¿Qué son las malas obras? ¿Cuáles son las manifestaciones de las malas obras?

3 Jun 2018

Las palabras relevantes de Dios:

¿Cuál es el estándar a través del cual las acciones de una persona son juzgadas como buenas o malvadas? Depende de si en tus pensamientos, expresiones y acciones posees o no el testimonio de poner la verdad en práctica y de vivir la realidad-verdad. Si no tienes esta realidad o no vives esto, entonces, sin duda, eres un hacedor de maldad.

Extracto de ‘Entrega tu verdadero corazón a Dios y podrás obtener la verdad’ en “Registros de las pláticas de Cristo

Si siempre vives por la carne, si constantemente satisfaces tus deseos egoístas, entonces tal persona no posee la realidad-verdad. Esta es la marca de alguien que deshonra a Dios. Dices: “No he hecho nada, ¿cómo he avergonzado a Dios?”. En tus pensamientos e ideas, en las intenciones, objetivos y motivos que están detrás de tus acciones y en las consecuencias de lo que has hecho, en todas las formas posibles estás satisfaciendo a Satanás, siendo su hazmerreír y dejando que obtenga algo de ti. Ni remotamente posees el testimonio que deberías tener como cristiano. Deshonras el nombre de Dios en todas las cosas y no posees un testimonio auténtico. ¿Recordará Dios las cosas que has hecho? Al final, ¿qué conclusión sacará Dios acerca de tus actos y del deber que llevaste a cabo? ¿Acaso no debe salir algo de eso, algún tipo de declaración? En la Biblia, el Señor Jesús dice: “Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’. Y entonces les declararé: ‘Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad’”. ¿Por qué dijo el Señor Jesús esto? ¿Por qué aquellos que sanan a los enfermos y echan fuera demonios en nombre del Señor, que viajan para predicar en nombre del Señor, se han convertido en hacedores de maldad? ¿Quiénes son estos hacedores de maldad? ¿Acaso son quienes no creen en Dios? Todos ellos creen en Dios y lo siguen. También abandonan cosas por Dios, se entregan a Dios y llevan a cabo su deber. Sin embargo, al llevar a cabo su deber carecen de devoción y testimonio, así que eso se ha vuelto hacer el mal. Esa es la razón por la que el Señor Jesús dice: “Apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad”.

Extracto de ‘Entrega tu verdadero corazón a Dios y podrás obtener la verdad’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Ahora mismo eres testigo de muchos actos de Dios, y aun así te resistes, te rebelas y no te sometes; alojas muchas cosas dentro de ti mismo y haces todo lo que deseas. Sigues tu propia lujuria y preferencias, todo esto es rebeldía y resistencia. Cualquier creencia en Dios para satisfacer la carne y la lujuria, además de las propias preferencias, del mundo y Satanás, es asquerosa; es resistente y rebelde por naturaleza. Ahora existen varios tipos de fe: algunos buscan refugio del desastre, y otros buscan obtener bendiciones, algunos desean comprender los misterios, mientras que otros buscan dinero. ¡Todas estas son formas de resistirse y todas ellas son blasfemias! Decir que uno se resiste o se rebela, ¿no se refiere eso a tales comportamientos? Estos días son muchos los que se quejan, expresan insatisfacciones o juzgan. Todas estas son cosas hechas por los malvados; son ejemplos de la resistencia y la rebeldía humanas. Tales personas están poseídas y ocupadas por Satanás.

Extracto de ‘Deberías saber cómo la humanidad completa se ha desarrollado hasta el día de hoy’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aquellos entre los hermanos y hermanas que siempre están dando rienda suelta a su negatividad son lacayos de Satanás y perturban a la iglesia. Tales personas deben ser expulsadas y eliminadas un día. En su creencia en Dios, si las personas no tienen un corazón reverente a Dios, si no tienen un corazón obediente a Dios, entonces no solo no podrán hacer ninguna obra para Él, sino que, por el contrario, se convertirán en quienes perturban Su obra y lo desafían. Creer en Dios, pero no obedecerlo ni venerarlo y, más bien, resistirse a Él, es la mayor desgracia para un creyente. Si los creyentes son tan casuales y desenfrenados en sus palabras y su conducta como lo son los incrédulos, entonces son todavía más malvados que los incrédulos; son demonios arquetípicos. Aquellos que dan rienda suelta a su conversación venenosa y maliciosa dentro de la iglesia, que difunden rumores, fomentan la desarmonía y forman grupitos entre los hermanos y hermanas deben ser expulsados de la iglesia. Sin embargo, como esta es una era diferente de la obra de Dios, estas personas son restringidas, pues enfrentan una segura eliminación. Todos los que han sido corrompidos por Satanás tienen un carácter corrupto. Algunos no tienen nada más que un carácter corrupto, mientras que otros son diferentes: no solo su carácter ha sido corrompido por Satanás, sino que su naturaleza también es extremadamente maliciosa. No solo sus palabras y acciones revelan su carácter corrupto y satánico; además, estas personas son el auténtico diablo Satanás.

