App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

¿Sucumbirá realmente al desastre todo el que no acepte a Dios Todopoderoso?

Las palabras relevantes de Dios:

Mi juicio se revela completamente, está dirigido a personas diferentes, y todas deben tomar sus lugares apropiados. Dependiendo de la regla que se rompa, administraré y juzgaré de acuerdo con esa regla. En cuanto a los que no están en este nombre y que no aceptan a Cristo de los últimos días, sólo hay una regla: tomaré inmediatamente el espíritu, alma y cuerpo de todo aquel que me desafíe y los arrojaré al Hades; el que no me desafía, os esperaré que maduréis antes de llevar a cabo un segundo juicio. Mis palabras explican todo con completa claridad y nada está oculto. ¡Sólo deseo que vosotros podáis tenerlas en mente en todo momento!

de ‘Capítulo 67’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Os digo, aquellos que creen en Dios por las señales son sin duda la categoría que sufrirá la destrucción. Los que son incapaces de aceptar las palabras de Jesús, que ha vuelto a la carne, son sin duda la progenie del infierno, los descendientes del arcángel, la categoría que será sometida a la destrucción eterna. Muchas personas pueden no preocuparse por lo que digo, pero aun así quiero decirle a cada uno de estos llamados santos que siguen a Jesús que, cuando lo veáis descendiendo del cielo sobre una nube blanca con vuestros propios ojos, esta será la aparición pública del Sol de justicia. Quizás será un momento de gran entusiasmo para ti, pero deberías saber que el momento en el que veas a Jesús descender del cielo será también el momento en el que irás al infierno a ser castigado. Ese momento anunciará el final del plan de gestión de Dios, y será cuando Él recompense a los buenos y castigue a los malos. Porque Su juicio habrá terminado antes de que el hombre vea señales, cuando sólo exista la expresión de la verdad. Aquellos que acepten la verdad y no busquen señales, y por tanto hayan sido purificados, habrán regresado ante el trono de Dios y entrado en el abrazo del Creador. Sólo aquellos que persisten en la creencia de que “El Jesús que no cabalgue sobre una nube blanca es un falso Cristo” se verán sometidos al castigo eterno, porque sólo creen en el Jesús que exhibe señales, pero no reconocen al Jesús que proclama un juicio severo y manifiesta el camino verdadero de la vida. Y por tanto, sólo puede ser que Jesús trate con ellos cuando Él vuelva abiertamente sobre una nube blanca. Son demasiado tozudos, confían demasiado en sí mismos, son demasiado arrogantes. ¿Cómo puede recompensar Jesús a semejantes degenerados?

de ‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

El Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás cualificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia. Aquellos que son controlados por los reglamentos, las letras y están encadenados por la historia, nunca podrán obtener la vida y nunca podrán obtener el camino perpetuo de la vida. Esto es porque todo lo que tienen es agua turbia que ha estado estancada por miles de años en vez del agua de vida que fluye desde el trono. Aquellos que no reciben el agua de la vida siempre seguirán siendo cadáveres, juguetes de Satanás e hijos del infierno. ¿Cómo pueden, entonces, contemplar a Dios? Si sólo tratas de aferrarte al pasado, si sólo tratas de mantener las cosas como están quedándote quieto, y no tratas de cambiar el estado actual y descartar la historia, entonces, ¿no siempre estarás en contra de Dios? Los pasos de la obra de Dios son vastos y poderosos, como olas agitadas y fuertes truenos, pero te sientas y pasivamente esperas la destrucción, apegándote a tu locura y sin hacer nada. De esta manera, ¿cómo puedes ser considerado alguien que sigue los pasos del Cordero? ¿Cómo puedes justificar al Dios al que te aferras como un Dios que siempre es nuevo y nunca viejo? ¿Y cómo pueden las palabras de tus libros amarillentos llevarte a una nueva era? ¿Cómo pueden llevarte a buscar los pasos de la obra de Dios? ¿Y cómo pueden llevarte al cielo? Lo que sostienes en tus manos son las palabras que sólo pueden darte consuelo temporal, no las verdades que pueden darte la vida. Las escrituras que lees son eso que sólo pueden enriquecer tu lengua, no las filosofías que te ayudan a conocer la vida humana, y menos aún los senderos que te pueden llevar a la perfección. Esta discrepancia, ¿no te lleva a reflexionar? ¿No te permite entender los misterios que contiene? ¿Eres capaz de entregarte tú mismo al cielo para encontrarte con Dios? Sin la venida de Dios, ¿te puedes llevar tú mismo al cielo para gozar la felicidad familiar con Dios? ¿Todavía sigues soñando? Sugiero entonces que dejes de soñar y observes quién está obrando ahora, quién está llevando ahora a cabo la obra de salvar al hombre durante los últimos días. Si no lo haces, nunca obtendrás la verdad y nunca obtendrás la vida.

Los que quieren obtener la vida sin confiar en la verdad de la que Cristo habló son las personas más absurdas de la tierra, y los que no aceptan el camino de la vida que Cristo trajo están perdidos en la fantasía. Y así digo que a las personas que no aceptan al Cristo de los últimos días Dios las detestará para siempre. Cristo es la puerta para que el hombre entre al reino durante los últimos días, que nadie puede evitar. Nadie puede ser perfeccionado por Dios excepto por medio de Cristo. Tú crees en Dios y por tanto debes aceptar Sus palabras y obedecer Su camino. No debes simplemente pensar en obtener bendiciones sin recibir la verdad o sin aceptar la provisión de la vida. Cristo viene en los últimos días para que a todos los que verdaderamente creen en Él les pueda proveer la vida. Su obra es en aras de concluir la era antigua y entrar en la nueva, y es el camino que deben tomar todos los que entrarán en la nueva era. Si no eres capaz de reconocerlo y en cambio lo condenas, blasfemas y hasta lo persigues, entonces estás destinado a quemarte por la eternidad y nunca entrarás en el reino de Dios. Porque este Cristo es Él mismo la expresión del Espíritu Santo, la expresión de Dios, Aquel a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra. Y por eso digo que si no puedes aceptar todo lo que el Cristo de los últimos días hace, entonces blasfemas contra el Espíritu Santo. La retribución que deben sufrir los que blasfeman contra el Espíritu Santo es obvia para todos. También te digo que si te opones al Cristo de los últimos días y lo niegas, entonces no hay nadie que pueda soportar las consecuencias en tu lugar. Además, a partir de este día no tendrás otra oportunidad para obtener la aprobación de Dios; incluso si tratas de redimirte tú mismo, nunca más volverás a contemplar el rostro de Dios. Porque al que tú te opones no es a un hombre, lo que niegas no es algún ser diminuto, sino a Cristo. ¿Eres consciente de estas consecuencias? No has cometido un pequeño error, sino que has cometido un crimen atroz. Y así les aconsejo a todos que no tengan una reacción violenta contra la verdad, o hagan críticas descuidadas, porque sólo la verdad te puede dar la vida y nada excepto la verdad te puede permitir volver a nacer y contemplar el rostro de Dios.

de ‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”

Muchos tienen una mala sensación acerca de la segunda encarnación de Dios, porque el hombre encuentra difícil creer que Dios se haría carne para hacer la obra de juicio. Sin embargo, debo decirte que la obra de Dios a menudo excede en gran medida las expectativas del hombre y es difícil que las mentes de los hombres la acepten. Pues los hombres son simplemente gusanos sobre la tierra, mientras que Dios es el Supremo que llena el universo; la mente del hombre es comparable a un foso de agua fétida que sólo produce gusanos, mientras que cada etapa de la obra dirigida por los pensamientos de Dios es la síntesis de la sabiduría de Dios. El hombre constantemente desea contender con Dios, a lo que Yo digo que resulta evidente quién es el que sufrirá pérdida al final. Os exhorto a que no os consideréis más importantes que el oro. Si otros pueden aceptar el juicio de Dios, entonces ¿por qué tú no? ¿Cuánto más alto estás por encima de los demás? Si otros pueden inclinar sus cabezas ante la verdad, ¿por qué no puedes hacerlo tú también? La obra de Dios tiene un impulso incontenible. Él no repetirá la obra de juicio de nuevo por la “contribución” que has hecho, y te llenarás de pesar ilimitado al dejar escapar tan excelente oportunidad. ¡Si no crees Mis palabras, entonces sólo espera a que el gran trono blanco en el cielo te juzgue! Debes saber que todos los israelitas rechazaron y negaron a Jesús y, sin embargo, el hecho de la redención de Jesús de la humanidad aún se extendió hasta los confines del universo. ¿No es esto una realidad que Dios forjó hace mucho tiempo? Si todavía estás esperando a que Jesús te lleve al cielo, entonces digo que eres un obstinado pedazo de madera muerta[a]. Jesús no reconocerá a un creyente falso como tú que es desleal a la verdad y que sólo busca bendiciones. Por el contrario, no mostrará piedad al arrojarte al lago de fuego para que ardas durante decenas de miles de años.

de ‘Cristo hace la obra de juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

No obstante, mientras el viejo mundo continúe existiendo, lanzaré Mi furia sobre sus naciones, promulgando abiertamente Mis decretos administrativos por todo el universo, y enviaré castigo a quien los viole:

Cuando vuelvo Mi rostro al universo para hablar, toda la humanidad oye Mi voz, y ve inmediatamente todas las obras que en todo el universo Yo he forjado. Los que van en contra de Mi voluntad, es decir, los que se oponen a Mí con los hechos del hombre, caerán bajo Mi castigo. Yo tomaré las numerosísimas estrellas de los cielos y las haré de nuevo; gracias a Mí el sol y la luna serán renovados, los cielos ya no serán más como eran; las innumerables cosas sobre la tierra serán renovadas. Todos serán completados por medio de Mis palabras. Las muchas naciones del universo serán divididas de nuevo y sustituidas por la mía, de forma que las naciones sobre la tierra desaparecerán para siempre y serán una sola que me adore; todas las naciones de la tierra serán destruidas, y dejarán de existir. De los seres humanos del universo, todos los pertenecientes al diablo serán exterminados; Mi fuego ardiente abatirá a todos los que adoran a Satanás, es decir que, excepto los que están ahora dentro de la corriente, el resto quedará reducido a cenizas. Cuando Yo castigue a los muchos pueblos, los del mundo religioso regresarán en grados diferentes a Mi reino, conquistados por Mis obras, porque habrán visto la llegada del Santo cabalgando sobre una nube blanca. Toda la humanidad seguirá a su propia especie, y recibirá castigos que variarán según lo que hayan hecho. Aquellos que se han opuesto a Mí perecerán; en cuanto a aquellos cuyos actos en la tierra no me han involucrado, seguirán existiendo en la tierra bajo el gobierno de Mis hijos y de Mi pueblo debido a la forma como se han comportado. Yo me revelaré a las innumerables personas y naciones, resonando con Mi propia voz sobre la tierra para proclamar la terminación de Mi gran obra, para que toda la humanidad la vea con sus propios ojos.

de ‘Capítulo 26’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

¿Por qué no han sido llevados delante de Dios la mayoría de los que pertenecen a la comunidad religiosa? ¿Por qué no son ellos elegibles para entrar al reino de los cielos? Esto se debe a que ellos creen en Dios, pero no lo obedecen y, más bien, se resisten a Él. ¿Acaso el fracaso de aceptar la obra de Dios en los últimos días no equivale a resistirse a Él? ¿Acaso el fracaso a reconocer a Dios encarnado no equivale a resistir a Dios? ¿No es juzgar y condenar a Dios encarnado equivalente también a resistir a Dios? La comunidad religiosa ha sido desechada para ser castigada debido a su resistencia a Dios. Está escrito en la Biblia: “Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados” (Hebreos 10:26). ¿A qué se refiere el conocer el camino verdadero y, sin embargo, pecar voluntariamente? ¿Se refiere a las expresiones cotidianas de corrupción? Se refiere principalmente al fracaso de aceptar la obra de Dios en los últimos días. Si alguien claramente entiende que lo que Dios encarnado expresa en los últimos días es la verdad, pero continúa condenándolo, entonces está condenado. ¿Acaso puede tener un resultado positivo condenar a Cristo que expresa la verdad? ¡Tal acción es traer perdición sobre uno mismo, traer destrucción sobre uno mismo! ¿Cuál es el resultado para aquellos que creen en Dios, pero que no lo obedecen y se resisten a Él? Destrucción. ¿Cómo destruye Dios a tales personas? Dios ha dicho: “Traigo ardor, traigo ira, traigo todos los desastres”. En Su obra de los últimos días Dios trae la verdad, el camino y la vida. Él trae el camino a la vida eterna para Su pueblo escogido. Para los incrédulos, las personas religiosas y aquellos que se resisten a Él, Dios trae todos los desastres para aniquilarlos a todos. El juicio de los últimos días se compone de dos partes. Una vez que la obra de juicio esté completa, los grandes desastres descenderán.

de “Sermones y comunión acerca de la entrada a la vida (serie 136)”

Cristo de los últimos días ha venido; si no lo crees, si te resistes, ¡entonces tu resultado será la muerte! Este es el decreto administrativo público de Dios para todo el universo. Se convirtió en el decreto administrativo abierto de Dios desde el día en el que Él comenzó a obrar. Una de las afirmaciones de Dios dice: “Es decir que, excepto los que están ahora dentro de la corriente, el resto quedará reducido a cenizas”. ¿Qué significa esto? Significa que sin importar que ocurra ahora o más adelante, todos los que no acepten a Dios Todopoderoso, al final, morirán. Serán destruidos. Esto significa que serán incinerados y convertidos en cenizas. Cuando Dios destruyó Sodoma, todos los sodomitas fueron convertidos en cenizas. Ni siquiera quedaron sus almas. Todo fue convertido en cenizas. Así pues, cuando Cristo viene en los últimos días, ¿albergas nociones? ¿Te atreves a resistirte? Esto fue preordenado: Esta persona con esta apariencia es Cristo de los últimos días. Después de que Él exprese el camino de la verdad, si no lo aceptas, tu muerte será inevitable. Si no reconoces a Cristo, con toda seguridad morirás. Si lo condenas o te resistes a Él, entonces todo habrá terminado; con toda seguridad morirás. ¿Qué podemos aprender de esto? Que el carácter justo de Dios se ha revelado públicamente a toda la humanidad.

de “Sermones y comunión acerca de la entrada a la vida (serie 124)”

Nota al pie:

a. Un obstinado pedazo de madera muerta: modismo chino que significa “sin remedio”.

Contenido relacionado