¿Cuál es la voluntad de Dios tras la parábola del Maestro y siervo?

14 Ene 2020

Por Wang Yan, China

Desde que fuimos bautizados y regresamos al Señor, a menudo hemos oído a nuestros pastores y ancianos decir: “El apóstol Pablo dijo: ‘He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida’ (2 Timoteo 4:7-8). Mientras abandonemos todo, trabajemos, suframos y nos dediquemos al Señor y perseveremos hasta el fin, entonces, cuando Él regrese, seremos coronados con gloria, seremos arrebatados y entraremos en el reino de los cielos”.

entraremos en el reino de los cielos

En los últimos años, hemos perseguido lo que nuestros pastores y ancianos nos dijeron, y creímos que, al trabajar duro, sufrir y dedicarnos al Señor, ganaremos coronas de gloria y bendiciones del Señor. A medida que acumulamos méritos cada vez mayores a través del trabajo, pensamos que estamos calificados para entrar en el reino de los cielos, por lo que cada uno de nosotros nos dedicamos vigorosamente al Señor, hasta el punto de que sentimos que cualquier grado de sufrimiento vale la pena. Pero ¿alguna vez hemos reflexionado sobre si pensar en las cosas de esta manera está de acuerdo con la voluntad del Señor y si tiene una base en la Palabra del Señor? ¿El Señor Jesús alaba la búsqueda de esta manera?

En la Biblia, el Señor nos da la parábola del amo y el siervo: “¿Quién de vosotros tiene un siervo arando o pastoreando ovejas, y cuando regresa del campo, le dice: «Ven enseguida y siéntate a comer»? ¿No le dirá más bien: «Prepárame algo para cenar, y vístete adecuadamente, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después comerás y beberás tú»? ¿Acaso le da las gracias al siervo porque hizo lo que se le ordenó? Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que se os ha ordenado, decid: «Siervos inútiles somos; hemos hecho solo lo que debíamos haber hecho»” (Lucas 17:7-10). El Señor Jesús nos enseña esta parábola para decir que el siervo sirve al amo, y todo lo que haga por el amo es lo que se supone que debe hacer y es su deber. El siervo no está calificado para pedir nada a cambio del amo, y no debe capitalizar al cumplir con su deber buscando más recompensas de su amo. El Señor Jesús utilizó esta metáfora para permitirnos conocer la identidad y el estatus del Creador, así como la posición que debemos tomar y el sentido de la razón que debemos tener como seres creados ante el Creador. Somos seres creados, el aliento de vida nos fue dado por Dios, y todas las cosas que disfrutamos cada día vienen de Dios. Por lo tanto, es una ley incontrovertible del cielo por la que creamos en Dios, adoramos a Dios, y trabajamos y nos dedicamos a Dios. No debemos hacer ninguna exigencia de Dios, ni debemos pedir ser recompensados. En cambio, debemos reconocer nuestra identidad y estatus como los siervos en la parábola y hacer nuestro deber. Sin embargo, siempre pensamos eso, debido a que nos sacrificamos y nos dedicamos al Señor, el Señor debe recompensarnos y llevarnos al reino de los cielos. ¿No es esto pedirle al Señor una corona y hacer tratos con Dios? ¿Qué problema demuestran esas expresiones?

(Fuente de la imagen: Shutterstock)

La Palabra de Dios dice: “En sus experiencias vitales piensan a menudo: He abandonado a mi familia y mi carrera por Dios, ¿y qué me ha dado Él? Debo sumarlo todo y confirmarlo: ¿He recibido bendiciones recientemente? He dado mucho durante este tiempo, he corrido y corrido, y he sufrido mucho; ¿me ha dado Dios alguna promesa a cambio? ¿Ha recordado mis buenas obras? ¿Cuál será mi final? ¿Puedo recibir Sus bendiciones?… Toda persona hace, constantemente y con frecuencia, esas cuentas en su corazón, y le ponen exigencias a Dios que incluyen sus motivaciones, sus ambiciones y sus tratos. Es decir, el hombre le está poniendo incesantemente a prueba en su corazón, ideando planes sobre Él, defendiendo ante Él su propio fin, tratando de arrancarle una declaración, viendo si Él puede o no darle lo que quiere. Al mismo tiempo que busca a Dios, el hombre no lo trata como tal. Siempre ha intentado hacer tratos con Él, exigiéndole cosas sin cesar, y hasta presionándolo a cada paso, tratando de obtener mucho dando poco. A la vez que intenta pactar con Dios, también discute con Él, e incluso los hay que, cuando les sobrevienen las pruebas o se encuentran en ciertas circunstancias, con frecuencia se vuelven débiles, pasivos y holgazanes en su trabajo, y se quejan mucho de Él. Desde que empezó a creer en Él por primera vez, el hombre lo ha considerado una cornucopia, una navaja suiza, y se ha considerado Su mayor acreedor, como si tratar de conseguir bendiciones y promesas de Dios fuera su derecho y obligación inherentes, y la responsabilidad de Dios protegerlo, cuidar de él y proveer para él. Tal es el entendimiento básico de la ‘creencia en Dios’ de todos aquellos que creen en Él, y su comprensión más profunda del concepto de creer en Él” (“La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II”). “Dios es por siempre supremo y para siempre honorable, mientras que el hombre es siempre bajo, siempre despreciable. Esto es porque Dios siempre está haciendo sacrificios y se entrega a la humanidad; sin embargo, el hombre siempre toma y se esfuerza sólo para sí mismo. Dios siempre se está esforzando por la supervivencia de la humanidad; no obstante, el hombre nunca contribuye en nada en aras de la luz o la justicia. Aun si el hombre se esfuerza por un tiempo, es tan débil que no puede resistir ni un solo golpe, pues el esfuerzo del hombre siempre es para su propio beneficio y no para el de otros. El hombre siempre es egoísta, mientras que Dios es por siempre desprendido” (“Es muy importante comprender el carácter de Dios”).

Creemos en Dios y seguimos a Dios, pero nunca consideramos cómo creer de acuerdo con la voluntad de Dios, ni nunca reflexionamos sobre si nuestros puntos de vista sobre la creencia en Dios son correctos. En cambio, nos apresuramos continuamente y nos dedicamos a Dios en un intento de recibir recompensas y un buen destino a cambio. Cuando vemos que creemos en Dios para obtener bendiciones y que hacemos tratos con Dios, ¡nos damos cuenta de lo egoístas y despreciables que somos! Considera que Dios es el Señor de la creación, el gobernante supremo, mientras que nosotros sólo somos polvo en la tierra. Dios nos concedió el aliento de la vida, y es Dios quien ha abastecido y nutrido nuestra supervivencia hasta nuestros días. Todo lo que hacemos por Dios es lo que se supone que debemos hacer, y cómo Dios nos trate es apropiado. Incluso si nos dedicamos y trabajamos por Dios y Dios no nos recompensa, ni proporciona un buen destino, entonces, como seres creados, debemos acatar nuestra propia posición y obedecer las orquestaciones de Dios, y no hacer ninguna demanda o tratar de obtener algo de Dios, ni debemos presentar ninguna queja contra Dios. Esta es la conciencia y la razón que debemos tener como seres creados, y es el lugar adecuado al que debemos mantener. Así como cuando un padre está enfermo y los niños lo cuidan, o cuando los padres son viejos y los niños los cuidan en sus últimos días, estas cosas son apropiadas y esperadas, y no deben hacerse sólo para obtener la propiedad de los padres. Sin embargo, a pesar de esto, después de que abandonamos todo y laboramos, trabajamos, nos dedicamos, pagamos un precio y soportamos dificultades por el Señor, sentimos que hemos trabajado duro y hemos realizado un servicio valioso, y que nos hemos ganado nuestra calificación para pedir recompensas a Dios, incluso procurar ser coronados con gloria y gobernar junto al Señor. ¿No son estos deseos extravagantes y exigencias irrazonables simplemente una manifestación de nuestra arrogancia, engreimiento, egoísmo, mezquindad y falta de conciencia y razón? Es porque no nos consideramos seres creados, no nos vemos a nosotros mismos como polvo ni nos mantenemos en nuestro lugar apropiado, y mucho menos tratamos a Dios como el Señor de la creación, que nos atrevemos a discutir con Dios, alardear de nuestras calificaciones, y pedir coronas de Dios.

En la Biblia se registra que Salomé, la madre de Juan y Jacob, creía que ella y sus dos hijos seguían al Señor Jesús, abandonando todo por el Señor y habían sufrido, por lo que ella le exigió al Señor Jesús: “Ordena que en tu reino estos dos hijos míos se sienten uno a tu derecha y el otro a tu izquierda” (Mateo 20:21). Pero el Señor Jesús no le concedió el deseo de Salomé y le dijo: “No sabéis lo que pedís. […] Mi copa ciertamente beberéis, pero sentarse a mi derecha y a mi izquierda no es mío el concederlo, sino que es para quienes ha sido preparado por mi Padre” (Mateo 20:22-23). El Señor Jesús le dijo de forma clara a Salomé que solamente es apropiado, que las personas trabajen, sufren, abandonen las cosas y se dediquen a Dios, que estos son los deberes y responsabilidades que la humanidad debe cumplir. Pero si las personas finalmente ganan las recompensas y bendiciones de Dios depende de Dios, es decisión de Dios, y como personas no debemos abandonar de nuestro lugar adecuado para hacer exigencias de Dios o intentar usar nuestros sacrificios y depender como capital para exigir condiciones de Dios, porque hacerlo es una expresión de arrogancia, de ser engreído e irracionalidad. La mujer cananea que está registrada en la Biblia era lo opuesto a Salomé. Cuando le pidió al Señor que sanara a su hija, el Señor Jesús no le respondió, pero le dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, y echárselo a los perrillos” (Mateo 15:26). Los conceptos erróneos no surgieron en la mujer cananea porque el Señor Jesús la había llamado perro, sino que determinó en su corazón que no importaba cómo la tratara el Señor Jesús, el Señor Jesús era Dios y Cristo. Ella fue capaz de mantenerse en su lugar apropiado y, con reverencia en su corazón por el Señor Jesús, dijo: “Sí, Señor; pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos” (Mateo 15:27). El Señor Jesús vio la fe de la mujer cananea y más aún vio que ella era una persona especialmente bien razonada y dijo: “Oh mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas” (Mateo 15:28). También estaba Pedro, discípulo del Señor Jesús que, cuando el Señor Jesús lo llamó, lo abandonó todo para seguir al Señor. Durante el tiempo que siguió al Señor, se centró en contemplar la voluntad y los requisitos del Señor dentro de Sus palabras, y practicó de acuerdo con las enseñanzas del Señor. Después de que el Señor Jesús resucitó y ascendió al cielo, Pedro aceptó la comisión del Señor de predicar y obrar en todas partes, y pastoreó la iglesia y apoyó a sus hermanos y hermanas. Durante este período, Pedro fue arrestado y perseguido por los poderes gobernantes. Sufrió mucho bajo la cruel tortura y persecución de los líderes judíos, pero nunca hizo ninguna exigencia irrazonable del Señor y no le pidió al Señor que le diera coronas de gloria o grandes bendiciones. Era su deber como ser creado procurar amar al Señor, satisfacer al Señor y dar todo por el Señor. Al final, Pedro estaba dispuesto a ser crucificado boca abajo por el Señor, dio testimonio de obediencia a la muerte y del máximo amor por Dios, y fue perfeccionado por Dios. A partir de esto, podemos ver que Dios alaba y perfecciona a aquellas personas con corazones temerosos de Dios, que pueden tomar su lugar apropiado como un ser creado para seguir y adorar a Dios, y que aman y satisfacen a Dios. También podemos ver que Dios odia a aquellos que le hacen demandas irrazonables de su carácter arrogante, y a aquellos que buscan recompensas y bendiciones de Dios después de abandonar algunas cosas y exponerse un poco.

Por lo tanto, no importa cuánto tiempo creamos en Dios y sigamos a Dios, independientemente de la edad, independientemente de cuánto trabajemos y nos dediquemos al Señor, independientemente de cuánto suframos o sacrifiquemos, debemos ser claros en el hecho de que Dios es eternamente nuestro Señor, somos Sus siervos eternos, somos seres creados, y debemos mantenernos en nuestro lugar apropiado y no hacer exigencias irrazonables de Dios. Si podemos emular a Pedro y procurar amar y satisfacer a Dios toda nuestra vida, tomar nuestro lugar como seres creados y dedicarnos de todo corazón a Dios, y no buscar ganancia sin condiciones ni recompensas de Dios, entonces recibiremos las bendiciones y alabanza de Dios, y nos convertiremos en personas que deleitarán a Dios.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

El misterio de la “resurrección de un hombre muerto”

Hoy, quiero hablaros a todos sobre el tema de la “resurrección de un hombre muerto”. Como saben todas las personas que creen en el Señor, la “resurrección de un hombre muerto” se refiere al tiempo en el que el Señor Jesús regresa. Es también una situación que nosotros como cristianos esperamos ver con impaciencia.

¿Qué tipo de personas son pobres de espíritu?

El Señor Jesús dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3). Al Señor le gustan los pobres en espíritu, así como aprueba y bendice a los pobres en espíritu, y sólo ellos pueden entrar en el reino de los cielos. Todos esperamos llegar a ser personas pobres de espíritu, pero ¿qué clase de personas son pobres en espíritu? El autor de este artículo explora esta pregunta y recibe respuestas.