La Palabra manifestada en carne

Contenido

La senda… (7)

Todos nosotros podemos ver en nuestras experiencias prácticas que hay muchas veces que Dios ha abierto personalmente una senda para nosotros para que estemos andando por la senda que es más firme, más realista. Esto porque esta senda es la que Dios nos abrió desde el comienzo del tiempo y ha sido transmitida a nuestra generación después de decenas de miles de años. Así que estamos sucediendo a nuestros predecesores que no caminaron la senda hasta su fin; somos los que hemos sido escogidos por Dios para caminar la última sección de este camino. Por lo tanto, ha sido preparada particularmente para nosotros, y no importa si recibimos bendiciones o sufrimos desgracias, nadie más puede caminar esta senda. Agrego Mi propio discernimiento a esto: no hagas planes para escapar a ningún otro lugar o encontrar otra ruta, anhelando estatus o estableciendo tu propio reino; todas estas son ilusiones. Si tienes algunos prejuicios hacia estas palabras, te aconsejo no confundirte. Es mejor si lo reconsideras; no trates de ser demasiado listo o fracases en distinguir el bien y el mal. Cuando el plan de Dios se cumpla, lamentarás eso. Es decir, cuando el reino de Dios venga Él hará pedazos a las naciones de la tierra y en ese momento verás que tus propios planes también han sido arrasados y que aquellos que han sido castigados son los que son destrozados. En aquel momento Dios revelará por completo Su carácter. Supongo que debo contarte sobre esto ya que estoy bien consciente de este asunto para que en el futuro no te quejes de Mí. Que hayamos sido capaces de caminar esta senda hasta el día de hoy fue decretado por Dios, así que no pienses que eres extraordinario o que eres desafortunado, nadie puede hacer aseveraciones con respecto a la obra en curso de Dios para que no seas hecho pedazos. La luz ha venido a Mí a través de la obra de Dios, y no importa qué, Dios completará a este grupo de personas y Su obra nunca puede ser cambiada —Él va a traer a estas personas hasta el final del camino y completar Su obra en la tierra—. Esto es algo que todos debemos entender. La mayoría de las personas constantemente son ambiciosas e insaciables; a todas ellas les hace falta entendimiento de la actual intención ansiosa de Dios, así que todas ellas tienen pensamientos de escape. Siempre quieren salir al lugar desierto para vagar como un caballo salvaje que se ha quitado sus riendas, pero es raro que haya personas que se quieran asentar en la buena tierra de Canaán para buscar el camino de la vida humana, cuando han entrado en la tierra que fluye leche y miel, ¿no sólo pensarían en disfrutarla? Para ser franco, fuera de la buena tierra de Canaán en todos lados está el desierto. Incluso cuando las personas han entrado al lugar de reposo son incapaces de sostener su deber; ¿no son sólo rameras? Si has perdido la oportunidad para que Dios te perfeccione en ese ambiente, será algo por lo que te arrepentirás por el resto de tus días; te sentirás inmensamente arrepentido. Terminarás como Moisés que sólo contempló la tierra de Canaán pero no pudo disfrutarla, apretando puños vacíos y muriendo lleno de remordimientos, ¿no crees que sea algo vergonzoso? ¿No crees que sea algo vergonzoso que otros se burlen? ¿Estás dispuesto a ser humillado por otros? ¿No tienes el corazón para luchar por hacer el bien por ti mismo? ¿No estás dispuesto a ser una persona honorable y recta que es perfeccionada por Dios? ¿Realmente eres alguien que carece de determinación? No estás dispuesto a tomar las otras sendas pero, ¿tampoco estás dispuesto a tomar la senda que Dios ha decretado para ti? ¿Te atreves a ir contra la voluntad del cielo? No importa qué grande sea tu “habilidad”, ¿realmente puedes ofender al cielo? Creo que es mejor para nosotros conocernos mejor, sólo un poco de la palabra de Dios puede cambiar el cielo y la tierra así que, ¿qué es una personita huesuda a los ojos de Dios?

