La Palabra manifestada en carne

Contenido

Práctica (2)

En otro tiempo, las personas se instruían para “estar con Dios y vivir en medio del espíritu en todo momento” que, comparado con la práctica de hoy en día, es simple instrucción espiritual. Tal práctica viene antes de que las personas entren al camino correcto de la vida y es el más llano y simple de todos los métodos de práctica. Es la práctica de las primeras etapas de la creencia en Dios de las personas. Si las personas siempre viven por esta práctica, van a tener demasiados sentimientos y no serán capaces de entrar a las experiencias que son profundas y verdaderas. Solamente serán capaces de instruir sus espíritus, manteniendo sus corazones capaces de acercarse normalmente a Dios y encontrando siempre un gozo tremendo en estar con Dios. Estarán limitadas a un pequeño mundo de unión con Dios, incapaces de comprender qué hay en los abismos más profundos. Las personas que sólo viven dentro de estos límites son incapaces de hacer grandes progresos. En cualquier momento tienen la tendencia a clamar, “¡Ah! Señor Jesús. ¡Amén! Cuando están comiendo, claman, “¡Oh Dios! Yo como y Tú comes…” Y es así casi todos los días. Esta es la práctica de otro tiempo, es la práctica de vivir en el espíritu en todo momento. ¿No es vulgar? Hoy, cuando es tiempo de ponderar las palabras de Dios, se deben ponderar, cuando es tiempo de poner la verdad en práctica, se debe poner en práctica, y cuando es tiempo de cumplir con el deber, se debe cumplir. Practicar así es tan liberador, da libertad. No es como la manera en que los ancianos de la religión oran y dan gracias por los alimentos. Por supuesto que así era la manera en que antes se creía en Dios y se suponía que se debía practicar, pero practicar siempre de esta manera es muy conservador. La práctica del pasado es la base de la práctica de hoy. Si hubiera un camino hacia la práctica de tiempos pasados, la práctica de hoy sería mucho más fácil. Así que hoy, cuando se habla de “traer a Dios a la vida real”, ¿a qué aspecto de la práctica se está refiriendo? La “vida real” requiere principalmente que las personas posean una humanidad normal; lo que las personas deben poseer es lo que Dios les pide hoy. Traer las palabras de Dios a la vida real es el significado verdadero de “traer a Dios a la vida real”. Hoy en día, las personas principalmente se deben equipar con lo siguiente: En un sentido, deben mejorar su nivel, educándose, aumentando su vocabulario y mejorando sus habilidades de lectura; y en otro, deben llevar la vida de las personas normales. Acabas de regresar del mundo ante Dios y primero debes instruir tu espíritu, instruyendo tu corazón para estar en paz ante Dios. Esto es lo fundamental y también es el primer paso para lograr el cambio. Algunas personas son flexibles en su práctica; ponderan la verdad mientras lavan su ropa, descifrando las verdades que deben entender y los principios que deben poner en práctica en la realidad. En un sentido, debes tener una vida humana normal, y en el otro, debe haber entrado en la verdad. Esta es la mejor práctica para la vida real.

En el pasado, las personas sufrían muchas dificultades, pero algunas de ellas eran realmente innecesarias porque algunas eran cosas que el hombre no tenía que practicar. Cuando se trae a Dios a la vida real, Dios requiere principalmente que la gente adore a Dios, busque el conocimiento de Dios y cumpla el deber de una criatura de Dios en medio de la humanidad normal. No se tiene que orar a Dios tan pronto se comienza a barrer el suelo, al sentirse en deuda con Él si no se hace. La práctica de hoy no es así; ¡es relajada y fácil! A las personas no se les pide que cumplan con la doctrina. Cada una debe actuar de acuerdo con su estatura individual: Si tu esposo no cree, trátalo como un incrédulo, y si cree, trátalo como un creyente. No te enfoques en el amor ni en la paciencia, sino en la sabiduría. Algunas personas salen a comprar verduras y mientras caminan susurran: ¡Oh Dios! ¿Qué verdura me permites comprar hoy? Suplico Tu ayuda. ¿Debo escoger cuando esté comprando? Después piensan: No escogeré; Dios pide que lo glorifique, que glorifique Su nombre en todas las cosas y que toda la gente dé testimonio, así que si el vendedor me da algo viejo y seco, aun así le daré gracias a Dios; ¡soportaré! Nosotros, los que creemos en Dios no escogemos qué verduras comprar. Crees que hacer esto es dar testimonio de Dios y después de gastar un yuan para comprar una verdura vieja y mohosa, todavía oras y dices: ¡Oh Dios! Aun así comeré esta verdura podrida, con tal de que me aceptes, la comeré. ¿No es absurda semejante práctica? ¿No es seguir una doctrina? Antes, se instruía el espíritu y se vivía en el espíritu en todo momento y esto se relacionaba con la obra hecha en la Era de la Gracia. Piedad, humildad, amor, paciencia, dando gracias por todas las cosas; esto era lo que se le pedía a cada creyente en la Era de la Gracia. En ese tiempo, las personas oraban a Dios en todas las cosas; oraban cuando compraban ropa y cuando se les avisaba de una reunión, también oraban y decían: ¡Oh Dios! ¿Me permites ir o no? Si me permites ir, entonces prepárame un camino sin complicaciones, deja que todo vaya bien. Y si no me permites ir, por favor haz que me caiga. Mientras oraban, imploraban a Dios. Después de orar se sentían inquietas y no iban. También había hermanas que, por miedo a que su esposo incrédulo las golpeara cuando él regresara, se sentían intranquilas cuando oraban; y porque se sentían intranquilas no iban a la reunión. Ellas creían que esto era la voluntad de Dios cuando, de hecho, si hubieran ido nada hubiera pasado. El resultado fue que se perdieron una reunión. Todo esto lo causaba la propia ignorancia de las personas. Las personas que practican de esta manera viven por sus propios sentimientos. Esta manera de practicar es errónea y absurda, no contiene nada sino vaguedad y demasiado de sus propios pensamientos y sentimientos personales. Si se te informa de una reunión, entonces ve, y si no se te informa, entonces no vayas; cuando se te informa de ella, no hay necesidad de orar a Dios. ¿No es simple? Si hoy tienes que comprar alguna prenda de vestir, entonces sal y hazlo. No ores a Dios y digas: ¡Oh Dios! Hoy tengo que comprar una prenda de vestir, ¿me permites ir o no? ¿Qué clase de prenda de vestir debo comprar? ¿Y si una de las hermanas llega a venir de visita cuando me haya ido? Al orar y reflexionar, se dicen a sí mismas: “No quiero ir hoy, una hermana podría venir de visita”. Sin embargo el resultado es que, por la noche, nadie ha venido de visita y han perdido mucho. Incluso en la Era de la Gracia, esta forma de práctica era errónea e incorrecta. Y así, si las personas practican como en tiempos pasados, no habrá ningún cambio en sus vidas. Solamente serán sumisas y no prestarán atención a la diferenciación ni harán nada, sino obedecer a ciegas y aguantar. En ese tiempo, las personas se enfocaban en glorificar a Dios, pero Dios no obtenía ninguna gloria de ellas porque no habían experimentado nada y no habían cambiado. Solamente se subyugaban y se limitaban de acuerdo con sus propias concepciones, e incluso muchos años de práctica no traían ningún cambio a sus vidas; solo sabían aguantar, ser humildes, amar y perdonar, y el Espíritu Santo no las alumbraba en lo más mínimo. ¿Cómo podían ellas conocer a Dios?

Las personas sólo entrarán en el camino correcto de creer en Dios si traen a Dios a sus vidas reales y a sus vidas humanas normales. Hoy, las palabras de Dios os guían y no hay necesidad de buscar y dar palos de ciego como en tiempos pasados. Cuando puedas practicar de acuerdo con estas palabras, y te puedas examinar y medir de acuerdo con los estados que he señalado, entonces podrás cambiar. Esto no es doctrina, sino lo que Dios pide del hombre. Hoy, te digo el resultado final: Preocúpate solo en actuar de acuerdo con Mis palabras. Lo que Yo requiero de ti es de acuerdo con las necesidades de las personas normales y ya te he dicho eso; si sólo te enfocas en practicar de esta manera, podrás ser conforme al corazón de Dios. Hoy es el tiempo de vivir en las palabras de Dios: Sus palabras han explicado todo, todo ha quedado claro, y en tanto que vivas por Sus palabras, llevarás una vida totalmente libre y emancipada. Antes, cuando trajiste a Dios a tu vida real, experimentaste demasiada doctrina y ceremonia, oraste a Dios incluso en los asuntos más pequeños, hiciste a un lado las palabras explicitas, sin leerlas, y dedicaste todos tus esfuerzos a buscar, con el resultado de que no hubo ningún efecto. Toma por ejemplo lo que vestiste: Cuando oraste, pusiste este asunto en las manos de Dios, pidiendo que Dios separara algo adecuado para que vistieras. Dios escuchó estas palabras y dijo: “¿Pides que me preocupe con semejantes detalles insignificantes? ¿A dónde se han ido la humanidad normal y la racionalidad que creé para ti?”. A veces, alguien cometerá un error en sus acciones y creerá que ha ofendido a Dios, y comienza a ser refrenado. El estado de algunas personas es muy bueno, pero cuando hacen incorrectamente alguna pequeña cosa creen que Dios las está castigando. De hecho, ésta no es la obra de Dios sino de la propia mente de las personas. A veces, no hay nada de malo en la forma en que estás experimentando, pero otros dicen que no estás experimentando correctamente y así quedas atrapado; te vuelves negativo y oscuro en el interior. Muchas veces, cuando las personas son pasivas de esta manera, creen que Dios las está castigando, pero Él dice: “Yo no hago la obra de castigo en ti, ¿cómo pudiste culparme así?”. Las personas son demasiado negativas. Con frecuencia también son más sensibles y a menudo hay quejas sobre Dios. Dios no exige que sufras, sin embargo te dejas caer en ese estado. No hay valor en un sufrimiento como éste. Ya que las personas no conocen la obra que Dios hace, en muchas cosas son ignorantes e incapaces de ver con claridad. En tales momentos, quedan atrapadas en su propia imaginación, cada vez más profundamente enredadas. Algunas personas dicen que todas las cosas están en las manos de Dios—, así que, ¿podría Dios no saber cuándo las personas son negativas? Por supuesto que Dios sabe. Cuando estás atrapado en concepciones, el Espíritu Santo no tiene manera de obrar en ti. Muchas veces, algunas personas quedan enredadas en un estado negativo, pero Yo todavía continúo con Mi obra. Seas negativo o proactivo, tú no me retienes; pero debes saber que las muchas palabras que hablo y que la gran cantidad de obra que hago están estrechamente relacionadas con el estado de las personas. Cuando eres negativo, esto no obstruye la obra del Espíritu Santo. Durante tiempos de castigo y muerte, todas las personas quedaron atrapadas en un estado negativo, pero esto no detuvo Mi obra; cuando tú fuiste negativo, el Espíritu Santo continuó haciendo lo que se tenía que hacer en los demás. Puedes permanecer en un punto muerto durante un mes, pero Yo sigo obrando; lo que hagas en el futuro o el presente, no puede detener la obra del Espíritu Santo. Algunos estados negativos provienen de la debilidad humana; cuando las personas son verdaderamente incapaces de hacer algo o de comprenderlo, se vuelven negativas. Por ejemplo, durante los tiempos de castigo, las palabras de Dios hablaron de amar a Dios hasta cierto punto durante el castigo, pero te creíste incapaz y durante este estado te sentiste especialmente afligido y te lamentaste, sentiste pena de que Satanás hubiera corrompido tan severamente tu carne y que tu calibre fuera tan pobre, sentiste que era una lástima que hubieras nacido en este ambiente. Algunas personas creyeron que era demasiado tarde para creer en Dios y conocer a Dios y que eran indignas de ser perfeccionadas. Todos estos son estados normales.

La carne del hombre es de Satanás, está llena de caracteres desobedientes, es deplorablemente vil, es algo inmundo. Las personas codician demasiado el gozo de la carne, hay demasiadas manifestaciones de la carne y así Dios desprecia la carne hasta un punto. Cuando las personas dejan atrás las cosas viles y corruptas de Satanás, ganan la salvación de Dios. Pero si ellas permanecen incapaces de despojarse de lo vil y de la corrupción, entonces todavía estarán bajo el dominio de Satanás. Las intrigas, los engaños y la ruindad de las personas son cosas de Satanás; al salvarte, Dios te separa de estas cosas y la obra de Dios no puede estar mal; y todo es con el fin de salvar a las personas de la oscuridad. Cuando has creído hasta un cierto punto y puedes despojarte de la corrupción de la carne, y esta corrupción ya no te encadena, ¿no habrás sido salvado? Cuando vives bajo el dominio de Satanás eres incapaz de manifestar a Dios, eres algo vil y no recibirás la herencia de Dios. Una vez que hayas sido limpiado y perfeccionado, serás santo y serás normal, y Dios te bendecirá y serás precioso para Él. La obra que Dios hace hoy es salvación y, además, es juicio, castigo y maldición. Tiene muchos aspectos. ¿No son algunas de las palabras de Dios juicio y castigo, sino también maldición? Hablo con el fin de lograr un efecto, para hacer que las personas se conozcan a sí mismas y no sean entregadas a la muerte. Mi corazón es por vuestro bien. Hablar es uno de los métodos por los cuales obro, uso palabras para expresar el carácter de Dios y para permitirte entender Su voluntad. Tu carne puede morir, pero tienes un espíritu y un alma. Si las personas solo tuvieran carne, entonces no tendría sentido su creencia en Dios ni tampoco toda esta obra que he hecho. Hoy, hablo de una cosa y después de otra, un momento soy extremadamente odioso hacia las personas y el siguiente soy sumamente amoroso; hago esto para cambiar tu carácter y para transformar tus concepciones.

Los últimos días han llegado y en los países alrededor del mundo reina la confusión, hay desorden político, por todos lados están apareciendo hambres, pestilencias, inundaciones y sequías, hay una catástrofe en el mundo del hombre y los cielos han hecho bajar el desastre. Estas son las señales de los últimos días. Pero para las personas, parece como un mundo de regocijo y esplendor, uno que se está volviendo así cada vez más. Cuando las personas consideran el mundo, su corazón se siente atraído por él y muchas son incapaces de librarse de él; una gran cantidad de personas será engañada por los que están involucrados en superchería y brujería. Si no te esfuerzas por progresar, y no tienes ideales, esta ola pecaminosa te arrastrará. China es el país más atrasado de todos, es la tierra donde el gran dragón rojo se encuentra enroscado, tiene la mayor cantidad de personas que adoran ídolos y que están involucradas en la brujería, tiene la mayor cantidad de templos y es el lugar donde residen los demonios inmundos. Naciste de esto, disfrutas sus beneficios y esto te corrompe y te tortura, pero después de experimentar introspección le diste la espalda y Dios te ganó por completo. Esta es la gloria de Dios y, así, esta etapa de la obra tiene gran importancia. Dios ha hecho una obra de tan grande escala, ha hablado tantas palabras y Él, en última instancia, os ganará por completo; esta es una parte de la obra de la gestión de Dios y es el “botín de la victoria” de la batalla con Satanás. Cuánto mejores se vuelvan estas personas y más fuerte sea la vida de iglesia, más será postrado el gran dragón rojo. Estos son asuntos del mundo espiritual, son las batallas del mundo espiritual y cuando Dios es victorioso, Satanás será avergonzado y caerá. Esta etapa de la obra de Dios tiene una importancia tremenda. Una obra de tal magnitud salva completamente a este grupo de personas; tú escapas de la influencia de Satanás, vives en la tierra santa, vives en la luz de Dios y ahí está el liderazgo y la guía de la luz y entonces tiene sentido que estés vivo. Lo que coméis y vestís es diferente para ellos, disfrutáis las palabras de Dios y lleváis una vida significativa, y ¿qué disfrutan ellos? Disfrutan solo el legado de sus ancestros y el “espíritu nacional”. ¡No tienen el menor rastro de humanidad! Vuestros vestidos, palabras y acciones, todo es diferente de lo suyo. En última instancia, dejaréis por completo lo vil, ya no seréis atrapados en la tentación de Satanás y ganaréis la provisión diaria de Dios. Siempre debéis ser precavidos. Aunque vivís en un lugar inmundo no estáis manchados con la inmundicia y podéis vivir juntos a Dios, recibiendo Su gran protección. Habéis sido escogidos entre todos en esta tierra amarilla. ¿No sois las personas más bendecidas? Como un ser creado, debes por supuesto adorar a Dios y buscar una vida significativa. Si no adoras a Dios y vives en la carne inmunda entonces, ¿no eres sólo una bestia con un vestido humano. Como un ser humano, te debes consumir por Dios y soportar todo el sufrimiento. Porque el pequeño sufrimiento que estás experimentando ahora, lo debes aceptar con alegría y con confianza y vivir una vida significativa como Job, como Pedro, en este mundo, el hombre usa la ropa del diablo, come la comida que le da el diablo, trabaja y sirve bajo el dominio del diablo, pisoteado en su inmundicia. Si no captas el significado de la vida o del camino verdadero entonces, ¿cuál es el punto de tu vida? Vosotros sois personas que buscáis la senda correcta, los que buscáis mejorar. Sois personas que os levantáis en la nación del gran dragón rojo, aquellos a quienes Dios llama justos. ¿No es eso la vida más significativa?