App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Creencias del catolicismo: el Señor realmente ha regresado

309

Por Renshi, EUA

Toda mi familia cree en Dios. Asistí a misa con mi mamá desde que era una niñita y Dios nos otorgó tanta gracia, estábamos llenas de gratitud hacia Él y también anhelábamos el regreso del Señor. Pero nunca imaginé que cuando el Señor realmente regresara a obrar y a salvarnos, no reconocería Su obra sino que más bien confiaría en mi naturaleza arrogante y me aferraría a mis antiguas nociones, casi perdiendo la salvación del Señor. Cada vez que pienso en esto siento remordimiento pero también me regocijo. El Señor Jesús tuvo misericordia de mí y, a través de la paciente enseñanza de los hermanos y hermanas sobre las nuevas palabras del Señor, he obtenido un entendimiento de Su nueva obra, siendo así capaz de seguir Sus pasos. Estoy agradecida por la salvación del Señor para mí que me permitió tomar el último tren para la Era del Reino. Ahora todo tipo de escenas de mí aceptando al Señor se están interpretando en mi cabeza. (…)

Un día la amiga de mi mamá de la iglesia, la tía Li, llevó a varios amigos de la iglesia a nuestra casa para compartir el evangelio de Dios de los últimos días. Pensé que venían a convertirnos al cristianismo así que no fui muy receptiva con ellos pero la tía Li dijo: “El Señor ya ha regresado; Él es Dios Todopoderoso, Cristo de los últimos días. Dios Todopoderoso ha expresado verdades y ha hecho la obra de juicio comenzando con la casa de Dios. La Era de la Gracia ha terminado y ahora estamos en la Era del Reino. Cuando pecamos ya no necesitamos ir con un sacerdote a confesarnos sino que podemos leer directamente las palabras de Dios Todopoderoso y aceptar su juicio y castigo, de Sus palabras reflexionar sobre nuestras propias inclinaciones corruptas y conocerlas y conducirnos de acuerdo con los requisitos de Dios. De esta manera podemos gradualmente ser liberados de los lazos del pecado, ser purificados y convertirnos en personas conforme el corazón de Dios”. Al escuchar todo esto, me asusté y pensé: “¿Dios Todopoderoso es la aparición del Señor? Pero he creído en el Señor todos estos años y he disfrutado mucho de Su gracia. Si aceptara la nueva obra de Dios Todopoderoso, ¿no sería eso abandonar al Señor Jesús?”. Estaba un poco confundida. No expresé nada de eso, así que después de ver cuál era mi actitud no dijeron nada más.

Después de eso vi que mi hermana mayor salía a menudo sola y después de regresar, ella y mi mamá murmurarían entre sí. Más adelante ambas empezaron a salir juntas y cada vez que regresaban a casa estaban llenas de sonrisas, parecía que se sentían mucho mejor que antes. Estaba realmente confundida y supuse que me estaban ocultando algo. Después de un tiempo me dijeron muy seriamente que habían aceptado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y que habían determinado que Dios Todopoderoso es la aparición del Señor. Me aconsejaron que lo investigara seriamente. Al escucharlas decir esto me costó entenderlo. Pensé: “Mi mamá y mi hermana son creyentes tan devotas, ¿cómo es que ambas creen en Dios Todopoderoso ahora? ¿No es esto apartarse del camino del Señor y abandonar sus creencias católicas? ¿Cambiaron en sólo unos cuantos días?”. Fruncí el ceño y no dije una palabra. Al ver que no estaba diciendo nada, mi hermana dijo: “Entiendo cómo te sientes. Cuando la tía Li vino y compartió con nosotros el evangelio de los últimos días también tenía miedo de adoptar la fe equivocada, pero descubrí que lo que estaban predicando tenía mucho sentido y también era coherente con las profecías bíblicas. También he visto que los desastres en todo el mundo son cada vez más grandes. Todas las señales apuntan al regreso del Señor. Si Dios Todopoderoso realmente es el Señor que ha regresado, ¿no perdería la gracia de Su salvación si me negara a aceptarlo? Así que oré al Señor todos los días: si Dios Todopoderoso es realmente el Señor que ha regresado, que el Señor me esclarezca y me guíe para que pueda seguir Sus pasos y permita que me encuentre con las hermanas que me habían compartido el evangelio de Dios Todopoderoso. Asombrosamente vinieron otra vez para compartir conmigo el evangelio del reino de Dios Todopoderoso y supe que este era el diseño y arreglo del Señor, así que comencé a investigar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Más tarde me hicieron leer muchas de las palabras de Dios Todopoderoso. Vi que todo poseía autoridad y poder, que todo era la verdad y era la voz de Dios. Dios Todopoderoso nos ha contado todo: el propósito del plan de gestión de Dios, cómo Dios salva a las personas, la raíz de la corrupción de la humanidad, cómo los seres humanos deben deshacerse del mal y ser salvos y nuestro resultado y destino finales. Al leer las palabras de Dios Todopoderoso llegué a entender muchas verdades y muchos misterios de la Biblia. Mi corazón realmente se iluminó y determiné dentro de mi corazón que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús que ha regresado”. Después de escuchar lo que ella tenía que decir, los nudos en mi corazón se aflojaron un poco. Resultó que ella no sólo había aceptado a ciegas la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días, sino que había seguido buscando el liderazgo y la guía del Señor. Entonces me sentí un poco avergonzada y me recriminé pensando que nunca había dejado de anhelar el regreso del Señor, pero cuando oí a las personas dar testimonio de que Él realmente había regresado, no tuve un humilde corazón de búsqueda. ¿Cómo podía obtener el esclarecimiento y la guía del Señor de esa manera? Si Dios Todopoderoso realmente era el Señor que había regresado y no buscaba ni investigaba esto, ¿no me perdería realmente Su salvación? Cuando se me ocurrió eso le prometí a mi hermana que estaba dispuesta a investigar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Dos días después mi mamá y mi hermana me llevaron a La Iglesia de Dios Todopoderoso para que pudiera estudiarla. Dado que todavía estaba un poco cautelosa, cuando estaba escuchando a las personas compartir la enseñanza simplemente no me podía callar pero como mi mamá y mi hermana estaban ahí, en aras de cubrir las apariencias, me tuve que obligar a escuchar “seriamente”. Durante este tiempo oí a un hermano decir con la Iglesia: “Ahora la mayoría de las personas han sentido, mientras asisten a la misa, que de lo que el sacerdote habla son exactamente las mismas cosas viejas de la Biblia: está seco, no hay nueva luz y los feligreses no obtienen gozo de eso. Se confiesan todos los días pero siguen viviendo en el pecado del que no se pueden liberar. Muchas personas han perdido su fe y han caído en oscuridad. Todos hemos visto que todo el mundo religioso ha quedado desolado y carece de la obra del Espíritu Santo. ¡Este es un hecho ampliamente reconocido! Pero, ¿conoces la razón de la desolación en los círculos religiosos? Esto se relaciona directamente con que seamos capaces o no de recibir con entusiasmo el regreso del Señor Jesús. De hecho, hay dos razones principales para que el mundo religioso pierda la obra del Espíritu Santo y se quede tan desolado. Una es que los sacerdotes y líderes no siguen los mandamientos del Señor ni practican Sus palabras, más bien sólo defienden las tradiciones humanas y se enfocan en las discusiones teológicas y el conocimiento bíblico. Usan esto para jactarse y dar testimonio de sí mismos para que otros los admiren. Ni remotamente dan testimonio del Señor ni lo elevan, ni guían a otros a practicar y experimentar la palabra del Señor para que las personas puedan lograr el entendimiento de la verdad y conocer al Señor. Se han desviado completamente de la senda del Señor, que es por lo que han sido abandonados y eliminados por Él. Esta es la razón principal de la desolación en los círculos religiosos. Otra razón es porque el Señor Jesús ha regresado: Él es Dios Todopoderoso en la carne y Él ha hecho la obra de juicio comenzando con la casa de Dios sobre el fundamento de la obra de redención del Señor Jesús, expresando verdades para juzgar y purificar a todos aquellos que han aceptado Su obra de los últimos días. En consecuencia, la obra del Espíritu Santo se ha cambiado a la obra de juicio de Dios en los últimos días. Quienes aceptan esta obra son capaces de obtener la obra del Espíritu Santo, además del sustento y riego de las aguas vivas. Sin embargo, quienes están atorados en la esfera religiosa y se niegan a aceptar la obra de Dios de los últimos días han perdido la obra del Espíritu Santo y han caído en oscuridad, volviéndose negativos y débiles. Esto cumple la profecía bíblica: ‘Y además os retuve la lluvia cuando aún faltaban tres meses para la siega; hice llover sobre una ciudad y sobre otra ciudad no hice llover; sobre una parte llovía, y la parte donde no llovía, se secó’ (Amós 4:7).

Aunque me obligué a oír “seriamente”, realmente no asimilé mucho de la enseñanza de ese hermano debido a mis aprensiones. Después de regresar a casa continué yendo a la iglesia para orar, leer la Biblia y asistir a misa pero fui totalmente incapaz de calmar mi corazón. La enseñanza de ese día seguía apareciendo en mi mente. Pensé: “La enseñanza de ese hermano tenía sentido y también he sentido que a la iglesia le falta la obra del Espíritu Santo. ¿Podría ser que el Señor realmente ha regresado para hacer una nueva obra? Pero he creído en el Señor todos estos años y Él me ha otorgado tanta gracia. ¡No lo puedo traicionar!”. Estaba intensamente conflictuada y no sabía si quería seguir investigando o no la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Una vez fui a asistir al servicio y cuando llegué a la iglesia me quedé boquiabierta. En el momento en que llegué, en el pasado la misa ya siempre había comenzado, pero ese día algunas de las luces de la iglesia ni siquiera estaban todavía encendidas y realmente estaba oscuro por adentro. Sólo había unas pocas personas dispersas aquí y allá y sólo estaban sentadas ahí charlando sobre cosas seculares. No vi ninguna señal de un sacerdote en ninguna parte. La escena frente a mí me fue realmente decepcionante y pensé: “¡La iglesia realmente se está quedando cada vez más desolada! ¿Realmente podría ser como dijeron los hermanos y hermanas de La Iglesia de Dios Todopoderoso, que el Señor ha regresado y ha hecho una nueva obra y aquellos que no le han seguido el ritmo han perdido la obra del Espíritu Santo? Oh, ¿realmente ha cambiado la obra del Señor?”. Después del servicio fui a casa y me paré frente a un retrato del Señor Jesús y oré en silencio: “¡Oh Señor! ¿Realmente te has hecho carne y has hecho una nueva obra? ¿Es Dios Todopoderoso realmente Tu regreso? ¡Señor! Te imploro que me guíes. (…)”. Después de esta oración sentí como si el gran peso que me presionaba fuera levantado. Solté un suspiro y pensé: “¡Ya que esta iglesia ya no tiene la obra del Espíritu Santo debo buscar una iglesia que sí la tenga! Sí, necesito continuar investigando la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. ¡Si Dios Todopoderoso es realmente el Señor Jesús que ha regresado lo debo aceptar!”. Me sentí mucho más tranquila cuando pensé en eso.

Después de eso continué investigando la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días junto a mi mamá y mi hermana. Me sorprendió descubrir que cuando fui a escuchar los sermones otra vez pude calmar mi corazón. Luego hablé acerca de la confusión dentro de mí: “Cuando oí vuestra enseñanza antes, sobre la razón de la desolación en las iglesias, estuve completamente de acuerdo. Realmente están desoladas y carecen de la obra del Espíritu Santo. Pero todavía tengo reservas, he creído en el Señor todos estos años y he disfrutado tanto de Su gracia. Si me alejo del Señor Jesús y creo en Dios Todopoderoso, ¿no sería eso traicionar al Señor Jesús? ¿Podríais abordar este tema?”.

Al escuchar mi pregunta la hermana Liu sonrió y dijo: “Hermana, esta es una pregunta realmente importante que has puesto sobre la mesa. Tener esa preocupación surge principalmente de una falta de entendimiento de la obra de Dios. Es como el fin de la Era de la Ley cuando Dios se hizo carne como el Señor Jesús y luego terminó la obra de la Era de la Gracia sobre el fundamento de la Era de la Ley. Aquellos que oyeron Su palabra reconocieron que era la voz de Dios y aceptaron Su obra, fueron todos aquellos que estaban siguiendo el ritmo del Señor. Al igual que Pedro, Juan y la mujer samaritana, oyeron el mensaje del Señor Jesús y se dieron cuenta de que Él era el Mesías. Siguieron los pasos de Dios y disfrutaron el riego y el sustento de las palabras de Dios, obteniendo la obra del Espíritu Santo. No sólo no traicionaron a Jehová sino que siguieron los pasos de Dios; esa era la única manera en que podían ser fieles a Jehová Dios. Pero aquellos, como los principales sacerdotes, los escribas y fariseos, que se aferraron a la ley y se negaron a aceptar las palabras y la obra del Señor Jesús, no sólo fallaron en obtener la alabanza de Jehová Dios, sino que en realidad se convirtieron en personas que resistieron a Dios y fueron eliminadas mediante Su obra. De la misma manera, de acuerdo con Su plan de gestión y según las necesidades de la humanidad, el Señor de los últimos días ha hecho la etapa de la obra de juicio y purificación sobre el fundamento de la obra del Señor Jesús. Aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días no es traicionar al Señor Jesús sino seguir los pasos de Dios. Es defender el camino de Dios y seguirlo con devoción. Esto cumple la profecía en el libro de Apocalipsis: ‘Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va’ (Apocalipsis 14:4). Entenderemos mejor esto después de leer algunos pasajes de las palabras de Dios Todopoderoso. Él dijo: ‘La obra de gestionar a la humanidad se divide en tres etapas, lo que significa que la obra de salvar a la humanidad se divide en tres etapas. Estas tres etapas no incluyen la obra de crear el mundo, sino que son la Era de la Ley, la Era de la Gracia y la Era del Reino’ (‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). ‘Desde la obra de Jehová a la de Jesús, y desde la de Jesús a la de la era actual, las tres eras cubren la totalidad de la amplitud de la gestión de Dios, y todas ellas son la obra de un mismo Espíritu. Desde que creó el mundo, Dios siempre ha estado gestionando a la humanidad. Él es el principio y el fin, el primero y el último, y aquel que inicia una era y quien lleva la era a su fin. Las tres etapas de la obra, en diferentes eras y distintos lugares, han sido llevadas a cabo con seguridad por un solo Espíritu. Todos los que separan estas tres fases se oponen a Dios’ (‘La visión de la obra de Dios (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”). ‘La obra realizada en el presente ha empujado hacia adelante la obra de la Era de la Gracia; esto es, la obra en todo el plan de gestión de seis mil años se ha movido hacia adelante. Aunque la Era de la Gracia ha terminado, la obra de Dios ha progresado más. ¿Por qué digo una y otra vez que esta etapa de la obra se construye sobre la Era de la Gracia y la Era de la Ley? Esto significa que la obra de hoy en día es una continuación de la obra realizada en la Era de la Gracia y ha sido una elevación de la obra realizada en la Era de la Ley. Las tres etapas están estrechamente interconectadas y cada una se vincula con la siguiente. ¿Por qué digo también que esta etapa de la obra se construye sobre la realizada por Jesús? Si esta etapa no se construyese sobre la obra realizada por Jesús, la crucifixión, la obra de redención realizada previamente, aún tendría que llevarse a cabo en ella. Esto no tendría sentido. Por tanto, no es que la obra haya terminado totalmente, sino que la era se ha movido hacia adelante y la obra se ha vuelto más elevada que antes. Podría decirse que esta etapa de la obra se edifica sobre el fundamento de la Era de la Ley y la roca de la obra de Jesús. La obra se edifica etapa a etapa, y esta etapa no es un nuevo comienzo. Sólo la combinación de las tres etapas de la obra puede considerarse el plan de gestión de seis mil años’ (‘Las dos encarnaciones completan el sentido de la encarnación’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las tres etapas están estrechamente interconectadas y cada una se vincula con la siguiente”. “Las tres etapas […] es la obra de un Dios, un Espíritu”. Fue la primera vez que había escuchado algo tan refrescante y fui profundamente atraída por eso. Pensé: “Estas tres etapas de la obra son la Era de la Ley, la Era de la Gracia y la Era del Reino; ¿las tres etapas son hechas por el Señor? ¿Por qué tiene Él tres etapas de obra? ¿Cómo se terminan estas tres etapas?”. Me sentí realmente emocionada y quería entender el misterio dentro de esto, así que expliqué mi confusión.