Viendo de Mi propia experiencia, cuanto más antagónico eres con Dios, más te mostrará Dios Su majestuoso carácter y más severo será el castigo que Él te “sirva”. Cuanto más lo obedezcas, más Él te amará y te protegerá. Así como el carácter de Dios es como un instrumento de tortura, si obedeces estarás sano y salvo, pero si no obedeces, sino que siempre quieres estar en el centro de atención y hacer trampas, Su carácter cambiará en un instante, así como el sol en un día nublado; Él se esconderá de ti y te mostrará la ira. También es como el clima en junio, con cielos despejados por kilómetros y olas azules que ondulan en la superficie del agua, hasta que el agua de repente cobra velocidad y brotan olas formidables. Dado este carácter de Dios, ¿te atreves a comportarte alocada y obstinadamente? La mayoría de los hermanos y hermanas han visto en sus experiencias que cuando el Espíritu Santo obra en el día están llenos de confianza, pero entonces el Espíritu de Dios de repente los abandona sin que ellos sepan cuándo, dejándolos inquietos e insomnes en la noche, buscando la dirección en la que Su Espíritu desapareció. Pero no importa qué, son incapaces de encontrar dónde se fue Su Espíritu; y Él se les aparece otra vez sin que ellos sepan cuándo, y justo como cuando Pedro de repente vio a su Señor Jesús otra vez, estaba extático y parecía gritar con alegría incontrolable. ¿Es posible que puedas olvidar haber experimentado esto después de tantas veces? El Señor Jesucristo, que se hizo carne, fue clavado en la cruz y después resucitó y ascendió al cielo, siempre está escondido de ti por un tiempo, después se te aparece por un tiempo. Él se te revela por tu justicia y Él se enoja y se aparta de ti por tus pecados así que, ¿por qué no le suplicas más? ¿No sabías que desde Pentecostés, el Señor Jesucristo tiene otra comisión en la tierra? Todo lo que sabes es que es un hecho que el Señor Jesucristo se hizo carne, vino a la tierra y fue clavado en la cruz, pero nunca has estado consciente de que el Jesús en el que creíste antes le encomendó la obra a alguien más hace mucho tiempo. Su obra se completó hace mucho tiempo, así que el Espíritu del Señor Jesucristo ha venido a la tierra otra vez en forma carnal para hacer otra parte de Su obra. Me gustaría insertar algo aquí, a pesar del hecho que actualmente estáis en esta corriente, me atrevo a decir que pocas de las personas entre vosotros creen que esta persona es la que se os concede por el Señor Jesucristo. Todo lo que sabéis es disfrutarlo pero no reconocéis que el Espíritu de Dios ha venido una vez más a la tierra y no reconocéis que el Dios de hoy es el Jesucristo de hace miles de años. Es por esto que digo que todos vosotros estáis caminando con vuestros ojos cerrados. Sólo aceptáis dondequiera que terminéis, para nada sois serios acerca de esto. Es por esta razón que creéis en Jesús de palabra, pero os atrevéis a resistir abiertamente a aquel de quien Dios da testimonio hoy. ¿No eres necio? Al Dios de hoy no le importan tus errores; Él no te condena. Dices que crees en Jesús, ¿así que podría tu Señor Jesucristo soltarte? ¿Crees que Dios es el lugar para que te desahogues o mientas? Cuando tu “Señor Jesucristo” se revele de nuevo, Él determinará si eres justo o si eres malvado basado en cómo te comportas hoy. La mayoría de las personas terminan con nociones acerca de las palabras, “Mis hermanos y hermanas” dichas por Mí; creen que la manera en la que Dios obra cambiará. ¿No están estas personas sencillamente cortejando a la muerte? ¿Puede Dios atestiguar a Satanás como Dios mismo? ¿No estás sencillamente condenando a Dios? ¿Crees que cualquiera puede de manera informal actuar como Dios mismo? Si realmente tuvieras conocimiento de esto, entonces no desarrollarías nociones. Existe el siguiente pasaje en la Biblia: “Aquel, para quien son todas las cosas y por quien son todas las cosas, para llevar a muchos hijos a la gloria, Él es nuestro capitán […], por lo cual Él no se avergüenza de llamarlos hermanos”. Tal vez entiendas estas palabras mejor que Yo, y hasta puedas recitarlas fácilmente de memoria pero no entiendes lo que realmente significan; ¿no estás creyendo en Dios con tus ojos cerrados?

