¿Qué es una persona astuta? ¿Por qué las personas astutas no pueden obtener la salvación?

3 Jun 2018

Las palabras relevantes de Dios:

Si eres muy deshonesto, entonces te protegerás y sospecharás de todas las personas y asuntos y por esta razón, tu fe en Mí estará edificada sobre un cimiento de sospecha. Esta clase de fe es una que jamás podría reconocer. Al faltarte la fe verdadera, estarás incluso más lejos del verdadero amor. Y si puedes dudar de Dios y especular sobre Él a voluntad, entonces sin duda eres la persona más engañosa de todas. Especulas si Dios puede ser como el hombre: imperdonablemente pecaminoso, de temperamento mezquino, carente de imparcialidad y de razón, falto de un sentido de justicia, entregado a tácticas despiadadas, traicioneras y arteras, y que se deleita en el mal y la oscuridad y ese tipo de cosas. ¿Acaso el hombre no tiene tales pensamientos porque no conoce a Dios en lo más mínimo? ¡Esta forma de fe no se diferencia del pecado! Es más, hay incluso quienes creen que los que me agradan son precisamente los más aduladores y lisonjeros, y que todo aquel que carezca de estas habilidades no será bienvenido y perderá su lugar en la casa de Dios. ¿Es este el único conocimiento que habéis cosechado en todos estos años? ¿Es esto lo que habéis obtenido? Y vuestro conocimiento de Mí no termina en estas malas interpretaciones; peor aún es vuestra blasfemia contra el Espíritu de Dios y la calumnia sobre el cielo. Por eso afirmo que esta fe como la vuestra solo hará que os alejéis cada vez más de Mí y que os opongáis cada vez más a Mí.

Extracto de ‘Cómo conocer al Dios en la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Todos los que creen en Dios, pero no van tras la verdad, no tienen forma de escapar de la influencia de Satanás. Todos los que no viven su vida con sinceridad, que se comportan de una manera delante de los demás, pero de otra a sus espaldas, los que dan la apariencia de humildad, paciencia y amor, aunque su esencia sea insidiosa, maliciosa y desleal a Dios, tales pesonas son los representantes típicos de quienes viven bajo la influencia de las tinieblas. Son la estirpe de la serpiente. Aquellos que solo creen en Dios por su propio beneficio, que son santurrones y soberbios, que presumen y protegen su propio estatus, son personas que aman a Satanás y se oponen a la verdad. Estas personas se resisten a Dios y pertenecen completamente a Satanás. Los que no están atentos a las cargas de Dios, que no sirven a Dios incondicionalmente, que están siempre preocupados con sus propios intereses y los de su familia, que son incapaces de abandonarlo todo y erogar para Dios, y que nunca viven conforme a Sus palabras, están viviendo fuera de Sus palabras. Tales personas no recibirán la alabanza de Dios.

Extracto de ‘Escapa de la influencia de las tinieblas y Dios te ganará’ en “La Palabra manifestada en carne”

Después, en el camino venidero, no debéis crear artificios ni involucraros en el engaño y la deshonestidad, de otra manera ¡las consecuencias serán inimaginables! Todavía no entendéis lo que son el engaño y la deshonestidad. Cualquier acción o comportamiento que no me podáis dejar ver y que no podáis poner al descubierto son engaño y deshonestidad. ¡Ahora deberíais entender esto! Si os involucráis en el engaño y la deshonestidad en el futuro, no finjáis no entender, si hacéis esto, estáis haciendo el mal a sabiendas, y sois el doble de culpables. Esto solo os conducirá a ser quemados por el fuego o, peor aún, a arruinaros.

Extracto de ‘Capítulo 45’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Algunas personas siempre afirman que todo lo que hacen es para la iglesia cuando, en realidad, están obrando para beneficiarse a sí mismas. La gente así tiene el tipo de intención equivocada. Son deshonestos y engañosos y la mayoría de las cosas que hacen son para su beneficio personal. Este tipo de persona no busca amar a Dios; sus corazones todavía pertenecen a Satanás y no pueden volverse hacia Dios. Por lo tanto, Dios no tiene forma de obtener a este tipo de persona.

