Cómo orar para obtener la obra del Espíritu Santo

6 Abr 2020

Por Cindy, Estados Unidos

La oración es la forma en que nosotros, como cristianos, nos acercamos a Dios, así como una condición necesaria para que seamos conmovidos por el Espíritu Santo, e iluminados y guiados por Dios. Si oramos genuinamente a Dios, y entendemos los principios y prácticas de la oración, cuando encontremos dificultades o dilemas en nuestra vida, podremos enfrentarlos de una manera relajada.

¿Cómo pueden los cristianos obtener la obra del Espíritu Santo y afrontar los desafíos de la vida con facilidad? Por medio de la oración y la búsqueda, la lectura de la palabra de Dios y la consulta de pasajes de las Escrituras relevantes, recientemente he encontrado algunas formas.

Índice

1. Las oraciones sinceras pueden provocar un giro

2. Razones por las que no podemos obtener la obra del Espíritu Santo a través de nuestras oraciones

a. Cuando oramos ¿Estamos genuinamente pidiendo a Dios?

b. ¿Nuestras oraciones son razonables y obedientes?

c. ¿Está el contenido de nuestras oraciones en consonancia con la voluntad de Dios?

1. Las oraciones sinceras pueden provocar un giro

Jehová Dios dijo: “Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé” (Jeremías 29:12). Dios nos ha dicho claramente que mientras le pidamos ayuda genuinamente en oración, nos ayudará en tiempos difíciles. Hay muchas historias registradas en la Biblia de situaciones que se están dando la vuelta y problemas que se resuelven a través de la oración. Por ejemplo, cuando Josué llevó a los israelitas a la guerra con los amorreos, oró a Jehová Dios y Dios escuchó su oración y luchó por los israelitas. Finalmente, los amorreos fueron derrotados (véase Josué 10:1-14). Y estaban los Ninivitas, que se volvieron corruptos y malvados hasta un punto que ofendió el carácter de Dios, pero cuando el profeta Jonás les comunicó la advertencia de Dios, se vistieron cilicio y cenizas, y ayunaron y oraron durante 40 días, así como renunciaron completamente a sus malos caminos dentro de sus corazones. Cuando Dios vio a los Ninivitas arrepentirse de verdad, les mostró compasión y les permitió seguir viviendo (véase Jonás 3). Otra historia tiene lugar después de que la nación de Israel se derrumbó; los judíos en tierras extranjeras eran incriminados por un noble malvado y estaban en peligro de ser asesinados. En esta crisis, Ester guió a sus conciudadanos judíos a ayunar y orar durante tres días y tres noches y arriesgó voluntariamente su vida para ir a ver al rey. Jehová oyó sus oraciones y, en última instancia, el hombre malvado fue ejecutado. El pueblo judío evitó una gran catástrofe. En esa tierra extranjera también escaparon de convertirse en esclavos y ganaron el respeto y la bondad de los demás (véase Ester 3-8). Podemos ver en estos acontecimientos que cuando miramos genuinamente a Dios y le ofrecemos oraciones sinceras, pueden ocurrir cosas inimaginables.

3 Temas imprescindible para que los cristianos obtengan el poder de la oración

2. Razones por las que no podemos obtener la obra del Espíritu Santo a través de nuestras oraciones

Tal vez algunos hermanos y hermanas digan: “También oramos a Dios cuando nos enfrentamos a dificultades, pero después de orar por un tiempo todavía no hay resolución. Parece que Dios no escucha nuestras oraciones”. Dios es un Dios fiel, y mientras le oremos sinceramente, él escuchará. Si nuestras oraciones no son aceptadas por Dios, es seguro que hay un problema con nuestras oraciones. En momentos como ese, debemos venir inmediatamente ante Dios y reflexionar sobre la razón por la que nuestras oraciones no estaban en consonancia con la voluntad de Dios, y luego buscar el camino adecuado. A continuación, compartimos en forma concisa algunas razones por las que no podemos obtener la guía del Espíritu Santo.

a. Cuando oramos ¿Estamos genuinamente pidiendo a Dios?

La mayor parte del tiempo, debido a que carecemos de conocimiento genuino de la soberanía y la omnipotencia de Dios, cuando encontramos dificultades en la vida en nuestros corazones confiamos en nosotros mismos y en los que nos rodean, a pesar de que aparentamos estamos orando y confiando todo a Dios. Ese tipo de oración es sólo para mantener las apariencias y es por eso por lo que es poco probable que Dios lo escuche. Por ejemplo, hay una hermana en mi iglesia: había un préstamo que su familia había tomado que tenía que ser pagado pronto, y el principal y los intereses sumaban más de 500.000 yuanes. Tenían sólo tres días para pagarlo, de lo contrario los llevarían a la corte. Frente a esta dificultad, a pesar de que oró a Dios, nunca se sintió totalmente segura en su corazón. Ella y su esposo se apresuraron a hacer uso de sus conexiones, pidiendo prestado dinero donde pudieron, pero no pudieron recolectar lo suficiente. En su ansiedad e impotencia, esta hermana vino ante Dios y oró genuinamente y clamó a Dios, además de que buscó la voluntad de Dios dentro de Sus palabras. Al leer las palabras de Dios entendió que todo estaba en Sus manos, Dios tenía Su tiempo para que el préstamo fuera pagado, y que debía dejarlo en las manos de Dios y obedecer Su orden y arreglos. Una vez que cambió su actitud y confió genuinamente en Dios, estando dispuesta a obedecer Su orden y arreglos, un inquilino que se quedaba en su casa tomó la iniciativa de buscarla y pagar un año de alquiler, así como prestarle algo de dinero. Al final, esa crisis familiar se evitó milagrosamente. Ella comprendió la voluntad de Dios a partir de eso y vio que aunque creía en Dios, nunca lo había entendido. Cuando los problemas estaban en el horizonte, a pesar de que ella había orado a Dios, eso estaba pasando por las mociones. La realidad era que todavía estaba tratando de confiar en su propio pensamiento y capacidades para lidiar con ello. Ella no había sido capaz de sentir y experimentar el gobierno de Dios en ese tipo de ambiente, y como resultado se convirtió en alguien que decía creer en Dios, pero no tenía un lugar para Dios en su corazón. Dios había permitido que ese ambiente llegara sobre ella para que aprendiera a confiar verdaderamente en Dios y a experimentar Su obra de una manera muy real. Esto fue para que pudiera obtener una verdadera comprensión de la soberanía y la omnipotencia de Dios, y realmente confiar en Él en los desafíos futuros.

Está claro que lo que nosotros como seres humanos dedicamos y nos esforzamos no determina el resultado de un asunto, pero todo está decidido por el gobierno de Dios. Es como Jehová Dios dijo en la Biblia: “[…] «No por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu» […]” (Zacarías 4:6). Dios dice: “Algunas veces, esperar en Dios no significa pedirle que haga algo utilizando palabras específicas o solicitarle una guía o protección específica. Más bien, es cuando las personas se encuentran con algún problema que pueden clamar a Él de una manera sincera. Así pues, ¿qué hace Dios cuando las personas claman a Él? Cuando el corazón de alguien se conmueve y esa persona piensa ‘Oh, Dios. Yo no puedo hacer esto por mí mismo; no sé cómo hacerlo y me siento débil y negativo’, cuando surgen estos pensamientos en ella ¿acaso Dios no lo sabe? Cuando claman a Dios de esta manera, con sinceridad, ¿Dios accede a ayudarles? A pesar del hecho de que tal vez no hayan pronunciado una sola palabra, muestran sinceridad y, así, Dios accede a ayudarles. Cuando alguien se encuentra con una dificultad especialmente espinosa, cuando no tiene a nadie a quien acudir y cuando se siente particularmente indefenso, pone toda su esperanza en Dios. ¿Cómo son sus oraciones? ¿Cuál es su estado mental? ¿Es esa persona sincera? ¿Existe alguna adulteración en ese momento? Es sólo cuando confías en Dios como si Él fuera lo último a lo que puedes aferrarte para salvar tu vida, esperando que Él te ayude, que tu corazón es sincero. Aunque tal vez no hayas dicho mucho, tu corazón ya se ha conmovido. Esto es, que le das tu corazón sincero a Dios y Dios escucha. Cuando Dios escucha, ve tus dificultades, y te esclarecerá, te guiará y te ayudará” (De “Capítulo 63. Los creyentes primero necesitan comprender las tendencias malvadas del mundo” en “Registros de las pláticas de Cristo”).

Al leer cuidadosamente la palabra de Dios podemos ver que un cambio en un evento es una verdadera manifestación de la soberanía y la omnipotencia de Dios. Debido a que Dios es el Creador, y gobierna sobre todas las cosas y tiene todo a Su alcance, todas las cosas son posibles. Al igual que cuando Josué fue a la guerra con los cinco reyes amorreos (el rey de Jerusalén, el rey de Hebrón, el rey de Jarmut, el rey de Laquis, el rey de Eglón), se enfrentaba a un gran ejército enemigo, por lo que realmente oró y clamó a Jehová Dios. Dios oyó su oración y apoyó a los israelitas, haciendo que el ejército amorita colapsara y cayera en el caos frente a los israelitas. En última instancia, Josué llevó a su pueblo a la victoria sobre los amorreos. Podemos ver de esto que cuando encontramos dificultades, debemos orar y clamar a Dios con un corazón genuino y una actitud sincera, diciéndole cuáles son nuestras deficiencias y dificultades y buscando Su voluntad, iluminación y guía. El Espíritu de Dios puede ver todas las cosas; si ve que somos genuinos, nos dará fe y fortaleza, y nos guiará para resolver nuestras dificultades y problemas.

b. ¿Nuestras oraciones son razonables y obedientes?

Todos pensamos que, dado que creemos en Dios, no importa lo que nos falte, lo que necesitemos o las dificultades que encontremos, siempre y cuando oremos y clamemos a Dios, Él aceptará nuestras peticiones. Pensamos en Dios como una cornucopia, como un cofre del tesoro; cualesquiera que sean nuestras peticiones, serán atendidas. Por ejemplo, cuando estamos en la escuela, pedimos que Dios nos conceda inteligencia y sabiduría para que podamos hacerlo bien en nuestras pruebas y obtener buenas calificaciones; cuando buscamos trabajo, le pedimos a Dios que nos arregle para obtener una buena posición y nos permita ganar un buen ingreso sin demasiado esfuerzo; al buscar pareja, le pedimos a Dios que nos ayude a encontrar una buena media naranja para que podamos tener una familia feliz; cuando alguien en nuestra familia se enferma o algo inesperado sucede, le pedimos a Dios aún más por el cuidado y la protección de Dios, para que pueda acabar con esas dificultades lo antes posible. Le pedimos a Dios que proteja a nuestra familia de enfermedades y desastres para que todo en casa sea pacífico y salga bien. Siempre oramos a Dios de esta manera, pero ¿están nuestras oraciones en línea con Su voluntad?

La Palabra de Dios dice: “[...] algunas personas adoptan la posición errónea cuando oran, e independientemente de que se conforme o no a la voluntad de Dios, le exigen recibir lo que piden. Como resultado, cuanto más oran más insulsos se vuelven. Cuando oras, independientemente de lo que pida, desee y exija tu corazón, o cuando deseas ocuparte de algunos asuntos que no entiendes del todo y le pides a Dios sabiduría, fuerza o esclarecimiento, debes ser razonable en tu forma de hablar. Si no lo eres, y te arrodillas y oras: ‘Dios, dame poder y déjame ver mi naturaleza; te pido que lo hagas. O, te pido que me des esto o aquello, Te pido que me dejes ser de esta forma o de aquella’, esta palabra ‘pedir’ conlleva un elemento de fuerza, y es como ejercer presión sobre Dios para que Él lo haga. Lo que es más, estás predeterminando tus propios asuntos. El Espíritu Santo ve tales oraciones así: como ya lo has predeterminado tú mismo y quieres hacerlo así, ¿cuál será el resultado de este tipo de oración? […] Cuando vienes a la presencia de Dios para orar, debes pensar sobre cómo hablar razonablemente y qué decir para poder convertir tu condición interior en piedad. Humíllate, luego eleva una oración y sentirás algo” (De ‘Capítulo 33. El sentido y la práctica de la oración’ en “Registros de las pláticas de Cristo”).

Dios es el Señor de la creación — Él es el Creador y el Gobernante de todas las cosas en todo el universo, mientras que nosotros los seres humanos somos simplemente minúsculos pequeños seres creados. Aunque hemos sido elevados por Dios y hemos venido ante Él, recibiendo Su riego y pastoreo, nuestro estatus sigue siendo el de la humanidad corrupta. Así que cuando oramos, debemos estar en la posición de un ser creado y simplemente compartir nuestras dificultades con Dios, pidiéndole que lo cuide como lo desee. No podemos simplemente exigir ciegamente a Dios, pedirle que actúe de acuerdo con nuestra propia voluntad, para satisfacer nuestros extravagantes deseos carnales. Si no conocemos nuestro lugar, y en cambio siempre le hacemos exigencias irrazonables, constantemente exigiendo gracia y bendiciones de Él, y cuando nos concede lo que pedimos, damos gracias y alabamos a Dios, pero si las condiciones del momento no son como deseamos, culpamos a Dios o incluso tratamos de razonar con Él, entonces ¿no es esto arrogante e irrazonable? Es como un niño que nunca cuida ni es considerado con sus padres, nunca cumple con los deberes y responsabilidades de un niño, pero siempre les exige artículos. En el momento en que sus padres no satisfacen totalmente sus demandas, los culpan y los reprenden. Sus padres ciertamente dirían que ese niño carece de conciencia, y no estarían complacidos con ellos. Del mismo modo, cuando nos presentamos ante el Creador, si nos falta una actitud de piedad, siempre pidiendo a Dios esto, exigiendo, ciertamente no traeremos a Dios gozo, y no aceptará nuestras oraciones.

Es por eso que debemos venir ante Dios en oración y pidiendo con un corazón de reverencia cuando nos enfrentamos a dificultades. No importa cuál sea el resultado final, tenemos que estar en la posición de un ser creado y someternos al gobierno y los arreglos de Dios. No podemos quejarnos ante Dios. Este es el único tipo de oración que es aceptada por Dios.

c. ¿Está el contenido de nuestras oraciones en consonancia con la voluntad de Dios?

A menudo oramos a Dios por cosas carnales, como buena comida, ropa y disfrute material. Por ejemplo, a veces oramos para que Dios nos bendiga para que ganemos más dinero y nos enriquezcamos; a veces oramos para que nuestros hijos entren en una buena universidad para que puedan salir adelante en la vida y llevar honor a la familia; a veces oramos por la seguridad y el éxito en el trabajo para nosotros y nuestras familias. Pero ¿alguna vez hemos pensado en si Dios aprueba este tipo de oraciones? El Señor Jesús una vez nos enseñó: “Por tanto, no os preocupéis, diciendo: «¿Qué comeremos?» o «¿qué beberemos?» o «¿con qué nos vestiremos?». Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas” (Mateo 6:31-32). Podemos entender de la palabra del Señor Jesús que hacer siempre peticiones de Dios por las cosas carnales —lo que comemos y lo que llevamos— no tiene sentido. Eso es porque Dios ya sabe cuáles son nuestras necesidades físicas y ya ha preparado todo para nosotros. Las preocupaciones carnales, como la comida, la ropa y los placeres, son todas temporales. No importa cuánto disfrutemos de estas cosas, no significa que hayamos obtenido la aprobación de Dios, y en particular no significa que hayamos ganado la vida. Por el contrario, si siempre estamos enfocados en el disfrute material, nuestro corazón se moverá más y más lejos de Dios, nos volveremos cada vez más depravados, y si es serio, incitaremos al disgusto de Dios. Es igual que Salomón en la Biblia: en sus años crepusculares se hizo más y más rico y gozó de una prosperidad sin límites, pero cuanto más cómodo estaba, más depravado se volvía. Vivía en libertinaje sin parar, comiendo y bebiendo en exceso, e adquirió más de mil concubinas e incluso se dedicó a la idolatría junto con una mujer gentil. Al final, fue rechazado por Dios.

Entonces, ¿a qué debemos orar para obtener la obra del Espíritu Santo? Esto es lo que el Señor Jesús tuvo que enseñarnos acerca de eso: “Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). “Vosotros, pues, orad de esta manera: «Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén»” (Mateo 6:9-13).

La Palabra de Dios dice: “¿Y qué hay en cuanto al contenido de las oraciones? Debes orar, paso a paso, de acuerdo a tu verdadero estado y a aquello que será hecho por el Espíritu Santo, y debes hablar con Dios de acuerdo con la voluntad de Dios y Sus exigencias para el hombre. […] Debes decir: ‘¡Oh Dios! Quiero cumplir mi deber. Con el fin de que Tú seas glorificado en nosotros, y de que puedas disfrutar del testimonio en nosotros, este grupo de personas, no puedo sino consagrarte todo mi ser. Te suplico que obres dentro de nosotros para que yo pueda amarte y satisfacerte verdaderamente y convertirte en el objeto de mi búsqueda’. Cuando tengas esta carga, con toda seguridad Dios te perfeccionará; no sólo oras por tu bien sino también por el bien de llevar a cabo la voluntad de Dios y por el bien de amarlo a Él. Esa es la clase de oración más verdadera” (De ‘Acerca de la práctica de la oración’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las palabras de Dios son muy claras. Como cristianos, debemos orar para que el evangelio de Dios se propague a todos los rincones del universo, para que más personas vengan ante Dios muy pronto, para que la voluntad de Dios se lleve a cabo en el mundo. También debemos orar para que busquemos y comprendamos la voluntad de Dios por medio de Sus palabras y obtengamos una verdadera comprensión de Él; debemos orar para que algún día cercano nos despeguemos de los grilletes del pecado y ya no vivamos en el ciclo de pecar y confesarnos. Nuestras oraciones deben ser para acoger el regreso del Señor, ser considerados con la voluntad de Dios, amar y satisfacer verdaderamente a Dios, y pagar Su amor. Todos estos tipos de oraciones obtienen la aprobación de Dios. Por ejemplo, el mayor deseo de toda la vida de David era construir un templo para Dios para que el pueblo común de Israel pudiera venir ante Dios y adorarlo. Oró sinceramente a Dios por esto e hizo todo tipo de preparativos para edificar el templo. Debido a que sus oraciones estaban en línea con la voluntad de Dios, Dios concedió la petición de David, y más tarde el hijo de David, Salomón, hizo que el templo se erigiera con éxito. Claramente, cuando nuestras oraciones se ajustan a la voluntad de Dios, cuando son genuinas, Dios las concederá. Además, esto nos permitirá establecer una relación adecuada con Dios, obtendremos fe y fortaleza de Él, desarrollaremos obediencia genuina y amor por Él, y llegaremos a ser alguien de acuerdo con la voluntad de Dios.

Hermanos y hermanas, confío en que a partir de esta comunión hayan adquirido cierta comprensión de la importancia de la oración, las razones por las que no podemos obtener la obra del Espíritu Santo a través de nuestras oraciones, y cómo orar de acuerdo con la voluntad de Dios. Cuando encontremos dificultades en la vida, siempre y cuando nos presentemos más ante Dios en la búsqueda, estamos seguros de cosechar una cosecha que nunca hemos imaginado. Y en cuanto a nuestra vida espiritual, si oramos conscientemente y hacemos peticiones de acuerdo con la voluntad y los requisitos de Dios, ciertamente nos guiará e iluminará.

Que Dios nos bendiga con la capacidad de entrar en nuestra práctica de la oración de una manera más práctica. ¡Amén!

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Conocéis los 4 elementos clave de la oración cristiana?

¿son nuestras oraciones acordes a la voluntad del Señor y va Él a molestarse en escucharlas? Es importante que cada hermano y hermana entienda esto; de lo contrario, da igual cuántas veces oremos o durante cuánto tiempo, tales oraciones no obtendrán la aprobación de Dios.