La Palabra manifestada en carne

Contenido

La trigésima quinta declaración

He comenzado a llevar a cabo Mi obra entre los humanos, permitiéndoles vivir en la misma corriente conmigo. Completaré Mi obra mientras todavía esté entre ellos porque ellos son los objetos que gestiono en todo Mi plan de gestión y es Mi deseo que se conviertan en maestros de todas las cosas. Por lo tanto sigo caminando entre los humanos. A medida que los humanos y Yo entramos a la era actual, me siento muy tranquilo porque mi paso de la obra se ha apresurado. ¿Cómo pueden estos humanos seguir el paso? He hecho mucha obra en personas apáticas y torpes y sin embargo no han ganado casi nada porque no me aprecian ni me aman. He morado entre todas las personas y he observado el movimiento por parte ellos tanto por encima del suelo como por debajo. Todos aquellos clasificados como “humanos” me están resistiendo como si “resistirme” estuviera en las descripciones de sus trabajos. Parece que si no llevaban a cabo esta obra entonces serían como un huérfano vagabundo, adoptado por nadie. Sin embargo, no sentencio a las personas arbitrariamente basado en sus acciones y comportamiento. Más bien, apoyo y proveo para ellas de acuerdo con su estatura. Ya que los humanos son los protagonistas de todo Mi plan de gestión, dedico más guía a aquellos en este papel de “humanidad” para que lo puedan interpretar de todo corazón y hacer lo mejor posible y para que esta obra de teatro que Yo estoy dirigiendo llegue a ser un éxito completo. Esta es Mi súplica para la humanidad. ¿Acaso será que sin esta oración sean incapaces de interpretar su parte tan bien como pueden? Yo puedo lograr lo que las personas piden de Mí, pero ¿no pueden lograr lo que Yo pido de ellas? No se puede decir que Yo oprimo a los humanos por la fuerza. Esta es Mi última petición: Les estoy implorando con toda seriedad y sinceridad. ¿Realmente son incapaces de hacer lo que pido? Les he estado dando a las personas por muchos años pero no he recibido nada a cambio. ¿Quién alguna vez me ha dado algo? ¿Son Mi sangre, sudor y lágrimas simplemente como las nubes en las montañas? Muchas veces les he dado “vacunas” a las personas y les he dicho que Mis requisitos de ellas no eran exigentes. ¿Por qué, entonces, las personas constantemente me evitan? ¿Es porque las voy a tratar como polluelos, para matarlas tan pronto como sean atrapadas? ¿Soy realmente tan brutal e inhumano? Los humanos siempre me miden por sus propias nociones. ¿Sus nociones de Mí corresponden a la realidad de[a] Mí en el cielo? No considero las nociones de las personas objetos para Mi disfrute. Más bien, veo sus corazones como cosas para ser apreciadas. Sin embargo, me siento bastante harto de sus conciencias porque, de acuerdo con las personas, Yo mismo no poseo una. Por lo tanto, he desarrollado más opiniones sobre ese tema. Sin embargo, me rehúso a criticar sus conciencias directamente; más bien, las sigo guiando paciente y sistemáticamente. Después de todo, los humanos son débiles e incapaces de llevar a cabo cualquier obra.

Hoy, oficialmente tomé un paso al reino del castigo sin límite y lo estoy disfrutando junto a la humanidad. También los estoy dirigiendo por la mano y son bien portados bajo Mi dirección; nadie se atreve a oponerse a Mí. Todos están bajo Mi guía, haciendo los deberes que he asignado, porque esto está en sus “descripciones de trabajo”. Entre todas las cosas en el cielo y debajo del cielo, ¿quién se atreve a no someterse a Mis planes? ¿Quién no está a Mi alcance? ¿Quién no pronuncia alabanza y exaltación por Mis palabras y Mi obra? Los humanos admiran Mis obras y acciones, así que se dedican a la corriente de Mi obra a causa de cada pequeño movimiento mío. ¿Quién puede separarse? ¿Quién puede despegarse de la obra que he arreglado? Debido a Mi decreto administrativo, los humanos están obligados a quedarse; sin él, todos se hubieran escabullido del “frente de batalla” y se hubieran vuelto “desertores”. ¿Quién no teme a la muerte? ¿Las personas están realmente dispuestas a sacrificarse? No me impongo a nadie porque hace mucho tiempo adquirí una comprensión profunda de la naturaleza humana. Por lo tanto, siempre he estado emprendiendo proyectos que las personas nunca han hecho antes. Porque nadie podría llevar a cabo Mi obra, he puesto pie en el campo de batalla en persona para entablar una lucha de vida o muerte con Satanás. Hoy en día, Satanás está rampante al extremo. ¿Por qué no aprovecho esta oportunidad para hacer alarde del enfoque de Mi obra con el fin de revelar Mi poder? Como lo he dicho antes, uso la treta de Satanás como Mi contraste; ¿no es esta la mejor oportunidad? Sólo ahora revelo una sonrisa complacida porque he logrado Mi meta. Ya no correré de un lado a otro y pedirles “ayuda” a los humanos. He dejado de ir y venir y ya no vivo la vida de un vagabundo. De ahora en adelante, viviré en paz. Los humanos de igual modo estarán sanos y salvos porque Mi día ha llegado. En la tierra he llevado la vida ocupada de un hombre, una vida en la que muchas injusticias parecen haber ocurrido. A los ojos humanos, he compartido sus alegrías y tristezas, así como sus adversidades. Como los humanos, Yo, también, he vivido en la tierra y bajo el cielo. Por lo tanto, siempre me han visto como un ser creado. Porque los humanos no me han visto en el cielo, nunca han dedicado mucho esfuerzo en Mí. Sin embargo, dada la situación de hoy, las personas no tienen opción sino admitir que Yo soy el Amo de su destino y el orador que perora desde las nubes. Los humanos, por lo tanto, con sus cabezas han tocado el suelo delante de Mí en adoración. ¿No es esta la prueba de Mi regreso triunfante? ¿No es este un retrato de Mi victoria sobre todas las fuerzas hostiles? Todas las personas han tenido premoniciones que el mundo está llegando a su fin y que la humanidad sufrirá una gran limpieza. Sin embargo, no pueden en verdad conscientemente llevar a cabo lo que les pido así que no tienen opción sino llorar bajo Mi castigo. ¿Qué se puede hacer? ¿Quién les dijo a estos que fueran desobedientes? ¿Quién les dijo que entraran a la era final? ¿Por qué nacieron como humanos en este mundo pre apocalíptico? Todo es arreglado por Mí personalmente. ¿Quién se puede quejar?

