Encontrar el significado de la vida, cómo convirtió el dolor en alegría

9 Jun 2020

Por Shi Lan

Nota del editor: La mayoría de la gente cree que “el conocimiento puede alterar el propio destino”, pero ¿es este realmente el caso? En la búsqueda del conocimiento, muchas personas pasan por períodos agotadores de estudio diligente, pero, como resultado, sobrecargan sus cerebros, llevan estilos de vida desequilibrados y terminan sufriendo de todo tipo de enfermedades. En última instancia, no sólo son incapaces de alcanzar el éxito y la fama, deben vivir con el tormento de sus sueños destrozados. Shi Lan solía ser una de esas personas. Cuando sus sueños se interrumpieron, ¿cómo superó la agonía subsiguiente y encontró una nueva dirección en la vida? Sigue leyendo para escuchar su experiencia.

Índice

Para hacer realidad mi sueño de asistir a la universidad, llevé mi cuerpo hasta el borde

Con mis sueños destrozados, mi vida entró en una fase muy oscura

Las palabras de Dios revelaron que todo el tiempo había perseguido la dirección equivocada en la vida

Aferrándose al significado de la vida, cambiando la dirección en la búsqueda de la vida

Con gran gratitud por la gracia de Dios, mi determinación de seguir a Dios creció aún más

“Alguien ha saltado desde el techo!”

“Llama al 911 de inmediato!”

Una mañana, hubo una gran conmoción en nuestro vecindario. Cuando le pregunté a mi mamá al respecto, me dijo que un estudiante universitario de 28 años en nuestro edificio había desarrollado depresión debido al estrés relacionado con el estudio y se había suicidado saltando desde el techo.

Al oír esto, me pareció una gran lástima que la vida de este estudiante hubiera sido acortada en la flor de la vida. Al mismo tiempo, tuve una reacción muy personal, ya que yo también era estudiante y anteriormente me había enfermado mucho debido al estrés de los estudios...

Para hacer realidad mi sueño de asistir a la universidad, llevé mi cuerpo hasta el borde

Nací en una comunidad agrícola y, debido a nuestras humildes circunstancias, me aferré a la máxima de que uno: “Distinguirse y honrar a los antepasados” más rígidamente que la mayoría. Esperaba poder ingresar en una prestigiosa universidad, encontrar un buen trabajo después de la graduación, disfrutar del botín de lujo y riqueza y ganarme la admiración de mis compañeros del pueblo. Con este fin, desde una edad temprana, estudié diligentemente y cuando llegué a la secundaria, comencé a trabajar aún más duro. Sentí que ir a casa a almorzar estaba retrasando mis estudios, así que la mayoría de los días me quedaba en la escuela y continuaba trabajando mientras mordisqueaba un bollo frío. Durante ese tiempo, la “Sin dolor no hay ganancia” era lo que me motivaba a continuar con mis estudios diligentes. Tres años más tarde, tal como lo había deseado, probé en la mejor escuela secundaria de todo el condado. Estaba tan emocionada y pensé que me estaba acercando cada vez más a la realización de mis sueños. Mis padres estaban muy orgullosos de mí y todos mis parientes elogiaban mis logros. Sin embargo, nunca imaginé que este sería el comienzo de la mayor experiencia de mi vida.

Todos los estudiantes más talentosos de todo el condado asistían a esta escuela secundaria. Comparada con la mayoría de estos estudiantes, yo no era destacada. A pesar de que estudiaba noche y día incesantemente, mis puntuaciones en el examen de ingreso a la universidad todavía no cumplían con los requisitos de ingreso para las escuelas más prestigiosas. Sin embargo, no me rendí y ni acepté mi fracaso y decidí repetir mi último año. Durante ese año, a menudo pensaba: “Si todavía no paso la prueba en una escuela prestigiosa este año, ¿qué haré? ¿Qué pensarán los demás de mí? ¿Seguiré teniendo alguna perspectiva para el futuro?” Bajo esta inmensa presión, estaba acabada como un reloj en verano, trabajando incesantemente a través de todas las horas del día. Sólo dormía una o dos horas por noche e incluso estudiaba durante las comidas. Ni siquiera hablaba con mis compañeros de clase sobre nada más que nuestros estudios. Debido a que había pasado tanto tiempo sin dormir, para el final de la primera mitad del semestre comencé a experimentar insomnio y también desarrollé tinnitus, alucinaciones auditivas y una variedad de otros síntomas. Me vi obligada a suspender mi educación y me internaron en un hospital para recibir tratamiento. Sin embargo, siempre ambiciosa, no estaba dispuesta a renunciar al examen de ingreso, así que tan pronto como mi condición se había estabilizado un poco, inmediatamente regresé a la escuela y me sumergí de nuevo en el estresante mundo de los estudios, haciendo el empujón final antes del examen de ingreso. A través de estos esfuerzos incesantes, finalmente aprobé el examen de ingreso.

Así como estaba celebrando el hecho de que había dado un paso más cerca de mis sueños, el estrés de la escuela y mi propia ansiedad me llevaron a enfermar una vez más. Fui readmitido en el hospital antes de recibir mi diploma. Este episodio fue mucho peor que el anterior, ni siquiera era capaz de cuidar de mí misma, ya que pasaba todo el día en mi cama de hospital en un semi-estupor. Mi médico dijo que sería difícil controlar más recaídas sin medicación de por vida y que no sería capaz de soportar estar bajo demasiado estrés en el futuro...

Con mis sueños destrozados, mi vida entró en una fase muy oscura

Después de esto, no volví a vivir como una persona normal. La perspectiva de tener un trabajo se convirtió en una esperanza lejana, por no hablar de la construcción de una carrera. Debido a la naturaleza inestable de mi enfermedad, me vi obligada a tomar somníferos para regular mi sueño, pero poco a poco comencé a acumular resistencia. Incluso después de tomar mi medicamento, todavía sería incapaz de dormir y así que poco a poco tuve que aumentar mi dosis. Una vez, tomé siete pastillas antes de poder dormir, pero esto me llevó a entrar en coma, lo que aterrorizaba absolutamente a mis padres. Me llevaron a todo tipo de médicos y gastaron cantidades exorbitantes de dinero. Los caros honorarios médicos eran una pesada carga para mis padres, que no estaban en una gran situación económica para empezar. Estaba en una gran agonía. Pensé: “¿Así será para el resto de mi vida? ¿Realmente no hay esperanza de recuperación?” Cada vez que pensaba en cómo mis sueños de distinguirme y honrar a mis antepasados se rompían por completo, me volví desesperada y sentía una tristeza indescriptible. Especialmente cuando pensaba en cómo no sólo había sido incapaz de mejorar la vida de mis padres, sino que había aumentado su carga, me volví increíblemente triste y pesimista y sentí que no tenía sentido vivir de esta manera. Sólo quería acabar con mi vida y dejar que se haga con ...

Justo cuando me sentía más atormentada e indefensa, mi madre aceptó la obra de Dios en los últimos días. Los hermanos y hermanas a menudo venían a nuestra casa para reuniones. No me discriminaron porque era una inválida, sino que mostraban preocupación y solicitud por mi condición. Sentí que los hermanos y hermanas eran bastante cálidos y amables y realmente disfruté interactuando con ellos, reuniéndome con ellos, leyendo la palabra de Dios y cantando en alabanza a Dios. Poco a poco, mi estado emocional mejoró y pude dormir por la noche.

Sin embargo, cada vez que me enteraba de que uno de mis compañeros de clase estaba siendo promovidos o se hacía rico, me sentía angustiada. Un día, escuché que mi mejor amiga de la escuela había sido contratada como empleada del gobierno, estaba trabajando en una agencia del gobierno y ya había sido ascendida a jefe asistente de sección. Me sentí extremadamente envidiosa y un poco infeliz. Pensé para mí misma: “¡Solíamos ser compañeras de clase y nuestras calificaciones eran más o menos las mismas, pero ahora ella ha logrado el éxito profesional, mientras que yo me he caído a este punto bajo!”. Llamé a mi amiga para felicitarla, pero, para mi sorpresa, ella sólo hizo algunos comentarios superficiales y luego encontró una excusa para colgar el teléfono. Me sentía increíblemente triste, sabía que ella me despreciaba porque estaba enferma y no tenía trabajo. Si tuviera un trabajo brillante como el de ella, ciertamente todos me admirarían. De repente tuve la necesidad de salir al mundo y tratar de hacerlo en grande, pero mis padres no me dejaban mudarme por trabajo y me encontraron un trabajo como maestra sustituta en una escuela primaria.

Sin embargo, yo era como un globo sobre inflado, si me dieran la mínima cantidad de presión me haría estallar. No había estado trabajando por mucho tiempo cuando me enfermé de nuevo. Mi cabeza a menudo se sentía pesada y mis oídos sonaban constantemente. Por la noche comencé a experimentar insomnio de nuevo, y comencé a dormir durante el día y a quedarme despierta durante la noche. Como resultado, no pude trabajar mis horas normales. A pesar del hecho de que el trabajo de enseñanza era bastante relajado y había un montón de tiempo de inactividad, todavía no podía manejarlo y tenía que renunciar y seguir recuperándome en casa. Mi madre suspiró y gimió con tristeza y mi padre estaba tan asustado por todo el asunto que no me dejaba salir a buscar otro trabajo, temiendo que si recaía en el trabajo no sería capaz de encontrar el camino a casa. Todos en el pueblo tenían sus opiniones sobre mí. Decían que me había sobre-agotado con el estudio y mi primo se burlaba de mí llamándome una “buena para nada”. Cuando pensé en cómo una vez había sido el orgullo de mi familia y cómo ahora todo el mundo me despreciaba y me evitaba, me sentía increíblemente triste. ¿No habían sido suficientes todos mis esfuerzos de estudio para poder distinguirme y ser admirada? Entonces, ¿por qué todo lo que obtuve por mis estudios diligentes fue este cuerpo plagado de enfermedades y las burlas y el desprecio de mis compañeros? Mis sueños y esperanzas se habían convertido en metas inalcanzables, ¿qué valor tenía el vivir así?

Las palabras de Dios revelaron que todo el tiempo había perseguido la dirección equivocada en la vida

Las cosas persistieron de esta manera, hasta que un día leí un pasaje de la palabra de Dios y finalmente entendí la fuente de mi sufrimiento. La palabra de Dios dice: “En realidad, independientemente de lo nobles que sean los ideales del hombre, de lo realistas que sean sus deseos o de lo adecuadas que puedan ser, todo lo que el hombre quiere lograr, todo lo que busca está inextricablemente vinculado a dos palabras. Ambas son de vital importancia para la vida de cada persona y son cosas que Satanás pretende infundir en el hombre. ¿Qué dos palabras son? Son ‘fama’ y ‘ganancia’. Satanás usa un tipo de forma muy sutil, muy de acuerdo con las nociones de las personas; no es una clase de forma radical cualquiera. En medio de la inconsciencia, los seres humanos llegan a aceptar la forma de vivir de Satanás, sus normas de vida, y establecen metas y una dirección en la vida, y al actuar así, también llegan sin saberlo a tener ideales en la vida. Independientemente de lo altisonantes que estos ideales parezcan en la vida, sólo son un pretexto inextricablemente vinculado a la fama y la ganancia. Cualquier persona importante o famosa y, en realidad, todas las personas, todo lo que siguen en la vida sólo se relaciona con estas dos palabras: ‘fama’ y ‘ganancia’. Las personas piensan que una vez que han obtenido la fama y la ganancia, pueden sacar provecho de ellas para disfrutar de un alto estatus y de una gran riqueza, y disfrutar de la vida. Una vez que tienen fama y ganancia, pueden sacar partido de ellas en su búsqueda del placer y su disfrute sin escrúpulos de la carne. De buena gana, aunque sin saberlo, las personas toman su cuerpo, su mente, todo lo que tienen, su futuro y su destino y se los entregan a Satanás para obtener la fama y la ganancia que desean. Los seres humanos realmente hacen esto sin un momento siquiera de vacilación, ignorando siempre la necesidad de recuperarlo todo. ¿Pueden las personas seguir teniendo algún control sobre sí mismas una vez que se refugian en Satanás y se vuelven leales a él de esta forma? Desde luego que no. Están total y completamente controlados por Satanás. También se han hundido de un modo completo y total en un cenagal y son incapaces de liberarse a sí mismos” (‘Dios mismo, el único VI’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Habiendo leído las palabras de Dios, reconocí que la fuente de todo mi sufrimiento era la corrupción y el tormento de Satanás. Porque en el pasado, he estado bajo la influencia sutil y el envenenamiento de tales principios satánicos, la lógica y las filosofías de la vida como: “Distinguirse y honrar a sus antepasados” “El hombre lucha hacia arriba; el agua fluye hacia abajo” y “Sin dolor no hay ganancia” Desde muy joven pensé que sólo ingresando en una universidad superior, encontrando un buen trabajo, viviendo el estilo de vida de la élite y ganándome la admiración de mis compañeros tendría mi vida valor y significado. Como resultado, desde la escuela primaria hasta la universidad, fui una “máquina de estudio”: estudié incesantemente, permaneciendo despierta toda la noche e incluso estaba dispuesta a sacrificar mi propia salud en el proceso. Sin embargo, al final, no sólo no obtuve éxito y fama, sino que terminé desarrollando una enfermedad mental como resultado del agotamiento excesivo y no pude llevar una vida normal. A pesar de todo esto, cada vez que escuchaba que uno de mis compañeros de clase había sido promovido y se había hecho rico, me ponía triste con mi vida promedio, y desearía salir al mundo y hacerlo en grande, sin tener en cuenta mi enfermedad. Sin embargo, para mi sorpresa, esto sólo me haría recaer y me veía obligada a volver a casa para recuperarme. Sólo entonces me di cuenta de que Satanás había usado la fama y la fortuna para tentarme y llevarme a pasar más de diez años de mi vida en un estudio agotador, ¿y qué obtuve de todo esto? Me atormentaba una enfermedad recalcitrante, desarrollaba problemas de salud mental, se debilitaba y mi corazón y mi alma se sumergieron en el mayor sufrimiento. Pensé en cómo cuando estaba en el hospital recibiendo tratamiento, vi a muchos como yo que habían sobrecargado sus cerebros a través del estudio y desarrollado condiciones psicológicas como resultado. En su estado de estupefacción, continuamente murmuraban: “Quiero probar en la Universidad de Tsinghua” o “Quiero probar en la Universidad de Pekín”. [a] Era un estado lamentable de contemplar. Habiendo pensado en esto, era aún más claro para mí, que la fama y la riqueza no son cosas positivas, sino más bien las herramientas que Satanás utiliza para tentar, corromper, sabotear y devorar a los hombres. Quién sabe cuántos han renunciado a todo en la búsqueda de la fama y la riqueza, agotándose y sometiéndose a todo tipo de sufrimiento. ¿Quién sabe cuántos han caído en la trampa de Satanás, sacrificando una infancia potencialmente maravillosa y una vida preciosa en nombre de la fama y la riqueza? Si no hubiera sido por la revelación de las palabras de Dios, nunca me habría dado cuenta de la raíz de mi sufrimiento y, en última instancia, habría sido derribada por Satanás sin siquiera saber lo que había sucedido, ¡cuán terrible es Satanás! Habiéndome dado cuenta de todo esto, vi que la palabra de Dios es verdaderamente preciosa. Sólo leyendo la palabra de Dios y comprendiendo la verdad somos capaces de discernir cosas positivas y negativas, ver a través de la traición de Satanás y mantenernos lejos del daño de Satanás.

Aferrándose al significado de la vida, cambiando la dirección en la búsqueda de la vida

Después de eso, leo diligentemente la palabra de Dios en casa todos los días. Una vez, leí los siguientes dos pasajes de la palabra de Dios: “Debido a la soberanía y la predestinación del Creador, un alma solitaria que empezó con nada a su nombre consigue unos padres y una familia, la oportunidad de ser un miembro de la raza humana, de experimentar la vida humana y ver el mundo; y también consigue la oportunidad de experimentar la soberanía del Creador, de conocer la maravilla de la creación del Creador y, sobre todo, de conocer y someterse a la autoridad del Creador. Sin embargo, la mayoría de las personas no aprovecha realmente esta oportunidad excepcional y fugaz. Uno agota toda una vida de energía luchando contra el destino, gasta todo su tiempo ajetreado intentando alimentar a su familia y yendo y viniendo entre la riqueza y el estatus. Las cosas que las personas valoran son la familia, el dinero y la fama; consideran que son las cosas más valiosas en la vida. Todas las personas se quejan de sus destinos, pero relegan en sus mentes las preguntas que son más imperativas de examinar y entender: por qué está vivo el hombre, cómo debería vivir, cuál es el valor y el sentido de la vida. Durante todas sus vidas, por muchos años que puedan ser, corren de acá para allá buscando fama y fortuna, hasta que se les esfuma su juventud, hasta que se llenan de canas y arrugas; hasta que ven que la fama y la fortuna no pueden detener su avance hacia la senilidad, que el dinero no puede llenar el vacío del corazón; hasta que entienden que nadie está exento de la ley del nacimiento, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte, que nadie puede escapar de lo que el destino le tiene guardado” (“Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Cuando uno no tiene a Dios, cuando no puede verlo, cuando no puede reconocer claramente la soberanía de Dios, cada día carece de sentido, es vano, miserable. Allí donde uno esté, cualquiera que sea su trabajo, sus medios de vida y la persecución de sus objetivos no le traen otra cosa que una angustia infinita y un sufrimiento que no se pueden aliviar, de forma que uno no puede soportar mirar atrás. Sólo cuando uno acepta la soberanía del Creador, se somete a Sus orquestaciones y arreglos, y busca la verdadera vida humana, se librará gradualmente de toda angustia y sufrimiento, se deshará de todo el vacío de la vida” (“Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Al meditar en la palabra de Dios, llegué a reconocer que Dios el Creador ha dispuesto que entremos en este mundo y convivamos como seres creados de la raza humana de manera que podamos estar ante Dios y adorarlo, experimentar Su obra en nuestra vida, presenciar Su soberanía todopoderosa, familiarizarnos con Su autoridad y finalmente alcanzar el conocimiento y la sumisión a Dios. Yo, por el contrario, no había entendido las intenciones de Dios, había vivido de acuerdo con la filosofía y los principios de Satanás, tratando de distinguirme y honrar a mis antepasados, y, como resultado, había sido engañada y devastada por Satanás y casi perdí mi vida en el proceso. Se me ocurrió que el destino de cada persona y el papel que desempeñarán en la sociedad están predeterminados por Dios y no pueden ser cambiados a través de su propio esfuerzo personal. Es más, incluso si tuviera éxito y fama y ganara la admiración y la envidia de mis compañeros, si no me presentara ante Dios, no persiguiera la verdad y no tuviera el más mínimo conocimiento de Dios, no recibiría Su elogio. ¿Cuál sería el valor de tal vida? Habiendo dado cuenta de todo esto, ya no envidiaba a mis compañeros de clase exitosos y dejé de entretener esperanzas vacías y sueños extravagantes, dejé de luchar tan amargamente para cambiar mi destino y satisfacer mi deseo de distinguirme. Sólo deseaba perseguir la verdad, despojar mi carácter corrupto y satánico, cumplir con mis deberes como ser creado y convertirme en una persona que complace y satisface a Dios.

Después de esto, leo la palabra de Dios todos los días y también a menudo me reúno con hermanos y hermanas, cumplo mis deberes, me entrené para buscar la verdad de todas las cosas, practiqué de acuerdo con la palabra de Dios y perseguí el conocimiento de la soberanía de Dios. Poco a poco, mi deseo de perseguir la riqueza y la fama disminuyó y mi salud comenzó a mejorar. Por primera vez en mi vida, sentí una sensación de serenidad y calma. ¡Gracias a Dios!

Con gran gratitud por la gracia de Dios, mi determinación de seguir a Dios creció aún más

Un día, me encontré con el tío de mi antigua compañera de clase Hui y le pregunté cómo estaba Hui. Dijo que Hui estaba muy infeliz, que después de graduarse de la universidad había ido a varias grandes ciudades para tratar de avanzar en su carrera en los últimos diez años, pero cambiando de trabajo a trabajo, nunca estaba satisfecha y aún no se había establecido. Al escuchar esta noticia, no pude evitar suspirar de emoción: ¡Hui había trabajado aún más duro que yo! En la escuela secundaria había ingresado en la universidad en la disciplina de su elección, pero debido a que estaba decidida a probar en una de las mejores universidades del país, decidió repetir su último año y probar de nuevo. En última instancia, llegó a una de las mejores universidades, pero en los años siguientes había trabajado incesantemente para encontrar un trabajo que le trajera fama y riqueza, en duelo contra su destino y viviendo en la miseria. En este punto, obtuve una comprensión aún mayor de que si no tenemos la guía de Dios en nuestra vida en este mundo, nadie puede liberarse del tormento de Satanás, sino que quedará atrapado en el vórtice de la lucha por la riqueza y la fama, viviendo en una gran miseria. Por el contrario, ahora que soy capaz de creer y seguir a Dios, ¡soy verdaderamente bendecida!

Más tarde, mi larga lucha con la enfermedad mental finalmente llegó a su fin y tuve una recuperación completa. Es más, a pesar de que teóricamente no podría tener hijos debido a mi enfermedad anterior, terminé dando a luz a una hija muy sana después del matrimonio. Realmente experimenté el amor y la salvación de Dios y fui testigo del increíble poder de Dios.

Epílogo

Pensando en cómo había vivido en ese vórtice de la búsqueda de la riqueza y la fama, sin un verdadero propósito de la vida y en la absoluta agonía..., no me atrevo a imaginar cómo habría sido corrompida y devastada por Satanás si Dios no hubiera tendido Su mano en salvación. Ahora bien, fue sólo cuando la palabra de Dios me dio una dirección en la vida que me di cuenta de que debemos venir ante Dios para buscar la verdad, someternos a la soberanía de Dios y cumplir con nuestros deberes como seres creados para vivir una vida de valor y con significado. ¡Gracias a Dios por Su salvación!

Notas:

a. La Universidad de Tsinghua y la Universidad de Pekín son las dos mejores universidades de China. Ambos se encuentran en la sección noroeste de Beijing.

(Traducido del original en inglés al español por Xinia Arias Quirós)

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

El consejo secreto para resolver el odio

Yo supe en ese momento que la razón por la que podríamos poner remedio a nuestro odio fue el efecto logrado por la palabra de Dios. De lo contrario, el odio entre nosotras sólo podía volverse cada vez más profundo.