Yo creo que nuestra generación está bendita para poder tomar la senda que no terminaron las personas de las generaciones anteriores y para poder contemplar la reaparición de Dios después de varios miles de años —Dios, quien está aquí entre nosotros y también está presente en todas las cosas—. Nunca hubieras pensado que podrías caminar en esta senda: ¿Lo puedes hacer? Esta senda la dirige directamente el Espíritu Santo, la guía el séptuple Espíritu intensificado del Señor Jesucristo y es la senda que el Dios de la actualidad ha abierto para ti. Ni siquiera en tus sueños más increíbles te podías haber imaginado que el Jesús de hace varios miles de años aparecería una vez más delante de ti. ¿No te sientes complacido? ¿Quién puede venir cara a cara con Dios? A menudo oro para que nuestro grupo reciba mayores bendiciones de Dios, que Dios nos pueda favorecer y que Él nos pueda ganar, pero también ha habido innumerables ocasiones en las que he derramado lágrimas por nosotros, pidiendo que Dios nos esclarezca y nos permita contemplar revelaciones mayores. Cuando veo que las personas siempre están tratando de engañar a Dios y carecen de determinación, considerando la carne o luchando por fama y fortuna para tomar el centro del escenario, ¿cómo no podría sentirme tan dolido en Mi corazón? ¿Cómo pueden las personas ser tan insensibles? ¿Es que lo que hago no da fruto? Si todos tus hijos fueran rebeldes y no te fueran filiales, no tuvieran conciencia, sólo se preocuparan por ellos mismos, nunca tuvieran empatía por tus sentimientos y sólo te sacaran a patadas de la casa después de que crecieran, ¿cómo te sentirías en ese punto? ¿No estarías inundado en lágrimas y recordando el gran precio que pagaste para criarlos? Es por esto que he orado a Dios incontables veces: “¡Querido Dios! Sólo Tú sabes si tengo o no alguna carga en Tu obra. En cualquier área donde Mis acciones no estén de acuerdo con Tu voluntad, Tú me disciplinas, me perfeccionas y me haces consciente. Mi única petición para Ti es que conmuevas más a estas personas para que pronto puedas obtener gloria y estas personas puedan ser ganadas por Ti y que Tu obra pueda lograr lo que Tu voluntad es y Tú puedas completar Tu plan pronto”. Dios no quiere conquistar a las personas por medio del castigo; Él no quiere guiar siempre a las personas a la fuerza. Él quiere que las personas obedezcan Sus palabras y Su obra de una manera disciplinada y por medio de esto satisfagan Su voluntad. Pero las personas no tienen vergüenza y constantemente se rebelan contra Él. Creo que es mejor para nosotros encontrar la manera más simple de satisfacerlo, es decir, obedecer todos Sus arreglos y, si verdaderamente puedes lograr esto, serás perfeccionado. ¿No es esto algo fácil, disfrutable? Toma la senda que debes tomar sin prestar atención a lo que los demás digan o sin pensarlo demasiado. ¿Tienes tu futuro y tu destino en tus propias manos? Siempre huyes y quieres tomar una senda mundana pero, ¿por qué no puedes salir? ¿Por qué es que vacilas en un cruce de caminos por muchos años y después terminas escogiendo esta senda una vez más? Después de vagar por muchos años, ¿por qué es que has regresado ahora a esta casa a pesar de ti mismo? ¿Es esto sólo tu propio asunto? Para aquellos de vosotros en esta corriente, si no crees esto, entonces sólo escúchame decir esto: Si planeas irte, sólo espera y ve si Dios te lo permite y ve cómo el Espíritu Santo te conmueve, experiméntalo por ti mismo. Para hablar con franqueza, incluso si sufres desgracias, las debes sufrir en esta corriente, y si hay sufrimiento, debes sufrir aquí hoy y no puedes ir a otra parte. ¿Lo ves con claridad? ¿A dónde irías? Éste es el decreto administrativo de Dios. ¿Crees que no tiene sentido que Dios escoja a este grupo de personas? En la obra de Dios hoy, Él no se enoja fácilmente, pero si las personas quieren interrumpir Su plan, Él puede cambiar Su semblante en un instante y cambiarlo de brillante a nublado. Por lo tanto, te aconsejo que te tranquilices y respetes los designios de Dios, le permitas hacerte completo. Esta es la única forma de ser una persona inteligente.