INICIO CONTÁCTANOS
A-
A+

4. La Difusión del Evangelio del Reino de Dios Todopoderoso en China

En 1995, la obra de dar testimonio del evangelio del reino de Dios Todopoderoso comenzó formalmente en China continental. Por medio de nuestra gratitud a Dios y con un amor que era verdadero, dimos testimonio de la aparición y de la obra de Dios Todopoderoso a los hermanos y hermanas en varias denominaciones y sectas. Poco esperábamos tener que someternos a la resistencia extrema y a la calumnia de sus líderes. Sólo podíamos venir ante Dios Todopoderoso para orar fervientemente, suplicando a Dios que obrara en persona. A partir de 1997 vimos la obra del Espíritu Santo en gran escala. Hubo un rápido aumento en la cantidad de miembros de las iglesias en varios lugares. Al mismo tiempo, ocurrieron muchas señales y maravillas y muchas personas en varias denominaciones y sectas regresaron a Dios Todopoderoso como resultado de recibir las revelaciones de Dios o de ver estas señales y maravillas. Si el Espíritu Santo no hubiera obrado, ¿qué podría hacer la gente? Esto nos hizo darnos cuenta de que, aunque entendíamos algunas verdades, no podíamos dar testimonio de Dios Todopoderoso solamente a través de nuestra fuerza humana. Después de que estas personas de diversas denominaciones y sectas aceptaron a Dios Todopoderoso, poco a poco se sintieron seguras de Dios Todopoderoso en sus corazones por medio de comer, beber y disfrutar de la palabra de Dios Todopoderoso y, después de un período de tiempo, se produjo en ellas una fe y obediencia genuinas. De esta manera, personas de todas las denominaciones y sectas fueron levantadas ante el trono y ya no esperaban “encontrar al Señor en el cielo” como lo habían imaginado.

Desde que el evangelio del reino comenzó a extenderse, hemos sido acosados y cruelmente perseguidos por el gobierno chino. Y lo que es aún más trágico, también hemos sido vilipendiados, incriminados, condenados y rechazados por la Iglesia Católica y por todas las denominaciones y sectas cristianas. Esto nos ha afligido enormemente e incluso ha estancado la obra del evangelio durante un tiempo. Frente a esa situación, nos encontramos sin saber qué hacer; era como si estuviéramos acosados por todos lados. Al mismo tiempo, fuimos doblemente reprochados: hemos disfrutado de tanta salvación de Dios y hemos comprendido tantas verdades, pero no podemos difundir el evangelio. Verdaderamente no merecemos ser testigos de Dios, hemos fallado a la hora de vivir a la altura de Su encargo. En este estado de ánimo, todos sentíamos que habíamos fracasado en nuestro deber, no sabíamos qué rumbo tomar y no sabíamos cómo rendirle cuentas a Dios, y mucho menos sabíamos cómo enfrentar las exhortaciones y la encomienda de Dios. Desconcertados, aun sentíamos que el corazón de Dios nos llamaba y que llamaba a cada oveja que Él deseaba ganar. De este modo, todos nos acercamos a Dios sintiéndonos endeudados, culpables y sedientos para orar a Dios y volcar ante Él nuestros corazones: “¡Dios! Danos fuerzas y​​ concédenos sabiduría para que podamos encontrar todas Tus ovejas. Que Tu voluntad se cumpla en nosotros y que Tu evangelio del reino sea difundido. Que Tu Palabra lleve a más personas a Tu casa. En tanto podamos difundir Tu evangelio, estamos dispuestos a someternos a un mayor sufrimiento, aunque tengamos que sacrificar nuestras vidas. Sólo oramos para que nos des más fuerzas. Estamos dispuestos a cooperar con Tu guía paso a paso. Oh Dios, porque nuestra estatura es pequeña y porque somos débiles, no podemos completar Tu encomienda sin inconvenientes. Te pedimos que ates esos poderes hostiles que interfieren con la difusión de Tu evangelio, que maldigas la progenie del diablo que no te pertenece, que elimines todos los obstáculos que entorpecen la difusión de Tu evangelio y que abras una vía de salida para nosotros”. Creímos que nuestras oraciones llegaron a oídos de Dios porque nuestra petición había sido hecha según la voluntad de Dios y para cumplir con la voluntad de Dios. Al poco tiempo, Dios en verdad llevó a cabo una gran obra que nos trajo una emoción y un gozo que nunca antes habíamos sentido. Dios nos otorgó sabiduría y nos dio fe y fuerza para que la obra del evangelio se extendiera rápidamente y alcanzara su clímax. Cada uno de nosotros supo y, más que eso, creyó que ésta era una buena nueva que Dios nos trajo y que también era el ánimo y la recompensa que Dios nos daba. El sufrimiento que habíamos padecido fue recompensado. En el fondo de nuestros corazones abrazamos una apreciación aún mayor del verdadero significado de las palabras: “Sólo Dios Mismo puede hacer Su propia obra”. Dios no nos puso las cosas difíciles ni mucho menos nos hizo sentir avergonzados. Simplemente nos dio algunas pequeñas pruebas al comienzo. Felices, nos sentimos agradecidos desde el fondo de nuestros corazones por la guía, la ayuda, el cuidado y la protección de Dios. Al mismo tiempo, también vimos la grandeza de las obras de Dios y la honorabilidad de Su carácter y, más aún, vimos la justicia de Dios y Su intolerancia con respecto a las ofensas de la gente, ya que al mismo tiempo que salvaba a la humanidad, Dios también castigó a muchos enemigos que se resistieron a Él. Entre los líderes de todas las denominaciones en las 24 provincias y ciudades municipales de la China continental, hay casos típicos de personas que son castigadas por resistirse, condenar a Dios Todopoderoso y blasfemar contra Él frenéticamente. El número es significativamente mayor que el de las personas que fueron castigadas por resistirse a la obra de Dios durante la Era de la Ley. Se puede ver que, durante los últimos días, la humanidad ha sufrido una corrupción extrema y ​​se ha vuelto aún más vehemente en su resistencia a Dios. Así que muchas personas han sido castigadas y eliminadas, lo cual ha cumplido completamente la profecía en la Biblia que dice: “Muchos son llamados, pocos escogidos”. Si el Espíritu Santo no hubiese hecho esta gran obra, la humanidad sería incapaz de llevar a cabo la obra de difundir el evangelio del reino. De principio a fin, la obra de Dios y la obra de difundir el evangelio del reino han soportado una frenética resistencia y una cruel persecución del gobernante Partido Comunista Chino, el gran dragón rojo. Al menos más de cien mil personas de la Iglesia de Dios Todopoderoso han sido detenidas y encarceladas, y han padecido toda clase de estragos y torturas. Demasiadas personas son buscadas y perseguidas por el Partido Comunista Chino y, al no poder regresar a su hogar, sólo pueden moverse de acá para allá entregándose a Dios. Demasiadas personas son espiadas y no pueden cumplir con su deber. Muchas están controladas por el Partido Comunista Chino y no pueden salir de sus hogares… Al resistirse y destruir la obra de Dios, el régimen del gran dragón rojo ha usado todo tipo de medios despreciables y ha gastado grandes cantidades de recursos humanos y financieros. A pesar de agotar sus artimañas maliciosas e insidiosas, no puede detener el avance de la obra de Dios. Dios maniobra todas las cosas disponibles en pro del cumplimiento de Su voluntad. El gran dragón rojo está completamente bajo la orquestación de Dios, y es mandado por Dios de tal manera que termine completamente confundido y se encuentre sin salida. Demasiadas veces el gran dragón rojo ha estado a punto de llevar a cabo arrestos a nivel nacional, pero su plan ha sido interrumpido por el arreglo de Dios; muchas veces el gran dragón rojo ha querido extender su mano para acabar con la Iglesia de Dios Todopoderoso, pero no ha tenido éxito; demasiadas veces el gran dragón rojo ha intentado llevar a cabo mayores acciones para acabar con la obra de Dios, pero ha caído bajo la soberanía y las maniobras de Dios. En esas ocasiones, el gran dragón rojo estaba desesperado y lleno de ira, pero no tenía estrategias para llevar a cabo, así que tuvo que admitir que tenía mala suerte; ¡El cielo no ayuda! ¡Es verdad que el Cielo destruye al Partido Comunista Chino! Gracias a la difusión del evangelio del reino hemos contemplado la omnipotencia de Dios: no importa cuán feroces sean los poderes de Satanás y cómo unen esfuerzos para resistirse a la obra de Dios, no les sirve de nada. En sólo diez años aproximadamente, el evangelio del reino se ha extendido por toda China continental. La palabra de Dios y el nombre de Dios se han extendido a través de cientos de millones de hogares y millones de personas han venido bajo el nombre de Dios Todopoderoso. Entre las diversas denominaciones en China continental, la mayoría de las personas que persiguen la verdad y que verdaderamente buscan a Dios han regresado ante Dios Todopoderoso. Millones de personas disfrutan de la palabra de Dios Todopoderoso, recibiendo así la obra y la salvación de Dios, alabando las maravillosas obras de Dios. Dios ha hecho un grupo de vencedores en China y ha ganado un grupo de personas que están totalmente de acuerdo con Él. Esto ha abierto el camino para la aparición pública de Dios. La obra de Dios finalmente ha terminado en gloria. Dios ha comenzado a castigar al gran dragón rojo, después de lo cual Él aparecerá públicamente ante cada nación y lugar del mundo.

En 1992, Dios Todopoderoso —Cristo de los últimos días— comenzó formalmente a pronunciar Su voz y a hablar en la identidad inherente de Dios. Él ha expresado millones de palabras y ha conquistado y salvado exhaustivamente al pueblo elegido de Dios en China. Seguidamente hubo una rápida expansión como testimonio de la obra de Dios de los últimos días en China continental y la obra del Espíritu Santo acompañó al pueblo elegido de Dios. Un gran número de personas de diversas denominaciones fueron conquistadas por la palabra de Dios, y dieron el crédito de ello enteramente a la palabra de Dios y estuvieron completamente convencidas. Las ovejas de Dios finalmente oyeron Su voz y regresaron ante Él. Durante este período, el Espíritu Santo llevó a cabo numerosas señales y maravillas, y guio al pueblo elegido de Dios de varias denominaciones en su regreso a la casa de Dios Todopoderoso. A medida que el pueblo elegido de Dios regresaba día tras día, todas las denominaciones se derrumbaron y dejaron de existir; fue como si el mundo religioso en pleno hubiese sido borrado.

Durante la difusión del evangelio del reino, todo tipo de demonios y anticristos que se resistieron a Dios recibieron el justo castigo de Dios Todopoderoso. De esta manera, la gente vio las consecuencias de ir en contra de Dios. El gran dragón rojo intentó estrangular la obra de Dios y acabar con ella, pero finalmente todo terminó en fracaso. Todos los poderes malignos que se resistieron a Dios fueron avergonzados por completo y fracasaron. El gran dragón rojo finalmente terminó su servicio y comenzó a recibir el castigo de Dios. Dios Todopoderoso dijo una vez: “¿Realmente odiáis al gran dragón rojo? ¿Verdaderamente, sinceramente lo odias? ¿Por qué os he preguntado eso tantas veces? ¿Por qué sigo haciéndote esta pregunta una y otra vez? ¿Qué imagen hay en tu corazón del gran dragón rojo? ¿Realmente la has quitado? ¿Verdaderamente no lo consideras tu ‘padre’? Todas las personas deberían percibir Mi intención en Mis preguntas. No es para provocar la ira de las personas, ni para incitar la rebelión entre los hombres, ni para que el hombre pueda encontrar su propia manera de salir, sino que es para permitirles a todas las personas que se liberen de la esclavitud del gran dragón rojo. Pero nadie debe preocuparse. Mis palabras cumplirán todo; ningún hombre puede participar y ningún hombre puede hacer la obra que Yo llevaré a cabo. Voy a limpiar el aire de todas las tierras y erradicar de sobre la tierra todo rastro de los demonios. Ya he comenzado y voy a empezar el primer paso de Mi obra de castigo en el lugar de la morada del gran dragón rojo. Para que se pueda ver que Mi castigo ha caído en todo el universo, y que el gran dragón rojo y toda clase de espíritus inmundos no tendrán poder para escapar de Mi castigo, porque Yo contemplo todas las tierras. Cuando Mi obra en la tierra se termine, es decir, cuando la época del juicio llegue a su fin, formalmente castigaré al gran dragón rojo. Mi pueblo verá Mi castigo justo del gran dragón rojo, va a derramar su alabanza por Mi justicia y para siempre exaltará Mi santo nombre por Mi justicia. De ahí que llevaréis a cabo formalmente vuestro deber y formalmente me alabaréis por todas las tierras, ¡por los siglos de los siglos! Cuando la era del juicio alcance su máximo, no me apresuraré para concluir Mi obra sino que integraré a ella la ‘evidencia’ de la era del castigo y permitiré que todo Mi pueblo vea esta evidencia; y esto llevará mayor fruto. Esta ‘evidencia’ es el medio por el cual castigo al gran dragón rojo y haré que Mi pueblo lo vea con sus propios ojos para que conozca más de Mi carácter. El tiempo en que Mi pueblo me gozará es cuando el gran dragón rojo sea castigado. Hacer que el pueblo del gran dragón rojo se levante y se revele contra él es Mi plan y el método por el cual perfecciono a Mi pueblo y es una gran oportunidad para que todo Mi pueblo crezca en vida”.

La difusión del evangelio del reino ha alcanzado un nivel sin precedentes. Millones de personas han venido bajo el nombre de Dios Todopoderoso. El nombre de Dios Todopoderoso se ha extendido por toda China continental y en todas las provincias y regiones han aparecido iglesias de Dios Todopoderoso. Todos aquellos que han aceptado la obra de Dios Todopoderoso están disfrutando del pastoreo de la palabra de Dios y experimentando la obra de salvación de Dios. Así como Dios Todopoderoso dijo: “Por todo el universo estoy haciendo Mi trabajo, y en el Este, estallidos atronadores sucederán en una secuencia sin fin, sacudiendo a todas las denominaciones y sectas. Es Mi voz que ha traído a todos los hombres al presente. Dejo que sea Mi voz la que conquiste al hombre; todos caen dentro de esta corriente y todos se someten ante Mí, porque hace mucho tiempo he reclamado Mi gloria de toda la tierra y la he enviado de nuevo en el Este. ¿Quién no anhela ver Mi gloria? ¿Quién no espera ansiosamente Mi regreso? ¿Quién no tiene sed de Mi reaparición? ¿Quién no añora Mi belleza? ¿Quién no vendrá a la luz? ¿Quién no verá la riqueza de Canaán? ¿Quién no anhela el regreso del Redentor? ¿Quién no adora al Gran Todopoderoso? Mi voz debe difundirse sobre toda la tierra; deseo hablar más a Mi pueblo elegido. Las palabras que pronuncio agitan las montañas y los ríos como poderosos truenos; hablo a todo el universo y a la humanidad. De ahí que Mis palabras se conviertan en un tesoro para el hombre, y todos los hombres las estiman. Los relámpagos alumbran desde el Oriente hasta el Occidente. Mis palabras son tales que el hombre detesta renunciar a ellas y las encuentra insondables, pero lo que es más, el hombre se regocija en ellas. Como un bebé recién nacido, todos los hombres están contentos y alegres, celebrando Mi venida. A causa de Mi voz, traeré a todos los hombres ante Mí. A partir de ese instante, entraré formalmente entre los hombres para que ellos vengan a adorarme. La gloria que emano y Mis palabras causan que todos los hombres comparezcan ante Mí y vean que los relámpagos alumbran desde el Oriente, y que también he descendido sobre el ‘monte de los Olivos’ del Oriente. Verán que por largo tiempo ya he estado en la tierra, ya no como el Hijo de los judíos, sino como el Rayo del Oriente. Porque hace ya mucho que he resucitado, que he desaparecido de entre los hombres, y luego reaparecido entre los hombres con gloria. Yo soy aquél que ha sido adorado antes de todos los siglos, y el ‘niño’ abandonado por los israelitas antes de todos los siglos. Más aún, ¡Yo soy el todo glorioso Dios Todopoderoso de la era presente! Que todos vengan ante Mi trono para ver Mi rostro glorioso, escuchar Mi voz, y ver Mis obras. Esto es la totalidad de Mi voluntad; es el fin y el clímax de Mi plan, y también el propósito de Mi gestión. ¡Que cada nación me adore, toda lengua me reconozca, cada hombre confíe en Mí, y toda la gente se someta a Mí!”.

La obra de Dios en China continental finalmente ha culminado en gloria. Dios está a punto de aparecer públicamente ante cada nación y lugar. Aquellos en cada nación y lugar que han anhelado la aparición de Dios nunca soñaron que el Dios cuya aparición pública anhelaban ya había llegado secretamente a China y que ya ha llevado a cabo una etapa de Su obra de conquista y salvación. Hay muchas personas que todavía condenan la obra de Dios en China y que todavía blasfeman contra la obra del Espíritu Santo allí. Sólo cuando Dios aparezca públicamente serán despertados como de un sueño y se llenarán de remordimiento: “Nunca soñé que el Dios Todopoderoso al que me he resistido sea el mismo Señor Jesús que ha regresado”. Pero para entonces sólo podrán llorar y crujir sus dientes. Esto ha cumplido por completo las palabras del Apocalipsis de la Biblia: “Mirad, Él viene en nubes; y todos los ojos lo verán, aún aquellos que lo laceraron; y todas las razas de la tierra se lamentarán por Él. Así sea, Amén”. El juicio del gran trono blanco finalmente ha comenzado.

Dios Todopoderoso dijo: “En el reino, las innumerables cosas de la creación comienzan a revivir y a obtener de nuevo su fuerza vital. Debido a los cambios en el estado de la tierra, los límites entre una tierra y otra también empiezan a cambiar. Antiguamente, Yo había profetizado: cuando la tierra se divida de la tierra, y la tierra se una a la tierra, este será el tiempo en que Yo haré pedazos a las naciones reduciéndolas a escombros. En ese momento, renovaré toda la creación y la repartición de todo el universo, poniéndolo así en orden, transformando su viejo estado en uno nuevo. Este es Mi plan. Estas son Mis obras. Cuando las naciones y los pueblos del mundo regresen todos delante de Mi trono, tomaré de inmediato toda la abundancia del cielo y la concederé al mundo humano, de manera que, gracias a Mí, rebosará de una abundancia sin igual. No obstante, mientras el viejo mundo continúe existiendo, lanzaré Mi furia sobre sus naciones, promulgando abiertamente Mis decretos administrativos por todo el universo, y enviaré castigo a quien los viole: Cuando vuelvo Mi rostro al universo para hablar, toda la humanidad oye Mi voz, y ve inmediatamente todas las obras que en todo el universo Yo he forjado. Los que van en contra de Mi voluntad, es decir, los que se oponen a Mí con los hechos del hombre, caerán bajo Mi castigo. Yo tomaré las numerosísimas estrellas de los cielos y las haré de nuevo; gracias a Mí el sol y la luna serán renovados, los cielos ya no serán más como eran; las innumerables cosas sobre la tierra serán renovadas. Todas serán completadas por medio de Mis palabras. Las muchas naciones del universo serán divididas de nuevo y sustituidas por la mía, de forma que las naciones sobre la tierra desaparecerán para siempre y serán una sola que me adore; todas las naciones de la tierra serán destruidas, y dejarán de existir. De los seres humanos del universo, todos los pertenecientes al diablo serán exterminados; Mi fuego ardiente abatirá a todos los que adoran a Satanás, es decir que, excepto los que están ahora dentro de la corriente, el resto quedará reducido a cenizas. Cuando Yo castigue a los muchos pueblos, los del mundo religioso regresarán en grados diferentes a Mi reino, conquistados por Mis obras, porque habrán visto la llegada del ‘Santo cabalgando sobre una nube blanca’. Toda la humanidad seguirá a su propia especie, y recibirá castigos que variarán según lo que hayan hecho. Todos los que se han levantado contra Mí perecerán; en cuanto a aquellos cuyos hechos sobre la tierra no me han involucrado, seguirán existiendo en la tierra bajo el gobierno de Mis hijos y Mi pueblo gracias a cómo se han absuelto ellos mismos. Yo me revelaré a las innumerables personas y naciones, resonando con Mi propia voz sobre la tierra para proclamar la terminación de Mi gran obra, para que toda la humanidad la vea con sus propios ojos”.