¿Qué son las vírgenes prudentes? ¿Qué son las vírgenes insensatas?

3 Jun 2018

Las palabras relevantes de Dios:

En el pasado, algunas personas hicieron predicciones sobre “cinco vírgenes prudentes y cinco vírgenes insensatas”. Aunque esta predicción no es exacta, tampoco está completamente equivocada; así pues, puedo ofreceros una explicación. “Cinco vírgenes prudentes y cinco vírgenes insensatas”, no representa, en conjunto, ni un número de personas ni un tipo de persona. “Cinco vírgenes prudentes” se refiere a un número de personas y “cinco vírgenes insensatas” representa a un tipo de persona, pero ninguno se refiere a los hijos primogénitos. Más bien, representan la creación. Esta es la razón por la que se les ha pedido que preparen aceite en los últimos días. (La creación no posee Mi calidad; si quieren ser sabias, necesitan preparar aceite y, por lo tanto, necesitan estar equipadas con Mis palabras). Las “cinco vírgenes prudentes” representan a Mis hijos y a Mi pueblo entre los humanos que creé. Se les llama “vírgenes” porque son ganadas por Mí, a pesar de haber nacido en la tierra; podría decirse que son santas, así que se les llama “vírgenes”. El “cinco” ya mencionado representa el número de Mis hijos y Mi pueblo que he predestinado. “Cinco vírgenes insensatas” se refiere a los hacedores de servicio, pues ellos hacen servicio para Mí sin darle la más mínima importancia a la vida, buscando solo las cosas externas (como no tienen Mi calidad, no importa lo que hagan, es algo externo), y son incapaces de ser Mis ayudantes competentes, por lo que se les llama “vírgenes insensatas”. Las “cinco” ya mencionadas representan a Satanás y el que sean llamadas “vírgenes” significa que han sido conquistadas por Mí y son capaces de hacer servicio para Mí, pero tales personas no son santas, así que se les llama hacedores de servicio.

Extracto de ‘Capítulo 116’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

En la actualidad, todos los que siguen las palabras actuales de Dios están en la corriente del Espíritu Santo; los que son ajenos a las palabras actuales de Dios están fuera de la corriente del Espíritu Santo y a tales personas Dios no las elogia. […] “Seguir la obra del Espíritu Santo” quiere decir entender la voluntad de Dios hoy, poder actuar de acuerdo con los requisitos actuales de Dios, poder obedecer y seguir al Dios de hoy, y estar en consonancia con Sus más nuevas declaraciones. Solo alguien así sigue la obra del Espíritu Santo y está en la corriente del Espíritu Santo. Tales personas no solo pueden recibir la alabanza de Dios y pueden verlo, sino que también pueden conocer Su carácter en Su última obra y pueden conocer las nociones del hombre y su desobediencia y su naturaleza y esencia; además, durante su servicio, pueden poco a poco lograr cambios en el carácter. Solo las personas como estas son las que pueden ganar a Dios y las que genuinamente han encontrado el camino verdadero. La obra del Espíritu Santo elimina a aquellas personas que no son capaces de seguir la última obra de Dios y que se rebelan contra Su última obra. Que esas personas abiertamente se opongan a Dios se debe a que Él ha hecho una nueva obra y la imagen de Dios no es la misma a la que estas personas tienen en sus nociones; como resultado de esto, se oponen abiertamente a Dios y lo juzgan, lo que la hace que Dios las aborrezca y las rechace. Tener el conocimiento de la última obra de Dios no es una tarea fácil, pero si las personas deciden obedecer la obra de Dios y persiguen la obra de Dios, entonces tendrán la oportunidad de verlo y tendrán la oportunidad de obtener la nueva guía del Espíritu Santo. Los que de manera intencional se oponen a la obra de Dios no pueden recibir la iluminación del Espíritu Santo o la guía de Dios. Por lo tanto, que las personas puedan recibir o no la última obra de Dios depende de la gracia de Dios, depende de su búsqueda y depende de sus intenciones.

Todos los que pueden obedecer las declaraciones actuales del Espíritu Santo son benditos. No importa cómo solían ser o cómo el Espíritu Santo solía obrar en ellos, los que han obtenido la última obra de Dios son los más bendecidos y los que no pueden seguir la última obra hoy son eliminados. Dios quiere a los que son capaces de aceptar la nueva luz y a los que aceptan y conocen Su última obra. ¿Por qué se dice que debéis ser una virgen casta? Una virgen casta puede buscar la obra del Espíritu Santo y entender las cosas nuevas y, además, puede desechar las antiguas nociones y obedecer, hoy, la obra de Dios.

Extracto de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue Sus huellas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Los que pertenecen a Satanás no entienden las palabras de Dios, mientras que los que pertenecen a Dios pueden oír Su voz. Todos los que son conscientes de las palabras que hablo y las entienden son los que se salvarán y darán testimonio de Dios; todos aquellos que no entienden las palabras que hablo no pueden dar testimonio de Dios, y son los que serán eliminados.

Extracto de ‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

El objetivo de la aparición de Dios, libre de las limitaciones de cualquier forma o nación, es permitirle completar Su obra tal como la ha planeado. Esto es como cuando Dios se hizo carne en Judea: Su objetivo fue completar la obra de la crucifixión al redimir a toda la raza humana. Sin embargo, los judíos creyeron que era imposible que Dios hiciera esto, y pensaron que era imposible que Dios se hiciera carne y asumiera la forma del Señor Jesús. Su “imposible” se convirtió en la base sobre la cual condenaron a Dios y se opusieron a Él y, finalmente, esto llevó a la destrucción de Israel. Hoy en día, muchas personas han cometido un error parecido. Proclaman con todas sus fuerzas la inminente aparición de Dios, sin embargo, al mismo tiempo condenan Su aparición; su “imposible” una vez más confina la aparición de Dios dentro de los límites de su imaginación. Y así he visto a mucha gente reírse a carcajadas salvajes y estridentes al toparse con las palabras de Dios. ¿Acaso es esta risa diferente a la condena y blasfemia de los judíos? No sois reverentes en presencia de la verdad y menos aún poseéis una actitud de anhelo. Lo único que hacéis es estudiar indiscriminadamente y esperar con alegre despreocupación. ¿Qué podéis ganar con estudiar y esperar así? ¿Creéis que recibiréis la guía personal de Dios? Si no puedes discernir las declaraciones de Dios, ¿cómo puedes ser apto para presenciar la aparición de Dios? Dondequiera que Dios aparece, allí se expresa la verdad y estará la voz de Dios. Solo los que pueden aceptar la verdad podrán escuchar la voz de Dios y solo tales personas son aptas para presenciar la aparición de Dios.

Extracto de ‘La aparición de Dios ha dado lugar a una nueva era’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Las “vírgenes prudentes” son aquellas que pueden reconocer la voz de Dios y reconocer la voz del “novio”, y que pueden, por lo tanto, aceptar y someterse a Cristo, recibiendo así el regreso del Señor y asistir al festín de la boda del Cordero. Debido a que las “vírgenes necias” no conocen la voz del “novio” y no pueden reconocer la voz de Dios, rechazan a Cristo y siguen anhelando a un Dios vago, hasta ser abandonadas y eliminadas por Dios. Podemos ver que en nuestra creencia en Dios, es muy difícil aceptar a Cristo sin una fe real. Aquellos que rechazan aceptar a Cristo se perderán la “fiesta de bodas del Amado” y no podrán ser aceptados por el Señor en la casa en el reino del cielo, ni podrán entrar al lugar que Dios ha preparado para el hombre. Por tanto, que las personas pueden aceptar a Cristo de los últimos días y someterse a Su obra, es un factor crucial al decidir si las personas tienen éxito o fracasan con su fe en Dios.

Extracto de La comunicación desde lo alto

El Señor Jesús predijo en la Biblia que en el momento de Su regreso habría dos tipos de personas; Él usó la parábola de las vírgenes prudentes y las vírgenes necias para todos los creyentes en la Era de la Gracia: Todos los que oigan la voz de Dios y sean capaces de aceptarla y obedecerla, son vírgenes prudentes; todos los que no sean capaces de oír la voz de Dios, que la escuchen, pero que no crean y que todavía la nieguen, son vírgenes necias. ¿Pueden las vírgenes necias ser arrebatadas? No, no pueden. Entonces, ¿cómo se pueden ser reveladas estas vírgenes necias y prudentes? Son reveladas por medio de la palabra de Dios y por sus actitudes después de leer las declaraciones de Dios en los últimos días: “La Palabra manifestada en carne”. Después de que algunos creyentes la leen, dicen: “Qué palabras tan profundas; estas palabras contienen la verdad”. Después que la leen de nuevo cuidadosamente, dicen: “Estas palabras no han podido haber provenido de una persona normal; pareciera que han provenido de Dios”. Luego las leen otra vez cuidadosamente y dicen: “Esta es la voz de Dios; ¡de ninguna manera estas palabras provienen de un hombre!”. Esta persona está bendecida; es una virgen prudente. En cuanto a las vírgenes necias, algunos son pastores, otros son ancianos, otros son predicadores, y otros son creyentes confundidos que sólo quieren comer hasta hartarse. ¿Cuál es su actitud después de leer la palabra de Dios? “Hm, estas palabras no se ajustan a mis nociones e imaginaciones, no estoy de acuerdo”. Y después de leerlas cuidadosamente otra vez, dicen: “Algunas de estas palabras parecen razonables, pero eso no es posible; esto no puede ser la obra de Dios”. Así que, una vez más, no se ajusta a sus nociones e imaginaciones. Al final, mientras más las leen, menos se ajustan a sus nociones. Entonces dicen: “Esta no es la palabra de Dios; no puedo aceptarla. Esto es una farsa, un falso Cristo tratando de engañar a las personas, ¡yo no lo puedo creer!”. ¿Qué clase de persona es esta? Es un fariseo, una virgen necia. Los que son vírgenes prudentes y los que son vírgenes necias, son reveladas por la palabra de Dios. Es la palabra de Dios en los últimos días la que las clasifica y separa en las categorías a las que pertenecen y entonces Dios comenzará a recompensar a los buenos y a castigar a los perversos.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

Las vírgenes prudentes prestarán atención a la voz del Señor, principalmente porque son las que aman y buscan la verdad. Tienen sed de la aparición de Dios; por esto pueden buscar e investigar la venida del Señor y pueden discernir la voz del Señor. Como las vírgenes insensatas no aman la verdad, no buscan ni investigan la venida del Señor, sólo saben aferrarse obstinadamente a las reglas. Algunas de ellas insisten en que no aceptarán ni investigarán a ningún Señor que no venga sobre una nube. Otras se someten totalmente a las manipulaciones de los pastores y ancianos del mundo religioso. Cualquier cosa que digan los pastores y ancianos, escucharán y seguirán. Creen en el Señor de nombre, pero en realidad siguen y obedecen a estos pastores. No investigan por sí mismas el camino verdadero y no pueden discernir la voz del Señor. Algunas incluso son más necias. Como hay falsos Cristos que aparecen en los últimos días, no buscan ni investigan al verdadero Cristo e incluso son capaces de negarlo y condenarlo. ¿No es esto tirar piedras contra tu propio tejado? Esto también es la manifestación de una virgen necia.

Extracto de Respuestas a preguntas del guión cinematográfico

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

¿Cómo se debe discernir la voz de Dios? ¿Cómo se puede confirmar que Dios Todopoderoso es de verdad el Señor Jesús que ha regresado?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios seguramente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda.