App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 25

Dios Todopoderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz, ¡nuestro Dios reina! Dios Todopoderoso pone Sus pies en el Monte de los Olivos. ¡Qué hermoso es eso!

¡Escucha! Nosotros, los vigilantes, levantamos nuestras voces; con ellas cantamos juntos, porque Dios ha regresado a Sion. Con nuestros propios ojos vemos la desolación de Jerusalén. Prorrumpamos en gozo y cantemos juntos, porque Dios nos ha traído consuelo y ha redimido a Jerusalén. Dios ha desnudado Su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, ¡la persona real de Dios ha aparecido! Todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.

¡Oh Dios Todopoderoso! Los siete Espíritus han sido enviados desde Tu trono a todas las iglesias para revelar todos Tus misterios. Estás sentado sobre Tu trono de gloria y has dirigido Tu reino; lo has establecido y lo sostienes con justicia y rectitud; Tú has sometido a todas las naciones delante de Ti. ¡Oh Dios Todopoderoso! Tú has soltado la armadura de los reyes, has abierto de par en par las puertas de la ciudad delante de Ti, para no cerrarlas jamás. Porque Tu luz ha venido y Tu gloria resplandece. La oscuridad cubre la tierra y las densas tinieblas están sobre las personas. ¡Oh Dios! Sin embargo, te nos has aparecido y has brillado Tu luz sobre nosotros, y Tu gloria se ve en nosotros; todas las naciones vendrán a Tu luz y los reyes a Tu resplandor. Tú levantas los ojos y miras a Tu alrededor: Tus hijos se reúnen ante Ti, y vienen de lejos; Tus hijas son llevadas en los brazos. ¡Oh Dios Todopoderoso! Tu gran amor nos sujeta; eres Tú quien lidera nuestro avance por el camino a Tu reino, y son Tus santas palabras las que nos penetran.

¡Oh Dios Todopoderoso! ¡Te damos gracias y te alabamos! Elevemos nuestra mirada a Ti, déjanos ser testigos de Ti, exaltémoste y cantemos a Ti con un corazón sincero, calmado y decidido. No tengamos sino una sola mente y edifiquémonos juntos y que pronto nos conviertas en aquellos que son según Tu corazón que son utilizados por Ti. Deseamos que Tu voluntad se cumpla, sin obstáculos, por toda la tierra.

Anterior:Capítulo 24

Siguiente:Capítulo 26

Contenido relacionado