Desde la creación del mundo, he vagado entre los humanos, haciéndoles compañía en su existencia terrenal. En generaciones anteriores, sin embargo, ni una sola persona fue escogida por Mí; todas fueron rechazadas por Mi silencio. Esto porque aquellas personas en el pasado no me sirvieron con una devoción decidida; por lo tanto tampoco las amé exclusivamente. Habían tomado los “regalos” de Satanás y después se dieron la vuelta y me los ofrecieron; al hacerlo así, ¿no era esto difamatorio contra Mí? Mientras tales ofrendas se estaban haciendo, no revelé Mi disgusto; más bien, traté de convertir su maquinación para Mi propio uso agregando estos “regalos” a los materiales que se utilizan en Mi gestión. Después, una vez que hubieran sido procesados por la máquina, quemaría todo el desperdicio resultante. Aunque esta generación presente de humanos no me ha ofrecido muchos “regalos”, no se lo reprocho. Estas personas siempre han sido menesterosas y han tenido las manos vacías; por lo tanto, habiendo observado la realidad de su situación, nunca las he sometido a ninguna demanda irrazonable después de que vine al mundo humano. Más bien, después de darles los “materiales”, simplemente he buscado el “producto terminado” que quiero, porque esto es lo único alcanzable por los humanos. He pasado tantos años en dificultad, aprendiendo lo que quiere decir vivir como un humano, antes de aparecer con una petición adecuada. Si no hubiera experimentado la vida humana, ¿cómo podría entender los asuntos que les resulta difícil discutir? No obstante, los humanos no lo ven de esta manera; sólo dicen que soy el Dios mismo todopoderoso, sobrenatural. ¿No es precisamente esta la noción que todos los humanos han tenido a lo largo de la historia e incluso hasta el día de hoy? Dije que en la tierra no hay nadie que realmente me pueda conocer al cien por ciento. Esta observación tiene sus implicaciones; esto no es sólo una charla vacía. Yo mismo he experimentado y observado esto por lo que tengo una comprensión de los detalles. Si no hubiera descendido al mundo humano, ¿quién tendría una oportunidad de conocerme? ¿Quién podría escuchar Mis palabras en persona? ¿Quién podría ver Mi figura entre ellos? Desde la antigüedad, siempre había permanecido escondido en las nubes. Predije con anticipación que descendería al mundo humano en los últimos días para servir como su ejemplo. Es por esto que en la actualidad las personas son lo suficientemente afortunadas para ampliar sus horizontes. ¿No es esta una bondad que les he concedido? ¿Podría ser que no entiendan para nada Mi gracia? ¿Por qué los humanos son tan insensibles y torpes? Habiendo llegado hasta hoy, ¿por qué todavía no han despertado? He estado en este mundo por muchos años pero, ¿quién me conoce? No es de sorprender que castigue a las personas. Parece que son los objetos en los cuales pongo en uso Mi autoridad; parece que son balas en Mi pistola que, una vez que haya disparado, todos escaparán. Esta es su imaginación. Siempre he respetado a los humanos; nunca los he explotado o comerciado como esclavos de manera arbitraria. Esto porque no los puedo abandonar ni ellos me pueden abandonar. Por lo tanto, entre nosotros se ha formado un vínculo de vida o muerte. Yo siempre aprecio y amo a los humanos. Aunque ese sentimiento nunca ha sido mutuo, siempre han recurrido a Mí, que es la razón por la cual sigo invirtiendo esfuerzos en ellos. Amo a las personas como Mi propio tesoro, porque son el “capital” de Mi gestión en la tierra; por lo tanto de cierto no los eliminaré. Mi voluntad hacia los humanos nunca cambiará. ¿Pueden realmente confiar en Mi juramento? ¿Cómo me pueden satisfacer? Este es el deber para toda la humanidad; es la “tarea” que les he dejado. Mi esperanza es que todos ellos trabajarán duro para completarla.

23 de abril de 1992

Nota al pie:

a. El texto original omite “la realidad de”.