App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

La trigésima cuarta declaración

¡Dios Todopoderoso es omnipotente, lo consigue todo y es el Dios verdadero, totalmente completo! Él no sólo lleva en sus manos las siete estrellas, sostiene los siete Espíritus, tiene siete ojos, abre los siete sellos y abre el rollo, sino que además administra las siete plagas y las siete copas, y abre los siete truenos; ¡hace mucho tiempo que Él ha hecho sonar las siete trompetas! Todas las cosas creadas y hechas completas por Él deberían alabarlo, darle gloria, y exaltar Su trono. ¡Oh, Dios Todopoderoso! ¡Tú eres todo, Tú lo has conseguido todo y, contigo, todo es completo, brillante, emancipado, libre, fuerte y poderoso! No hay nada escondido ni oculto, contigo todos los misterios se han revelado. Además, ¡Tú juzgas las multitudes de Tus enemigos, muestras Tu majestad, Tu fuego consumidor, Tu ira e incluso más, Tu gloria sin precedentes, eterna, totalmente infinita! Todos los pueblos deberían despertarse y aclamar, y cantar sin reservas; ensalzar al Dios todopoderoso, real, vivo, abundante, glorioso y verdadero que es desde la eternidad y hasta la eternidad. Su trono debería ser exaltado constantemente, Su santo nombre alabado y glorificado. ¡Ésta es la voluntad eterna de Mi Dios y las bendiciones infinitas que Él nos revela y nos concede! ¿Quién, entre nosotros, no lo hereda? Para heredar las bendiciones de Dios, uno debe exaltar Su nombre santo, y venir a adorar rodeando el trono. Su fuego consumidor derretirá a todos los que van ante Él con otros motivos o propósitos. Hoy es el día en que Sus enemigos serán juzgados, y ellos también perecerán en este día. Más aún, es el día en el que Mi Dios Todopoderoso será revelado y obtendrá gloria y honor. ¡Oh, pueblos todos! ¡Levantaos rápidamente a ensalzar, y dar la bienvenida al Dios Todopoderoso que, por siempre y para siempre, nos da misericordia, salvación, nos concede bendiciones, hace a Sus hijos completos y consuma con éxito Su reino! ¡Éste es el hecho maravilloso de Dios! Esto es la predestinación y la disposición eterna de Dios: que Él mismo viene a salvarnos, a hacernos completos y a traernos a la gloria.

Quienes no se levantan y dan testimonio son los antepasados de los ciegos, los reyes de la ignorancia, y pasarán a ser los eternamente ignorantes, los insensatos eternos y los muertos eternamente ciegos. ¡Así pues, nuestros espíritus deberían despertarse! ¡Todos los pueblos tendrían que levantarse! Aclamad, alabad y ensalzad sin cesar al Rey de gloria, al Padre de misericordia, al Hijo de redención, a los siete Espíritus abundantes, y al Dios Todopoderoso que trae el majestuoso fuego consumidor y el juicio justo; quien es autosuficiente, abundante, todopoderoso y totalmente completo. ¡Su trono será exaltado eternamente! Todos los pueblos deberían ver que esto es la sabiduría de Dios, Su maravilloso camino de salvación y el cumplimiento de Su gloriosa voluntad. Si no nos levantamos y damos testimonio, una vez haya pasado el momento ya no habrá vuelta atrás. Que obtengamos bendiciones o infortunios se decide en esta etapa actual de nuestro viaje, según lo que hagamos, pensemos y pongamos en práctica. ¿Cómo deberíais actuar, pues? Dad testimonio de Dios, y exaltadlo eternamente; exaltad al Cristo Todopoderoso. ¡El Dios eterno, único, verdadero!

¡De ahora en adelante deberías ver claramente que todos los que no dan testimonio de Dios, del Dios único y verdadero, los que albergan dudas sobre Él, están todos enfermos, muertos y son quienes desafían a Dios! Las palabras de Dios ya se han demostrado desde tiempos antiguos: Todos los que no se reúnen conmigo se dispersan, y los que no están conmigo están contra Mí. ¡Es una verdad inalterable, irrefutable como la montaña! Quienes no dan testimonio de Dios son lacayos de Satanás. Estas personas vienen a molestar y engañar a los hijos de Dios, a interrumpir la gestión de Dios, ¡y deben morir a espada! Todo aquel que les muestre buenas intenciones, busca su propia destrucción. Deberías oír y creer las palabras del Espíritu de Dios, caminar por Su senda, vivir Sus palabras, ¡y exaltar aún más el trono del Dios Todopoderoso eternamente!

¡El Dios Todopoderoso es el Dios de los siete Espíritus! Él es también el Dios de[a] los siete ojos y de las siete estrellas; ¡Él abre los siete sellos, y abre todo el rollo! Ha hecho sonar las siete trompetas; las siete copas y las siete plagas están en Sus manos, para soltarlas según Su voluntad. ¡Oh, los siete truenos que siempre han sido sellados! ¡Ha llegado el momento de abrirlos! ¡Él, que abrirá los siete truenos, ya ha aparecido ante nuestros ojos!

¡Dios Todopoderoso! Contigo todo está emancipado y es libre; no hay dificultades, ¡y todo fluye con suavidad! Nada se atreve a obstruirte ni a obstaculizarte, todo se somete a Ti. ¡Todos los que no se someten, mueren!

¡Dios Todopoderoso, el Dios de los siete ojos! Todo está perfectamente claro, brillante y al descubierto; todo está revelado y manifestado. Con Él todo está muy claro y cristalino, y no sólo Dios mismo es así, sino que de igual manera Sus hijos también lo son. ¡Nadie, ningún objeto ni asunto pueden ocultarse ante Él y Sus hijos!

¡Las siete estrellas de Dios Todopoderoso son resplandecientes! Él ha perfeccionado a la iglesia, y establece a los enviados de Su iglesia y ella está dentro de Su provisión. Él abre la totalidad de los siete sellos, y Él mismo hace que se completen Su plan de gestión y Su voluntad. ¡El rollo es el lenguaje espiritual arcano de Su gestión, y Él lo ha abierto y revelado!

Todos los pueblos deberían oír Sus siete trompetas que resuenan. Con Él, todo se da a conocer, para nunca más estar escondido o ser doloroso. ¡Todo se revela y todo es victorioso!

¡Las siete trompetas del Dios Todopoderoso son trompetas manifiestas, gloriosas y victoriosas! ¡También son las trompetas que juzgan a Sus enemigos! ¡En medio de Su victoria, Su cuerno está siendo exaltado! ¡Él sujeta todo el universo en Sus manos!

Él ha preparado las siete copas de las plagas, y las desata de lleno sobre Sus enemigos hasta su límite más extremo, y estos se consumirán en las llamas de sus devoradores fuegos. El Dios Todopoderoso muestra el poder de Su autoridad y todos Sus enemigos perecen. Los siete truenos finales ya no tienen que sellarse ante Dios Todopoderoso: ¡están todos abiertos! ¡Todos abiertos! ¡Él da muerte a Sus enemigos con los siete truenos; estabiliza la tierra, y hace que ella le rinda servicio, para no que nunca más sea devastada!

¡Dios Todopoderoso justo! ¡Te ensalzamos eternamente! ¡Tú mereces la alabanza infinita, la aclamación y la exaltación infinitas! ¡Tus siete truenos no sólo son para Tu juicio, sino que son más para Tu gloria y Tu autoridad, para completar todas las cosas!

¡Todos los pueblos celebran ante el trono; aclaman y exaltan alegremente al Todopoderoso Cristo Dios! ¡Sus voces resuenan como el trueno! Absolutamente todas las cosas existen gracias a Él, y surgen por Él. ¿Quién se atreve a no atribuirle por completo toda la gloria, el honor, la autoridad, la sabiduría, la santidad, la victoria y las revelaciones? ¡Esto es el cumplimiento de Su voluntad y la conclusión final de la construcción de Su gestión!

Notas al pie:

a. El texto original omite “el Dios de”

Anterior:La trigésima tercera declaración

Siguiente:La trigésima quinta declaración

También podría gustarte