Extracto de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cada iglesia tiene personas que le provocan problemas o que se inmiscuyen en la obra de Dios. Todas ellas son satanases que se han infiltrado en la casa de Dios disfrazadas. Este tipo de personas son buenas para actuar. Vienen delante de Mí con gran reverencia, inclinándose y haciendo chirridos, viviendo como perros sarnosos y dedicando “todo” lo que son a lograr sus propios objetivos, pero ante los hermanos y hermanas, muestran su lado feo. Cuando ven a personas que practican la verdad, las eliminan y las hacen a un lado; cuando ven a alguien más formidable que ellos, lo adulan y son serviles con él. Proliferan en la iglesia. Puede decirse que esos “bravucones locales”, esos “perros falderos”, existen en la mayoría de las iglesias. Se unen en sus actos diabólicos, se guiñan el ojo y se envían señales secretas, y ninguno de ellos practica la verdad. Quien tiene más veneno es el “demonio jefe”, y quien tiene el más alto prestigio los conduce y lleva su estandarte en alto. Estas personas alborotan la iglesia, esparciendo su negatividad, emitiendo muerte, haciendo lo que les place, diciendo lo que les place, y nadie se atreve a detenerlas. Rebosan del carácter de Satanás. Tan pronto como comienzan a causar disturbios, un aire de muerte entra en la iglesia. […] Si en una iglesia hay varios bravucones y son seguidos por “pequeñas moscas” que no pueden distinguir lo que son, y si los congregantes, incluso después de haber visto la verdad, siguen siendo incapaces de rechazar las ataduras y la manipulación de estos bravucones, entonces todos estos tontos serán eliminados al final. Tal vez estas pequeñas moscas no hayan hecho nada terrible, pero son aún más astutas, aún más resbaladizas y evasivas y todos los que son como ellas serán eliminados. ¡No quedará ni uno!

Extracto de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Vuestro engaño, vuestra arrogancia, vuestra codicia, vuestros deseos extravagantes, vuestra traición, vuestra desobediencia, ¿qué de esto podría escapar a Mi vista? Sois descuidados conmigo, jugáis conmigo, me insultáis, me aduláis, me exigís y me chantajeáis con sacrificios, ¿cómo podría tal maleficencia eludir Mi castigo? Todas estas fechorías son prueba de vuestra enemistad contra Mí y de vuestra incompatibilidad conmigo. Cada uno de vosotros creéis ser tan compatibles conmigo, pero, si fuese así, ¿a quién se aplicaría esa evidencia irrefutable? Creéis que poseéis la máxima sinceridad y lealtad hacia Mí. Pensáis que sois tan bondadosos, tan compasivos y que me habéis dedicado tanto. Pensáis que habéis hecho más que suficiente por Mí, ¿pero habéis alguna vez comparado esas creencias con vuestras acciones? Digo que sois bastante arrogantes, bastante codiciosos, bastante negligentes; los trucos con los que me engañáis son bastante ingeniosos y tenéis bastantes intenciones despreciables y métodos despreciables. Vuestra lealtad es demasiado pobre, vuestra sinceridad es demasiado miserable y vuestra conciencia es aún más deficiente. Hay demasiada malicia en vuestros corazones y nadie se libra de ella, ni siquiera Yo. Me cerráis la puerta por el bien de vuestros hijos, de vuestros maridos o de vuestra propia protección. En vez de preocuparos por Mí, os preocupáis por vuestra familia, vuestros hijos, vuestro estatus, vuestro futuro y vuestra propia satisfacción. ¿Cuándo habéis pensado en Mí mientras hablabais o actuabais? En los días helados, vuestros pensamientos están ocupados por vuestros hijos, vuestros maridos, vuestras esposas o vuestros padres. En los días de bochorno, tampoco tengo lugar en vuestros pensamientos. Cuando desempeñas tu deber, estás pensando en tus propios intereses, en tu propia seguridad personal o los miembros de tu familia. ¿Qué has hecho que fuera para Mí? ¿Cuándo has pensado en Mí? ¿Cuándo te has dedicado, a cualquier costo, a Mí y Mi obra? ¿Dónde está la evidencia de tu compatibilidad conmigo? ¿Dónde está la realidad de tu lealtad hacia Mí? ¿Dónde está la realidad de tu obediencia a Mí? ¿Cuándo no ha sido tu intención la de obtener Mis bendiciones? Os burláis de Mí y me engañáis, jugáis con la verdad, escondéis la existencia de la verdad y traicionáis la esencia de la verdad. ¿Qué os espera en el futuro al ir en contra de Mí de esta manera? Solo buscáis la compatibilidad con un Dios impreciso y solo buscáis una creencia vaga, pero no sois compatibles con Cristo. ¿Vuestra maleficencia no recibirá la misma retribución que la que merecen los malvados?