La hermana Li abrió una imagen en su computadora de las tres etapas de la obra y compartió conmigo: “Las palabras de Dios Todopoderoso nos dicen que hay un total de tres etapas en Su obra para salvar a la humanidad. La primera fue la Era de la Ley del Antiguo Testamento, la segunda fue la Era de la Gracia del Nuevo Testamento y la tercera es la Era del Reino como se profetiza en el Libro de Apocalipsis. Estas tres etapas son la obra diferente de Dios en diferentes eras y aunque las eras, la obra, el nombre de Dios y el carácter que Él expresa son todos diferentes, todo es la obra de un solo Espíritu. Cada una de las tres etapas sigue de cerca a la siguiente etapa y cada una es más alta y más profunda que la anterior. Sin ninguna etapa determinada, no sería posible salvar por completo a la humanidad del dominio de Satanás. Durante la Era de Ley del Antiguo Testamento, Dios obró bajo el nombre de Jehová. El carácter que Él expresó fue ese de majestad, ira, misericordia y maldición; Él dio los mandamientos y la ley por medio de Moisés y guio las vidas de los seres humanos recientemente creados en la tierra para que supieran lo que era pecado, cómo debían adorar a Dios y que por observar las leyes de Jehová la bendición y la gracia de Dios seguirían. Cualquiera que violara la ley sería apedreado hasta la muerte o quemado vivo. Hacia el final de la Era de la Ley las personas se volvieron cada vez más corruptas y pecadoras y ya no estaban observando la ley. Todas estaban enfrentando el peligro de ser condenadas y ejecutadas de acuerdo con la ley. Dios llevó a cabo una nueva etapa de la obra según las necesidades de la humanidad, haciéndose carne como Jesús para obrar. Él marcó el inicio de la Era de la Gracia, terminando la Era de la Ley. El carácter que Él expresó fue el de amor y misericordia; Él trajo el camino de arrepentimiento, enseñó a las personas a ser tolerantes y pacientes, a amar a sus enemigos y a perdonar a otros setenta veces siete veces. Él también otorgó una rica gracia sobre las personas y al final fue crucificado para salvar a la humanidad, rescatándonos de las garras de Satanás. A partir de ese momento cada vez que pecáramos podríamos dar voces al Señor Jesús, confesar y arrepentirnos y nuestros pecados serían perdonados, permitiéndonos disfrutar de la paz y la alegría concedidas por Dios. Aunque nuestros pecados son borrados debido a la redención del Señor Jesús, todavía no hemos escapado a nuestras corruptas inclinaciones satánicas por lo que aún pecamos con frecuencia y no hemos sido ganados por Dios. Con el fin de salvarnos completamente del pecado, Dios se ha hecho carne una vez más y ha hecho la obra de juicio comenzando con la casa de Dios en el nombre de Dios Todopoderoso, expresando millones de palabras para exponer las inclinaciones corruptas de la humanidad, juzgar nuestra injusticia, hacernos conocer nuestra propia naturaleza mediante las palabras de Dios, ver claramente la verdad de cuán profundamente hemos sido corrompidos por Satanás, conocer la raíz de nuestra corrupción y reconocer el carácter justo de Dios que no tolerará ofensa. Las palabras de Dios también nos señalan una senda de práctica para liberarnos de nuestras inclinaciones satánicas. Si aceptamos el juicio y castigo de las palabras de Dios, reflexionamos sobre nosotros mismos y conocemos nuestras inclinaciones satánicas a través de la revelación de las palabras de Dios y luego practicamos la verdad, poco a poco seremos capaces de liberarnos de los lazos del pecado, nuestras perspectivas sobre las cosas cambiarán lentamente y nuestro carácter de vida se transformará con el tiempo. Al final seremos capaces de temer a Dios y evitar el mal y de convertirnos en personas que están de acuerdo con la voluntad de Dios y finalmente ser llevados por Dios a un destino maravilloso. Las tres etapas de la obra se han hecho con base en el plan de gestión de Dios además de la corrupción de la humanidad. Cada etapa se ha construido sobre el fundamento de la última; cada etapa es más alta y más profunda que la última. Si Dios sólo hubiera hecho una o dos etapas de la obra Él no podría salvar completamente a la humanidad. Es sólo por hacer tres etapas de la obra que Él puede salvar completamente a la humanidad del dominio de Satanás. Sólo las tres etapas de la obra son la obra completa de salvación de Dios para la humanidad. Es por esto que aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días no es abandonar al Señor Jesús, sino que es seguir los pasos del Cordero. Sólo alguien que hace esto es verdaderamente fiel a Dios”.

