Pasar la flor de la juventud en la cárcel

1 Sep 2020

Por Chenxi, China

Todo el mundo dice que la plenitud de la juventud es el tiempo más espléndido y puro de la vida. Quizás para muchos, esos años están llenos de bonitos recuerdos, pero lo que nunca habría esperado era pasar la flor de mi propia juventud en el campo de trabajos forzados. Podrías pensar que soy extraña por esto, pero no me arrepiento de ello. Aunque ese tiempo tras los barrotes estuvo lleno de amargura y lágrimas, fue el regalo más valioso de mi vida, y gané mucho de él.

Nací en una familia feliz y desde la niñez he adorado a Cristo junto con mi madre. Cuando tenía quince años de edad, mi familia y yo, convencidas de que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús regresado, aceptamos alegremente Su obra de los últimos días.

Un día de abril de 2002, estaba en la casa de una hermana cuando ocurrió el arresto. A la 1 de la madrugada, de repente unos golpes fuertes y urgentes en la puerta nos despertaron. Oímos a alguien gritando fuera: “¡Abrid la puerta! ¡Abrid la puerta!”. Tan pronto como la hermana la abrió, varios oficiales de policía bruscamente empujaron la puerta y entraron en tropel, diciendo con violencia: “Somos de la Oficina de Seguridad Pública”. Oír estas tres palabras, “Oficina de Seguridad Pública”, me puso nerviosa inmediatamente. ¿Estaban aquí para arrestarnos por nuestra creencia en Dios? Yo había oído acerca de algunos hermanos y hermanas arrestados y perseguidos por su fe; ¿podía ser que esto me estuviera pasando ahora a mí? Justo entonces mi corazón empezó a latir salvajemente, y en mi pánico, no sabía qué hacer. Por tanto, oré apresuradamente a Dios: “Dios, te imploro que estés conmigo. Dame fe y valentía. Pase lo que pase, siempre estaré dispuesta a mantenerme firme en el testimonio por Ti. También te suplico que me des Tu sabiduría y me concedas las palabras que debo decir, por favor, protégeme y evita que te traicione a Ti y venda a mis hermanos y hermanas”. Después de orar, mi corazón se calmó poco a poco. Vi a los cuatro o cinco policías malvados registrando toda la casa como bandidos, buscando por las sábanas, por cada armario y caja, e incluso lo que había debajo de la cama hasta que finalmente encontraron algunos libros de las palabras de Dios, así como varios CD de himnos. El jefe me dijo con voz impasible: “Tu tenencia de estas cosas es una prueba de que crees en Dios. Ven con nosotros y puedes hacer una declaración”. Impactada, dije: “Si hay algo que decir, simplemente puedo decirlo aquí; no quiero ir con ustedes”. Inmediatamente sonrió y contestó: “No te asustes; sólo demos un pequeño paseo para hacer una declaración. Te traeré aquí muy pronto”. Le tomé la palabra, fui con ellos y me metí en el coche policial. Nunca se me ocurrió que ese pequeño trayecto sería el comienzo de mi vida en la cárcel. Tan pronto como entré en el patio de la comisaría, esos policías malvados empezaron a gritarme que saliera del vehículo. Sus expresiones faciales habían cambiado muy rápidamente, y de repente parecían ser personas completamente diferentes de quienes habían sido antes. Cuando llegamos a la oficina, varios oficiales corpulentos entraron detrás de nosotros y se pusieron a mi izquierda y a mi derecha. Con su poder sobre mí estaba garantizado ahora, el jefe del grupo de policías malvados me gritó: “¿Cómo te llamas? ¿De dónde eres? ¿Cuántos sois en total?”. Acababa de abrir la boca y estaba en medio de mi respuesta cuando arremetió contra mí y me abofeteó dos veces en la cara —¡plas, plas!—. Me quedé en silencio aturdida. Me pregunté: “Por qué me habías pegado. Ni siquiera terminé de responder. ¿Por qué estabas siendo tan duro e incivilizado, completamente diferente de cómo habría imaginado que era la Policía del Pueblo?” Después, prosiguió preguntándome qué edad tenía, y cuando contesté honestamente que tenía diecisiete años, me abofeteó dos veces de nuevo y me reprendió por decir mentiras. Tras eso, dijera lo que dijera, me daba indiscriminadamente golpe tras golpe en la cara hasta el punto en que mi rostro ardía de dolor. Recordé haber oído a los hermanos y hermanas decir que intentar razonar con estos policías brutales no funcionaría. Tras haberlo experimentado por mí misma, no pronuncié una sola palabra independientemente de lo que me preguntaran. Cuando vieron que yo no hablaba, me gritaron: “¡Hija de perra! ¡Te daré algo en lo que pensar! ¡De lo contrario no nos darás una versión cierta!”. Dicho esto, uno de ellos me dio dos puñetazos en el pecho, provocando que yo me tambaleara y me cayera al suelo con todo el peso de mi cuerpo. Después me pateó con fuerza, dos veces, y tiró de mí hacia arriba gritándome que me arrodillara. No obedecí, por lo que me dio varias patadas en las rodillas. La ola de dolor intenso que me recorrió el cuerpo me obligó a arrodillarme en el suelo con un fuerte golpe. Me agarró por el pelo y tiró con fuerza hacia abajo, y después tiró de repente de mi cabeza hacia atrás, obligándome a mirar hacia arriba. Me maldijo mientras seguía golpeándome la cara, y mi única sensación era que el mundo daba vueltas. En ese momento, caí al suelo. Justo entonces, el jefe de los policías malvados detectó de repente el reloj en mi muñeca. Lo miró con codicia, y gritó: “¿Qué llevas ahí?”. Inmediatamente, uno de los policías me agarró de la muñeca, me quitó el reloj a la fuerza y se lo dio a su “señor”. Ver una conducta tan despreciable me llenó de odio hacia ellos. Después de eso, mientras me hacían más preguntas, yo sólo los miraba en silencio, y eso los enfurecía aún más. Uno de los brutales policías me agarró por el cuello como si estuviera agarrando a un pollito, y me levantó del suelo para gritarme: “Oh, te crees muy dura, ¿no? ¡Esto es lo que obtienes por quedarte callada!”. Cuando dijo esto, me golpeó con furia dos veces más, y de nuevo me pegaron en el suelo. Por entonces, todo mi cuerpo sentía un dolor insoportable y yo ya no tenía fuerza para luchar. Simplemente yacía en el suelo con los ojos cerrados, sin moverme. En mi corazón, supliqué a Dios con urgencia: “Dios mío, no sé qué actos más salvajes me va a hacer esta banda de policías malvados. Sabes que soy pequeña de estatura, y que soy débil físicamente. Te imploro que me protejas. Preferiría morir a ser un Judas y traicionarte”. Al concluir mi oración, Dios me concedió fe y fuerza. Preferiría morir antes que ser una Judas por traicionar a Dios y vender a mis hermanos y hermanas. Decididamente, daría un firme testimonio de Dios. Justo entonces, oí a alguien cerca de mí decir: “¿Cómo es que ya no se mueve? ¿Está muerta?”. Después de eso, alguien me pisó intencionadamente la mano y me la aplastó con fuerza mientras gritaba ferozmente: “¡Levántate! Vamos a llevarte a otro sitio”. Como Dios había aumentado mi fe y mi fuerza, su intimidación no me asustaba en absoluto. En mi corazón, estaba preparada para luchar contra Satanás.

Más tarde, me escoltaron hasta la Oficina de Seguridad Pública del Distrito. Cuando llegamos a la sala de interrogatorios, el líder de esos policías malvados y los dos secuaces me rodearon e interrogaron repetidamente, caminando de un lado a otro delante de mí e intentando obligarme a vender a los líderes de la iglesia y a los hermanos y hermanas. Cuando vieron que no iba a darles las respuestas que querían oír, los tres se turnaron para abofetearme una y otra vez. No sé cuántas veces me pegaron; todo lo que podía oír era los sonidos de golpe, cuando golpeaban mi cara, un sonido que parecía resonar con un volumen particular en esa noche tranquila. Con las manos doloridas ya, los malvados policías empezaron a pegarme con libros. Me golpearon hasta que al final yo ya ni siquiera podía sentir el dolor; sólo sentía mi cara hinchada y entumecida. Finalmente, al ver que no iban a conseguir ninguna información valiosa de mí, los brutales policías sacaron una agenda telefónica y, satisfechos, dijeron: “Encontramos esto en tu bolso. ¡Aunque no nos digas nada, tenemos otro as en la manga!”. De repente, me sentí muy angustiada: si alguno de los hermanos o hermanas contestaba al teléfono, ello podría llevar a su arresto. También podría vincularlos con la iglesia, y las consecuencias podrían ser desastrosas. Justo entonces, recordé un pasaje de las palabras de Dios: “De todo lo que acontece en el universo, no hay nada en lo que Yo no tenga la última palabra. ¿Hay algo que no esté en Mis manos?” (‘Capítulo 1’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”). “Así es”, pensé para mis adentros. “Todas las cosas y todos los sucesos se deben a las disposiciones y arreglos de Dios. Incluso que una llamada telefónica pueda o no hacerse es decisión de Dios. Estoy dispuesto a respetar y confiar en Dios y someterme a Sus orquestaciones”. Por tanto, oré repetidamente a Él, y le imploré que protegiera a estos hermanos y hermanas. Como consecuencia, llamaron una vez a esos números de teléfono, y en algunas llamadas nadie contestó mientras que, en otras, ni siquiera hubo tono de llamada. Al final, soltando maldiciones por su frustración, los malvados policías tiraron la agenda sobre la mesa y dejaron de intentarlo. No pude evitar expresar mi agradecimiento y alabanza a Dios.

Sin embargo, no se habían rendido, y siguieron interrogándome sobre los asuntos de la iglesia. No contesté. Agitados y exasperados, idearon una acción aún más despreciable para intentar hacerme sufrir: uno de los malvados policías me obligó a mantenerme en una posición medio en cuclillas y mantener los brazos extendidos al nivel de los hombros, y no se me permitía moverme nada. Pronto, mis piernas empezaron a temblar y no podía mantener más los brazos extendidos, y mi cuerpo comenzaba a levantarse involuntariamente. El policía agarró una barra de hierro y me miraba como un tigre mirando a su presa. Tan pronto como me levanté me golpeó brutalmente en las piernas, provocándome tanto dolor que casi caigo de nuevo de rodillas. A lo largo de la siguiente media hora, cada vez que mis piernas o brazos se movían lo más mínimo, me pegaba inmediatamente con la barra. No sé cuántas veces lo hizo. A causa de haber mantenido en una posición medio en cuclillas durante tanto tiempo, las piernas se me hincharon mucho y me dolían de forma insoportable como si estuvieran fracturadas. Conforme pasaba el tiempo, mis piernas temblaban más y mis dientes castañeteaban continuamente. En ese momento, parecía que mi fuerza iba a ceder. Sin embargo, los malvados policías sólo se burlaban de mí y me ridiculizaban a mi lado, me miraban con desdén y se reían desagradablemente de mí, como personas que intentan cruelmente que un mono haga trucos. Cuanto más miraba sus rostros feos y despreciables, más odio sentía por estos perversos policías. De repente, me puse de pie y les dije en voz alta: “No me pondré más en cuclillas. ¡Adelante, senténcienme a muerte! ¡Hoy no tengo nada que perder! Ni siquiera tengo miedo a morir, ¿cómo iba a tener miedo de ustedes? ¡Tan grandes como son, parece que solo saben cómo acosar a una pequeña chica como yo!”. Para sorpresa mía, después de decir yo esto, el grupo de policías gritó algunas maldiciones más y después dejó de interrogarme.

Esta pandilla de policías malvados me había atormentado la mayor parte de la noche; cuando pararon, ya era de día. Me hicieron firmar con mi nombre y dijeron que iban a detenerme. Después de eso, un policía anciano, fingiendo ser amable, me dijo: “Señorita, mira; eres tan joven —en la flor de tu juventud—, es mejor que te apresures y nos cuentes lo que sabes. Te garantizo que haré que te liberen. Si tienes algún problema, no dudes en decírmelo. Mira; tu rostro se ha hinchado como una hogaza de pan. ¿No has sufrido suficiente?”. Al oírle hablar de esa manera, me di cuenta de que estaba tratando de inducirme a hacer algún tipo de confesión. También recordé algo que los hermanos y hermanas habían dicho durante las reuniones: con el fin de conseguir lo que quisieran, los policías malvados usarían la zanahoria y el palo y recurrirían a toda clase de trucos para engañar a la gente. Al pensar en esto, respondí al anciano policía: “No actúe como si fuera una buena persona; todos ustedes forman parte del mismo grupo. ¿Qué quieren ustedes que yo confiese? Lo que están haciendo es arrancar una confesión. ¡Esto es un castigo ilegal!”. Al oír esto, puso una expresión inocente y argumentó: “Pero no te he golpeado ni una sola vez. Ellos son quienes lo han hecho”. Yo estaba agradecida por la dirección y la protección de Dios, que me permitió prevalecer una vez más sobre la tentación de Satanás.

Después de salir de la Oficina de Seguridad Pública del Distrito, me encerraron en el centro de detención. Tan pronto como entré por la puerta principal, vi que el lugar estaba rodeado por paredes muy altas con alambre de espino electrificado en lo alto, y en las cuatro esquinas había lo que parecía una torre de vigilancia, dentro de las cuales hacían guardia policías armados. Todo parecía muy siniestro y terrible. Después de pasar por puerta de hierro tras puerta de hierro, llegué a la celda. Cuando vi las colchas deterioradas, cubiertas de sábanas, sobre el helado camastro, oscuras y sucias, y olí el tufo acre y nauseabundo que salía de ellas, no pude evitar sentir una ola de repugnancia atravesándome, seguida rápidamente por otra de tristeza. Pensé para mí: “¿Cómo pueden vivir personas aquí? Esto no es más que una pocilga”. A la hora de comer, sólo daban a cada prisionero un pequeño bollo hervido que era ácido y estaba medio crudo. Aunque había sido torturada por los policías durante media noche y no había comido nada, ver esta comida me hizo perder realmente el apetito. Por si fuera poco, mi cara estaba muy hinchada de los golpes de los policías, y la sentía tirante como si estuviera envuelta con cinta. Me dolía incluso abrir la boca para hablar, no digamos ya para comer. En estas circunstancias, mi estado de ánimo era muy pesimista y me sentía muy agraviada. El pensamiento de que tendría que quedarme allí realmente y soportar una existencia tan inhumana me angustió tanto que derramé involuntariamente algunas lágrimas. La hermana quien fue detenida conmigo me compartía las palabras de Dios y yo comprendía que Dios había permitido que cayera en este entorno, se trataba de Dios probándome para verificar si podía mantenerme firme en el testimonio. Él también estaba utilizando esta oportunidad para perfeccionar mi fe. Al darme cuenta de ello, dejé de sentirme agraviada y empecé a decidirme a soportar mi dificultad.

Pasaron dos semanas, y el jefe de esos policías malvados vino de nuevo a interrogarme. Al ver que permanecía tranquila y sosegada, sin ningún miedo en absoluto, gritó mi nombre y vociferó: “Dime la verdad: ¿dónde has estado arrestada antes? Sin duda no es tu primera vez dentro; de lo contrario, ¿cómo podrías actuar de forma tan calmada y experimentada, como si no estuvieras asustada en absoluto?”. Cuando lo oí decir esto, no pude evitar dar gracias y alabar a Dios en mi corazón. Él me había protegido y dado valentía, permitiéndome así hacer frente a estos malvados policías con absoluta audacia. Justo entonces, la ira afloró en mi corazón: están abusando de ustedes poder persiguiendo a personas por sus creencias religiosas, arrestan, acosan, e injurian sin razón a quienes creen en Dios. Sus acciones están en contra de la legalidad y de las leyes del Cielo. Yo creo en Dios, y estoy recorriendo la senda correcta; no he quebrantado la ley. ¿Por qué tendría que tener miedo a ustedes? ¡No sucumbiré a las fuerzas malvadas de su banda! Entonces repliqué: “¿Piensan que todo lo demás es tan aburrido que yo querría venir realmente aquí? ¡Me han agraviado y maltratado! ¡Cualquier otro esfuerzo suyo para arrancarme una confesión o tenderme una trampa será inútil!”. Al oír esto, él se enojó tanto que parecía que le salía humo de las orejas. Este gritó: “Eres demasiado tozuda para decirnos nada. No hablarás, ¿verdad? Te voy a dictar una sentencia de tres años, y entonces veremos si dices la verdad o no. ¡Atrévete a seguir siendo tozuda!”. Por entonces, me sentía tan indignada que podría haber explotado. Contesté en alta voz: “Sigo siendo joven; ¿qué son tres años para mí? Estaré fuera de la cárcel en un abrir y cerrar de ojos”. En su ira, el malvado policía se levantó bruscamente y refunfuñó a sus lacayos: “Abandono. Sigan adelante e interrogadla”. Después dio un portazo y se fue. Al ver lo ocurrido, los dos policías no me preguntaron nada más; sólo terminaron de escribir una declaración para que yo la firmara y salieron después. Presenciar la derrota de los policías malvados me hizo feliz y en mi corazón, alabé la victoria de Dios sobre Satanás. Durante la segunda ronda de interrogatorios, cambiaron las tácticas. Tan pronto como entraron fingieron estar preocupados por mí: “Llevas aquí mucho tiempo. ¿Cómo es que no ha venido ninguno de tus familiares a verte? Deben de haberte dejado de lado. ¿Qué te parece si los llamas y les pides que vengan a visitarte?”. Oír esto hizo que me sintiera mal y angustiosa. Me sentí sola y desamparada. Sentía añoranza y echaba de menos a mis padres, y mi deseo de libertad se intensificaba más y más. Involuntariamente, mis ojos se llenaban de lágrimas, pero no quería llorar ante esta banda de policías malvados. En silencio, oré a Dios: “Dios mío, justo ahora me siento muy miserable y afligida, y estoy muy desamparada. Por favor, ayúdame, no quiero que Satanás vea mi debilidad. Sin embargo, ahora mismo no puedo comprender Tu voluntad. Te ruego que me esclarezcas y guíes”. Después de orar, una idea surgió en mi mente: era una artimaña de Satanás; su intento de hacerme contactar con mi familia bien podría ser un truco para conseguir que trajeran un rescate y cumplir su intención oculta de embolsarse algún dinero, o podrían saber que todos mis familiares creían en Dios y querían aprovechar esta oportunidad para arrestarlos. Estos policías malvados realmente no paraban de maquinar. De no haber sido por el esclarecimiento de Dios, yo podría haber telefoneado a casa. ¿No habría sido yo indirectamente un Judas? Por tanto, declaré a Satanás en secreto: “Diablo vil, simplemente no te permitiré tener éxito en tu engaño”. Después dije tranquilamente: “No sé por qué no han venido a verme mis familiares. ¡No me importa en absoluto cómo me traten!”. Los malvados policías no tenían más cartas que jugar. Después de eso, no me interrogaron de nuevo.

Pasó un mes. Un día, mi tío vino a visitarme de repente, y dijo que estaba intentando sacarme de allí, y que podría ser liberada unos días más tarde. Cuando salí de la sala de visitas, me sentí extremadamente feliz. Pensé que podría ver finalmente de nuevo la luz del día, así como a todos los hermanos, hermanas y seres amados. Así que empecé a soñar despierta y esperar que mi tío llegara para sacarme. Cada día, mantenía mis oídos bien abiertos para escuchar el sonido de la llamada de los guardias diciéndome que era el momento de marcharme. En efecto, una semana más tarde, vino un guardia llamando. Sentí que mi corazón se me salía de la caja torácica cuando llegué alegremente a la sala de visitas. Sin embargo, cuando vi a mi tío, él agachó la cabeza. Pasó mucho tiempo antes de que dijera en un tono desanimado: “Ya han cerrado tu caso. Te han condenado a tres años”. Cuando oí esto, me quedé atónita y mi mente se quedó totalmente en blanco. Me las arreglé para contener las lágrimas. Era como si no pudiera oír nada de lo que mi tío dijo después de eso. Salí de la sala de visitas en trance y tambaleándome, sentía como si mis pies estuvieran llenos de plomo, cada paso era más pesado que el anterior. No recuerdo cómo volví a mi celda. Cuando llegué allí, me quedé petrificada, completamente paralizada. Pensé para mí, cada día del mes pasado o más de esta existencia inhumana ha pasado con mucha lentitud y ha parecido como un año; ¿cómo podré superar tres largos años de esto? Cuánto más me obcecaba con ello, más aumentaba mi angustia, y más borroso e insondable empezó a parecer mi futuro. Incapaz de retenerlas más, rompí en lágrimas. Pensaba que como menor nunca sería condenado, o a lo sumo sólo sería encerrado por unos meses. Pensé que tendría que soportar un poco más de dolor y dificultades y aguantar un poco más, y entonces todo terminaría; nunca se me ocurrió que podría pasar tres años en prisión. En mi dolor, me presenté de nuevo ante Dios. Me abrí a Él, y dije: “Dios mío, sé que todas las cosas y acontecimientos están en Tus manos, pero ahora mismo mi corazón se siente completamente vacío. Siento que estoy a punto de derrumbarme; creo que me va a ser muy difícil soportar tres años de sufrimiento en la cárcel. Dios mío, te ruego que me reveles Tu voluntad, y te imploro que me concedas fe y fuerza de forma que pueda someterme a Ti y aceptar con valentía lo que me ha sobrevenido”. Después de orar, pensé en las palabras de Dios: “Durante estos últimos días debéis dar testimonio de Dios. No importa qué tan grande sea vuestro sufrimiento, debéis caminar hasta el final e, incluso hasta vuestro último suspiro, debéis seguir siendo fieles a Dios y estar a merced de Él; solo esto es amar verdaderamente a Dios y solo esto es el testimonio sólido y rotundo” (‘Solo al experimentar pruebas dolorosas puedes conocer la hermosura de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios me dieron fe y fuerza y estaba dispuesta a someterme. Independientemente de lo que me ocurriera o de cuánto sufrimiento pudiera sufrir, no culparía a Dios en absoluto; sería testigo de Él. Dos meses más tarde, me llevaron a un campo de trabajo. Cuando recibí los papeles de mi veredicto y los firmé, descubrí que la condena de tres años se había conmutado a uno. En mi corazón di gracias y alabé a Dios una y otra vez. Dios estaba orquestando todo esto, y pude ver en ello el inmenso amor que Él tenía por mí y Su protección.

En el campo de trabajo, vi un lado incluso más perverso y brutal de la policía malvada. Nos levantábamos muy temprano por la mañana e íbamos a trabajar, y se nos sobrecargaba gravemente con tareas que hacer cada día. Teníamos que trabajar largas horas cada día, y en ocasiones día y noche durante varios días. Algunos de los prisioneros se pusieron enfermos y tuvieron que ponerles suero, y le aumentaron la frecuencia de goteo a la máxima velocidad para que volvieran rápidamente al taller y al trabajo tan pronto como se terminara el suero. Esto llevó a la mayoría de los convictos a contraer como consecuencia algunas enfermedades muy difíciles de curar. Por trabajar con lentitud, algunas personas se veían sometidas con frecuencia a los insultos de los guardias; su lenguaje soez era simplemente insoportable de escuchar. Algunas personas quebrantaron las reglas mientras trabajaban, por lo que las castigaron. Por ejemplo, “las pusieron en la cuerda”, lo que significaba que tenían que arrodillarse en el suelo con las manos atadas por detrás de la espalda, obligándolas a levantar los brazos dolorosamente hasta el nivel del cuello. Otros fueron atados a árboles como perros con cadenas de hierro, y se les azotó sin misericordia. Algunas personas, incapaces de soportar esta tortura inhumana, intentaban morir de hambre, pero los malvados guardias les esposaban tobillos y muñecas, sujetaban su cuerpo con fuerza y las obligaban a comer e ingerir fluidos con tubos de alimentación. Tenían miedo de que estos presos murieran, no porque apreciaran la vida, sino porque les preocupaba perder el trabajo barato que proveían. Los malvados actos cometidos por los guardias de la prisión eran realmente demasiados para contarlos, tal como lo eran los incidentes horrendamente violentos y sangrientos que acontecían. Todo esto hizo que yo viera con mucha claridad que el gobierno del PCCh es realmente la personificación de Satanás que está en el mundo espiritual; es el más maligno de todos los diablos y las prisiones bajo su régimen son el infierno en la tierra —no sólo de nombre, sino en realidad—. Recuerdo las palabras en la pared de la oficina en la que me interrogaron: “Está prohibido golpear a las personas arbitrariamente o someterlas a un castigo ilegal, y lo está incluso más obtener confesiones por medio de la tortura”. Sin embargo, en realidad, sus acciones eran abiertamente contrarias a esto. Me habían golpeado cruelmente, a una niña que aún no era adulta, y sometido a un castigo ilegal; aun más, me habían condenado simplemente a causa de mi creencia en Dios. Todo esto había provocado que yo viera con claridad que el gobierno del PCCh usaba trucos para engañar a las personas mientras fingía que todo estaba bien. Era justo como Dios había dicho: “El diablo ata firmemente todo el cuerpo del hombre, le ciega ambos ojos y sella sus labios bien apretados. El rey de los demonios se ha desbocado durante varios miles de años, hasta el día de hoy, cuando sigue custodiando de cerca la ciudad fantasma, como si fuera un ‘palacio de demonios’ impenetrable. Esta manada de perros guardianes, mientras tanto, mira fijamente con ojos resplandecientes, profundamente temerosa de que Dios la pille desprevenida, los aniquile a todos, y los deje sin un lugar de paz y felicidad. ¿Cómo podría la gente de una ciudad fantasma como esta haber visto alguna vez a Dios? ¿Han disfrutado alguna vez de la amabilidad y del encanto de Dios? ¿Qué apreciación tienen de los asuntos del mundo humano? ¿Quién de ellos puede entender la anhelante voluntad de Dios? Poco sorprende, pues, que el Dios encarnado permanezca totalmente escondido: en una sociedad oscura como esta, donde los demonios son inmisericordes e inhumanos, ¿cómo podría el rey de los demonios, que mata a las personas sin pestañear, tolerar la existencia de un Dios hermoso, bondadoso y además santo? ¿Cómo podría aplaudir y vitorear Su llegada? ¡Esos lacayos! Devuelven odio por amabilidad, han desdeñado a Dios desde hace mucho tiempo, lo han maltratado, son en extremo salvajes, no tienen el más mínimo respeto por Dios, roban y saquean, han perdido toda conciencia, van contra toda conciencia, y tientan a los inocentes para que sean insensibles. ¿Antepasados de lo antiguo? ¿Amados líderes? ¡Todos ellos se oponen a Dios! ¡Su intromisión ha dejado todo lo que está bajo el cielo en un estado de oscuridad y caos! ¿Libertad religiosa? ¿Los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos? ¡Todos son trucos para tapar el pecado!” (‘La obra y la entrada (8)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Después de experimentar la persecución de los malvados policías, este pasaje de las palabras habladas por Dios me convenció totalmente, y ahora tenía algún conocimiento real y experiencia de ello: El gobierno del PCCh es en realidad una legión demoníaca que odia y se opone a Dios, que aboga por el mal y la violencia, y vivir bajo la represión del régimen satánico no es diferente a vivir en un infierno humano. Además, en el campo de trabajo, yo había visto con mis propios ojos la fealdad de toda clase de personas: los rostros repulsivos de esas serpientes oportunistas de suaves palabras que buscaban obtener el favor de los capitanes, la cara malvada de personas ferozmente violentas que acosaban con desenfreno a los débiles, etc. En cuanto a mí, que aún no había empezado la vida adulta, durante este año de vida en la cárcel, vi finalmente con claridad la corrupción de la humanidad. Fui testigo de la traición en el corazón de las personas, y me di cuenta de cuán siniestro podía ser el mundo humano. También aprendí a distinguir entre positivo y negativo, blanco y negro, correcto e incorrecto, bueno y malo, y entre lo excelente y lo despreciable; vi con claridad que Satanás es desagradable, perverso, brutal, y que sólo Dios es el símbolo de la santidad y la justicia. Sólo Dios simboliza la belleza y la bondad; sólo Dios es amor y salvación. Vigilada y salvaguardada por Él, ese año inolvidable pasó con mucha rapidez para mí. Ahora, al pensar en ello mirando atrás, aunque experimenté algún sufrimiento físico durante ese año de vida carcelaria, Dios usó Sus palabras para dirigirme y guiarme, provocando así que mi vida madurara. Este sufrimiento y prueba es la bendición especial de Dios para mí. ¡Gracias a Dios Todopoderoso!

Anterior: Milagros de la vida

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Milagros de la vida

Por Yang Li, China Dios Todopoderoso dice: “La fuerza de vida de Dios puede prevalecer sobre cualquier poder; además, excede cualquier...

A partir del sufrimiento se emite la fragancia del amor

Las palabras de Dios avivaron mi corazón y me hicieron entender que el dolor de la persecución que estaba sufriendo ahora por mi creencia en Dios tenía un valor y un significado inmensos. Entendí que Dios estaba usando este entorno de sufrimiento para mostrarme claramente la esencia de Satanás, enemistada con la de Él, de forma que yo fuera capaz de abandonarlo totalmente y volver así mi corazón de nuevo a Él y lograr un amor sincero por Él.

La palabra de Dios es mi fuerza en la vida

Con la experiencia de mi detención me quedó clara la esencia demoníaca del Gobierno del PCCh. Lucha contra el cielo y se enemista con Dios. Se niega a adorar a Dios y, además, emplea todos los medios posibles para engañar y controlar al pueblo con tal de que no crea en Dios ni lo adore. Procura que el pueblo se aparte Dios y se oponga a Él para que se acabe hundiendo en el infierno con el propio régimen.

Contacta con nosotros por WhatsApp