App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 22

Creer en Dios no es algo fácil de hacer. ¡Vosotros os seguís confundiendo, comiendo todo y pensando que todo es tan interesante, tan sabroso! Hay algunos que todavía aplauden, simplemente no tienen discernimiento en sus espíritus. Vale la pena tomarse un tiempo para resumir esta experiencia. En los últimos días, todo tipo de espíritus emergen para desempeñar sus funciones, desafían abiertamente los pasos de crecimiento de los hijos de Dios y participan en interferir con la construcción de la iglesia. Si se toma esto a la ligera, y se da a Satanás oportunidades de trabajar, se causará un desorden en la iglesia, la gente entrará en pánico y se sentirá desesperada, y en casos graves, la gente perderá su visión. Y de esta manera, el penoso precio que he pagado a lo largo de muchos años, habrá sido totalmente en vano.

El tiempo de la construcción de la iglesia es también el tiempo más frenético de Satanás. Satanás frecuentemente provoca disturbios e interrupciones a través de unas pocas personas, y son aquellos que no conocen el espíritu, o aquellos creyentes nuevos, los que desempeñan el rol de Satanás con más facilidad. A menudo, debido a que las personas no entienden la obra del Espíritu Santo, estiran las manos y hacen las cosas arbitrariamente, completamente de acuerdo con sus propios gustos, formas de hacer las cosas y conceptos. Mantente callado--se te dice esto para tu propia protección. Escucha y obedece bien. La iglesia y la sociedad son diferentes. No puedes decir lo que quieras o lo que pienses. No se hará aquí, ya que esta es la casa de Dios. Dios no acepta la forma en que las personas hacen las cosas. Debes hacer las cosas de acuerdo al Espíritu, vivir las palabras de Dios y luego otros te admirarán. Primero se deben resolver todas las dificultades dentro de cada uno confiando en Dios. Poner fin al carácter degenerado y ser capaz de comprender realmente las condiciones personales y saber cómo se deben hacer las cosas; seguir comunicando cualquier cosa que no se entienda. Es inaceptable que uno no se conozca a sí mismo. Primero hay que sanar la propia enfermedad, y por medio de comer y beber más Mis palabras, de contemplar Mis palabras, vivir la vida y hacer las cosas según Mis palabras; ya sea que se esté en casa o en algún otro lugar, se debe permitir que Dios tenga el control dentro cada uno. Aparta la carne y la naturalidad. Siempre deja que las palabras de Dios tengan el control dentro de ti. No tienes que preocuparte porque tu vida no está cambiando; lentamente llegarás a sentir que tu carácter ha cambiado mucho. Antes estabas muy pronto a ser el foco de atención, no obedecías a nadie, o eras ambicioso, egoísta u orgulloso, pero poco a poco te vas deshaciendo de estas cosas. ¡Si deseas deshacerte de ellas ahora mismo, entonces no es posible! Eso es porque tu viejo yo no permitirá que otros lo toquen, está tan profundamente enraizado en ti. Así que debes hacer esfuerzos subjetivos, obedecer positivamente y activamente la obra del Espíritu Santo, usar tu voluntad para cooperar con Dios y estar dispuesto a poner Mis palabras en práctica. Si cometes un pecado, Dios te disciplinará. Cuando vuelvas y llegues a comprender, entonces todo estará inmediatamente bien dentro de ti. Si hablas de manera disoluta, entonces inmediatamente serás disciplinado por dentro. Sabes que Dios no se deleita en ese tipo de cosas, así que si te detienes de inmediato experimentarás paz interior. Hay algunos nuevos creyentes que no entienden lo que son los sentimientos de la vida o cómo vivir dentro de los sentimientos de la vida. A veces te preguntas, aunque no has dicho nada, ¿por qué te sientes tan inquieto por dentro? En estos momentos, son tu pensamiento y tu mente los que están mal. A veces tienes tus propias decisiones, tus propios conceptos y opiniones; a veces consideras a los demás como menos que tú; a veces estás haciendo tus propios cálculos egoístas y no oras ni te examinas. Por eso te sientes inquieto por dentro. Tal vez sepas cuál es el problema, así que enseguida clama el nombre de Dios en tu corazón, acércate a Dios y serás recuperado. Cuando tu corazón está muy nervioso e inquieto, no debes pensar de ninguna manera que Dios te permite hablar. Especialmente aquellos que son nuevos creyentes deben obedecer bien a Dios en este aspecto. Los sentimientos que Dios pone dentro del hombre son paz, alegría, claridad y seguridad. Muchas veces la gente no entenderá y enredará las cosas y hará las cosas arbitrariamente; todas son interrupciones, y realmente se debe prestar atención a esto. Si eres propenso a esta condición, primero debes tomar algún “medicamento preventivo”, de lo contrario crearás interrupciones y Dios te golpeará. No presumas de superioridad; toma las fortalezas de los demás y úsalas para compensar tus propias deficiencias, observa cómo viven los demás las palabras de Dios y mira si vale la pena aprender de sus vidas, acciones y palabras. Si consideras a los demás como menos que tú, entonces presumes de superioridad, eres presuntuoso y no beneficias a nadie. La clave ahora es enfocarse en la vida, comer y beber más de Mis palabras, experimentar Mis palabras, conocer Mis palabras, hacer que Mis palabras se conviertan genuinamente en tu vida--esto es lo principal. ¿Puede la vida de alguien que no puede vivir según las palabras de Dios madurar? No, no puede. Debes vivir Mis palabras en todo momento. En la vida, Mis palabras deben ser tu código de conducta. Te harán sentir que hacer las cosas de cierta manera es en lo que Dios se regocija, y hacer las cosas de otra manera es lo que Dios odia; lentamente, llegarás a andar por el camino correcto. Debes entender qué cosas surgen de Dios y cuáles surgen de Satanás. Las cosas que surgen de Dios te hacen sentir cada vez más claro acerca de las visiones, y te hacen acercarte cada vez más a Dios, compartir honestamente el amor con los hermanos y hermanas; ser capaz de mostrar consideración hacia la carga de Dios, y tu corazón amoroso de Dios no disminuye; hay un camino por delante para que camines. Las cosas que surgen de Satanás te hacen perder visiones y todo lo que tenías antes ya no está; te alejas de Dios, no tienes amor por los hermanos y hermanas y tienes un corazón lleno de odio. Te desesperas, ya no deseas vivir la vida de la iglesia, y tu corazón amante de Dios ya no existe. Ésta es la obra de Satanás y es también la consecuencia causada por la obra de los espíritus malignos.

Este es ahora un momento crucial. Debéis continuar trabajando duro hasta el último minuto, despejar los ojos de vuestro espíritu para que podáis distinguir entre el bien y el mal, y esforzaros tanto como podáis para la edificación de la iglesia. Deshaceros de los lacayos de Satanás, de los disturbios religiosos y de la obra de los espíritus malignos. Purificad la iglesia, haced que Mi voluntad se lleve a cabo sin obstáculos, y durante este tiempo muy corto que precede a los desastres, os haré completos lo más rápidamente posible y os traeré a la gloria.

Anterior:Capítulo 21

Siguiente:Capítulo 23

Contenido relacionado

  • Capítulo 12

    Cuando todas las personas prestan atención, cuando todas las cosas son renovadas y revividas, cuando cada persona se somete a Dios sin reparos y está …

  • Una breve charla sobre “El Reino Milenario ha llegado”

    ¿Cómo veis vosotros la visión del Reino Milenario? Algunas personas piensan mucho en ello y dicen que el Reino Milenario durará mil años sobre la tier…

  • Capítulo 6

    En los asuntos del espíritu, debes ser delicadamente sensible; a Mis palabras debes ser cuidadosamente atento. Debes aspirar al estado en el cual veas…

  • Capítulo 33

    En verdad, basado en lo que Dios ha hecho en las personas y les ha dado, así como lo que las personas poseen, se puede decir que Sus requerimientos de…