Después de oír las palabras de Dios y la enseñanza de esa hermana, mi corazón se iluminó bastante. Dije alegremente: “Así que las tres etapas de lo obra han sido hechas por un solo Dios, pero es sólo porque han sido en diferentes eras que la obra de Dios, Su nombre y el carácter que Él expresa no han sido los mismos. Dios sólo ha hecho tres etapas de la obra para salvarnos completamente del dominio de Satanás. La obra de Dios Todopoderoso en la Era del Reino se construyó sobre el fundamento de la obra del Señor Jesús. ¡Es una nueva etapa de una obra más alta y siempre y cuando aceptemos la nueva obra de Dios Todopoderoso, podremos liberarnos de nuestra naturaleza pecaminosa, lograr la purificación y ser salvados por Dios! Esta vez entiendo que creer en Dios Todopoderoso no es abandonar al Señor Jesús sino que es seguir el ritmo de la nueva obra de Dios y recibir con entusiasmo al Señor”.

Al escuchar esto la hermana Li dijo alegremente: “Ser capaz de tener este tipo de entendimiento es la guía de Dios. ¡Gracias al Señor! En los últimos días Dios se ha encarnado y ha expresado todas las verdades para purificar y salvar al hombre, revelando los misterios de Su plan de gestión de seis mil años para salvar a la humanidad. Él nos ha dicho todas las verdades incluyendo el objetivo de Sus tres etapas de la obra para salvar a la humanidad, los misterios de Su encarnación, cómo Satanás ha corrompido a la humanidad, cómo Dios salva a la humanidad, cuál es el destino final de la humanidad y cómo debemos buscar ser salvos y entrar en el reino de los cielos. Aquellos que aman la verdad y son capaces de oír la voz de Dios pueden oír de Sus palabras que ellas son la voz del Señor y volver a estar ante Su trono. Al buscar la verdad podemos lograr la purificación y ser perfeccionados por Dios. Sin embargo, aquellos que no aman la verdad y se niegan a aceptar la obra de juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días, que aún resisten y condenan a Cristo de los últimos días, sólo pueden caer en el desastre, llorando y crujiendo los dientes; son expuestos y eliminados. Es a través de este tipo de obra práctica que Dios clasifica a las personas de acuerdo a su clase, al final recompensando el bien y castigando el mal. Toda la obra en Su plan de gestión ha sido hecha por Dios mismo. Ningún hombre podría ocupar ese lugar”.

El hermano Yang leyó luego dos pasajes de las palabras de Dios: “Si tienes un conocimiento claro de las tres etapas de la obra —es decir, de todo el plan de gestión de Dios— y si puedes correlacionar totalmente las dos etapas anteriores de la obra de Dios con la etapa presente, y puedes ver que es obra llevada a cabo por un Dios, no tendrás fundamento más firme. Un solo Dios realizó las tres etapas de la obra; esta es la visión más grande, y la única senda para conocer a Dios. Las tres etapas de la obra sólo pudieron haber sido hechas por Dios mismo, y ningún hombre podía hacer semejante obra en Su nombre, es decir que sólo Dios mismo podía haber hecho Su propia obra desde el principio hasta hoy” (‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Sólo aquellos que conocen y aprecian las tres etapas de la obra pueden conocer a Dios de forma plena y precisa. Como mínimo, no le definirán como el Dios de los israelitas, o de los judíos ni lo verán como un Dios que siempre estará clavado en la cruz por causa del hombre. Si sólo llegas a conocer a Dios a partir de una etapa de Su obra, tu conocimiento es demasiado, demasiado pequeño. No es sino una gota en el océano. Si no, ¿por qué clavarían a Dios vivo en la cruz muchos de la vieja guardia religiosa? ¿No es porque el hombre lo confina dentro de ciertos parámetros?” (‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”).

El hermano dijo en la enseñanza: “Conocer las tres etapas de la obra es la mayor visión en nuestra fe y también es nuestra única senda para conocer a Dios. Si no entendemos las tres etapas de la obra de Dios o sólo conocemos a Dios por una etapa de Su obra, creyendo que Él sólo es el Dios que redime a la humanidad y nos concede gracia o creyendo que Su único nombre es Jesús y demás, es probable que delimitemos a Dios y lo limitemos dentro de nuestras propias nociones e imaginaciones. Al igual que cuando los principales sacerdotes, escribas y fariseos de la fe judía confiaban arrogantemente en sus propias nociones e imaginaciones para delimitar la obra del Señor Jesús, creyendo que si Él no era llamado ‘Mesías’ no podía ser Dios. Y aprovecharon cada oportunidad para resistir y juzgar al Señor Jesús, al final clavándolo en la cruz, cometiendo un pecado muy atroz y siendo así castigados por Dios. Esto llevó a que los israelitas perdieran su país por casi dos mil años. Ahora muchos pastores, ancianos, sacerdotes y líderes en todo el mundo religioso no reconocen la obra de Dios y confían en su naturaleza arrogante, defendiendo sus propias nociones e imaginaciones para resistir y condenar la obra de Dios Todopoderoso. ¿Acaso no están cometiendo el mismo error que los fariseos? Si somos incapaces de reconocer la visión de las tres etapas de la obra de Dios estaremos propensos a seguir a los sacerdotes y líderes del mundo religioso al juzgar y condenar la obra de Dios y hacer cosas que resistan a Dios. ¡Esto es extremadamente serio y ciertamente resultará en perder la oportunidad de ser salvado por Dios!”.

Después de oír las palabras de Dios y la enseñanza de este hermano dije con entusiasmo: “Ahora he entendido realmente. Es sólo Dios mismo quien es capaz de hacer las tres etapas de la obra para salvar a la humanidad, y sin entender las tres etapas de la obra de Dios, sólo puedes usar tus propias nociones e imaginaciones para delimitar y resistir a Dios y entonces será sumamente probable que pierdas la salvación de Su regreso. Así que, ¿acaso no ha sido en vano mi fe en Dios en estos años? ¡No sólo no podía obtener la aprobación de Dios de esa manera sino que me convertí en alguien que cree en Él pero que aún lo resiste! Es aterrador pensar en eso. Me debo convertir en una persona humilde y obediente, soltar mis propias nociones e imaginaciones y apresurarme a investigar y aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días”. Después de oírme decir esto mi mamá dijo con alegría: “¡Eso es tan correcto!”. Mi hermana mayor y los otros hermanos y hermanas también me aplaudieron alegremente.

Después de eso comencé a leer de manera proactiva las palabras de Dios Todopoderoso, ver películas del evangelio en el sitio web de La Iglesia de Dios Todopoderoso, tener reuniones con hermanos y hermanas para leer las palabras de Dios Todopoderoso y tener enseñanza juntos sobre nuestro entendimiento de las palabras de Dios. Poco a poco llegué a entender muchas verdades que nunca antes había comprendido en mi fe, tales como: los misterios de Dios en la carne apareciendo y haciendo obra, cómo Dios hace Su obra de juicio y el significado de que Dios cambie Su nombre. Por asistir a reuniones y ver películas del evangelio de La Iglesia de Dios Todopoderoso ya no dudé de la nueva obra de Dios y sentí que mi relación con Él se estaba acercando cada vez más. ¡También me sentí cada vez más libre en mi corazón y decidí que Dios Todopoderoso realmente es el Señor Jesús que regresó! Aunque no ha pasado mucho tiempo desde que acepté el evangelio del reino de Dios Todopoderoso, siento que en este tiempo he entendido más verdades que en los más de 20 años que creí en Dios antes de esto. ¡Doy gracias a Dios por Su salvación para mí!

Nota de los editores: Después de leer este ensayo finalmente entendimos la razón por la que todas las iglesias de hoy están tan desoladas, así como la forma en que debemos recibir con entusiasmo el regreso del Señor. Esperamos que todos los hermanos y hermanas fieles puedan obtener la obra del Espíritu Santo y seguir los pasos de Dios, tal como lo ha hecho la protagonista. Así que, ¿cómo debemos velar y esperar para recibir con entusiasmo el regreso del Señor? Nos gustaría recomendar un clip de una maravillosa película “Esperando”: ¿Cómo debemos velar y esperar la segunda venida del Señor?

Contenido relacionado

  • Ese día el cielo estaba especialmente claro y soleado (Parte 1)

    Ellos piensan que ser salvados una vez es ser salvados para siempre, que todo lo que necesitan es ejercer la paciencia hasta el final, esperar el retorno del Señor cuando serán sin duda arrebatados al reino de los cielos, y que no necesitan aceptar ninguna obra nueva llevada a cabo por Dios. ¿Pero es realmente correcta o no esta forma de pensar? ¿Se conforma esta realmente a la voluntad del Señor?

  • La pérdida y la ganancia de las reuniones

    Aunque debido a que yo estaba asistiendo a las reuniones pasaba menos tiempo saliendo con mis compañeros de clase a comer, beber, divertirme, y volverme loca, lo que gané fue la provisión de Dios para mi vida. La palabra de Dios fue la que me permitió entender que siendo una persona honesta, yo obtendría la bendición de Dios, y cuando yo estaba llevando a cabo la verdad sentía paz y gozo en mi espíritu.

  • Ese día el cielo estaba especialmente claro y soleado (Parte 2)

    Para ti, que aún eres del viejo ser, es cierto que Jesús te salvó y que no perteneces al pecado gracias a la salvación de Dios, pero esto no demuestra que no seas pecador ni impuro. ¿Cómo puedes ser santo si no has sido cambiado? En tu interior, estás cercado por la impureza, egoísta y miserable, pero sigues deseando descender con Jesús; ¡tendrías que tener tanta suerte!

  • Creencias católicas: he recibido con entusiasmo el regreso del Señor

    Por Amy, EUA “Reunirse con el Señor es la mayor esperanza de todos los creyentes. Por la gracia del Señor he recibido con entusiasmo el regreso del Se…