Extracto de ‘Deberías buscar el camino de la compatibilidad con Cristo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Tal vez en todos tus años de fe en Dios, nunca hayas maldecido a nadie ni cometido una mala acción, sin embargo, en tu relación con Cristo, no puedes decir la verdad, actuar honestamente u obedecer la palabra de Cristo. En ese caso, Yo digo que tú eres la persona más siniestra y malévola del mundo. Quizás eres excepcionalmente amable y dedicado a tus parientes, tus amigos, tu esposa (o esposo), tus hijos e hijas y tus padres, y nunca te aprovechas de nadie, pero si eres incapaz de ser compatible con Cristo, si eres incapaz de relacionarte en armonía con Él, entonces, aun si gastas todo lo que tienes ayudando a tus vecinos, o si le brindas a tu padre, a tu madre y a los miembros de tu casa un cuidado meticuloso, te diría que sigues siendo un ser malvado y, más aún, lleno de trucos astutos. No pienses que solo porque te llevas bien con los demás o haces algunas buenas obras eres compatible con Cristo. ¿Tú crees que tus intenciones caritativas pueden conseguir para ti las bendiciones del cielo? ¿Piensas que llevar a cabo unas cuantas buenas acciones sustituye tu obediencia?

Extracto de ‘Quienes son incompatibles con Cristo indudablemente se oponen a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

No seré misericordioso con los que no me mostraron la más mínima lealtad durante los tiempos de tribulación, ya que Mi misericordia llega solo hasta allí. Además, no me siento complacido hacia aquellos quienes alguna vez me han traicionado, y mucho menos deseo relacionarme con los que venden los intereses de los amigos. Este es Mi carácter, independientemente de quién sea la persona.

Extracto de ‘Prepara suficientes buenas obras para tu destino’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cada uno de vosotros ha subido a la cumbre de las multitudes; habéis ascendido a ser los antepasados de las masas. Sois extremadamente arbitrarios, y corréis frenéticamente entre todos los gusanos en busca de un lugar tranquilo y tratáis de devorar a los gusanos más pequeños que vosotros. Sois maliciosos y siniestros en vuestro corazón, e incluso superáis a los fantasmas que se han hundido en el fondo del mar. Vivís en lo hondo del estiércol, molestáis a los gusanos de arriba abajo hasta que no tienen paz, y estos luchan entre sí durante un tiempo y después se calman. No conocéis vuestro propio estatus, y aun así peleáis entre vosotros en el estiércol. ¿Qué podéis conseguir de esa lucha? Si de verdad tuvierais reverencia hacia Mí en vuestro corazón, ¿cómo podríais pelear unos con otros a Mis espaldas? Independientemente de lo elevado que sea tu estatus, ¿acaso no sigues siendo un apestoso gusanito en el estiércol? ¿Serás capaz de hacer que te crezcan alas y convertirte en una paloma en el cielo? Vosotros, apestosos gusanitos, robáis las ofrendas de Mi altar, el altar de Jehová; ¿podéis, así, rescatar vuestra reputación desacreditada y fracasada y convertiros en el pueblo escogido de Israel? ¡Sois unos desdichados sin vergüenza!

Extracto de ‘Cuando las hojas caídas regresen a sus raíces, lamentarás todo el mal que has hecho’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

¿Cuáles son las manifestaciones de llevar a cabo todo tipo de actos malvados? La primera manifestación ocurre en la casa de Dios cuando alguien juzga a Dios y juzga la obra de Dios. Implica tener frecuentemente nociones acerca de Dios y del hombre usado por el Espíritu Santo. Algunas personas incluso albergan hostilidad, esparciendo por todos lados negatividad y nociones acerca de Dios, esparciendo rumores acerca de Dios y del hombre usado por el Espíritu Santo con el fin de engañar al pueblo escogido de Dios y perturbar la obra de la casa de Dios. Estos son los mayores males. Estas son las cosas que más perturban y dañan la entrada a la vida del pueblo escogido de Dios y la obra de la casa de Dios. Es por esto que estos son los mayores males. Todos aquellos que son capaces de hacer este tipo de actos malvados son quienes llevan a cabo todo tipo de actos malvados. La segunda manifestación es que algunos líderes en la casa de Dios no son considerados con la voluntad de Dios y no hacen la obra esencial que Dios les encomienda hacer. En cambio, trabajan para dar testimonio de sí mismos y para preservar su estatus. Gestionan puestos de liderazgo en todos los niveles en la casa de Dios para sus ayudantes y colaboradores de confianza. Este tipo de persona también llevan a cabo todo tipo de actos malvados. No hacen gestiones para quienes verdaderamente buscan la verdad y tienen la obra del Espíritu Santo; por el contrario, colocan en puestos de trabajo importantes a sus cómplices, a sus ayudantes de confianza y a sus aduladores. ¿No es esto colocar obstáculos y dificultades en el camino de entrada a la vida del pueblo escogido de Dios? Por lo tanto, esas personas también son quienes llevan a cabo todo tipo de actos malvados. La casa de Dios los eleva y deja que se conviertan en líderes, pero dan testimonio de sí mismos, se jactan y no dan en absoluto testimonio de Dios ni de todo lo que Dios tiene y es. No comunican la verdad de la palabra de Dios y no guían a las personas para que entren en la verdad. Siempre trabajan para preservar su propio estatus, siempre hablan en aras de su estatus y reputación, preservan su propio estatus entre el pueblo escogido de Dios y preservan su estatus en el corazón del liderazgo. Este tipo de persona es un anticristo. Las personas que son anticristos son quienes llevan a cabo todo tipo de actos de maldad. La tercera manifestación es que alguien cumple sus deberes sin ningún tipo de devoción a Dios, es siempre descuidado y sigue la carne y sus gustos personales cuando hace las cosas. El resultado es que traen muchos problemas a la obra de la casa de Dios y hacen que la casa de Dios sufra una gran pérdida económica. Este tipo de persona es alguien que lleva a cabo todo tipo de actos malvados. La cuarta manifestación es que todos aquellos que no buscan la verdad pero que impiden que otros busquen la verdad, que siempre esparcen negatividad, que siempre esparcen los puntos de vista falaces de los no creyentes o las personas religiosas para perturbar al pueblo escogido de Dios, también son personas que llevan a cabo todo tipo de actos malvados”.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

Las treinta malas obras que consisten en interrumpir y perturbar la obra de Dios y oponerse directamente a Dios:

1. No enfocarse plenamente en realizar el propio deber en la iglesia y, por el contrario, involucrarse en disputas celosas y luchas por tener estatus, mismas que llevan al caos en la vida de la iglesia, es una obra malvada.

2. Sembrar discordia, formar grupitos y provocar disturbios que traen como resultado divisiones al interior de la iglesia y perturban gravemente la obra de la misma, es una obra malvada.

3. No amar la verdad, ser proclive a hacer daño y crear conflictos, provocar discordia entre las personas y perturbar la vida de la iglesia, es una obra malvada.

4. Decir mentiras, hacer trampa y engañar a las personas, distorsionar con frecuencia los hechos y confundir lo correcto y lo incorrecto para incitar el caos, esto es una obra malvada.

5. Esparcir falacias y herejías para confundir a las personas de modo que sean incapaces de buscar la verdad, carezcan de una senda y se apeguen a Satanás y a los demonios, eso es una obra malvada.

6. Esparcir negatividad y muerte, propagar nociones para engañar a las personas, perturbar la vida de la iglesia y hacer que las personas se vuelvan frías y se alejen de Dios, esta es una obra malvada.

7. Si claramente sabes que no posees la realidad de la verdad, que no tienes una buena humanidad y, aun así, insistentemente compites por posiciones de liderazgo, lo cual trae como resultado el caos, eso es una obra malvada.

8. Actuar de una manera frente a las personas y de otra a sus espaldas, fingir conformidad mientras se actúa en oposición, engañar tanto a tus superiores como a tus subordinados y usar tácticas traicioneras para engañar a las personas, esa es una obra malvada.

9. Ser incapaz de comunicar acerca de la verdad para resolver los problemas, aprovecharse siempre de los puntos débiles de los demás para darles una lección y reprender a las personas de una manera condescendiente, eso es una obra malvada.

10. Aferrarse a las transgresiones de los líderes y obreros, no tratarlos correctamente y afectar su obra normal, eso es una obra malvada.

11. En medio de las medidas enérgicas en contra de los falsos líderes y obreros, corregirlos, enviarlos a que se enfrenten a su destino sin darles la oportunidad de arrepentirse y dar lugar al pánico, eso es una obra malvada.

12. Ser un líder u obrero irresponsable y sentarse ociosamente mientras los malvados perturban la iglesia, además de no salvaguardar la obra de la iglesia, eso es una obra malvada.

13. No llevar a cabo el propio deber de acuerdo con los arreglos de la obra para resolver problemas prácticos y dejar que los malvados perturben la iglesia, eso es una obra malvada.

14. Infringir seriamente los arreglos de la obra y hacer las cosas a la propia manera, insistir en ir en contra de la verdad hasta el final y hacer daño al pueblo escogido de Dios, eso una obra malvada.

15. Si los líderes y obreros no practican la verdad, sino que causan estragos y no aceptan la supervisión y la crítica del pueblo escogido de Dios, eso es una obra malvada.

16. Si los líderes y obreros hacen lo que les place y seleccionan y usan a quienes no tienen la realidad de la verdad y son incapaces de realizar una obra práctica, lo cual genera un terrible impacto, eso es una obra malvada.

17. Hacer el deber propio como saliendo del paso y sin tener el más mínimo efecto, hacer más daño que bien y afectar seriamente la obra de la iglesia, eso es una obra malvada.

18. No solo no practicar la verdad sino, también, atacar a otros y estorbarles e impedirles que hagan su deber y preparen buenas obras, eso es una obra malvada.

19. Negarse a aceptar el trato y la poda, no ser obediente en lo más mínimo, perturbar a la iglesia actuando como un tirano y haciendo la propia voluntad sin restricciones, eso es una obra malvada.

20. Engrandecerse y dar testimonio de sí mismo constantemente, dar falso testimonio y presumir para obtener la admiración de los demás se clasifica como engañar a las personas y es una obra malvada.

21. Tener siempre contacto con personas malas y malvadas y coludirse con ellas, defender siempre sus intereses y perturbar la obra de la iglesia, eso es una obra malvada.

22. Sumarse a los malvados en provocar problemas ciegamente, perturbar la obra de la iglesia y afectar la vida de la misma y ser impenitente hasta el final, eso es una obra malvada.

23. Siempre albergar ambiciones y buscar el estatus, esparcir a menudo conceptos para engañar a otros y competir por el poder a través de distintos medios, eso es una obra malvada.

24. Usar trucos sucios para difundir el evangelio, deshonrar el nombre de Dios, tener una muy mala influencia e incitar la repulsión de los demás, eso es una obra malvada.

25. No cuidar a aquellos que han sido ganados a través de la evangelización, ser totalmente irresponsable y afectar gravemente la obra del evangelio, esta es una mala obra.

26. Robar las ofrendas, regodearse en el lujo con avaricia, no llevar a cabo la obra práctica y demorar gravemente la obra de la iglesia, eso es una obra malvada.

27. Malversar los donativos y los fondos de ayuda de la iglesia, usar inescrupulosamente el dinero de la casa de Dios, ser corrupto y degenerado y tener una muy mala influencia, esa es una obra malvada.

28. Ser irresponsable en salvaguardar las ofrendas de la casa de Dios, entregar las ofrendas a los falsos líderes, a los anticristos y al gran dragón rojo, esa es una obra malvada.

29. Traicionar a la iglesia y a los hermanos y hermanas; incluso, ofrecer servicio para Satanás y monitorear y seguir a los líderes y obreros, esa es una obra malvada.

30. Ser persistentemente promiscuo y malvado, involucrarse en la promiscuidad heterosexual o en la actividad homosexual, perturbar la vida de la iglesia y tener una muy mala influencia, esa es una obra malvada.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado