Las ovejas de Dios oyen la voz de Dios

Contenido

Capítulo 6 Varias formas de diferenciación que debes poseer en tu creencia en Dios

6. ¿Cómo puedes distinguir la diferencia entre los líderes verdaderos y los falsos, y los pastores verdaderos y los falsos?

Palabras relevantes de Dios

Los que no siguen la obra presente del Espíritu Santo, no han entrado en la obra de las palabras de Dios y, no importa cuánto trabajen o cuán grande sea su sufrimiento o cuánto correteen, nada de esto quiere decir algo para Dios y Él no los elogiará. En la actualidad, todos los que siguen las palabras textuales de Dios están en la corriente del Espíritu Santo; los que son extraños a las palabras verdaderas de Dios están fuera de la corriente del Espíritu Santo y a tales personas Dios no las elogia. El servicio que está divorciado de las declaraciones verdaderas del Espíritu Santo es un servicio que es de la carne y de las concepciones y no puede estar de acuerdo con la voluntad de Dios. Si las personas viven entre las concepciones religiosas, entonces no pueden hacer nada que sea digno de la voluntad de Dios y aunque sirvan a Dios, sirven en medio de su imaginación y de sus concepciones y son totalmente incapaces de servir de acuerdo con la voluntad de Dios. Los que no pueden seguir la obra del Espíritu Santo no entienden la voluntad de Dios y los que no entienden la voluntad de Dios no pueden servir a Dios. Dios quiere un servicio que sea conforme a Su corazón; no quiere un servicio que sea de las concepciones y de la carne. Si las personas no pueden seguir los pasos de la obra del Espíritu Santo, entonces viven en medio de concepciones y el servicio de tales personas interrumpe y perturba. Tal servicio va en contra de Dios y así, los que no son capaces de seguir las pisadas de Dios no pueden servir a Dios; los que no pueden seguir las pisadas de Dios con mucha seguridad se oponen a Dios y no son compatibles con Dios. “Seguir la obra del Espíritu Santo” quiere decir entender la voluntad de Dios hoy, poder actuar de acuerdo con los requisitos actuales de Dios, poder obedecer y seguir al Dios de hoy, y entrar de acuerdo con las nuevas declaraciones de Dios. Solo alguien así sigue la obra del Espíritu Santo y está en la corriente del Espíritu Santo. Tales personas no solo pueden recibir la alabanza de Dios y pueden ver a Dios, sino que también pueden conocer el carácter de Dios en Su última obra y, por Su última obra, pueden conocer las concepciones del hombre y su desobediencia y la naturaleza y sustancia del hombre; además, pueden poco a poco lograr cambios en su disposición durante su servicio. Solo personas como estas son las que pueden ganar a Dios y las que genuinamente han encontrado el camino verdadero. A los que la obra del Espíritu Santo elimina son personas que no son capaces de seguir la última obra de Dios y que se rebelan contra la última obra de Dios. Que esa gente abiertamente se oponga a Dios se debe a que Dios ha hecho una nueva obra y a que la imagen de Dios no es la misma a la que tiene en sus concepciones—como resultado de esto abiertamente se opone a Dios y pronuncia una sentencia contra Él, lo que la lleva a que Dios la aborrezca y la rechace.

de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue las pisadas de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿No se oponen muchos a Dios y obstruyen la obra del Espíritu Santo, porque no conocen la obra variada y diversa de Dios, y, además, porque no poseen sino una pizca de conocimiento y doctrina con los que medir la obra del Espíritu Santo? Aunque las experiencias de tales personas son superficiales, son arrogantes e indulgentes en su naturaleza, y consideran la obra del Espíritu Santo con desprecio, ignoran las disciplinas de este y, además, usan sus viejos argumentos triviales para confirmar la obra del Espíritu Santo. También representan una dramaturgia, y están plenamente convencidos de su propio conocimiento y erudición, y de que son capaces de viajar por todo el mundo. ¿No son tales personas las que el Espíritu Santo desprecia y rechaza, y no serán eliminadas por la nueva era? ¿No son los que vienen delante de Dios y se oponen abiertamente a Él pequeñas personas miopes, que simplemente intentan demostrar lo inteligentes que son? Con tan solo un ínfimo conocimiento de la Biblia, tratan de abarcar la “academia” del mundo, pero con una doctrina superficial que enseñar a las personas, intentan revertir la obra del Espíritu Santo, y tratan de hacerla girar alrededor de su propio proceso; tan cortos de miras como son, intentan observar con una sola mirada 6.000 años de obra de Dios. ¿Tienen estas personas alguna razón para hablar? De hecho, cuanto mayor es el conocimiento de Dios por parte de las personas, más tardan en juzgar Su obra. Además, solo hablan un poco de su conocimiento de la obra de Dios hoy, pero no son imprudentes en sus juicios. Cuanto menos conocen a Dios las personas, más soberbias y arrogantes son, y más gratuitamente proclaman Su ser, pero solo hablan de teoría y no ofrecen evidencias reales. Tales personas no tienen ningún valor en absoluto. ¡Quienes ven la obra del Espíritu Santo como un juego son frívolos! Los que no son cautos cuando se encuentran con la nueva obra del Espíritu Santo, que dan rienda suelta a sus bocas, son rápidos para juzgar, dan libertad a su instinto natural para negar la idoneidad de la obra del Espíritu Santo, y también lo insultan y blasfeman; ¿no ignoran estas personas irrespetuosas dicha obra? ¿No son, además, los arrogantes, inherentemente soberbios e ingobernables? Aunque venga un día en el que las personas acepten la nueva obra del Espíritu Santo, Dios seguirá sin tolerarlos. No solo miran por encima del hombro a aquellos que trabajan para Él, sino que blasfeman contra Él mismo. Tales personas insensatas no serán perdonadas ni en esta era ni en la venidera, ¡y perecerán para siempre en el infierno! Estas personas irrespetuosas e indulgentes están fingiendo creer en Dios y, cuanto más lo hacen, más probable es que ofendan Sus decretos administrativos. ¿No caminan por esta senda todos esos arrogantes, desenfrenados innatos, que nunca han obedecido a nadie? ¿Acaso no se oponen a Dios día tras día, a Él que siempre es nuevo y nunca viejo?

de ‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Tal persona siempre guarda hostilidad en contra de la nueva obra de Dios, no muestra intención de someterse y nunca ha obedecido o se ha humillado con alegría. Él mismo se exalta ante los demás y nunca se somete a otro. Ante Dios, se considera el más competente en predicar la palabra y el más hábil para obrar en los demás. Nunca descarta los tesoros que ya están en su posesión, sino que los trata como reliquias de familia que se deben adorar, que se deben predicar a otros y que se deben usar para sermonear a los insensatos quienes le adoran. De hecho, existen algunas de estas personas en la iglesia. Se puede decir que son “héroes indomables”, que generación tras generación moran en la casa de Dios. Creen que predicar la palabra (doctrina) es su deber más alto. Año tras año y una generación tras la otra, llevan a cabo su deber santo y sagrado. Nadie se atreve a tocarlos y nadie se atreve a reprocharlos abiertamente. Se volvieron un “rey” en la casa de Dios, actuando de un modo tiránico a través de las épocas.

de ‘Los verdaderamente obedientes seguramente serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Sirves a Dios con tu carácter natural y de acuerdo a tus preferencias personales; es más, sigues pensando que Dios ama lo que sea que te guste y que odia lo que sea que no te guste, y tu trabajo está completamente guiado por tus propias preferencias. ¿Se puede llamar esto servir a Dios? En última instancia, tu carácter de vida no cambiará ni un ápice. De hecho te volverás más necio, porque has estado sirviendo a Dios y esto hará que tu carácter pervertido se arraigue profundamente. Desarrollarás dentro de ti mismo doctrinas de servicio a Dios basado en nada más que tu propia conducta, y en la experiencia derivada de tu servicio de acuerdo con tu propio carácter. Esta es la experiencia y lecciones humanas. Es la filosofía de vida del hombre. La gente como esta está entre los fariseos y los líderes religiosos.

de ‘Los verdaderamente obedientes seguramente serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

El hombre alcanza con mucha facilidad la obra en la mente del hombre. Pastores y líderes en el mundo religioso, por ejemplo, confían en sus dones y posiciones para hacer su obra. Las personas que los siguen por un largo tiempo se van a infectar con sus dones y van a ser influidas por algo de lo que ellos son. Se enfocan en los dones, habilidades y conocimiento de las personas, y prestan atención a algunas cosas sobrenaturales y a muchas doctrinas profundas pero poco realistas (por supuesto, estas doctrinas profundas son inalcanzables). No se enfocan en los cambios en el carácter de las personas, sino que se enfocan en entrenar la predicación y habilidades de las personas, mejorando el conocimiento y las ricas doctrinas religiosas de las personas. No se enfocan en qué tanto cambia el carácter de las personas o qué tanto las personas entienden la verdad. No se interesan en la esencia de las personas, mucho menos tratan de conocer los estados normales y anormales de las personas. No contraatacan las ideas de las personas ni ponen de manifiesto sus ideas, mucho menos corrigen sus deficiencias o corrupciones. La mayoría de las personas que los siguen sirven con sus dones naturales, y lo que expresan es un conocimiento y una verdad religiosa vagos, que están fuera de contacto con la actualidad y son completamente incapaces de darles vida a las personas. De hecho, la esencia de su obra es alimentar el talento, alimentar a una persona sin nada en un talentoso graduado del seminario que después va a hacer la obra y liderar.

de ‘La obra de Dios y la obra del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Tú eres capaz de hablar tanto conocimiento como hay arena en una playa, pero nada de eso contiene una senda verdadera. En esto, ¿no estás engañando a las personas? ¿No es esto mucho ruido y pocas nueces? ¡Actuar de esta manera es perjudicial para las personas! Cuanta más alta la teoría, más desprovista está de la realidad y más incapaz es de llevar a las personas a la realidad; cuanta más alta la teoría, más te hace desafiar a Dios y oponerte a Él. No trates las teorías más sublimes como un precioso tesoro; ¡son perniciosas y no sirven para nada! Tal vez algunas personas pueden hablar de las teorías más sublimes—pero tales teorías no contienen nada de la realidad, porque estas personas no las han experimentado personalmente y, por lo tanto, no tienen ningún sendero para practicar. Tales personas no pueden llevar al hombre por el camino correcto y solo lo llevarán por el camino equivocado. ¿No es esto perjudicial para las personas? Por lo menos debes poder resolver los problemas presentes y permitirles a las personas lograr la entrada; solo esto cuenta como devoción y solo entonces estarás calificado para trabajar para Dios. No hables siempre palabras exageradas y fantasiosas y no obligues a las personas y hagas que te obedezcan con tus muchas prácticas inadecuadas. Hacerlo así no tendrá ningún efecto y solo puede aumentar la confusión de las personas. Guiar a las personas de esta manera producirá muchas reglas, lo que hará que la gente te abomine. Esta es la deficiencia del hombre y realmente es insoportable.

de ‘Enfócate más en la realidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Vuestro conocimiento sólo puede proveer para las personas durante un tiempo. Conforme este transcurre, si sigues diciendo lo mismo, algunas serán capaces de darse cuenta; dirán que eres demasiado superficial, que estás demasiado falto de profundidad. La única opción que tendrás será intentar engañar a las personas proclamando doctrinas, y si continúas así todo el tiempo, los que están por debajo de ti seguirán tus métodos, tus pasos y tu modelo para creer en Dios y experimentar, y pondrán estas palabras y doctrinas en práctica. En última instancia, como hablas de esta forma, te usarán como ejemplo. Guías a las personas a hablar doctrinas, y los que están por debajo de ti aprenderán doctrinas de ti. Conforme todo progrese, tú habrás tomado el camino equivocado. Todos los que están por debajo de ti te siguen […]. Mira a los líderes de cada denominación y secta. Son todos arrogantes y farisaicos, e interpretan la Biblia fuera de contexto y según su propia imaginación. Todos confían en los dones y la erudición para hacer su obra. Si fueran incapaces de predicar nada, ¿les seguirían esas personas? Después de todo, poseen algún conocimiento, y pueden hablar un poco de doctrina, o saber cómo convencer a los demás y usar algunos artificios por medio de los cuales han llevado a las personas ante ellos y las han engañado. Esas personas creen en Dios sólo de nombre, pero en realidad siguen a sus líderes. Si se encontraran con los que predican el camino verdadero, algunos de ellos dirían: “Tenemos que consultarle respecto a nuestra creencia en Dios”. Mira cómo requieren el consentimiento de alguien para creer en Dios; ¿no es esto un problema? ¿En qué se han convertido, pues, esos líderes entonces? ¿No se han vuelto fariseos, falsos pastores, anticristos y obstáculos en la aceptación del camino verdadero por parte de las personas?

de ‘Sólo la búsqueda de la verdad es la verdadera creencia en Dios’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Vuestro “resumen de la verdad” no se hace para que las personas obtengan vida ni para que a partir de la verdad logren cambios en su carácter. En su lugar, se realiza para que las personas puedan dominar algún conocimiento y doctrinas desde el interior de la verdad. Parece que entienden el propósito subyacente a la obra de Dios, cuando en realidad sólo dominan algunas palabras de doctrina. No entienden el significado implícito de la verdad, y no es distinto de estudiar teología o leer la Biblia. Siempre estás recurriendo a esos libros o esos materiales y, por tanto, llegas a estar en posesión de este aspecto de la doctrina o de este aspecto del conocimiento. Eres un orador de doctrinas de primera clase, ¿pero qué ocurre cuando acabas de hablar? Las personas son entonces incapaces de experimentar, no tienen entendimiento de la obra de Dios ni tampoco de sí mismas. Al final, lo único que habrán ganado son fórmulas y normas […]. Al formular una pregunta tras otra respecto a esas palabras, y después contestarlas, formas un bosquejo o resumen, y piensas que las personas de rango inferior pueden entonces entenderlas con facilidad. Al margen de resultar fáciles de recordar, tienen claras esas preguntas de un vistazo, y piensas que es fantástico hacer las cosas de este modo. Pero lo que están entendiendo no es el verdadero significado implícito; discrepan con la realidad y no son más que palabras doctrinales. Por tanto, sería mejor que no hicieras estas cosas en absoluto. Haces estas cosas para llevar a las personas al entendimiento del conocimiento y a dominarlo. Introduces a otros hacia las doctrinas, hacia la religión y haces que sigan a Dios y crean en Él dentro de las doctrinas religiosas. ¿No eres acaso igual que Pablo? […]. Al final, se las habría llevado a un lugar donde no pueden experimentar la verdad ni la palabra de Dios, un sitio en el que sólo pueden prepararse con doctrinas y exponerlas, y donde no pueden entender a Dios. Lo único que podrían hablar, entonces, serían doctrinas que suenan bien, doctrinas correctas, pero que no contendrían realidad alguna y sin senda por la que caminar. ¡Este tipo de dirección causa, en realidad, un gran daño!

de ‘Sin la verdad es fácil ofender a Dios’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Algunas personas sólo se arman con algunas verdades para emergencias o para negarse a sí mismas y ayudar a otros, y no para resolver sus propios problemas; podemos denominarlas “personas altruistas”. Consideran a los demás como marionetas de la verdad y a sí mismas como los amos de la verdad; enseñan a otros a aferrarse a la verdad y a no ser pasivos, cuando ellas mismas son espectadores desde la banda; ¿qué tipo de personas son? Se arman con algunas de las palabras de verdad sólo para sermonear a otros, cuando ellas no hacen nada por impedir enfrentarse a su propia destrucción. ¡Qué patéticas! Si sus palabras pueden ayudar a otros, ¿por qué no pueden ayudarse a sí mismas? Deberíamos llamarlas hipócritas que no tienen realidad. Proporcionan palabras de verdad a los demás y les piden que las pongan en práctica, pero ellas mismas no hacen esfuerzo alguno para practicarlas; ¿acaso no son despreciables? Claramente, no pueden hacerlo ellas mismas y, sin embargo, obligan a otros a poner las palabras de verdad en práctica. ¡Qué método tan cruel! No están usando la realidad para ayudar a otros; no están proveyendo para los demás con un corazón de amor maternal; tan sólo están engañando y corrompiendo a las personas. Si esto sigue así —con cada persona que transmita las palabras de verdad a la siguiente—, ¿acaso no acabarán todas con un entendimiento meramente textual de la verdad, mientras son incapaces de practicarla?

de ‘Los que aman la verdad tienen un camino que seguir’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Los que leen la Biblia en grandes iglesias la recitan cada día, pero ninguno entiende el propósito de la obra de Dios. Ninguno es capaz de conocerlo; además, ninguno es conforme al corazón de Dios. Son todos hombres inútiles, viles, que se ponen en alto para enseñar a Dios. Aunque alardean del nombre de Dios, se oponen voluntariamente a Él. Aunque se etiquetan como creyentes en Dios, son los que comen la carne y beben la sangre del hombre. Todos esos hombres son diablos que devoran el alma del hombre, demonios que molestan resueltamente a aquellos que tratan de entrar en el camino correcto, y piedras de tropiezo que obstaculizan la senda de los que buscan a Dios. Aunque son de “cuerpos robustos”, ¿cómo van a saber sus seguidores que son anticristos que llevan al hombre a oponerse a Dios? ¿Cómo van a saber que son diablos vivientes que buscan especialmente almas que devorar?

de ‘Todos los que no conocen a Dios son los que se oponen a Él’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

¿Por qué digo que los del mundo religioso no creen en Dios y son hacedores de maldad, que son de la misma clase que el diablo? Cuando digo que son hacedores de maldad, es porque no entienden la voluntad de Dios ni ven Su sabiduría. Dios nunca les revela Su obra; son hombres ciegos, que no ven los hechos de Dios. Son los abandonados por Él y que no poseen Su cuidado y Su protección, mucho menos la obra del Espíritu Santo. Los que no tienen la obra de Dios son hacedores de maldad y se oponen a Dios.

de ‘Todos los que no conocen a Dios son los que se oponen a Él’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Comunión del hombre:

La responsabilidad de los obreros es cumplir su deber y guiar a las iglesias basados en la voluntad de Dios y de acuerdo con las exigencias y los arreglos de Dios. Dios bendice este tipo de obra. Si los obreros no poseen esa racionalidad, y violan la voluntad de Dios haciendo las cosas a su manera, poniéndose en el lugar del pastor y enseñándoles a las personas como quieren, haciendo públicas sus concepciones, imaginación y doctrinas y haciendo que los demás las acepten, entonces tales obreros se han vuelto falsos pastores. Hay muchos ejemplos de obreros que se vuelven falsos pastores y Dios ha eliminado a un gran número en cada etapa de Su obra. Dios una vez dijo que en cada época hay muchas personas que sirven a Dios y, sin embargo, también se oponen a Él, hasta que finalmente hacen que los demás las obedezcan y las adoren como si fueran Dios. Ésta es la manifestación de los “falsos pastores”. Todos debemos tomar esto como una advertencia; los obreros se deben enfocar en los cambios en el carácter, y si se distraen y se relajan en esto, entonces les es sumamente fácil volverse falsos pastores. La obra de los falsos pastores pone un énfasis particular en guiar a las personas de acuerdo con la propia intención de los falsos pastores. Todo lo que hacen, dicen y piden es de su propio diseño y tratan esto como la más pura de todas las verdades y piensan que pueden enseñar a las personas a ser seres humanos y les permiten a las personas obtener la verdad de acuerdo con su propio diseño. Éstas son las manifestaciones de la arrogancia suprema y de la santurronería de los falsos pastores. En el caso de los que son realmente racionales, cuando creen que tienen la razón, especialmente buscarán la verdad y la comunicarán y dedicarán su atención a escuchar diferentes puntos de vista y conocimiento de los demás con el fin de establecer si todo lo que han entendido es correcto. Todos los que han pasado por la poda y el trato de Dios deben ser capaces de dejar de lado algo de su santurronería y su arrogancia. Cuando hacen la obra, son cautelosos en sus pisadas con el propósito de evitar violar la voluntad de Dios y tomar la senda equivocada. No soportan pensar en las consecuencias de convertirse en falsos pastores. Cada obrero tiene sus propias prácticas, todos tienen sus propias teorías con las que les riegan a las personas; de hecho, nadie puede tener completamente en claro qué tanta verdad o valor hay en su propio camino. A las personas les hace falta tener conciencia de sí mismas, no son sinceras ni profundamente contemplativas en su conocimiento de la verdad, y arbitrariamente escogen algunas cosas sin valor y las tratan como tesoros para proveérselas a otros. ¿No son esas prácticas sugestivas de un falso pastor? ¿No perjudica esto tanto a los demás como a ellos mismos? No importa qué tanta obra hagan los falsos pastores, son totalmente incapaces de llevar a las personas delante de Dios y permitirles conocer y obedecer a Dios. Todo lo que estos falsos pastores hacen público sólo son palabras y doctrinas, concepciones e imaginación, y nada interrumpe la obra de Dios o se opone a Él más que esto.

de “El significado de los ‘falsos pastores’” en Registros de las Pláticas de Cristo con líderes y obreros en la Iglesia

El servicio de acuerdo con los métodos religiosos quiere decir hacer todo de acuerdo con los métodos y prácticas de servicio tradicionales de la religión, acatando rígidamente varias ceremonias religiosas y sólo guiando a las personas de acuerdo con el conocimiento de la Biblia. En apariencia, esto parece vigoroso y potente, huele a religión, se adecúa perfectamente a las concepciones de las personas y éstas no tienen objeciones. Pero está completamente desprovisto de la obra del Espíritu Santo, lo que se predica no son más que doctrinas religiosas y el conocimiento de la Biblia, es un servicio que está lleno de concepciones religiosas, no contiene nada del esclarecimiento del Espíritu Santo y las congregaciones están estancadas y sin vida. Con un servicio como éste, a medida que pasan los años, el pueblo escogido de Dios todavía sigue sin haber ganado la verdad, no tiene conocimiento de Dios ni obediencia hacia Dios, y no ha entrado en el camino correcto de la creencia en Dios —porque lo que las personas buscan no es la salvación sino las gracias y las bendiciones, de tal manera que no hay ningún indicio de cambio en su carácter de vida—. Después de haber servido durante varios años, estas personas siguen con las manos vacías, sin nada que expresar por ellas mismas. Ésta es la consecuencia del servicio que va de acuerdo con los métodos religiosos. Claramente, las personas como éstas que sirven a Dios no conocen la obra de Dios, no entienden la voluntad de Dios y no saben lo que significa cooperar con la obra del Espíritu Santo. Es simplemente el caso de los ciegos guiando a los ciegos, llevan al pueblo escogido de Dios por el camino equivocado; como los fariseos, creen en Dios, pero se oponen a Dios, no conocen a Dios y son fundamentalmente incapaces de alcanzar la salvación de Dios.

de “Sólo los que entran en el camino correcto de la creencia en Dios pueden tomar el camino correcto del servicio a Dios” en Anales de la comunión y los arreglos de la obra de la iglesia (I)

Los pastores de la comunidad religiosa usan cada oportunidad para presumir de su nivel de conocimiento y dar la apariencia de piedad. Su meta es que las personas los admiren y los adoren, y usan su propia imagen para atraer a las personas a obedecer y seguirlos, con el resultado de que guían a las personas a adorar el conocimiento de la Biblia, adorar el estatus y el poder y adorar el dominio en la predicación. De esta manera, con cada paso guían a las personas en el camino de oponerse a Dios. Aquellos a los que los anticristos guían creen en el Dios vago, son buenos para hablar doctrinas huecas y vacías y son expertos en hipocresía; todos creen en Dios y sin embargo se oponen a Él y traicionan a Dios. No hay duda de que la manera en la que obran los falsos líderes y anticristos —sirviendo a Dios y sin embargo oponiéndose a Él— es muy perjudicial para las personas.

de “Defenderse de los anticristos y del camino de los anticristos es de suma importancia” en Anales de la comunión y los arreglos de la obra de la iglesia (II)