App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

El poder de Dios | Volviendo a la vida desde el borde de la muerte

281

por Yang Mei, China

En 2007 de repente enfermé de insuficiencia renal crónica. Al decirme la noticia, mi madre y mi cuñada cristianas y algunos amigos católicos todos vinieron a visitarme para predicarme el evangelio. Todos me dijeron que sólo tenía que ir a Dios y que mi enfermedad se curaría. Pero para nada creía en Dios. Pensaba que la enfermedad sólo se podía curar mediante un tratamiento médico científico y que cualquier enfermedad que no se pudiera curar por la ciencia era incurable. Después de todo, ¿había algún poder en la tierra mayor que el poder de la ciencia? La fe en Dios era sólo una forma de muleta psicológica y yo era una honorable maestra de escuela estatal, una persona que era educada y culta, por lo que no había manera de que empezara a creer en Dios. Así que los rechacé y comencé a buscar un tratamiento médico. En unos pocos años he estado en prácticamente todos los hospitales grandes de mi condado y por toda la provincia, pero mi condición no mejoró. De hecho, estaba empeorando pero me aferré tercamente a mi propia manera de ver la situación e insistí en que la ciencia podía cambiar cualquier cosa y que curar la enfermedad era sólo cuestión de encontrar el procedimiento correcto.

En 2010 una hermana de la Iglesia de Dios Todopoderoso vino a predicarme el evangelio del reino de Dios. Ella dijo que el Señor Jesús había regresado al mundo mundano para hacer una nueva obra, que implicaba hacer públicas verdades para juzgar y limpiar a las personas. Esta fue una fase de la obra de Dios diseñada para salvar completamente a la humanidad y también fue la última oportunidad de la humanidad de ser salvada por Dios. Todavía no estaba dispuesta a aceptar todo esto, pero debido a todos los fracasos y a la frustración que había encontrado en los últimos años buscando un tratamiento médico, mi actitud no fue tan inflexible como lo había sido antes y me permití ser persuadida a tomar un libro de las palabras de Dios de la hermana. Pero, en ese momento, ciertamente no creía que las cosas en el libro fueran verdades expresadas por Dios. Seguía afirmando que sólo la ciencia podía cambiar mi destino y, por consiguiente, seguí creyendo que sólo las medicinas podían mejorar mi condición. Con el tiempo estaba ingiriendo más medicinas todos los días de lo que estaba comiendo alimentos y, sin embargo, mi condición no mejoró un ápice. Perdí la cuenta de la cantidad de veces que la hermana vino a mi casa pero seguí negándome a creer en Dios. Esto duró aproximadamente un año.

Entonces un día, de la nada, mi visión en ambos ojos se volvió borrosa y ambas piernas se entumecieron tanto que no podía caminar. Los médicos diagnosticaron intoxicación por medicamentos por todos los años de tomar grandes cantidades de medicinas. Primero pasé una semana en el hospital del condado, luego fui trasladada a un hospital militar en Beijing, donde fui tratada durante un mes, y finalmente terminé en un bien conocido hospital de medicina tradicional china en Beijing para recibir tratamiento de medicina tradicional china. Pero estos 2 meses de tratamientos no hicieron nada para mejorar mi condición. Mi médico principal incluso le pidió al anterior jefe jubilado del departamento de neurología del hospital que viniera y me echara un vistazo, pero no hubo la más mínima mejoría en mi condición. Luego escuché a mi futura nuera mencionar a un médico en Yunnan que era famoso por ser capaz de tratar condiciones difíciles y complicadas como la mía. Después de varias vicisitudes, me las arreglé para que me llevaran ahí en silla de ruedas. Pero después de ser tratada durante casi un mes, no sólo no hubo ninguna mejoría en los problemas con mis ojos y piernas, sino que mis riñones empeoraron debido a todas las medicinas que había estado tomando. Sintiéndome más allá de la ayuda y con gran incomodidad, decidí ir a casa. Después de eso renuncié a todos los tratamientos y medicinas para mis ojos y piernas con el fin de proteger mis riñones.

Durante ese periodo sentí que para materialmente no había esperanza para mí. A menudo pensaba en cómo había puesto toda mi fe en la ciencia, pero la ciencia se había encontrado dolorosamente deficiente cuando se enfrentaba con mi enfermedad. Después de que se destruyó cualquier esperanza que tenía que la ciencia podía curarme, me sentí sumamente deprimida y tuve una crisis nerviosa total. No tenía idea de cómo iba a seguir con la vida. En la niebla del dolor y el sufrimiento a menudo me perdía en pensamientos como estos: “¿Por qué tengo tantas enfermedades y por qué no se pueden tratar con medicinas? Creo en la ciencia y confié en la ciencia e hice todo lo posible para buscar el mejor tratamiento y, sin embargo, nada funcionó. De hecho, mi condición sólo empeoró. ¿Podría ser que la ciencia realmente no me puede salvar? ¿Podría ser que realmente existe un Dios en este mundo? ¿Está el destino de cada persona realmente en las manos de Dios?”. No importa cuánto pensara en estas cuestiones, no podía conseguir ninguna respuesta. Durante ese periodo viví con gran dolor y sufrimiento todos los días y cada vez que pensaba que era una inválida inútil, lloraba cuando no había nadie. Sentí que estaba involucrando demasiado a mi familia y ya no quería ser una carga para ellos. En más de una ocasión quise terminar con mi vida pero tenía miedo a la muerte. Así que sólo tomé cada día como venía y esperé a que la muerte me llegara. (…)

Un día mi esposo vio el libro que la hermana de La Iglesia de Dios Todopoderoso me había dejado y lo abrió. Vio el siguiente encabezado, “¿Sabes? Dios ha hecho algo grande entre los hombres” lo que atrajo su atención. Así que me leyó en voz alta el siguiente pasaje: “La obra de Dios es algo que no puedes comprender. Si no puedes comprender si tu decisión es correcta ni saber si la obra de Dios puede tener éxito, por qué no probar entonces tu suerte y ver si este hombre corriente es de gran ayuda para ti, y si Dios ha llevado a cabo una gran obra”. ¡Oírlo leer esta frase fue como una sacudida a mi corazón! Especialmente la parte “por qué no probar entonces tu suerte” que seguía apareciendo de nuevo en mi mente. Era como un rayo que brillaba en la quietud mortal en mi corazón y parecía que podía ver una luz de esperanza de seguir viva. Con urgencia hice que mi esposo leyera en voz alta otros 2 pasajes de las palabras de Dios que contenían verdades acerca de Dios usando Su palabra para juzgar y limpiar a las personas y transformar su carácter de vida. Todo esto era completamente nuevo para mí, y aunque realmente no entendía el significado completo de lo que se estaba diciendo, podía sentir en mi corazón que estas enseñanzas eran diferentes del evangelio del Señor Jesús que había oído de otras personas. En su mayoría me habían hablado sobre cómo obtener gracia y que todo lo que tenía que hacer era creer en Dios y que mi enfermedad se curaría, lo cual no creía. Pero las palabras de Dios Todopoderoso parecían mucho más prácticas y cuantas más oía, más quería oír.

Después de eso le permití a mi esposo que me leyera todos los días algunas de las palabras de Dios. En el libro decía que las personas religiosas creen en Dios pero no conocen a Dios y hasta resisten a Dios y que a menudo cometen pecados durante el día y los confiesan en la noche. Todo esto aumentó mi fe en Dios aún más porque mi madre y mis dos cuñadas eran cristianas y la forma en que vivían era justo como las palabras de Dios la describían. Realmente cometían pecados y luego los confesaban y luego los cometían otra vez. Ahí fue cuando tuve un despertar espiritual: ¿es realmente esta la voz de Dios? Si no es Dios, entonces ¿cómo es que el autor conoce tan bien el mundo religioso? Los incrédulos no lo conocen, los grandes y famosos tampoco están bien informados al respecto e incluso las personas religiosas mismas no se dan cuenta de que creen en Dios pero que también lo resisten. Cuanto más lo pensaba, más sentía que las palabras en el libro no eran cosas que las personas pudieran expresar y que probablemente eran las declaraciones de la encarnación de Dios en el mundo mundano.

Sólo unos pocos días después la hermana que originalmente me había predicado el evangelio del reino de Dios Todopoderoso se enteró de que había vuelto a casa después de estar en el hospital y vino a mi casa, acompañada por otra hermana, a predicarme el evangelio otra vez. Esta vez estuve consciente de la voz de mi conciencia que me decía: “Ya soy un inválida pero las hermanas no me han abandonado con disgusto e incluso han venido a predicarme el evangelio de otra vez. Ser capaces de permanecer conmigo de esta manera es algo que las personas comunes y corrientes no serían capaces de hacer. Cualquier otra persona se habría olvidado de mí hace mucho tiempo”. En mi mente quedaba muy claro que este tipo de amor proviene de Dios ya que nunca se puede encontrar en el mundo mundano. Como dice el dicho: “Un amigo necesitado es un amigo de verdad” y ese día experimenté esto profundamente. Que mi familia se quedara a mi lado era algo que no podían evitar, pero tener a estas personas que no tenían parentesco conmigo, que no tenían motivos ocultos ni condiciones, que vinieran regularmente durante más de un año a predicarme el evangelio, molestarse por una inválida como yo, ¡mostraba cuán asombrosas eran realmente su fe, amor y paciencia! En verdad fui conmovida por el amor de Dios y desde ese momento ya no tuve razón para rechazar el evangelio de Dios. Como resultado mi esposo y yo aceptamos la obra de Dios de los últimos días.

En junio de 2011 mi esposo y yo comenzamos formalmente nuestra vida en La Iglesia de Dios Todopoderoso. Debido a que mi vista no es lo suficientemente buena como para permitirme leer, mi esposo por lo general me lee en voz alta las palabras de Dios y durante las reuniones de la iglesia, los hermanos y hermanas también me leen las palabras de Dios. A veces, cuando estoy sola, también escucho himnos. Después encontré la razón de mi enfermedad y sufrimiento en las palabras de Dios: “Satanás empezó a atormentar al hombre después de haberlo corrompido. Entonces el hombre se volvió cada vez más degenerado, sus enfermedades se profundizaron y su sufrimiento se hizo cada vez más severo. El hombre sintió cada vez más el vacío, la tragedia y la incapacidad de seguir viviendo en el mundo y sintió cada vez menos esperanza para el mundo. Por tanto, Satanás acarreó este sufrimiento sobre el hombre, y sólo le vino después de que este hubiera sido corrompido por Satanás y se degenerara. […] Por tanto, sigue siendo posible que tengas enfermedades, problemas, que tengas pensamientos suicidas y que, en ocasiones, también sientas la desolación del mundo o que la vida no tiene sentido. Es decir, que este sufrimiento sigue estando bajo el dominio de Satanás; esta es una debilidad fatal del hombre” (‘Lo que significa que Dios experimente el dolor del mundo’ en “Registros de las pláticas de Cristo”). Las palabras de Dios son certeras al describir cómo sufrí tanto con el dolor de la enfermedad que perdí toda la voluntad de vivir y quise terminar con mi vida. Pero las palabras de Dios dijeron que todo ese dolor de la enfermedad y el sufrimiento se debían a los caminos perjudiciales de Satanás. Al principio no entendí realmente porqué Dios dijo estas cosas pero después de leer las palabras de Dios poco a poco llegué a entender estas verdades.

Una tarde mi esposo me estaba leyendo las palabras de Dios como de costumbre y oí estas palabras de Dios: “Desde que el hombre tuvo ciencias sociales por primera vez, la ciencia y el conocimiento ocuparon su mente. Después, estos pasaron a ser herramientas para gobernar a la humanidad, y ya no hubo espacio suficiente para que el hombre adorara a Dios ni más condiciones favorables para Su adoración. La posición de Dios se hundió aún más abajo en el corazón del hombre. El mundo dentro de este, sin lugar para Dios, es oscuro, vacío sin esperanza. […] Ciencia, conocimiento, libertad, democracia, ocio, comodidad, todas estas cosas no son sino un consuelo temporal. Incluso teniendo esto, el hombre pecará inevitablemente y se quejará de las injusticias de la sociedad. Estas cosas no pueden aliviar el anhelo y el deseo del hombre por explorar. Porque la humanidad fue creada por Dios, y sus sacrificios y sus exploraciones sin sentido sólo pueden llevarla a una angustia mayor. El hombre existirá en un estado constante de miedo, no sabrá cómo afrontar el futuro de la humanidad ni cómo hacer frente a la senda que tiene por delante. El hombre incluso llegará a temer a la ciencia y al conocimiento, y más aún al sentimiento de vacío dentro de sí” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”). Fue cuando oí estas palabras que finalmente entendí porqué Dios dijo que todas las enfermedades y el sufrimiento de la humanidad se originan con Satanás: Satanás usa el conocimiento y la ciencia para corrompernos. Satanás nos llena con sus ideas absurdas tales como: “Los humanos evolucionaron de los simios”. “Nunca hubo Salvador alguno” “El conocimiento puede cambiar el destino de las personas”, “Tu destino está en tus propias manos”, “La ciencia salva a las personas” y “El hombre puede conquistar la naturaleza”. Satanás le ha lavado el cerebro a la humanidad con estas filosofías, reglas, ideas y opiniones. Estas han ocupado los corazones de las personas y obligan a las personas a tener una fe ciega en el conocimiento y a adorar a la ciencia. Las personas tienen la ilusión de que pueden cambiar su destino con conocimiento o emplear la ciencia para resolver cualquier problema difícil. Las personas han tomado las ideas absurdas de Satanás para formar la base de sus vidas y, por consiguiente, han sido tomadas prisioneras, atadas y restringidas por Satanás. Las personas han comenzado a negar todo lo que proviene de Dios, a alejarse del cuidado y la protección de Dios. Satanás las está manipulando como un titiritero que juega con sus títeres y yo sólo fui uno de los muchos millones que fueron perjudicados de esta manera. Cuando estaba enferma confiaba en la ciencia para tratarme; creía en la ciencia y adoraba la ciencia. Realmente pensé que los especialistas en los hospitales famosos, con sus técnicas avanzadas y sus modernas instalaciones médicas, podrían curar mi enfermedad. Pero no sólo mi condición no mejoró sino que, de hecho, terminé cerca de la muerte. Las únicas cosas que me trajo la ciencia fueron la esperanza irreal y el dolor que nunca se podrían redimir. La ciencia me hizo no creer en Dios y así, una y otra vez, me rebelé contra Dios, lo resistí y rechacé Su salvación. Pero aunque fui rebelde, Dios nunca perdió la esperanza de mi salvación y desde entonces ha usado Sus palabras para guiarme y, poco a poco, despertó este corazón mío que ha sido sofocado por el conocimiento y la ciencia. Una persona que una vez estuvo cerca de la muerte ahora ha venido ante Dios y ha obtenido la salvación de Dios.

Contenido relacionado