Extracto de ‘El amor genuino por Dios es espontáneo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Debéis saber que a Dios le gustan los que son honestos. En esencia, Dios es fiel, y por lo tanto siempre se puede confiar en Sus palabras. Más aún, Sus acciones son intachables e incuestionables, razón por la cual a Dios le gustan aquellos que son absolutamente honestos con Él. […] Deberías saber si existe verdadera fe y lealtad dentro de ti, si tienes un registro de sufrimiento por Dios, y si te has sometido enteramente a Él. Si careces de estas cosas, entonces dentro de ti sigue existiendo desobediencia, engaño, codicia y descontento. Debido a que tu corazón dista mucho de ser honesto, nunca has recibido el reconocimiento favorable de Dios y nunca has vivido en la luz. Cómo resulte el destino de uno al final depende de si tiene un corazón honesto y rojo como la sangre, y de si tiene un alma pura. Si eres alguien muy deshonesto, alguien con un corazón malicioso y un alma sucia, entonces seguramente terminarás en el lugar donde el hombre es castigado, como está escrito en el registro de tu destino. Si afirmas que eres muy honesto y, no obstante, nunca consigues actuar de acuerdo con la verdad o pronunciar una palabra de verdad, entonces, ¿sigues esperando que Dios te recompense? ¿Todavía esperas que Dios te considere como la niña de Sus ojos? ¿Acaso no es absurdo este pensamiento? Engañas a Dios en todas las cosas, así que, ¿cómo podría la casa de Dios dar cabida a alguien como tú, cuyas manos no están limpias?

Extracto de ‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”

“Si tienes muchas confidencias que eres reacio a compartir, si eres tan reticente a dejar al descubierto tus secretos, tus dificultades, ante los demás para buscar el camino de la luz, entonces digo que eres alguien que no logrará la salvación fácilmente ni saldrá de las tinieblas con facilidad”. Aquí Dios les ha proporcionado a la humanidad una senda de práctica, y si no practicas de esta forma y te limitas a hablar de eslóganes o doctrinas, entonces eres alguien muy difícil de salvar. Sí, esto está relacionado con la salvación. La salvación es muy importante para todos. ¿Se ha referido Dios a esto en algún otro lugar? En otras partes, Él rara vez se refiere a la dificultad de ser salvo, pero sí habla de ello cuando se refiere a ser honesto: si no actúas de esta forma, entonces eres alguien muy difícil de salvar. “No recibir la salvación fácilmente” significa que es difícil que seas salvo y que eres incapaz de tomar la senda correcta que lleva a la salvación y, por tanto, que es imposible salvarte. Dios dice esto con el fin de dar a las personas cierto margen; es decir, que no eres fácil de salvar, pero por otra parte, si pones en práctica las palabras de Dios, hay esperanza para ti y puedes ser salvo. Si no pones las palabras de Dios en práctica, y si nunca examinas tus propios secretos o dificultades o no le cuentas jamás a nadie esas cosas privadas ni te abres a las personas sobre ellas, ni conversas con las personas sobre ellas, ni las analizas con las personas con el fin de exponerte, entonces no hay posibilidad alguna de que seas salvo. ¿Y por qué es esto? Si no te expones ni te analizas de esta forma, tu carácter corrupto no cambiará jamás. Y si no cambias, puedes olvidarte de ser salvo. A esto se refiere Dios cuando dice estas palabras y esta es la voluntad de Dios.

¿Por qué Dios siempre ha puesto énfasis en que las personas deben ser honestas? Porque es sumamente importante y está directamente relacionado con que puedas o no ser salvo. […] Lo que Dios quiere son personas honestas. Si eres capaz de mentir y engañar, eres una persona falsa, torcida y siniestra, y no una persona honesta. Si no eres una persona honesta, entonces no hay posibilidad de que Dios te salve ni tampoco puedes ser salvado.

Extracto de ‘La práctica verdaderamente fundamental de ser una persona honesta’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

En Mí todo es justo y no hay absolutamente ninguna injusticia, ni engaño ni tortuosidad; quienquiera que sea deshonesto y mentiroso debe ser un hijo del infierno nacido en el Hades. En Mí todo es abierto; lo que sea que Yo diga se logrará, sin duda se logrará; lo que sea que Yo diga se establecerá, sin duda lo hará, y nadie puede cambiar o emular estas cosas porque Yo soy el único Dios mismo.

Extracto de ‘Capítulo 96’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Las personas deshonestas no sólo engañan a otros, sino que también tratan a Dios con deshonestidad, porque esa es su naturaleza. A partir de la actitud que las personas deshonestas tienen hacia la palabra de Dios podemos ver su naturaleza: siempre albergan dudas sobre la palabra de Dios y no creen en ella. En este aspecto, las personas deshonestas y las personas honestas son completamente diferentes. Las personas honestas son particularmente ingenuas. Creen lo que sea que Dios diga, obedecen lo que sea que Dios diga y hacen justo lo que Dios exige. Por lo tanto, a Dios le gustan las personas honestas y las bendice; es más fácil que las personas honestas ganen la obra del Espíritu Santo. Una persona deshonesta es todo lo contrario. Independientemente de lo que Dios diga, una persona deshonesta siempre sospecha que se trate de una estratagema, que sea sabiduría, así que no puede aceptarla fácilmente y ponerla en práctica. Las personas deshonestas no sólo dudan de la palabra de Dios, sino que también son expertas en el estudio de la obra de Dios. Siempre tratan de averiguar los verdaderos motivos de Dios para poder hacer un trato. Evidentemente, las personas deshonestas son las más hábiles para hacer trueques. Su filosofía es la filosofía del trueque, la filosofía de no perder. Incluso han intentado hacer un trato con Dios en lo relacionado con su fe. Siempre están dándole vueltas en su cabeza a si serán bendecidos o maldecidos en su fe y están aún más ansiosos acerca de si son personas de Dios o hacedores de servicio. Constantemente están calculando, y si hay un día en el que no pueden tener claridad sobre este tema, ese día no se calman para buscar la vida. Las personas deshonestas son zorros astutos, las más astutas de todas las personas. Por esta razón, las personas deshonestas son a las que Dios más odia y no está dispuesto a invertir más esfuerzo en ellas ni a hablarles más. Las personas deshonestas siempre están fijándose en pequeñeces cuando se acercan a las palabras de Dios; investigan Sus palabras buscando fallas lógicas y motivos para argumentar. Como las personas deshonestas se acercan a las palabras de Dios con una actitud de duda, rebeldía, resistencia e incredulidad, carecen por completo de la obra del Espíritu Santo. Cuando leen Sus palabras, no consiguen obtener ni una pizca de esclarecimiento, y parecen excepcionalmente absurdas y torpes. De hecho, no hay absolutamente ninguna contradicción en las palabras de Dios, y aun así buscan muchos puntos de contradicción y se meten en problemas. Esto, en particular, muestra su lamentable falta de esclarecimiento por parte del Espíritu Santo y su falta de entendimiento espiritual. A partir de la actitud con la que las personas deshonestas se acercan a la palabra de Dios, podemos ver que su naturaleza es, inequívocamente, una naturaleza satánica que se resiste a Dios. Todas las personas que se acercan a la palabra de Dios con una actitud de duda e incredulidad son en esencia personas deshonestas, que, definitivamente, no obtendrán la verdad de las palabras de Dios y terminarán siendo eliminadas.

Extracto de La comunicación desde lo alto

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado