenes y traerá más esperanza a los jóvenes. Siento que parece que Dios pone especial énfasis en los jóvenes. Tal vez sea Mi propia preferencia, pero siempre siento que los jóvenes tienen esperanza para su futuro; parece que Dios hace una obra extra en los jóvenes. Aunque carecen de discernimiento y sabiduría, y todos son excesivamente eufóricos e impulsivos, como un becerro recién nacido, creo que los jóvenes no están completamente sin sus méritos. Puedes ver la inocencia de la juventud en ellos y son fáciles para aceptar nuevas cosas. Aunque los jóvenes sí tienden hacia la arrogancia, la ferocidad y la impulsividad, estas cosas no impactan su capacidad para recibir nueva luz. Esto se debe a que los jóvenes generalmente no se aferran a cosas anticuadas. Es por esta razón que veo una promesa ilimitada en los jóvenes y su vitalidad; es por esto que tengo un tierno sentimiento por ellos. Aunque no siento aversión por los hermanos y hermanas mayores, tampoco estoy interesado en ellos. Sin embargo, sinceramente les pido disculpas a los hermanos y hermanas mayores. Tal vez lo que he dicho es impertinente o es desconsiderado, pero espero que todos vosotros podáis perdonar Mi insensatez porque soy muy joven y no pongo demasiado énfasis en Mi manera de hablar. Sin embargo, para decir la verdad, los hermanos y hermanas mayores, después de todo, sí tienen sus funciones que deben desempeñar, no son inútiles en absoluto. Esto se debe a que tienen experiencia en tratar con asuntos, son firmes en la manera como manejan las cosas y no cometen tantos errores. ¿No son éstas sus fortalezas? Me gustaría que todos nosotros dijéramos ante Dios: “¡Oh Dios! ¡Que todos cumplamos nuestras propias funciones en nuestras diferentes posiciones y que todos hagamos lo mejor para Tu voluntad!” ¡Creo que ésta debe ser la voluntad de Dios!

De lo que he visto en Mi experiencia, muchos que abiertamente se han resistido a esta corriente, es decir, muchos que directamente se han resistido al Espíritu de Dios, han sido personas mayores. Las nociones religiosas que estas personas sostienen son muy fuertes y comparan cosas pasadas de moda con las palabras de Dios en cada aspecto. Siempre aplican cosas que aceptaron en el pasado a las palabras de Dios. ¿No son absurdos? ¿Puede alguien así hacer la obra de Dios? ¿Puede Dios usar a esa clase de persona para Su obra? El Espíritu Santo tiene un método para cualquier día determinado de Su obra; si las personas se aferran a cosas pasadas de moda, llegará un día en que sean empujadas fuera del escenario de la historia. En cada etapa de Su obra, Dios siempre usa nuevas personas. Si uno sermoneara a otros con cosas obsoletas, ¿no arruinaría esto a las personas? ¿No atrasaría esto Su obra? Así que, ¿cuándo se puede completar la obra de Dios? Quizá haya algunos que tengan algunas nociones acerca de lo que acabo de decir. Quizá no se convencerán. Sin embargo, espero que no estés preocupado; muchas cosas como ésta sucederán en el futuro cercano y esto sólo se puede dilucidar a través de los hechos. También podemos ir a visitar a algunos personajes importantes, a algunos pastores prestigiosos o expositores bíblicos y predicarles esta corriente. Al principio, seguramente no se resistirán abiertamente, pero sacarán la Biblia para “competir” contigo. Te harán contar el Libro de Isaías y el Libro de Daniel e incluso te harán explicar el Libro del Apocalipsis. Y si no puedes abordarlo, te rechazarán y te llamarán un falso Cristo, dirán que estás esparciendo un camino de absurdidad. Después de una hora harán falsas acusaciones contra ti al punto de que te quedes sin aliento. ¿No es esto una abierta resistencia? Pero eso es sólo el comienzo. No pueden impedir el siguiente paso de la obra de Dios y, en poco tiempo, el Espíritu Santo los forzará a aceptarla. Ésta es la tendencia general; es algo que los humanos no pueden hacer y algo que las personas ni siquiera se pueden imaginar. Yo creo que la obra de Dios se esparcirá sin obstáculos en todo el universo. Ésta es la voluntad de Dios y nadie la puede detener. Que Dios nos ilumine y nos haga aceptar más nueva luz, y que no interrumpamos la gestión de Dios en este asunto. Que Dios tenga misericordia de nosotros para que todos seamos capaces de ver la llegada de Su día de gloria. Cuando Dios sea glorificado por todo el universo también será el tiempo en que obtengamos gloria junto a Él. Parece que ese también será el tiempo en que Yo me separaré de aquellos que caminan conmigo. Espero que Mis hermanos y hermanas puedan alzar sus voces con la Mía en una súplica a Dios: Que la gran obra de Dios se complete pronto para que podamos ver Su día de gloria durante nuestra vida. Todavía espero lograr la voluntad de Dios en el transcurso de Mi vida y espero que Dios pueda seguir haciendo Su obra en nosotros y que nunca haya obstáculos. Ésta es Mi eterna aspiración. Que Dios siempre esté entre nosotros y que Su amor construya puentes entre nosotros para que la amistad entre nosotros se vuelva más preciosa. Espero que el amor cree una mayor comprensión entre nosotros y que el amor nos pueda acercar más, que quite cualquier distancia entre nosotros y que el amor entre nosotros pueda llegar a ser más profundo, más amplio y más dulce. Creo que ésta tiene que ser la voluntad de Mi Dios y espero que Mis hermanos y hermanas puedan llegar a ser más íntimos conmigo y que todos podamos atesorar los breves días que pasemos juntos y que nos puedan servir como hermosos recuerdos.

Ha habido más pasos de la obra de Dios en China continental, pero no son complicados en absoluto. Pensando en todos esos pasos, no son sin razón, todos han sido completados por Dios mismo y todas las personas juegan una variedad de papeles dentro de Su obra. Cada acto en esta obra es gracioso para las personas y, sorprendentemente, todos tienen un papel en ella. En cada prueba, las actuaciones de las personas son fieles a la vida y todas y cada una de las personas son retratadas vívida y minuciosamente con la pluma de Dios. Cada una tiene mucho que es expuesto a la luz del día. No estoy diciendo que Dios se esté burlando de las personas a través de Su obra; eso no tendría sentido. Toda la obra de Dios tiene su propósito; Él no hace nada en absoluto que no tenga importancia o valor. Todo lo que Él hace es para perfeccionar y alcanzar a la humanidad. Es sólo por esto que he visto verdaderamente que el corazón de Dios es completamente para el bien del hombre. Aunque se pueda llamar una obra de teatro, también se puede decir que esta obra de teatro es un ejemplo de la vida real, pero para el director del “drama”, Dios, todas las personas deben cooperar con Él para completar esta obra. Pero por otro lado, Dios obtiene personas a través de esto y hace que las personas lo amen más. ¿No es ésta Su voluntad? Así que espero que nadie tenga ninguna preocupación. ¿Acaso no sabes nada acerca de la voluntad de Dios? He dicho tanto que espero que todos Mis hermanos y hermanas puedan entender y no malinterpreten Mi corazón. Creo que Dios definitivamente os alcanzará. Todos caminan una senda diferente. Espero que la senda bajo vuestros pies sea la que es abierta por Dios y que todos podáis orar y decir: “¡Oh Dios! Que me alcances para que mi espíritu pueda regresar a Ti”. ¿Estás listo para buscar la guía de Dios en las profundidades de tu espíritu?