Capítulo 23

A todos los hermanos y hermanas que han oído Mi voz: habéis oído la voz de Mi juicio severo y habéis soportado un sufrimiento extremo. Sin embargo, ¡deberíais saber que detrás de Mi voz severa están escondidas Mis intenciones! Yo os disciplino para que podáis ser salvos. Deberíais saber que, en lo que se refiere a Mis amados hijos, sin duda alguna, Yo os disciplinaré, os podaré y pronto os haré completos. Mi corazón está muy dispuesto, pero vosotros no lo entendéis ni actuáis conforme a Mi palabra. Hoy, Mis palabras vienen sobre vosotros, hacen que reconozcáis verdaderamente que Dios es un Dios amoroso y provocan que todos experimentéis el amor sincero de Dios. Sin embargo, también existe un pequeño número de personas que fingen. Cuando ven el sufrimiento de otras personas, las imitan, y también se les llenan los ojos de lágrimas. Hay otros que —por fuera— parecen tener una deuda con Dios y parecen tener remordimientos, pero, en su interior, no comprenden verdaderamente a Dios ni están seguros de Él; más bien, simplemente aparentan. ¡Estas son las personas a las que Yo más aborrezco! Tarde o temprano, estas personas serán eliminadas de Mi ciudad. Mi intención es esta: quiero que aquellos que me quieren con fervor y solo los que me buscan con un corazón sincero puedan complacerme. Sin duda, apoyaré a estas personas con Mis propias manos y me aseguraré de que no enfrenten calamidades. Las personas que quieren realmente a Dios estarán dispuestas a ser consideradas con Su corazón y a hacer Mi voluntad. Por tanto, debéis entrar pronto en la realidad y aceptar Mi palabra como vuestra vida; esta es Mi mayor carga. Si todas las iglesias y todos los santos entran en la realidad y son capaces de estar en comunión directa conmigo, de estar cara a cara conmigo y de practicar la verdad y la justicia, solo entonces serán Mis hijos amados, aquellos en los que me complazco. A ellos les concederé todas las grandes bendiciones.

Anterior: Capítulo 22

Siguiente: Capítulo 24

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Práctica (6)

Hoy, muchas personas no pueden ni siquiera conseguir la razón que Pablo poseía, por no mencionar la razón de Pedro. Ni siquiera tienen la...

Capítulo 5

La voz de Mi Espíritu es una expresión de Mi carácter entero. ¿Lo entendéis? No tener claro este punto sería equivalente a oponerse a Mí...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro