Las ovejas de Dios oyen la voz de Dios

Contenido

Capítulo 4 Debes conocer las verdades de la obra de Dios de los últimos días

4、El significado de la obra de las pruebas y el refinamiento de Dios.

Palabras relevantes de Dios:

¿A qué estado interno de las personas van dirigidas estas pruebas? Apuntan al carácter rebelde en los seres humanos que es incapaz de satisfacer a Dios. Hay mucha impureza dentro de las personas, y mucha hipocresía; por tanto, Dios las somete a pruebas con el fin de purificarlas […].

… El amor verdadero de Dios es todo Su carácter, y cuando este se te muestra, ¿qué proporciona esto a tu carne? Cuando se te muestre el carácter justo de Dios, tu carne sufrirá inevitablemente mucho dolor. Si no lo padeces, Dios no puede perfeccionarte ni serás capaz de dedicarle amor sincero. Si Dios te perfecciona, te mostrará sin duda todo Su carácter. Desde el momento de la creación hasta hoy, Él nunca ha mostrado todo Su carácter; sin embargo, durante los últimos días se lo revelará a este grupo de personas a las que ha predestinado y seleccionado. Perfeccionando a las personas deja al descubierto Su carácter, por medio de las cuales completa a un grupo de personas. Ese es el amor verdadero de Dios por las personas. Experimentar el verdadero amor de Dios por ellas requiere que los seres humanos soporten un dolor extremo, y paguen un alto precio. Solo después de esto las ganará Dios y serán capaces de devolverle su amor sincero; solo entonces quedará satisfecho el corazón de Dios. Si las personas desean que Dios las perfeccione, cumplir Su voluntad y darle todo su amor sincero, deben experimentar mucho sufrimiento y muchos tormentos en las diversas circunstancias, sufrir un dolor peor que la muerte y, en última instancia, se verán obligados a devolverle a Dios su corazón sincero. Durante las dificultades y el refinamiento se revela si alguien ama a Dios con sinceridad o no. Dios purifica el amor de las personas, y esto también se logra en medio de los sufrimientos y el refinamiento.

de ‘Sólo amar a Dios es realmente creer en Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Frente al estado del hombre y su actitud hacia Dios, Dios ha hecho una nueva obra permitiéndole al hombre poseer tanto el conocimiento de Él como la obediencia hacia Él, y tanto el amor como el testimonio. Por lo tanto, el hombre debe experimentar el refinamiento que Dios le hace así como Su juicio, tratando con él y podándolo, porque sin esto el hombre nunca conocería a Dios y nunca podría amar verdaderamente a Dios y dar testimonio de Él. El refinamiento que Dios le hace al hombre no es solo en aras de un efecto unilateral sino en aras de un efecto multifacético. Solo de esta manera Dios hace la obra de refinamiento en los que están dispuestos a buscar la verdad, con el fin de que la resolución del hombre y su amor, Dios los perfeccione. A los que están dispuestos a buscar la verdad, que anhelan a Dios, nada es más significativo o de mayor ayuda que un refinamiento como este. La disposición de Dios, el hombre no la conoce ni la entiende fácilmente, porque Dios, al final de cuentas, es Dios. Al final del día es imposible que Dios tenga la misma disposición que el hombre y por eso al hombre no le es fácil conocer Su disposición. El hombre no posee por naturaleza la verdad y los que Satanás ha corrompido no la pueden entender con facilidad; el hombre está privado de la verdad y desprovisto de la resolución de poner en práctica la verdad y si no sufre y si no es refinado ni juzgado, entonces su resolución nunca será perfeccionada. Para todas las personas, el refinamiento es penosísimo y muy difícil de aceptar—sin embargo, es durante el refinamiento que Dios deja en claro la disposición justa que tiene hacia el hombre y hace público lo que le exige al hombre y provee más iluminación, y una poda y un trato más reales; por medio de la comparación entre los hechos y la verdad, le da al hombre un mayor conocimiento de Él mismo y de la verdad y le da al hombre una mayor comprensión de la voluntad de Dios, permitiéndole así al hombre tener un amor por Dios más sincero y más puro. Esas son las metas que Dios tiene cuando lleva a cabo el refinamiento. Toda la obra que Dios hace en el hombre tiene sus propias metas y significado; Dios no obra sin sentido ni tampoco hace una obra que no sea benéfica para el hombre. El refinamiento no quiere decir quitar a las personas de delante de Dios ni tampoco quiere decir destruirlas en el infierno. Quiere decir cambiar la disposición del hombre durante el refinamiento, cambiando sus motivos y sus antiguos puntos de vista, cambiando su amor por Dios y cambiando toda su vida. El refinamiento es una prueba real del hombre y una forma de entrenamiento real y solo durante el refinamente puede su amor cumplir su función inherente.

de ‘Sólo experimentando el refinamiento el hombre puede amar verdaderamente a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Dios puede perfeccionar al hombre tanto en los aspectos positivos como en los negativos. Depende de si puedes experimentar y de si buscas que Dios te perfeccione. Si verdaderamente buscas que Dios te perfeccione, entonces el negativo no te puede quitar nada, sino que te puede traer cosas que son más reales y te puede hacer más capaz para saber qué es lo que falta dentro de ti y más capaz para lidiar con tu estado real y ver que el hombre no tiene nada y no es nada; si no experimentas pruebas, no sabes esto, y siempre vas a sentir que estás por encima de los demás y que eres mejor que todos los demás. A través de todo esto vas a ver que todo lo que pasó antes, Dios lo hizo y Dios lo protegió. La entrada a las pruebas te deja sin amor ni fe, te falta la oración y no puedes cantar himnos—y, sin darte cuenta, en medio de esto llegas a conocerte. Dios tiene muchos medios para perfeccionar al hombre. Emplea toda clase de ambientes para tratar con el carácter corrupto del hombre y usa varias cosas para poner al hombre al descubierto; en un sentido trata con el hombre, en otro pone al hombre al descubierto y en otro revela al hombre, escarbando y revelando los “misterios” en las profundidades del corazón del hombre, y mostrándole al hombre su naturaleza revelando muchos de sus estados. Dios perfecciona al hombre a través de muchos métodos—por medio de la revelación, el trato, el refinamiento y el castigo—para que el hombre pueda saber que Dios es práctico.

de ‘Sólo los que se enfocan en la práctica pueden ser perfeccionados’ en “La Palabra manifestada en carne”

No importa qué parte de la obra sea, todo es insondable para el hombre. Si la pudieras desentrañar, entonces la obra de Dios no tendría importancia ni valor. La obra hecha por Dios es insondable; también está en conflicto con tus concepciones y entre más irreconciliable es con tus concepciones, más demuestra que la obra de Dios es significativa; si fuera compatible con tus concepciones, entonces no tendría significado. En la actualidad, crees que la obra de Dios es demasiado maravillosa y cuanto más maravillosa es, más crees que Dios es insondable y ves qué grandes son los hechos de Dios. Si solo se necesitara un poco de trabajo superficial para conquistar al hombre, después de lo cual esta obra se terminara, entonces el hombre no podría contemplar la importancia de la obra de Dios. Aunque has recibido un poco de refinamiento hoy, es muy benéfico para el crecimiento de tu vida—y así esa dificultad es de suma necesidad para vosotros. Hoy has recibido un poco de refinamiento, pero después podrás verdaderamente contemplar los hechos de Dios y finalmente dirás: “¡los hechos de Dios son tan maravillosos!” Esas serán las palabras en tu corazón. Después de haber experimentado el refinamiento de Dios por un tiempo (los hacedores de servicio y los tiempos del castigo), algunas personas finalmente dijeron: “¡Creer en Dios realmente es difícil!” Este “difícil” muestra que los hechos de Dios son insondables, que la obra de Dios posee un gran significado y valor y que es muy digna para que el hombre la atesore. Si, después de que he hecho mucha obra, no tienes el más mínimo conocimiento, entonces, ¿podría Mi obra todavía tener valor? Haré que digas: ¡El servicio para Dios es realmente difícil, los hechos de Dios son tan maravillosos, Dios es verdaderamente sabio! ¡Él es tan precioso! Si, después de experimentar por un tiempo, puedes decir esas palabras, entonces eso prueba que has ganado la obra de Dios en ti.

de ‘Los que van a ser perfeccionados deben sufrir el refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cuando Dios obra para refinar al hombre, el hombre sufre, su amor por Dios se vuelve más grande y más del poder de Dios se hace evidente en él. Cuanto menos refinamiento tiene el hombre, tiene menos amor por Dios y menos del poder de Dios se hace evidente en él. Cuanto mayor su refinamiento y dolor y más su tormento, más profundo su amor verdadero y su fe hacia Dios, y más profundo su conocimiento de Dios. En tus experiencias verás que los que sufren gran refinamiento y dolor, y mucho trato y disciplina, tienen un profundo amor por Dios y un conocimiento de Dios más profundo y perceptivo. Los que no han experimentado ningún trato solo tienen un conocimiento superficial y solo pueden decir: “Dios es tan bueno, les da a las personas favores para que lo puedan gozar a Él.” Si las personas han experimentado el trato y la disciplina, entonces podrán hablar del verdadero conocimiento de Dios. Cuanto más maravillosa es la obra de Dios en el hombre, más valiosa e importante es; cuanto más impenetrable te sea y cuando más incompatible sea con tus concepciones, más puede la obra de Dios conquistarte, ganarte y perfeccionarte. ¡El significado de la obra de Dios es tan grandioso! Si Él no refinara al hombre de esta manera, si Él no obrara por este medio, entonces la obra de Dios sería ineficaz y no tendría significado. Esta es la razón que hay detrás del extraordinario significado de Su selección de un grupo de personas durante los últimos días. Antes se dijo que Dios escogería y ganaría a este grupo. Cuanto mayor la obra que Él lleva a cabo dentro de vosotros, más profundo y más puro vuestro amor, y cuanto mayor la obra de Dios, más puede el hombre apreciar Su sabiduría y más profundo es el conocimiento que el hombre tiene de Él.

de ‘Los que van a ser perfeccionados deben sufrir el refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”